Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El dedazo impune

30 Mayo 2012 - 12:36 - Autor:

 

El sainete que podríamos titular “El dedazo a traición” todavía va a dar más de si, y podría tener un desenlace inesperado. Según publica el diario Sport, Angel María Villar va a anunciar que, en el inicio de su séptimo mandato al frente de la Federación, decretará por la gracia de Dios una amnistía para todas las faltas leves cometidas en el ejercicio 2011-2012.

Dado que la agresión de Mourinho a Tito fue considerada una falta leve, al no haber estallado el globo ocular de éste ni poder acreditar el azulgrana ningún tipo de minusvalía permanente, la acción podría quedar sin sanción alguna. Por lo tanto, Tito y Mourinho se sentarían en sus banquillos respectivos en la Supercopa de España, el 22 y el 29 de agosto, como si nada hubiera pasado.

Ahora ya sabe cualquier entrenador que, si le apetece, puede hurgar en ojo ajeno sin miedo a incómodas represalias federativas. Una buena noticia para los oftalmólogos, también, que podrán aumentar sus ingresos por reparar córneas estropeadas.

Esperemos que la sanción que se lleve Mourinho, al menos, sea deportiva. Ya que la justifica deportiva no llegará al infractor, al menos que le lleguen unos pocos goles en el primer trofeo de la temporada. Será la ocasión para que Tito introduzca su dedo justiciero en el ojo del mourinhismo. Pero que sea de forma simbólica, no vaya a ser que en esta ocasión la Federación si apreciase motivo de sanción.

Empezamos la temporada 2011-2012 con el dedito de Mou y la terminamos con el mismo tema, sin que nada haya cambiado en este país que nos ofrezca el mínimo rayo de esperanza. La temporada 2012-2013 nacerá con confianza renovada en nuestro equipo, y con la desconfianza de siempre en las instituciones que deberían velar por una mínima equidad en el fútbol español.

Mientras llega el esperado estreno liguero, el blog “vivir en campo contrario” pasa a publicarse desde hoy en la dirección www.vivirencampocontrario.wordpress.com y dejará de hacerlo para siempre en este portal de información. Quiero agradecer a lainformacion.com el apoyo prestado hasta hoy, y a Lola Hernández, jefa de Deportes y buena amiga, el haber confiado en mi durante todo este tiempo. Lola es la prueba viviente de que no todo el periodismo deportivo en Madrid está echado a perder.

Y a ustedes que me apoyan o me detestan, pero que me leen al fin y al cabo, quiero agradecerles su compañía y emplazarles a seguir en contacto en la nueva dirección.

En twitter: @carlestorras

Cristiano, ¿a los leones?

12 Diciembre 2011 - 10:46 - Autor:

Es de muy mala educación hacer leña del árbol caído, pero a mucho que nos pongamos nunca llegaremos a tener el grado de rabia y ensañamiento que experimentan ahora mismo algunos prohombres del madridismo. El enemigo es Cristiano Ronaldo, y no pararán hasta quemarlo en la pira. Cuando fichen a otro crack mundial y descubran que tropieza en las mismas piedras que el portugués, quizás se den cuenta de que se equivocaron arrancando esa cabellera. Y mirarán hacia el banquillo y verán al encantador de serpientes, al vendedor de alfombras viejas, al charlatán de mercado sentado con su pose de “yo lo controlo todo”. Y también le cortarán la cabeza. Y con un nuevo entrenador, se darán cuenta de que tampoco la cosa acaba de carburar, pero al menos ya no serán insultados en campos donde antes campaban como el Cid, y dejarán de ser el club con la peor imagen de Europa. Pero los resultados no acabarán de llegar, sobre todo si el Barça sigue siendo el Barça.

Y quizás al final, sólo al final, acabarán pensando que tal vez sea el modelo de club que ha inventado ese señor con gafas y mirada altiva que se pasea con aires de Nerón con la caja de cerillas en el bolsillo: “o mando yo, o lo quemo todo”.

Todo esto tardará en llegar, y particularmente espero que no llegue nunca, porque no me apetece nada ver al Real Madrid volver al cauce del sentido común, el trabajo bien hecho y los valores de toda la vida. Prefiero esta loca academia de fútbol, este desaguisado monumental que parece organizado por el más fanático de los culés.

Si quieren ustedes sacrificar en plaza pública al pobre Cristiano Ronaldo son muy libres de hacerlo, que su dinerito les ha costado. Siempre es más grato atizarle al que pasa por ahí que sentarse a pensar en qué se equivoca uno mismo. Adelante. El público siempre tiene la razón, y si el socio lo desea, que le hagan al portugués el mismo peinado que a Maria Antonieta. Pero será una víctima inocente más de la para mi felicísima ceremonia de la confusión en la que vive el madridismo.

Pero vamos al partido, que todavía colea en nuestro espíritu. En mi particular álbum de fotos del Clásico tengo algunas instantáneas imborrables. La primera es la imagen de Valdés después del tempranero gol, con media sonrisa resignada, levantándose de un brinco. En el momento no le di valor. Ahora pienso que fue el reflejo de un equipo que aún encajando esa patada testicular en el primer suspiro no le perdió ni un minuto la cara al partido. No gana el que no cae nunca, sino el que antes se levanta. Y ese fue Valdés, el 1 del Barça.

La segunda foto es la de la piña azulgrana en el primer gol con el público del Bernabéu hierático en segundo término. Son las mismas caras de Bélmez que se van repitiendo, como suceso paranormal, clásico tras clásico. El coliseo madridista, la caldera hirviente de la gloria blanca, el altar del miedo escénico, es ya como la segunda casa del barcelonismo, un lugar acogedor donde uno llega y despliega su fútbol con alegría y alborozo.

La tercera foto es la de Iniesta saliendo del campo en medio de una tremenda pitada. Silbarle a Don Andrés es como escupir a un cuadro de Velázquez. El chaval de Fuentealbilla, manchego, la viva imagen de la educación, el sentido común y el comedimiento, siendo abucheado por la masa enfurecida después de una segunda parte de antología del fútbol. Menudo sacrilegio. Qué falta de sensibilidad artística. Aunque solo sea por el Mundial, hombre…

Y la cuarta es la de Mourinho acercándose una vez más a hurtadillas a Tito Vilanova, esta vez no para maltratar su glóbulo ocular sino para desearle que se recupere. Lo hizo el portugués antes de terminar el partido para ver si pillaba al realizador de televisión desprevenido. Pero no, ese también andaba con el ojo avizor y no se perdió el detalle. La mirada desconfiada de Vilanova al verle acercarse fue un poema.

Cuatro fotos pero pudieron ser muchas más. Y un hombre que se me aparece un sueños desde el sábado por la noche. Un ser angelical que estuvo tocado por la magia necesaria para entrar con buen pie en el Olimpo de los Dioses del balón. Alexis Sánchez. Sin su carrera y su disparo cruzado del empate quizás hablaríamos ahora de otro resultado. O no. Porque como dijo Mourinho, cuando la suerte se alía con alguien, no lo suelta ni con agua caliente. Por algo será.

En twitter: @carlestorras

¿Cuántas derrotas más necesita el Madrid para aprender a perder?

18 Agosto 2011 - 0:11 - Autor:

El Real Madrid ha desaprovechado las ocasiones que ha tenido -y ya son unas cuantas, gracias al Barça- de ejercitarse en el papel de justo perdedor. Todavía necesita progresar en la asignatura de deportividad. Todavía debe interiorizar que es un equipo terrícola más, que se cayó de la galaxia, que la victoria ya no le pertenece por decreto, y que cuando te enfrentas a un equipo mejor y pierdes no es una injusticia sino todo lo contrario.

Las patadas y puñetazos de Pepe y Khedira, la constante presión sobre el árbitro, la expulsión por agresión de Marcelo, el ataque de histeria de Ozil, la retirada prematura de los jugadores blancos sin hacer honores al supercampeón y el dedo en el ojo de Mourinho al segundo entrenador del Barça, Tito Vilanova, nos demostraron la calidad humana de este equipo.

El Barça no está solamente jugando al fútbol. Está realizando un exorcismo. Está extrayendo del cuerpo de los madridistas el espíritu de Santiago Bernabéu, que se resiste a ver cómo el Madrid imperial se transforma en el Madrid segundón. De momento no hay forma, el padre Carras-Guardiola sólo ha conseguido que el maligno le escupa puré de guisantes. Y de qué manera.

Es una lástima no poder comentar un partido desde el punto de vista deportivo, porque Mourinho y los suyos se empeñan en jugar más allá de lo que permite el reglamento. Exprimen las normas para extraer hasta la última gota de beneficio, y cuando no lo obtienen, pretenden romper el tablero de juego.

Mourinho en la rueda de prensa posterior al partido atribuyó la derrota a la ausencia de recogepelotas en el segundo tiempo. Excusa que se suma a la extensa y original lista que ha desplegado ya el portugués en sus últmas visitas al Camp Nou. En vez de aprovechar todas estas ocasiones que le ha brindado el Barça para ejercitar la humildad, Mourinho ha preferido recrearse en el papel de jefecillo sobreactuado de banda callejera.

Por cierto: ¿cómo se entiende que el portugués menosprecie a Tito Vilanova después de reclamar tantas veces respeto para su segundo entrenador? Nadie se atrevería a dudar de la profesionalidad de Aitor Palanka, con “p” de “Pito”.

En twitter: @carlestorras