Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Cómo se valoran periodísticamente las víctimas en Kabul y las de Munich?

24 julio 2016 - 9:50 - Autor:

Un loco armado dejó siete muertos en Munich. Todos los periódicos europeos le dedicaron portadas y la televisión destinó mucho tiempo a la noticia. Pocas horas después, un atentado en Kabul dejaba ochenta muertos y cientos de heridos.

Pero la prensa europea puso este atentado en Kabul en tercer o cuarto lugar. Entonces, en las redes hubo gente que puso estas dos cifras juntas para atacar el egoísmo de los medios europeos, mirándose como siempre el ombligo con asesinatos de tan poca monta.

Creo que los que escribieron esa comparación no querían minimizar este y otros atentados en Europa que, comparados con los que se viven en Afganistán, en Irak, en Estambul o en Siria parecen poca cosa.

Lo hicieron porque su conciencia les dicta que la moral debe ser igual cuando hay muertos, aquí o en Kabul.

Pero creo que la comparación es injusta o que no comprenden a los medios.

Los periodistas publican en primer término lo que más preocupa a la gente del lugar. Si definiéramos nuestras porradas por volumen de muertos o de crímenes sin importar el origen, entonces en El Adelantado de Segovia estarían abriendo todos los días con persecuciones policiales en Madrid o el fracaso de la Operación Chamartín, cuyo monto supera cualquier operación en la provincia de Segovia.

Lo mismo pasa a escala mundial. Pocos minutos después del atentado en Kabul, busqué la portada de The Indian Times, el periódico más grande de India, país cercano a Afganistán. El atentado de Kabul ocupaba el mismo sitio que en Europa: no era la noticia más destacada. Ni la segunda más relevante.

El medio indio destacaba en cambio un accidente de aviación en la India del día 22 que causó 29 víctimas. Menos que en Kabul, por supuesto.

No he podido averiguar qué hicieron con sus portadas los medios afganos el 11 de marzo de 2004, cuando un atentado en Madrid produjo 191 muertos. Pero estoy seguro de que no abrirían las portadas ni dedicarían amplias coberturas.

Cuando los medios dan más importancia a lo local es porque eso es lo primero que interesa a la gente. Por pura teoría estadística, hay más posibilidades de que tengamos un familiar en Munich, París, Niza o en Londres, que en Bagdad o en Kabul.

Las becas Erasmus han llevado a miles de estudiantes europeos por Europa, no a Afganistán.

De modo que, aunque entiendo lo que quieren decir aquellos que nos desmoralizan con los atentados distantes, creo que les falla la percepción emocional que todos tenemos dentro: lo más cercano es lo que nos afecta. Quizá sea inmoral pero eso lo hacemos todos en todas partes del mundo.

Cuando nos reímos de Trump, ¿quién está equivocado? ¿Él o nosotros?

23 julio 2016 - 9:54 - Autor:

Millones de norteamericanos irán a las urnas el próximo 8 de noviembre para elegir al próximo presidente de los Estados Unidos. Va a ser uno de los días más seguidos en televisión en todo el planeta puesto que la alternativa es Donald Trump o Hillary Clinton.

Si gana ella, será la primera vez que una mujer toma la presidencia de Estados Unidos. Si gana Trump, será la primera vez que gana un presidente extraordinariamente incorrecto.

La prensa europea se ha burlado de Trump durante mucho tiempo: es un peligro, es un payaso, es un bocazas, este hombre no puede tener el botón nuclear, va a desatar muchos conflictos raciales, es un error, una equivocación…

Sí. Pero desde el momento en que ha sido elegido candidato a presidente por la Convención Republicana esta semana, ¿quién se equivoca? ¿millones de norteamericanos o nosotros?

Gane o pierda en noviembre, millones de norteamericanos le habrán votado. Esos norteamericanos, como hemos visto en las imágenes, son comunes y corrientes, trabajadores, de clase media o media baja, como diría Pablo Iglesias, son ‘gente’. Si Trump les ha ganado el corazón con sus extremismos, ¿nos estamos equivocando de análisis al reírnos de Trump?

Cuando los líderes arrastran a las masas, sean populistas o misioneros, sean grandes militares o locos de la tribuna, tengan flequillo o coleta, es porque las masas proyectan en ellos la esperanza para eliminar sus frustraciones.

Si cinco millones de personas confiaron en el novedoso Pablo Iglesias, en las pasadas elecciones es por algo: proyectaron su frustración, el paro, la rabia contra la crisis que no acaba, y las ganas de acabar con la corrupción y el mamoneo.

Nosotros los periodistas o los analistas que escribimos sobre estos fenómenos, solo vemos populistas que ‘engañan a la opinión pública’. Pero no vemos que la opinión pública ‘engañada’ son millones de personas que necesitan un populista porque ‘los de antes’ hicieron mal sus deberes.

Sucedió en Venezuela: antes de Chávez había dos partidos corruptos que no se preocupaban de los pobres, que se repartían el dinero,los cargos y las comisiones. Venezuela era un país inseguro y se veían las clases sociales apenas aterrizaba uno en Maiquetía. Chávez fue el zumo exprimido de la rabia de los pobres. (Luego, fue peor que los anteriores).

Lo que quiero decir es que la mayor parte de los análisis se quedan en la superficie cuando pasan cosas como Trump, Chávez o Marine Le Pen. Si ellos salen, es porque alguien ‘de antes’ lo estaba haciendo mal. El hecho de que los británicos hayan tomado la extraordinaria decisión de salirse de la UE y asumir las consecuencias –azuzados por el populista Farage– es porque no les gustaba lo de antes. ¿Y qué era lo de antes?

Pues sobre todo, no les gusta que las puertas de su país estén abiertas a la inmigración. Es decir, el elector medio no hace la política. Pero vota cada cuatro o cinco años si no le gusta la política que está en vigor. ¿Y ahora quién es el guapo que pone en duda la legitimidad democrática de los que votan a Trump?

¿Porqué no se ponen a ver qué es lo que ha fallado para que salga Trump? Las personas como Trump no salen por generación espontánea. Si no hubiera salido Trump tarde o temprano habría salido algo parecido de seguir la misma situación en Estados Unidos.

Estados Unidos es un país con 318 millones de habitantes. La inmensa mayoría, unos 240 millones, son blancos, y, de esos blancos, la inmensa mayoría teme la inmigración masiva, la disminución de sus ingresos, la expansión del Daesh, los atentados islamistas en su país, la inseguridad en sus calles, la mudanza de sus grandes empresas a México y la debilidad internacional de su país…

Si ustedes piensan que Donald Trump es solo un payaso es que solo se han quedado con el flequillo amarillo que sale en la foto. No han mirado lo que hay a su alrededor.

Trump dice lo que quieren escuchar millones de norteamericanos. ¿No es eso lo que tiene que hacer un líder? Es la tentación de los políticos. Trump además no usa papeles. Sus discursos le salen como el fuego de los dragones, y sus mítines parecen actos de transfiguración colectiva. Parece auténtico.

No sé si logrará la presidencia. Yo espero que no. Pero también espero que si gana Hillary Clinton piense en esos millones de norteamericanos que votaron a Trump y que no son ni payasos ni tontos. ¿Les hará caso?

-Donald Trump y la amenazante bomba atómica

-El gran notición de 2916: Trump, presidente de EEUU

-Cifras sorprendentes (e inesperadas) de la delincuencia en EEUU

-Los hechos poco conocidos de la independencia de EEUU

3,2,1… La nueva bomba de relojería se llama banca italiana

22 julio 2016 - 9:29 - Autor:

Italia se ha convertido en una bomba de relojería. Los bancos italianos tienen 360.000 millones de euros en créditos morosos, es decir, en clientes que no van a devolver la pasta que los bancos les han prestado.

¿Y se dan cuenta ahora?

Esto lleva muchos años. Empezó con la crisis, al igual que en España. A nosotros, la crisis nos produjo colas en las oficinas de desempleo, por lo cual, muchas personas no podían devolver el dinero de sus hipotecas y los bancos empezaron a acumular pisos, casas y urbanizaciones enteras.
En Italia no ha sido tanto el paro como la falta de crecimiento. La economía italiana apenas ha crecido desde 2008. Eso significa que los italianos consumen poco, producen poco, venden poco e ingresan poco. Es decir, cada año igual que el anterior.

Imaginen millones de pymes vendiendo apenas para sobrevivir, e imaginen millones de italianos que no pueden devolver sus créditos de vivienda.

¿A qué se achaca el parón en la economía italiana? A que tiene muchas regulaciones: unas vienen impuestas por Bruselas, que obligó a los bancos de la eurozona a ‘provisionar’, es decir, a poner más dinero en la caja de reserva por decirlo así; otras, por los propios políticos italianos, que no han saneado a tiempo el sistema financiero, como hizo España hace cuatro años.

Además, mientras que los bancos españoles han ido cerrado oficinas (cada vez hay más banca on line), los italianos siguen con su estructura de hipopótamo. Y la última razón es que los bancos no tienen margen financiero. Con los tipos de interés al 0%, los bancos solo pueden ganar dinero con comisiones que irritan a los clientes, u operando en activos arriesgados.

La salida está en hacer algo que hizo España: crear un banco ‘malo’ que se trague los créditos dudosos, inyectar dinero en el sistema financiero y listo. Pero ¿quién va a poner el dinero? La UE podría poner el dinero pero los alemanes exigen que los accionistas y tenedores de bonos de los bancos acepten una devaluación de esos bancos. Es decir, que al valor de cada banco, se descuenten los créditos morosos, y que millones de italianos que tienen acciones o bonos de esos bancos, acepten las pérdidas. Un momento: ¿no son también votantes? ¿Se atreverán los partidos a hacer eso?

Se calcula que, de entrada, Italia necesita unos 40.000 millones de euros para sostener por ahora a los bancos. Lo necesita urgentemente. Si no le llega ese dinero, la morosidad podría alcanzar los 400.000 millones de euros y…

Estamos hablando de la tercera economía de la eurozona. De un país con una deuda externa de 2 billones de euros. y una deuda pública equivalente al 135% del PIB (la española es 101%del PIB). Si el rescate de Grecia conmocionó al mundo, imaginen el rescate a una economía que es siete veces superior.

Nos preocupaba el Brexit, ¿verdad?

No se asusten: cinco cosas que pasaron en 2016 y cinco que podrían pasar

21 julio 2016 - 13:29 - Autor:

Si pensaban que habían agotado su capacidad de asombro a lo largo de este año, es posible que tengan que asombrarse aún más.

Esta es una lista de cosas que ha sucedido en 2016, y además, añado lo que podría suceder antes de que acaben los 365 días.

Lo que ha pasado:

1. A pesar de los casos de corrupción, el PP cosecha una gran victoria electoral en contra de las encuestas. La coalición Unidos Podemos se desinfla a pesar de que que según las encuestas iba a ser la segunda fuerza política.

2. Se revela que la banca italiana está a punto de quebrar puesto que tiene créditos incobrables por valor de 360.000 millones de euros.

3. Reino Unido vota separarse de la Unión Europea, dimite el primer ministro Cameron, y al final se nombra ministro de Exteriores a un políticos que comparó a la UE con Hitler.

4. Intento de golpe de estado en Turquía. Dura horas, hay más de 200 muertos y, a día de hoy, Europa no  sabe si han ganado los buenos o los malos.

5. Donald Trump elegido candidato por la convención republicana.

Lo que puede pasar (con bastantes posibilidades):

1. Se celebra un referendum en Venezuela por el cual la mayoría del pueblo vota que se vaya Nicolás Maduro. (Derivada: Maduro no se va y aumenta el caos).

2. Donald Trump elegido presidente de Estados Unidos. Las bolsas del mundo caen.

3. Primer gran atentado del ISIS en España.

4. Iñaki Urdangarín condenado a 8 años de prisión.

5. Corea del Norte lanza un misil balístico que yerra su rumbo y cae en Japón produciendo muchas víctimas. Estado de preguerra.

Todo lo que puede cambiar Amazon en la venta ‘on line’ de productos frescos

20 julio 2016 - 11:49 - Autor:

Cuando El Corte Inglés abrió su primera tienda es España, importó un concepto norteamericano rompedor: “Si no queda satisfecho, le devolvemos el dinero”.

Entonces, muchas tiendas no aceptaban devolución. Las que las aceptaban, te obligaban a comprar otra cosa. Y las más innovadoras te daban un ‘vale’ que duraba 15 días.  Pero de devolver el dinero, ni soñarlo.

El Corte Inglés arrasó gracias a que devolvía el dinero en efectivo y sin tardar. La gente se fiaba de una tienda que te devolvía el dinero si no te gustaba un producto. Confiabas.

¿Quién fue una de las primeras en ganarse nuestra confianza on line? Amazon. Te entregaba productos en pocos días. Si no te gustaba la compra, te devolvían el dinero inmediatamente. Era como El Corte Inglés pero en digital y con entrega a domicilio.

La mezcla de fiabilidad, rapidez y buen precio le ha convertido en un gigante que está aplastando a muchas empresas.

Si yo fuera una pyme, me preguntaría qué es lo que me puede amenazar de Amazon. Respuesta: todo lo que se puede comprar rápidamente y entregar rápidamente en domicilio, con un rango de precio reducido y que pueda devolver. Por ejemplo, zapatos. ¿Por qué no un coche? Porque su precio es elevado y la entrega en domicilio es lenta.

Lo último de Amazon España puede hacer temblar a los supermercados y a las pequeñas tiendas: va a distribuir productos frescos. Ya distribuía no perecederos desde hace un año,  pero ahora se volcará en los frescos como pescados, carnes, verduras…

No es una novedad pues todas las cadenas ya entregan productos frescos a domicilio. Lo que pasa es que la compra de productos de supermercados en España aún no está muy extendida, porque preferimos hacerlo en vivo y en directo. Y hay otra razón: la experiencia de los usuarios no es muy alegre.

El año paseado, un bloguiero hizo la compra en varios sirios on line y definió su experiencia de abrir una cuenta en Eroski de ‘kafkiana’. ¿A estas alturas?

Amazon va a cambiar muchas de esas cosas. Es una empresa talismán. Es capaz de cambiar las costumbres porque ha sido una de las más innovadoras del mundo y tiene un sistema de compra muy eficiente.

¿Se lanzarán los españoles a comprar productos frescos solo porque Amazon está por medio? No lo sé. Pero el hecho de que los medios de comunicación ya estemos hablando de ello, puede ayudar a muchos a lanzarse a un nuevo hábito. Amazon, como Apple, o como los coches de Tesla, son noticia de por sí. El impacto de sus productos o servicios suele medirse en grandes magnitudes.

Para muchos pequeños comercios puede ser la amenaza. Pero no hay defensa ante los cambios de hábito de millones de personas. Hay que adaptarse.

Por ejemplo, muchas librerías de segunda mano están mejorando sus ventas gracias a que exponen su almacén en internet. Gracias a las páginas de libros usados, ahora pueden vender en Tarragona o en Singapur. Compiten con Amazon.

Con los productos frescos tendrán que hacer lo mismo.

 

La peor humillación para Maduro: su pueblo huye a Colombia para comer

19 julio 2016 - 7:31 - Autor:

Imaginen la siguiente escena: sus hijos pequeños se van a la casa del vecino a pedir comida porque ustedes no son capaces de alimentarles. E imaginen que ese vecino es el mismo que ustedes han mirado por encima del hombro durante años.

Eso es lo que está pasando entre Venezuela y Colombia. Decenas de miles de venezolanos están cruzando la frontera para adquirir alimentos básicos y productos de primera necesidad porque el gobierno de Nicolás Maduro no es capaz de administrárselos.

Lo voy a poner peor aún: las imágenes de los venezolanos entrando en masa en Colombia y dando las gracias por alimentarles recorren todo el mundo. Es decir, se enteran no solo sus vecinos, sino otros pueblos, todo el país, el planeta.

¿Hay peor humillación?

Pero Maduro sigue insistiendo en cerrar las fronteras. Esas fronteras están de hecho cerradas desde hace un año por orden de Maduro para contrarrestar el contrabando. Solo pasan enfermos.

El contrabando (el bachaqueo) se produce porque muchos venezolanos compran productos a precios regulados en Venezuela y luego los venden en Colombia a precios muy superiores. Según algunos, eso explica la escasez en Venezuela.

No. La escasez en Venezuela se ha ido fraguando desde hace mucho tiempo, y antes de que explotara ese contrabando. La escasez empezó cuando Hugo Chávez hizo tres cosas: nacionalizar empresas básicas, decretar precios regulados en algunos productos y limitar los dólares que podían comprar los venezolanos.

Ese cóctel arruinó a los productores porque no podían producir a esos precios, o porque no podían importar materias debido a la falta de dólares. Además, vació los supermercados poco a poco. Cuando yo visité Venezuela en 2007 y en 2009, ya había escasez de productos básicos como azúcar, huevos y leche en polvo.

Pero hay una humillación aún peor: Venezuela fue durante mucho tiempo un país que acogió a inmigrantes colombianos por la sencilla razón de que era más rico. Muchos venezolanos miraban por encima del hombro a los colombianos. Ahora, imploran ir a Colombia y dan gracias a los colombianos por abrirles las fronteras.

De los 130.000 que han pasado en los últimos días, muchos se han quedado en Colombia. Según el ministerio de Exteriores de Colombia, desde hace muchos meses, los principales inmigrantes a Colombia son venezolanos.

Todo eso debido a la política económica de Nicolás Maduro y los chavistas. Están sentados sobre la mayor reserva de petróleo del mundo, pero arruinaron al país desde el día en que llegaron.

Algunas leyendas de la República y del 18 de julio que hay que desmontar

17 julio 2016 - 23:30 - Autor:

Ochenta años del golpe militar del 18 de julio parecen haber pasado como un rayo porque la Guerra Civil y la República siguen estando presente en los debates de los españoles. Pero, ¿la gente tiene argumentos o se los inventa?

Veamos.

La República que hace 80 años sufrió un golpe militar, nació bastante coja cinco años antes. El 14 de abril de 1931, cuando se contaron los votos en las elecciones municipales, se comprobó que la mayoría de la gente votó a los partidos monárquicos. Entonces, ¿por qué se declaró la república? Porque en las grandes ciudades ganaron los partidos antimonárquicos y la gente salió a las calles a derrocar la monarquía.

El rey, a la vista de la presión metropolitana, hizo las maletas y se fue. Así nació la Segunda República. O sea, no muy democrática.

Muchos dirán que los partidos monarquicos reunieron esos votos rurales porque se ejercía un enorme caciquismo en los pueblos. Claro, como el que ejerce el PSOE en Andalucía en nuestros tiempos, amenazando con quitar empleos y privilegios a quien no les vote en el campo.

La República sufrió tres golpes de Estado. El primero fue el del general Sanjurjo, que acabó como una payasada. El segundo, lo lideró Francisco Largo Caballero en 1934, secretario general del PSOE, que decretó la huelga nacional revolucionaria y se fue con armas y todo a tomar el edificio de la gobernación en Madrid. En Asturias, la izquierda dinamitó los cuarteles y se enfrentó a las fuerzas del orden. En Cataluña, Companys, líder de ERC, aprovechó el levantamiento para decretar la independencia de Cataluña.

El gobierno republicano envió al general Franco a restablecer el orden Constitucional en Asturias, y a otros militares a hacer lo mismo en Barcelona. Resultado: 1.300 muertos.

Desde el punto de vista económico, la República fue un desastre. Todos los registros que se tienen indican que cayó la producción, se devaluó la peseta y aumentó la inestabilidad.

Desde el punto de vista educativo y social hubo muchos avances. Pero claro, la estabilidad de un país es como un pack de Carrefour: todo o nada. Lo que funcionaba no fue suficiente para contrarrestar lo que fallaba. Y falló tanto la economía como la estabilidad social: fascistas y comunistas se mataban por las calles; se quemaban conventos; se conspiraba de lo lindo; y poco antes de que estallara la Guerra Civil, fue asesinado José Calvo Sotelo, líder de la oposición.

Es como si ahora alguien asesinase a Pedro Sánchez.

El ambiente de golpe militar se mascaba de tal forma, que el corresponsal de la agencia de noticias norteamericana Associated Press preguntó a un diputado si se podía ir de vacaciones en julio. Y el diputado Gil Robles le contestó que se fuera, porque el levantamiento tendría lugar en agosto.

Lo que nadie había previsto fue el asesinato de Calvo Sotelo. Eso precipitó la guerra. Y ya sabemos qué pasó después. En los dos bandos.

¿Qué habría pasado si Franco no se hubiera levantado? Pues que alguien habría hecho algo parecido. Por ejemplo, Largo Caballero, pues desde prisión en 1935 insistía en la insurrección armada para tomar el poder y declarar los soviets de la península Ibérica. Así lo confesó en una entrevista a Edward Knoblaugh, periodista de AP, y publicada en los medios de EEUU.

“Todo el orden existente va a transformarse [...] Dentro de cinco años, la República estará de tal forma organizada que a mi Partido le resultará fácil utilizarla como escalón para conseguir nuestro objetivo. Nuestra meta es una unión de Repúblicas Ibéricas Soviéticas. La península ibérica volverá a ser un gran país. Portugal se incorporará a nosotros –confiamos que pacíficamente-, pero utilizaremos la fuerza si es necesario. ¡Detrás de estas rejas tiene usted al futuro amo de España! Lenin ha declarado que España sería la segunda República Soviética de Europa, y su profecía será una realidad. Yo seré el segundo Lenin que lo hará realidad”.

Pero, para la izquierda de hoy que enarbola la bandera republicana, la Segunda República fue mejor que ir a Dineylandia y no había motivo para liquidarla. Eso se llama amnesia histórica. Hoy lo llaman Memoria Histórica.

Cualquier persona de más de 85 años y que tenga frescos los recuerdos, sabe que la República fue un periodo amargo. Y que ese periodo puso las bases de la Guerra Civil.

Puedes leer:

-El día en que se decretó el Estado Catalán 

-Asi fue la Segunda República: estadísticas para refrescar la memoria

-Un libro escrito por un banquero explica por qué Franco ganó la guerra

-La exclusiva mas inútil de la historia

-La cuatro muertes que desencadenaron la Guerra Civil

De Erdogan a Pokemon: los móviles ya derrotan a golpistas y movilizan masas

10:03 - Autor:

En cuestión de pocos días, los móviles han vuelto a demostrar que son el dispositivo más potente de nuestro tiempo.

Hace unos días, Nintendo lanzó un videojuego para móviles llamado Pokemon Go. Usa la realidad virtual para mezclar lo que capta la cámara de móvil en ese momento con los muñecos Pokemon. Millones de personas se lo han descargado en todo el mundo gratis y las acciones de Nintendo se han revalorizado un 100% en días.  Se ha convertido en un fenómeno de la Bolsa.

Desde soldados en Irak hasta japoneses en Barcelona, todo el mundo está pillado por este fenómeno de masas que emplea un teléfono inteligente.

Pocos días después, un grupo de militares intentó dar un golpe de estado en Turquía. Lanzaron cazas y bombardearon edificios en Estambul. Nadie sabía dónde estaba el presidente Erdogan y hasta la prensa alemana hablaba de que había huido. No había huido. Para paralizar el golpe, el presidente de Turquía –desde un escondrijo– contectó en directo por teléfono móvil con una cadena de noticias turca.

Pero no entró en directo con la típica llamada telefónica sino con la aplicación FaceTime que llevan incorporada los iPhone, por la cual se puede ver la cara de la otra persona mientras nos llama. Una videollamada que usa conexión wifi. O sea, encima gratis.

Erdogan pidió a la población turca que se lanzara a la calle a contrarrestar a los golpistas. Todo el mundo pudo ver en TV cómo la presentadora hablaba en directo con Erdogan, mientras ella mostraba su iPhone donde salía el rostro del presidente turco pidiendo apoyo. De ahí, saltó a las redes, y los turcos se lanzaron a las calles a parar los carros de combate.

Se puede decir que un móvil paró el golpe. Y también se puede decir que el juego más rompedor de los últimos años ha conquistado a las masas a través del móvil en cuestión de horas. Se lanzó el 6 de julio y dos días después ya era un fenómeno planetario.

¿Cuántas cosas nos quedan por ver?

No lo sé. Pero lo que sí sé es que hay muchas que no vemos y ya están aquí. A los periodistas ya no nos leen primero a través de nuestras portadas en internet, sino mediante enlaces que la gente se envía por el móvil a través de aplicaciones como WhatsApp o Telegram. Aplicaciones mucho más rápidas que Facebook o Twitter, donde se están leyendo periódicos y que se han convertido en los nuevos kioscos.

Mucha gente se enteró del golpe en Turquía por WhatsApp mientras, al mismo tiempo, se descargaba la aplicación de Pokemon Go.

Yo también.

La economía turca vista por la CIA y comparada con España rompe los esquemas

16 julio 2016 - 12:59 - Autor:

 

La CIA publica de forma permanente en su Factbook un análisis de todos los países del globo. Sus fuentes son la propia administración turca así como informes de organismos mundiales acreditados.

Comparada con España, la turca es una economía menos potente a pesar de que tiene más habitantes. Pero su paro es menor, su déficit es tres veces más bajo que el nuestro y, para sorpresa de todos, el índice de pobreza es mucho menor, según el Factbook de la CIA. Además, tienen el doble de reservas de oro y divisas que España, y deuda externa es inmensamente más reducida.

Datos:

PIB nominal: 733.600 millones de dólares (España, 1,2 billones de dólares).

Fuerza de trabajo: 29,4 millones de personas (España, 22,9 millones).

Población debajo de la línea de la pobreza: 16,9% (España, 21,1%).

Ingresos del estado: 175.400 millones de dólares (España, 473.600 millones de dólares).

Gastos del estado: 187.400 millones de dólares (España, 527.900 millones de dólares).

Déficit del estado sobre PIB en 2015: 1,7% (España, 4,4%).

Deuda pública sobre PIB: 33,1% (España más del 100%).

Inflación anual en 2015: 7,7% (España, -0,5%).

Tasa de paro en 2015:  10,4% (España, 22,5%).

Tipos de interes: 5,25% (España, 0,05%).

Reservas de divisas y oro: 118.000 millones de dólares (España, 50.350 millones de dólares).

Deuda externa a finales de 2014: 402.000 millones (España, 2 billones de dólares).

Comentario de la CIA:

“Turquía es, en su mayor parte, una economía de libre mercado impulsada cada vez más por sus sectores industriales y de servicios, aunque su sector agrícola tradicional sigue representando alrededor del 25% del empleo. Un agresivo programa de privatización ha reducido la participación del Estado en la industria básica, la banca, el transporte y las comunicaciones. Una elite emergente de empresarios de clase media está añadiendo dinamismo a la economía y a la expansión de la producción más allá de los sectores textil y ropa tradicionales. Las industrias automotriz, petroquímica, electrónica y están aumentando en importancia y han superado a la textil en las exportaciones turcas.

“En mayo de 2006, el petróleo comenzó a fluir a través del oleoducto Bakú-Tbilisi-Ceyhan, y marcó un hito importante pues pone en el mercado hasta 1 millón de barriles por día desde la región del Caspio. El gasoducto conjunto turco-azerí Trans Anatolia (TANAP) está impulsando el transporte de gas del Caspio a Europa a través de Turquía, ayudando a Turquía a afrontar su dependencia del gas importado, que en la actualidad equivale al 98% de sus necesidades energéticas.

“Después de Turquía experimentase una grave crisis financiera en 2001, Ankara adoptó reformas financieras y fiscales como parte de un programa del FMI. Las reformas fortalecieron los fundamentos económicos del país y marcaron el comienzo de una época de fuerte crecimiento de más del 6% anual hasta 2008.

“Las condiciones económicas globales y la política fiscal más restrictiva causaron una contracción del PIB en 2009, pero el sistema de mercados financieros y bancario bien regulados de Turquía ayudaron al país a enfrentarse a la crisis financiera global: el PIB se recuperó con fuerza con alrededor del 9% en 2010-11; las exportaciones volvieron a los niveles normales de antes de la crisis.

“Entre 2012 y 2013, dos agencias de calificación financiera subieron la deuda de Turquía a grado de inversión, de modo que la deuda del sector público de Turquía con respecto al PIB se redujo al 33% del PIB en 2014. El valor de la inversión extranjera directa llegó a casi 195.000 millones de dólares al cierre del ejercicio de 2014.

“A pesar de estas tendencias positivas, el crecimiento del PIB se redujo al 4,4% en 2013 y al 2,9% en 2014. El crecimiento se desaceleró considerablemente en el último trimestre de 2014, en gran parte debido a la baja demanda de los consumidores tanto a nivel nacional como en Europa, que es el mercado exterior más importante para Turquía. Los elevados tipos de interés también han contribuido a la desaceleración, ya que Turquía aumentó considerablemente las tasas de interés en enero de 2014 con el fin de fortalecer la moneda del país y reducir la inflación. Turquía luego recortó los tipos en febrero de 2015, en un intento de estimular el crecimiento económico.

“La economía turca adolece de importantes deficiencias. En concreto, el déficit por cuenta corriente es relativamente alto: además el incierto compromiso [del gobierno] de acometer reformas estructurales, y las turbulencias en los Estados vecinos de Turquía dejan la economía en un situación vulnerable a los cambios, que desestabilizan la confianza del inversor. Para financiar su déficit por cuenta corriente, Turquía sigue siendo demasiado dependiente de la –a menudo volátil– inversión a corto plazo”.

(Pinchar aquí para ver la ficha de Turquía en el Factbook. Y aquí para ver la de España)

 

Cuando comparas precios en internet, ¿aterrizas en las páginas de Google?

14 julio 2016 - 15:44 - Autor:

Millones de personas se lanzan cada día a internet para encontrar viajes baratos, chollos en electrónica u hoteles asequibles.

Para obtener buena información, buscan comparadores de precios, ya saben, esos que dicen: los viajes más baratos, o las cámaras sumergibles de mayor calidad. La sospecha es que si un enorme número de esas personas caen en los comparadores de precio de Google. En Google Shopping.

Es como si el constructor de una autopista te llevase a sus propios restaurantes y gasolineras, en lugar de que la gente parase donde quisiera. ¿Y como lo hace? Pues poniendo anuncios en la carretera que tapan a los de otras gasolineras y restaurantes. Por eso, muchas empresas de comparadores pusieron una demanda por abuso de posición dominante.

Después de una profunda investigación, la Comisión Europea ha dado la razón a los otros comparadores: dice que Google tiende a desviar tráfico a sus páginas de precios, poniéndolos en posición destacada y dejando en dejando en segundo término otros compradores, incluso, aunque estos hayan pagado publicidad en Google para aparecer de forma destacada.

¿Cómo lo hace? Pues, por ejemplo, al comprar un teléfono inteligente con sistema operativo Android, ya preponderan por defecto los comparadores de Google, puesto que Android es un sistema operativo de Google.

Si se demuestran estas acusaciones, a Google le puede caer una multa gorda; unos 3.000 millones de euros.. Por ahora, solo hay acusaciones. Google ha respondido con una breve nota en la que dicen que van  examinar las pruebas de la Comisión y buscar respuesta. Y aportan un post en inglés de su blog oficial donde explican las innovaciones que han llevado a cabo, y que la comisión parece no haber comprendido. (ver post aquí).

Se calcula que el mercado de comparadores y compras on line ya le reporta a Google 5.000 millones de dólares al año.

Todo el mundo admite que Google ha aportado grandes innovaciones a nuestro mundo, desde el propio y sencillo buscador, hasta gmail. Pero cuando uno se convierte en gigante, tiene que admitir que sea vigilado por el hecho de ser gigante.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas