Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Un simple reportero se carga la bolsa china? ¿No habrá otras razones?

2 septiembre 2015 - 8:44 - Autor:

Wang Xiaolu, un periodista económico de la publicación Caijing, fue detenido y acusado de publicar informaciones falsas y rumores que hicieron caer la bolsa china en junio pasado.

Hace poco, Wang salió por la televisión china para reconocer que había actuado mal y pedía perdón.

Muy débil tiene que ser el mercado chino para dejarse impresionar por un artículo. El dichoso reportaje de Wang decía que las autoridades chinas podrían estar estudiando dejar de intervenir para estabilizar los mercados. Eso, según el gobierno, no era verdad y ayudó a desestabilizar los mercados.

Cada día, la prensa económica y financiera de todo el mundo publica noticias que no están comprobadas del todo, rumores, y falsedades. Unos son producto de intereses que filtran noticias falsas. Otros, de falta de información del periodista por la opacidad de la fuente. Otras, de una apuesta de un analista o un periodista. O de un soplo que parece fiable.

Si se demuestra que el periodista ha sido negligente o tenía intereses personales en la noticia, puede ser castigado.

Pero la bolsa China no cae solo por culpa de un periodista. Cae porque el país está sufriendo una seria contracción económica, y tratándose de la segunda economía del mundo, controlada por el estado y sin libertad de expresión, el gobierno busca la forma de echar la culpa a los mensajeros.

Todo esto es muy sospechoso. Los críticos del gobierno chino afirman que cada día aparecen más personas en las cámaras de TV chinas pidiendo perdón. Y, vaya casualidad, suelen ser disidentes, enemigos del gobierno, opositores y periodistas.

Esta forma de confesarse en público ya se llama ‘el método Xi Jingpin’, que es el nombre del presidente de la república popular.

Según informaba recientemente The Guardian, entre las personas que han desfilado ante las cámaras haciendo confesiones están Gao Yu, un periodista veterano que filtró un documento interno del Partido Comunista Chino (siete años de cárcel); Charles Xue, un empresario inversor y bloguero; y Peter Humphrey, un detective privado británico que pasó dos años en la cárcel.

“Las autoridades quieren usar las confesiones en televisión como una forma de censura”, decía a The Guardian Qiao Mu, profesor de periodismo de la Universidad de Pekín. Para él, esta movida solo obedece a un motivo: “Buscar un chivo expiatorio al desastre de los mercados”.

Esta semana ha comenzado con nuevos desplomes de las bolsas chinas. La razón: se conoció que actividad manufacturera china había caído. Peor aún: se había contraído por primera vez en muchos años. Las fábricas chinas ya no fabrican tanto.

Pues bien, ya en agosto, la revista Caijing informaba de que ese índice se estaba contrayendo, lo cual también causó severas caídas del mercado. Y era verdad, por lo cual, el gobierno no ha podido hacer nada.

El problema de China no son los periodistas. El problema es que por primera vez en muchos años, su economía se está desinflando.

Para más información, lean el post: Qué pasa en China.

 

 -¿Qué pasa en China?

Alemania espera un millón de refugiados este año, ¿quién aguanta eso?

1 septiembre 2015 - 11:16 - Autor:

La prensa alemana ha destacado que no serán 800.000 refugiados los que van a recibir solo este año. Serán un millón. Lo ha dicho el ministro presidente del Land de Hesse Volker Bouffier, así como el de Brandenburgo, Dietmar Woidke. Este último dijo: “Me temo que todavía tenemos que confiar en tiendas de campaña de invierno”.

¿Qué país puede asumir esa cantidad de refugiados?

La crisis de los refugiados está sometiendo a los ciudadanos de la UE a una doble presión: por un lado, cualquier ser humano se compadece de otro al ver sus terribles condiciones. Son personas que huyen de una guerra, pero también de la pobreza, de las malas condiciones de vida. Todo el mundo tiene el derecho de luchar por su supervivencia y por la de su familia.

Por otro lado, el europeo medio se pregunta: ¿cuántos refugiados somos capaces de asumir sin que los fundamentos de nuestro mismo sistema social se vea afectado?

No solo el sistema social, sino el sistema cultural. La mayoría de los refugiados son musulmanes. Otra religión, otras normas sociales, otra idiosincrasia. El europeo medio se pregunta cómo le afectaría esta ola, y lo hace teniendo en cuenta lo que ve a su alrededor.

Una oleada tan grande de refugiados no se instala en los barrios ricos, sino donde pueden. Primero en tiendas o casas de asilo. Luego, buscan trabajo y entran en viviendas modestas. Por pura solidaridad, los inmigrantes se agrupan en los mismos barrios modestos.

Los europeos que viven en los barrios más modestos perciben ese cambio socio-cultural. Centros culturales islámicos, mezquitas, carnicerías islámicas.. Pero también chocan sus valores con los de los europeos. La mujer en el mundo musulmán no posee el mismo nivel de igualdad que en Europa.

Un notario me decía que cuando tienen que preparar un documento presentado por una pareja musulmana, el varón le exige que el nombre de la mujer aparezca siempre debajo de él, y que lo firme en otra habitación. Incluso se molestan cuando el notario pide la identificación a la mujer y que ella se descubra la cabeza.

Y por último, está la competencia: los refugiados, muchos de los cuales tienen estudios superiores, van a competir por los puestos de trabajo pero aceptando menos dinero. Y si son buenos profesionales, los empresarios los contratarán.

Muchos economistas afirman que esta sangre nueva es la que va a pagar las pensiones de una Europa envejecida. Cierto. Pero los refugiados, como las ofertas de Carrefour, vienen en un paquete: vienen con su religión, sus creencias, sus valores, su comportamiento social, sus costumbres y muchas cosas más. No se puede separar una cosa de otra. ¿Les cambiaremos nosotros a ellos o nos cambiarán ellos a nosotros?

La experiencia demuestra que una parte de los refugiados se adapta a las costumbres europeas. Pero otra parte no se adapta y  forma guetos. Y otra parte más se aprovecha de los sistemas sociales europeos, sin dar nada a cambio o muy poco. En muchas ciudades francesas, alemanas y británicas hay barrios enteros de inmigrantes que viven de las ayudas sociales.

Peor aún, en las siguientes generaciones, una pequeña minoría, muy pequeña de verdad, reniega de los valores europeos, y como está pasado ahora, sienten la llamada del radicalismo islámico y se convierten en lobos solitarios que cometen atentados, o salen a combatir por el Estado Islámico. La paradoja es que son los más occidentalizados.

Ese es nuestro dilema: ayudar a estos refugiados a rehacer su vida, pero temiendo que eso nos puede cambiar la nuestra.

 

-Algunos axiomas sobre la inmigración que será difícil discutir 

-¿Por qué no abrimos la puerta a la inmigración?

-Las asombrosas contradicciones de Maduro con los inmigrantes ilegales

 

¿Tiene El Corte Inglés un modelo anticuado que no entusiasma a los jóvenes?

31 agosto 2015 - 14:45 - Autor:

El Corte Inglés se está quedando antiguo. Comparado con el dinamismo y la juventud de MediaMarkt, Zara o incluso Mercadona,  cuando entra uno a un almacén de El Corte Inglés da la impresión de estar entrando en un museo.

Seguramente, un empleado de El Corte Inglés podría rebatirme diciendo que están al día, a la moda y se han reformado. Pero lo clave es que los clientes no lo perciben así, lo cual es preocupante. No quiero decir que ‘sea anticuado’ sino que ‘se percibe’ como anticuado.

Pongamos como ejemplo la parte textil: El Corte Inglés sigue atrayendo a los fieles. Pero son fieles muy mayores de edad, personas que no cambian de gustos y desean sus trajes y pantalones de Emidio Tucci de siempre. ¿Dónde están los jóvenes?

Un joven prefiere la luminosidad y el caos de Zara o Mango. Incluso, de sus webs. El portal de Zara, por ejemplo, se colapsa cada vez que empieza la campaña de rebajas debido a que los jóvenes quieren aprovecharse. El portal de El Corte Inglés parece tosco, tarda en cargar y no tiene mucho glamour.

La prueba de que El Corte Inglés no ha apostado por su digitalización es que el actual presidente, Dimas Gimeno, prometió en la reciente junta de accionistas digitalizar la compañía. ¿Ahora?

En internet proliferan muchas críticas al modelo anticuado de El Corte Inglés. Muchas no tienen sentido, como decir que los aparcamientos son malos, pero la mayor parte se ha dejado contagiar por algo que debería corregir el gran almacén: la imagen de antiguo.

También ha quedado antigua la política de devolver el dinero “si no queda satisfecho” -que revolucionó el consumo español hace décadas-. Ahora la aplica cualquier tienda de este país.

En la parte de alimentación, Hipercor es mucho más caro que sus competidores, a pesar de que el género es de alta calidad. En la crisis, el consumidor prefirió precio a calidad. La prueba es que Hipercor, incluso el año pasado que se recuperaba la economía, tiene menos ventas: un 8,5% menos.

Lo que mejor resume lo que digo es una conversación que tuve con un latinoamericano: me contó que desde que era joven, siempre iba a El Corte Inglés cuando venía a España. Hace poco me dijo que ya no lo hacía porque era muy caro y porque sus hijas preferían ir a Zara.

Eso define lo que ha pasado y no ha pasado en El Corte Inglés en estos años.

La empresa ha aumentado sus ventas un 2,6%. Facturó 14.552 millones de euros (en 2007 llegó a rozar los 18.000 millones). Pero los beneficios, en lugar de subir, han bajado.

Afortunadamente, con la recuperación del consumo, El Corte Inglés está ahora en la rampa de despegue para demostrar que puede adaptarse a los tiempos. Sigue siendo un portaaviones con todas las ventajas y los defectos de los portaaviones: es una enorme máquina de empleos, pero tarda mucho en girar en medio del mar.

(Un buen análisis lo ha publicado S. McCoy en elconfidencial.com).

 

-¿Es Mercadona el paraíso de los trabajadores?

‘Atrapa la bandera’, ¿es una película genuinamente española?

30 agosto 2015 - 17:16 - Autor:

Se acaba de estrenar Atrapa la Bandera, otra película española que puede ser un éxito en muchos países.

¿Española? ¿Un niño que se llama Mike que vive en EEUU y cuyo padre es astronauta? ¿Un malvado que se llama Richard Carson y que no es de Extremadura?

Para triunfar a escala mundial parece que la salida más segura es parecer cine americano. Como de Hollywood. Presentar actores y personajes yanquis o por lo menos anglosajones, sean de Connecticut, Australia o Gran Bretaña. Es el modelo.

Planet 51, la cinta de dibujos animados, así como Las aventuras de Tadeo Jones, son españolas pero sus héroes son de yanquilandia. Recuperaron la inversión porque se estrenaron en muchas salas del planeta.

Lo imposible también fue un éxito. Es una cinta hablada en inglés con actores australianos, ingleses y norteamericanos, y parece hecha en Hollywood. Pero es española. Y buenísima.

Los alemanes descubrieron esta fórmula hace tiempo: la mayor parte de las películas de televisión de los sábados y domingos por la tarde son alemanas. ¿Lo dudan? Fíjense en los nombres de las actrices: Federika von Ullstein, Karl Lanecker, Hans Gramenauer… Son tan rubios y hermosos que pueden pasar por californianos.

No voy a poner en duda algo que tiene éxito. El modelo de Hollywood tiene tanto magnetismo, que para triunfar hay que parecerse a ellos.

Me gustaría que existiera algo como el neohumor español que tan bien se nos da. Y que triunfara en el resto del mundo. Pero hasta que llegue ese día, habrá que conformarse con imitar el cine de Hollywood.

Mientra funcione, no tengo nada que discutir.

 

¿Qué favor deben los terroristas de las FARC al gobierno de Venezuela?

29 agosto 2015 - 15:42 - Autor:

El gobierno de Nicolás Maduro ha echado de Venezuela a más de 1.000 colombianos que vivían en territorio venezolano junto a la frontera con Colombia.

Ahora imaginen que unos colombianos, en lugar de apoyar a sus compatriotas, apoyan al gobierno que ha expulsado a sus compatriotas.

¿Increíble? Eso es lo que ha sucedido: un representante de las FARC, la narcoguerrilla colombiana, defendió a Venezuela diciendo que “hay que respetar la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela”. Este hombre se llama Jesús Santrich, delegado de las FARC en las conversaciones que tienen lugar en Cuba para acabar con la guerra civil en Colombia que ya ha causado 240.000 muertos.

Tomando los argumentos de Maduro, Santrich dijo que hay intereses que “quieren mediante la guerra económica y todo tipo de conspiraciones, desestabilizar el gobierno legítimo” de Maduro.

¿Qué favor importante le debe la guerrilla a Venezuela?

Entre ellos financiarles y acoger sus bases en territorio venezolano. Según repara el periodista Emili Blasco en el libro Bumerán Chávez, el ya fallecido presidente venezolano se reunió con representantes de las FARC y le ordenó al presidente de PDVSA, la petrolera venezolana, que les diera 500 millones de dólares a los terroristas.

El periodista usó como fuente al ex guardaespaldas de Chávez, que huyó de Venezuela. Este hombre llamado Leamsy Salazar confesó que en la Semana Santa de 2007, Chávez se encontró en una finca en el estado de Barinas con Iván Márquez, Rodrigo Granda y Rafael Reyes, representantes de la guerrilla. Les compró drogas en gran escala y les facilitó armas y dinero.

En la reunión estuvo presente Rafael Ramírez, el presidente de PDVSA, y Ramón Rodríguez Chacín  ex ministro del Interior, y dueño de la finca donde tuvo lugar el encuentro.

La frase de Chávez fue: “Rafael [al presidente de PDVSA], cómprales toda la mercancía que producen, toda la agricultura, todo el ganado. Págales un primer plazo de 500 millones de dólares. ¡Le vamos a quebrar el espinazo a Uribe. ¡Pa’joderlo!”.

Las reses de las FARC tenían una extraña marca en la barriga. Se las empleaba como mulas para transportar droga en sus entrañas.

Chávez aprovechó la reunión para ordenar que se dieran armas a la guerrilla.

Venezuela albergó incluso a la guerrilla colombiana como demostró en un documental el periodista español David Beriain, que se desplazó hasta esos territorios.

También la periodista española afincada en Colombia, Salud Hernández Mora, ha denunciado la descarada forma con que la guerrilla traspasa las fronteras venezolano-colombianas, sin ningún tipo de control por parte de Venezuela.

Así se entiende que la guerrilla apoye con sus palabras a Maduro, a pesar de que está expulsando familias colombianas. Es porque le deben un inmenso favor a Venezuela.

 

Nueve verdades sobre energía renovable (que pueden disgustar a muchos)

28 agosto 2015 - 16:24 - Autor:

Las energías renovables desatan muchas discusiones en las cuales, como siempre, hay más emoción que razón. Aunque no me considero un experto, he curioseado por aquí y por allá y mis conclusiones son estas. Parecen brutales verdades.

1. Las energías renovables se irán imponiendo a largo plazo a medida que se consiga aumentar su poder energético y bajen sus costes.

2. Por ahora, no hay energía renovable que sea capaz de levantar del suelo un Airbus 380 de 560 toneladas (máxima capacidad) y por lo tanto a las energías derivadas del petróleo les queda larga vida.

3. España puede ser una de las grandes potencias mundiales en energías renovables como la solar y la eólica.

4. En España se produjo un crecimiento insensato de la energía solar porque el gobierno subvencionó demasiado estas energías y los capitales mundiales acudieron a la llamada. Luego, la ley se reformó y esos capitales ahora han demandado al gobierno por sentirse engañados.

5. La energía atómica será sustituida a largo plazo por energías renovables pero esto sucederá cuando estas alcancen el mismo grado de eficacia.

6. La inversión en energías renovables no debería basarse en su coste actual sino en lo que pueden reportarnos en el futuro, cuando se agoten las energías no renovables como el petróleo. Ejemplo: Alemania.

7. Las energías renovables como la solar y la eólica presentan serios problemas ecológicos pero muchos grupos ecologistas lo ocultan. Miles de aves mueren incineradas cuando pasan sobre plantas solares o mueren golpeadas por las palas de los aerogeneradores, aparte de que las bandadas pierden la orientación. También tienen otro problema: contaminación paisajística.

8. Las energías renovables presentan muchas oportunidades y pueden sustituir a los negocios basados en el petróleo, pero los intereses de empresas y de grupos tratarán de ocultarlo.

9. Elon Musk y su gran apuesta por energías limpias puede cambiar el panorama de la energía eléctrica en menos de lo que se piensa pues está resolviendo el gran problema: la acumulación de electricidad.

 

 

 

 

La coreana que creía estar viviendo en el mejor país del mundo

27 agosto 2015 - 15:42 - Autor:

Lee Hyeonseo se ha convertido en uno de los casos más dramáticos de los coreanos del norte que quieren escapar de su país.

Esta mujer recuerda que cuando era pequeña pensaba que Corea del Norte era el mejor país del mundo. Incluso, después de ver una ejecución pública a los siete años, nada le hacía cambiar de parecer pues hasta cantaba la canción ‘Nada que envidiar’.

Pero a partir de 1990, la joven Lee empezó a darse cuenta de que algo fallaba. Su madre recibió una carta de unos familiares en la que confesaban que se estaban muriendo de hambre. No era una metáfora. Murieron poco después.

Lee también fue testigo de una escena en una estación de trenes donde una mujer fallecía de hambre con su bebé en brazos. Lee logró escapar de joven hacia China donde vivió un tiempo, y luego pasó a Corea del Sur. Desde allí ayudaba a su familia con envíos de dinero, pero un día decidió que tenía que sacarlos cuando supo que las autoridades del norte habían interceptado el dinero y que iban a enviarlos a un campo de concentración. 

Lee volvió a Corea del Norte a través de China. Tomó a su familia y la llevó a China, donde los hizo pasar por sordomudos ya que ella sí hablaba perfectamente chino. Hicieron un viaje de 2.000 kilómetros hasta que llegaron a la frontera con Laos.

Allí Lee pagó a un intermediario para pasarlos a por la frontera pero la cantidad era insuficiente. Sin más oportunidad ni dinero, Lee veía como a su familia la iban a deportar de nuevo a Corea del Norte, pero un extranjero que hablaba inglés le preguntó cuál era el problema.

En su tosco inglés ella le explicó que les faltaba dinero para cruzar la frontera con Laos y luego pasar a Corea del Sur. El extranjero fue a un cajero automático, sacó el dinero necesario y se lo dio a Lee porque “quería ayudar al pueblo de Corea del Norte”.

Aquello cambió la vida de Lee.

Ha escrito un libro contando su odisea a través de China, que se ha convertido en un éxito de ventas en todo el mundo. “La chica con siete nombres” (Editorial Península) será presentado por ella misma en septiembre en España. (Ver foto).

También da charlas, una de las cuales se efectuó en los célebres encuentros TED, que ya tiene más de 3 millones de visitas (ver video arriba).

 

 

 

Las asombrosas contradicciones de Nicolás Maduro con los inmigrantes ilegales

26 agosto 2015 - 10:36 - Autor:

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro criticó a Donald Trump, el candidato republicano norteamericano, porque este dijo que los inmigrantes mexicanos llevaban drogas y crimen a Estados Unidos. Trump además proponía construir un muro para evitar la entrada de más inmigrantes ilegales.

Maduro le lanzó violentos insultos. ”Repudio total a las declaraciones de Donald Trump. Bandido, ladrón, cómo te vas a meter con nuestros hermanos de México que bastante perseguidos y explotados son por ustedes”, afirmó el presidente venezolano.

Hace pocos días, Maduro convirtió en realidad lo que solo Trump había dicho en palabras: el gobierno venezolano expulsó a colombianos documentados que vivían en la frontera. Además la Guardia Nacional allanó las casas y después de registrarlas pintó una R en la entrada (revisada).

La razón: un grupo paramilitar teóricamente colombiano había disparado y herido a policías en la frontera.

Los peor de todo es que Maduro empleó la misma retórica que se empleó Trump en EEUU o se emplea en Europa para exponer el problema de la inmigración colombiana.

“[Los inmigrantes colombianos son] un pueblo que viene casi sin educación, sin un medio [céntimo] en el bolsillo, los pobres de la tierra huyendo de la violencia, de la guerra y de la miseria y buscando en la Venezuela socialista la protección de la seguridad social integral gratuita pública que tenemos”, afirmó según informaba la agencia Efe y Telesur.

Maduro también criticó en su tiempo a la Unión Europea por movilizar buques para evitar las oleadas de inmigrantes. Se refería a la operación para bloquear a los traficantes de seres humanos, que fletan buques para pasar ilegalmente a inmigrantes a través del Mediterráneo a Europa. Maduro lo calificó entonces de “salvajada”.

Más o menos es una salvajada lo que está haciendo con los colombianos indocumentados en la frontera, cuyas casas son derribadas. ”No respetan los derechos de nadie y están demoliendo las casas con todo lo que hay adentro”, afirmaba Cristina Sierra, una mujer de 33 años, cuya casa había sido demolida en el barrio Mi Pequeña Barinas, (San Antonio del Táchira). La información procedía de la cadena alemana Deutsche Welle que citaba a Efe, AFP y el diario colombiano El Tiempo.

Maduro ha decretado un estado de excepción en la frontera de Venezuela con Colombia, en teoría, para controlar la inmigración ilegal. Sin embargo, no ha dicho nada de las bases de las FARC en territorio venezolano que Hugo Chávez permitió y financió durante años, y que han sido denunciadas por políticos colombianos y por la prensa.

 

Mao, en el estadio Santiago Bernabeu: la hipocresía de Occidente con China

25 agosto 2015 - 10:56 - Autor:

La primera vez que fui a comer en el restaurante Zen Market situado dentro del estadio Santiago Barnabeu me quedé sobresaltado: había un busto enorme en la entrada principal.

Era Mao.

Cada día decenas de personas comen o cenan en este restaurante chino, con vistas al césped del Real Madrid. Algunos se hacen selfies con Mao y todo. Otros pasan junto al busto como si nada.

Para mí, el hecho de que un busto de Mao siga presidiendo un restaurante en Madrid revela la hipocresía de Occidente con China, y de Florentino Pérez con el mercado asiático.

China es un país sin derechos elementales, sin seguridad laboral, sin libertad de expresión. Es un país que ha arruinado muchas empresas españolas (y occidentales) copiando patentes, robando ideas  y fabricando productos mediante un régimen de explotación obrera, a precios de esclavitud, y que luego exporta a Occidente.

Es un país que exporta mano de obra barata, abriendo tiendas y restaurantes, saltándose las normas de cada país, compitiendo con otras tiendas locales y arruinándolas.

Es un país que está esquilmando los recursos naturales del planeta, devastando bosques en Siberia (comprando madera como quien compra bolsas de patatas), jade en Birmania, soja en Argentina, o contaminando a sus propios ciudadanos con fábricas que no guardan las normas más elementales de control.

Si alguien tiene dudas, que lea los libros escritos por dos periodistas españoles llamados Juan Pablo Cardenal y Heriberto Araujo. La imparable conquista china y El imperio invisible (Planeta).

Es un país que ha hecho ensayos nucleares cuando le ha dado la gana y sin que ningún grupo antinuclear se acercara a protestar (en Lop Nur, en los años 90).

Y encima, es un país donde se sigue mostrando el retrato del dictador que más personas ha aniquilado en el mundo: Mao Zedong. Por hambre, por ejecución, por pensar de forma diferente, o por oponerse al Partido Comunista Chino, Mao ha sido el criminal más perverso de la historia. Un grupo de historiadores franceses, haciendo un alarde de honestidad, escribió hace años El libro negro del comunismo, donde se volcaban todos estos crímenes, y donde se le calificaba del mayor criminal de la historia: 75 millones de muertos por su culpa.

Mao además financió a regímenes asesinos en Asia y provocó la persecución y la muerte de millones de personas fuera de su país. Invadió el Tibet en los años 50, y Occidente sigue callado.

Ese mismo Mao es el que figura a la entrada del restaurante Zen Market, en el estadio Santiago Bernabeu, la sede del Real Madrid.

Eso demuestra la hipocresía de Occidente: nos encantan los productos baratos chinos, nos encanta vender a los chinos nuestros coches y nuestros bolsos de lujo, nos encanta que nuestros futbolistas hagan partidos de exhibición en Pekín y venderles camisetas.

China es un mercado tan gigantesco, 1.300 millones de personas, que lo mejor para los occidentales es pasar por alto esas tonterías como los retratos de Mao, los bustos de Mao y las camisetas de Mao, que muchos jóvenes occidentales llevan como souvenir.

(La foto de Zen Market es cortesía de TripAdvisor).

 

 

-Entrevista con dos periodistas que escribieron un libro sobre China

-¿Qué pasa en China?

¿Qué pasa en China? Muy sencillo: que los chinos tienen mucho miedo

24 agosto 2015 - 19:46 - Autor:

Con 1.300 millones de habitantes, la segunda economía del planeta está enviando señales que hacen temblar a todos. ¿Qué pasa?

Estos son los problemas (gigantescos) que atraviesa China, según un informe elaborado por McKinsey y que ya preveía todo esto en diciembre de 2014. Se pueden imaginar el impacto que puede tener en el mundo si no se solucionan.

Los salarios suben: ¿hasta cuándo? Con una economía creciendo anualmente a dos dígitos, los salarios no iban a ir a la zaga. También crecían pero eso significaba que los productos chinos no serían tan competitivos al pasar los años. Ya se nota porque hay productos que se dejan de hacer en China porque se encargan a Bangladesh o Kenya.

El estado ya no provee todo. Los solicitantes del empleo chinos siempre tenían la esperanza de trabajar para el estado. A medida que las obras públicas se ralentizan y que el estado no tiene tanta actividad, el chollo de ser funcionario tampoco existe. Pero en el sector privado tampoco hay grandes oportunidades (por la caída de la demanda).

La amenaza de las nuevas tecnologías. Desde ahorrarse azafatas de tierra en la facturación de billetes, a mano de obra en grandes fábricas, la tecnología ha irrumpido en las empresas chinas y está afectando a los empleados poco cualificados que en China se miden en decenas de millones.  Ciudades enteras que vivían de colmenas de trabajadores están empezando a vaciarse.

Frustración de los estudiantes. No solo la situación es mala para los que no tienen muchas habilidades sino para los estudiantes que habían puesto su esperanza en trabajar en importantes compañías con grandes puestos. Se tienen que conformar con salarios que crecen poco en puestos que no dan muchas oportunidades.

Devaluación. Para compensarlo, el gobierno ha devaluado el yuan, lo cual a su vez empobrece a los chinos a escala mundial. Tienen menos poder adquisitivo. Pero en el mundo se ha visto como un signo de debilidad. La bolsa china al final ha acabado cayendo con estrépito, y ha contagiado su enfermedad a las bolsas del mundo.

El impacto en el consumo. Todo lo anterior ha tenido un enorme impacto en el consumo interno, al cual se fiaba el 50% del crecimiento chino en los últimos años. Los chinos tienen miedo. El futuro es incierto. Ya no consumen porque o no tienen tanto dinero, o no ven progresar sus salarios o ni siquiera tienen salarios. Endeudarse para comprar coches o casas no tienen sentido, así como gastar a lo loco. Muchos se habían dedicado a la bolsa pero como no tienen experiencia, acaban perdiendo el dinero, como ha pasado recientemente. Eso está afectando seriamente a la economía. Es el factor miedo.

El problema es que estamos hablando de la segunda economía del planeta. Los países que exporten mucho a China o cuya economía esté basada en  materias primas, lo van a  pasar mal. Es el caso de Brasil y de Venezuela ya se ha notado.

Si a alguien le interesa el informe de McKinsey, que pinche aquí.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas