Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los que están hartos de Venezuela no se acuerdan del boicot a Sudáfrica

27 mayo 2016 - 8:19 - Autor:

El otro día un columnista tituló así: “Hasta los huevos de Venezuela”.

“Estoy cansado de abrir un periódico, escuchar la radio o las noticias en televisión y que este país latinoamericano se lleve tanta atención”.

Luego sacaba un montón de cifras para demostrar que nuestras exportaciones a ese país eran mínimas, que los venezolanos no son ni de lejos una comunidad potente en España, y por último decía que hay países que están peor que Venezuela.

Según ese columnista, hablamos de Venezuela para desviar la atención de nuestros problemas internos.

Supongo la última movida del gobierno español de convocar al consejo de seguridad le parecerá otra maniobra de distracción.

Claro: no se acuerda de lo que pasó a escala internacional hace décadas para obstruir al apartheid en Sudáfrica.

A finales de los años ochenta, pasaba lo mismo que en Venezuela. El mayor disidente de Sudáfrica estaba en la cárcel tras un juicio sospechoso . Se llamaba Nelson Mandela. Había sido acusado de sabotaje y conspiración para derrocar el gobierno. Intento de golpe de estado. Lo mismo que a Leopoldo López.

En Sudáfrica había una segregación racial. En Venezuela hay segregación política. Los chavistas usan el poder para perpetuarse, impiden maniobrar a la oposición, controlan los medios de comunicación y además roban con todo el desparpajo del mundo.

El boicot internacional al apartheid y al gobierno sudafricano fue terrible. Millones de personas en todo el mundo dejaron de comprar en las gasolineras Shell o Coca Colas porque estas compañías comerciaban con el gobierno sudafricano. La prensa hablaba constantemente de Sudárfrica, denunciando el régimen segregacionista de blancos y negros. Pero Sudáfrica resistía al tener tantos recursos naturales e industriales, y comerciaba sobre todo con el resto de África.

Al final, Sudafrica admitió elecciones libres, sacó a Mandela de prisión y acabó el boicot. Es decir, la presión internacional sobre un país como Sudáfrica obligó a cambiar las cosas.

A los que están hartos de que se hable de Venezuela les pediría que escogiesen un país del planeta donde se estén matando 28.000 personas al año sin que haya una guerra civil, donde el gobierno usa al Tribunal Supremo para bloquear a la asamblea, donde el gobierno usa fondos públicos para subvencionar actividades del partido de gobierno, donde los papeles de Panamá demuestran que el gobierno está lleno de ladrones, donde la inflación está empobreciendo a la nacíón con más petróleo del mundo, donde el país está dirigido desde Cuba y donde el presidente insulta a los presidentes de otros países.

Ese país es Venezuela. Quien no se una a la campaña contra esa dictadura es parte de ella. Como dijo una vez Desmond Tutu, enemigo del gobierno de Sudáfrica de entonces, “si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor”.

La verdad sobre las manifestaciones de ‘okupas’ en Barcelona contra Ada Colau

26 mayo 2016 - 11:09 - Autor:

El 22 de octubre de 2011 un grupo de personas ocupó local en el barrio de Gracia de Barcelona para desarrollar toda clase de actividades sociales y culturales.

El local, en una planta baja, estaba cerrado. Pertenecía a Catalunya Caixa. Y Catalunya Caixa fue intervenida por el estado, antes de que quebrase. Nacionalizada.

Para aliviar su deuda, Catalunya Caixa se puso a cerrar sucursales. La de la Travesera de Gracia era una de ellas.

Sin embargo, ese local fue ocupado como una acción simbólica para protestar por la crisis y la deuda hipotecaria. Según informaba La Vanguardia, “albergaba diferentes colectivos asamblearios vinculados al barrio, como la Assemblea de la Vila de Gràcia o el grupo Xaingra –promotor de un conocido mercado de intercambio trimestral–. Acogía numerosas charlas de temática anticapitalista y diferentes servicios autogestionados que aspiraban a atender gratuitamente las necesidades de los vecinos con menos recursos y de los que buscan formas de vida alternativas, por ejemplo un banco de alimentos, una asesoría de vivienda, una biblioteca, un ‘ropero’ y clases de idiomas, costura o tai-chi”. Lo llamaron Banc Expropiat.

En 2013, el propietario del local, el estado, lo vendió a un promotor inmobiliario que lo quiere destinar a una actividad comercial. Este promotor exigió el desalojo del local.

En 2015, cuando el propietario estaba a punto de desalojar el local, llegó el alcalde de la ciudad y le pagó el alquiler por un año: 66.500 euros. Según La Vanguardia, el alcalde, el conservador Xavier Trias, estaba “a las puertas de elecciones”. Según eldiario.es, los ocupantes no sabían que la alcaldía estaba pagando el alquiler.

Pero Trias perdió las elecciones. Cuando llegó el equipo de Ada Colau, los ocupantes se enteraron de que la alcaldía pagaba el alquiler y le dijeron a Colau que  no deseaban “paternalismos”. Colau suspendió el acuerdo con el propietario. Entonces, el propietario del local exigió que los colectivos abandonaran el sitio.

Estos colectivos entonces lanzaron una amenaza a Ada Colau y a sus concejales: nos convertiremos en vuestra “peor pesadilla”. Hace varios días, cuando la policía entró para desalojar el local, estos colectivos lanzaron anuncios incendiarios por Twitter diciendo que se concentrarían en las plazas cercanas e intentarían volver a ocuparlo. Se prendió la mecha de las protestas.

Por la noche, varios grupos intentaron volver al local. Entonces se desataron las batallas campales entre los colectivos y los Mossos d’Esquadra. La policía detuvo a un manifestantes y les abrió ficha policial.

Un concejal del ayuntamiento se comunicó con la policía para persuadirles de que no abrieran ficha a los ocupantes y manifestantes. A la policía no le gustó el gesto porque varios Mossos habían resultado heridos aparte de ser insultados.

Colau ofreció otro local a los ‘okupas’ pero los colectivos se negaron porque no querían más ‘paternalismo’. Querían ese local.

Colau les dijo que el desalojo lo promovió el propietario. De paso afirmó que el anterior alcalde pagó al alquiler para evitar “ruido”, es decir, para conservar la paz social, según informaba eldiario.es. Todo se debe a que hace años, Trias sufrió terribles manifestaciones por un desalojo parecido, el de Can Vies.

Esta de Gracia es la primera gran manifestación contra la gestión de la alcaldesa. Una gran contradicción porque la alcaldesa simpatiza con estos movimientos, pero no quiere pagar el alquiler. Prefiere cederles otros edificios públicos, según ha dicho, pero los ocupantes se niegan.

Colau, según la Vanguardia, se ha preguntado ‘quién hay detrás” de estas manifestaciones.

Entre los manifestantes contra el desalojo y contra Colau estaban un concejal de la CUP, el partido anticapitalista que apoyó a Colau en su investidura como alcaldesa de Barcelona.

 

 

 

Podemos no quiere que se use Venezuela como ‘arma política’ porque les estalla

25 mayo 2016 - 6:00 - Autor:

Pablo Echenique, secretario de organización de Podemos, dijo hace unas semanas que no se debería utilizar la situación de Venezuela como “arma política” para ganar votos  en España.  Seguro que les molesta que Albert Rivera o Felipe González viajen a Venezuela, y se encuentren con familiares de presos políticos.

Un momento: ¿quién apoyó al régimen chavista? ¿Quién expresó su admiración? ¿Quién cobró por realizar estudios que nadie ha visto? ¿Quién fue a actos públicos en España en apoyo ‘al comandante Chávez’? ¿Quién no condena a los presos políticos? ¿Quién no se atreve a decir que en Venezuela se está pasando hambre? ¿Quién jamás ha dicho nada sobre lo que está pasando en los hospitales? ¿Quién ha viajado a Venezuela a dar doctrina?

Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Pablo Echenique y Podemos.

Vamos a hacer una simulación: imaginemos que Mariano Rajoy y el PP hubieran apoyado a un tipo como Donald Trump. Imagimenos que hubieran salido en público diciendo que es un ejemplo. Imaginemos que se hubieran hecho fotos con él. Imaginemos que hubieran recibido dinero de él.

Si eso hubiera pasado, Pablo Echenique, Iglesias, y todos los de Podemos nos estarían recordando día a día que Rajoy es un racista, extremista, sexista, machista, y hombre comprado por un asqueroso especulador inmobiliario.

Y lo harían de aquí a las elecciones sin parar.

Podemos no quiere que se utilice Venezuela como ‘arma política’ porque es un arma de destrucción masiva contra ellos mismos. Ellos se han pringado defendiendo en el pasado al chavismo. Ahora tendrán que apechugar.

Y lo peor es que no se arrepienten mucho. Las pocas declaraciones contra el chavismo que han dado son tan descafeinadas que dan risa.

Me encantaría saber qué piensa en este momento la mujer de Pablo Echenique. Es venezolana. ¿Es que no lee las noticias? ¿Quién le ha comido el coco?

 

¿Por qué millones de europeos votan a partidos de extrema derecha?

24 mayo 2016 - 15:02 - Autor:

España celebró sus 30 años en la UE hace poco. Si uno miraba a la construcción europea en aquellos años, ser miembro del club era lo bueno, y estar fuera era lo malo.

Ahora parece que es al revés. En las elecciones austriacas celebradas el domingo pasado casi gana el candidato de la extrema derecha que, entre otras cosas, no es muy partidario de la UE. Dentro de pocas semanas, los británicos votan si deben permanecer dentro o fuera de la UE. En las elecciones regionales francesas del año pasado, Marine Le Pen, antieuropeísta, fue el partido más votado en la primera vuelta. Perdió, como en Austria, en la segunda vuelta.

Partidos novedosos como Alternativa por Alemania, están creciendo a un ritmo vertiginoso por su postura contra la UE y el euro. Y por casi toda Europa se pueden ver movimientos similares en Holanda, Suecia, Finlandia, Eslovaquia y Hungría. En Gran Bretaña, el partido antieuropeísta Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), tiene cada vez más presencia en las instituciones.

¿Qué ha pasado para que estos movimientos tengan tanto éxito?

Hay varias razones pero todos coinciden en una en concreto: a muchos europeos no les gusta la política de refugiados de la UE. No quieren abrir la puerta a más inmigración.

Los analistas han respirado tranquilos al ver el fracaso de Le Pen en Francia y Hofer en Austria. Pero casi nadie se ha parado a pensar que a esos partidos no les han votado cabezas rapadas sino gente del pueblo. Letrados, economistas, tenderos, estudiantes, agricultores, maestros…

Siempre me ha llamado la atención cómo demonizamos a los partidos ‘extremos’ (sean de izquierdas o derechas), sin reflexionar por qué tienen tanto éxito. En España la CUP produce alergias en muchos analistas, pero si sacaron escaños en las elecciones catalanas fue por algo. La gente les vota, aunque por motivos diferentes a los partidos de extrema derecha.

La reflexión que se deben hacer los partidos tradicionales es en qué están fallando para que millones de europeos voten a las alternativas antieuropeas. Siempre ha habido euroescépticos, pero esta vez ya no se trata de ‘cuatro locos’ sino de partidos que pueden tomar el poder, como lo han demostrado el Front National en Francia y el FPÖ en Austria, que lo han rozado.

Sería una paradoja que las tesis inmigracionistas que defienden sobre todo la extrema izquierda, fuera el motivo para que dentro de unos años, a Europa la gobiernen los partidos de extrema derecha.

 

 

Salud Hernández Mora, la periodista española más influyente de Colombia

23 mayo 2016 - 17:42 - Autor:

“La Fiscalía General es un monstruo gigantesco donde conviven personajes podridos de corrupción y de intereses personales”.

Así empezaba hace pocas semanas una columna de opinión de Salud Hernández Mora en el diario El Tiempo de Colombia. Sin pelos en la lengua, con una franqueza brutal, Salud es posiblemente la periodista española más influyente fuera de España. Y desde luego, la periodista más influyente en Colombia. En radio, prensa o televisión, sus intervenciones hacen temblar a los corruptos, sean jueces, políticos o empresarios.

Les denuncia en vivo y en directo. Les llama corruptos en la cara, y de su látigo no se libra ni el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. “Las falacias de Santos” se titulaba otra columna donde atacaba al presidente por vender mentiras en lugar de un proceso de paz. Mientras Santos decía que las FARC (la guerrilla marxista) había pedido perdón, Salud escribía: “No están arrepentidos de sus crímenes”.

Mientras Santos decía, “las FARC reconocen al Congreso”, Salud respondía, “sí claro, para que les regalen curules (escaños”). Mientras Santos insistía, “las FARC entregan las armas”, Salud le golpeaba: las FARC dicen que “ni de vaina las entregaremos”.

Mal trago ahora para el presidente Santos, que desde el domingo ha organizado un operativo militar y policial para encontrar a Salud, su enemiga. No se sabe nada de ella desde el pasado sábado. Los medios colombianos, citando al Ejército, hablaban de secuestro, probablemente del ELN, otra guerrilla autodefinida como marxista. Y hasta radiocaracol daba el nombre del comando.  Otros medios hablan de ‘retención’ por algún grupo, y algunos solo hablan de desaparición.

¿Saben cuál es mi impresión? Que sea quien sea se haya encontrado con Salud, estará en este momento escuchando una bronca de la periodista.

Salud es también corresponsal del diario El Mundo, y su hobby es ir a la selva a hacer reportajes extremos con guerrilleros, con cultivadores de coca o con paramilitares. Desaparece durante días y luego vuelve con una magnifica exclusiva.

Cuando aparezca hará lo mismo que Javier Espinosa, otro corresponsal de El Mundo a quien conozco: actuar como si nada hubiera pasado.

 

 

El PSOE quiere demostrar que con su programa de 1982 ya hizo el ‘sorpasso’

22 mayo 2016 - 15:48 - Autor:

¿Sorpasso? Eso es lo que pretende hacer la nueva alianza de Podemos con izquierda Unida. Se llama Unidos Podemos.

Algunas encuestas ya dicen que esta alianza sobrepasaría al PSOE, con un programa más de izquierdas.

Sin embargo, ahora el PSOE parece dispuesto con su precampaña que ese programa ‘más de izquierdas’ ya lo pusieron ellos en macha en 1982, cuando hicieron el sorpasso a UCD.

Muchos puntos de Podemos e IU parecen sacados del programa del PSOE de 1982 (pinchar aquí)

¿Cómo era ese programa de 1982 desde el punto de vista económico?

-Rebajar la edad de jubilación a los 64, y la prejubilación a los 59.

-Dar fondos a las corporaciones locales para crear empleo público.

-Fomentar el contrato indefinido (se llamaba ordinario).

-Fomentar el contrato parcial solo en casos especiales, como las mujeres con primer empleo.

-Reducir los contratos temporales a casos “excepcionales”.

-Fomentar el contrato de relevo para que se jubilasen las personas con más de 60 años, y fueran sustituidas por jóvenes en primer empleo.

-Fijar la jornada laboral en 40 horas semanales (y 30 días de descanso), pero manteniendo el objetivo de las 35 horas.

-Fomentar el empleo cooperativo.

-Bonificaciones fiscales para nuevas pymes si dan empleo entre 4 y diez trabajadores.

-Usar los beneficios empresariales para reducir jornada, mantener el poder adquisitivo de los salarios,  y hasta repartir esos beneficios entre los trabajadores.

-Reducir los costes sociales pero no laborales: es decir, la carga a la seguridad social de las empresas sería del 20%.

-En la agricultura, fomentar las cooperativas.

-Crear un programa de rentas y precios para los agricultores y equipararlos con otras capas de la población.

-En la pesca, luchar contra la contaminación de las aguas.

-Crear un mínimo precio garantizado para los pescadores: las diferencias de precios las subvencionará el FROM.

-Desarrollar la electrónica, la informática y las telecomunicaciones, pero cuidando sus efectos en el ámbito socioeconómico.

-En energía, tender al uso de nuevas energías y el abandono de la energía nuclear. Apostar por las renovables y por la solar, especialmente.

-En electricidad, crear una empresa pública para explotar en monopolio la red primaria de transporte.

-En turismo, evitar el deterioro del medio ambiente, y de los valores paisajísticos, urbanísticos y artísticos.

-Democratizar las estructuras de poder de las empresas privadas. Dar más peso a los sindicatos en la gestión.

-Reformar la banca para moderar los créditos, y fomentar el endeudamiento a largo de las empresas.

-Fomentar  y apoyar a la pyme. Especialmente a las empresas artesanales para preservar el patrimonio cultural.

-El estado podrá comprar bancos en crisis.

-Perseguir a los banqueros con responsabilidades personales en la crisis de los bancos.

-Reforzar el aspecto de ‘utilidad pública’ de las cajas de ahorro.

-En los impuestos, aumentar la progresividad de la tarifa: paga más quien más gana.

-Proceder a la implantación del IVA.

-Luchar contra el fraude tributario y la evasión fiscal aplicando la ley.

-Para los parados, creae una cobertura que se extiende hasta los 24 meses.

-A parados con familia, esta cobertura puede exceder de los 24 meses.

-En el seguro de desempleo, incluir colectivos desprotegidos.

-Crear otro tipo de asistencia para aquellos parados que no superen el salario mínimo y que hayan agotado las prestaciones.

 

La desalmada historia de las plantas termoeléctricas en Venezuela

21 mayo 2016 - 14:09 - Autor:

Todos los días hay apagones en Venezuela. La presa del Guri, una de las mayores del mundo, tiene sus plantas hidroeléctricas casi paralizadas porque no hay agua. La sequía baja el nivel de los ríos y las turbinas no pueden moverse.

Cualquier planificador de medio pelo sabe que no se puede confiar la energía eléctrica de un país a una sola estación hidroeléctrica. A Venezuela le sobra petróleo. Es el país con más reservas probadas del mundo. De modo que solo hacía falta construir plantas termoeléctricas que producen electricidad a partir de la combustión de hidrocarburos.

Cuando llegase una sequía, el suministro nacional sería garantizado por estas plantas. Genial.

En los últimos quince años, los gobiernos chavistas han construido plantas termoeléctricas en el país. Chávez dijo en 2010 que en el futuro la generación termoeléctrica y eólica superaría a la producción hidroeléctrica.

Según Corpoelec, la empresa estatal que gestiona la energía, el parque venezolano era de 25.000 megawatios en 2015. En teoría, la capacidad instalada termoeléctrica era de 15.000 megawatios. Suficientes para amortiguar la sequía o la parálisis de la presa del Guri.

Pues bien, las plantas termoeléctricas famosas apenas producen 4.500 megawatios. Eso significa menos del 30% de su capacidad. ¿La razón? Falta de mantenimiento y falta de repuestos, según informaba El Nacional.

Muchas de esas plantas funcionan con tecnología española. Son inmensos motores diesel de Guascor que Hugo Chávez elogió en 2010, con motivo de la inauguración de varias centrales. Guascor y PDVSA crearon una sociedad para fabricar motores diesel de generación de electricidad en Puerto Ordaz.

Las plantas no están paralizadas por culpa de la guerra económica, pues Corpoelec es del Estado. No se trata de un boicot empresarial, pues Guascor está encantada de vender motores diesel y nunca se le ocurriría maltratar al gobierno que le pagó 140 millones de euros.

No.

Las planas están a medio gas porque el gobierno venezolano no sabe mantener sus infraestructuras. Ha preferido desviar los fondos a otros fines, y algún día tendrá que justificar ante el pueblo venezolano todo ese desastre.

Esa es la desalmada realidad de las plantas termoeléctricas en Venezuela. Con esa bolsa enorme de petróleo, Venezuela podría ser independiente desde el punto de vista eléctrico. Pero el pueblo sufre recortes de luz debido a la mala gestión de su gobierno.

 

Terror: la terrible plaga del siglo XXI que no sabemos combatir

20 mayo 2016 - 13:37 - Autor:

 

¿Qué es el terror? Saber que puedes morir en cualquier momento y en cualquier lugar por un atentado.

Desde los atentados en las Torres Gemelas, pasando por los trenes de Madrid, el Metro de Londres, el avión ruso sobre Egipto, las discotecas y cafés de París, el aeropuerto y el metro de Bruselas, el parque de Lahore y (supuestamente) el avión de Egypt Air, todos tenemos la certeza de que nos puede pasar a nosotros o a nuestros seres queridos.

Nos puede tocar en un restaurante, en un cine, en un avión o en el autobús. Y lo peor es que no sabemos de dónde puede venir ese atentado, ni quién lo puede cometer. No hay forma de saberlo, pero sí sabemos que nos puede suceder.

Para unas sociedades que han logrado prevenir casi todo gracias seguridad social, seguro de desempleo, seguro de accidentes, seguro de vida y al seguro del hogar, esta clase de terror nos desconcierta. Es como una plaga.

Recuerda la plaga de la peste negra que se abalanzó sobre Londres en 1665. Murió la cuarta parte de la población de la ciudad en menos de un año.

El escritor y periodista Daniel Defoe lo describió en un libro dramático titulado Diario del año de la peste.

“La plaga se propagaba con tal violencia que la gente se sentaba a mirarse los unos a los otros, y parecían bastante abandonados a su desesperación; todas las calles parecían estar desoladas, y no solo porque habían enmudecido sino porque estaban vacías de gente; las puertas de las casas se quedaron abiertas, las ventanas daban golpes por culpa del viento pues nadie las venía a cerrar. En una palabra, la gente empezó a entregarse a sus temores y a pensar que todas las normas y métodos habían sido en vano, y ya nada se podía esperar salvo  la desolación universal…”.

No sabían de dónde venía la muerte. No sabían cómo atacarla. No veían a las pulgas que transmitan una bacteria. Morían ricos y pobres, médicos y sacerdotes, soldados y generales, y en una sociedad tan creyente, se pensó al final que era una plaga enviada por Dios. ¿Por qué, Dios mío, te llevas a mi esposo, a mis hijos, a mis padres?

Es lo mismo que gritan ahora los familiares y amigos de las víctimas de los atentados. ¿Por qué a mi hermana? ¿Por qué a mi mujer? ¿Por qué yo? ¿Por qué, Dios mío? No sabemos cómo combatir el terror.

En el caso de la peste, la medicina no llegaría sino casi tres siglos después: los antibióticos.

¿Cuáles son los antibióticos para la plaga del terrorismo moderno?

Sobre todo uno: las fuerzas y servicios de seguridad. Invertir en más seguridad. Y aún así, es muy difícil evitar los atentados y el terror.

Es imposible vigilar a todas las personas todo el tiempo.

 

La visita de Otegi pasará factura a los que le besaron la mano

19 mayo 2016 - 5:26 - Autor:

Invitado por el partido anarquista CUP, Arnaldo Otegi ha estado de gira por Cataluña. De gira política. Ha visitado el Parlament, ha estrechado la mano de la presidenta del Parlament y ha sido recibido y aplaudido por políticos catalanes de En Comú Podemos y otros.

Por si lo habíamos olvidado, Otegi ha estado en la cárcel por “pertenencia a banda armada”. Pero vamos al grano: ¿a qué nos referimos con pertenencia?

A que participó en secuestros y atentados. El secretario general de Sortu fue miembro de ETA político-militar. El comando al que perteneció fue acusado de volar una gasolinera, robar a mano armada, y, especialmente, por participar en el secuestro a Javier Rupérez, un político de la vieja UCD.

“Otegi es un terrorista, cuando me secuestró tenía 29 años, y desde entonces no ha dejado nunca de estar en la cárcel o estar perseguido por la Justicia, y siempre por causas relacionadas con el terrorismo”, dijo Rupérez en una entrevista a Periodista Digital. La etarra que participó en el comando con Otegi lo confesó así. “Tenía la instrucción de ajusticiarnos”, añadió Rupérez. “Es un monstruo”. (Vean a partir del minuto 11.24).

Otegi fue condenado posteriormente a 10 años de prisión por intentar reconstruir la Mesa Nacional de Batasuna. Batasuna estaba controlada por ETA.

Otegi es la persona la que ha estado visitando el Parlamento de Cataluña. Fue invitado por la CUP. La presidenta de la comisión de Exteriores le dio el visto bueno y pasó la noticia a los grupos.

PP y Ciudadanos protestaron. No sirvió de nada. Otegi visitó los estudios de Catalunya Radio y luego se presentó en el Parlament, donde fue recibido por la presidenta, Carme Forcadell. Luego se reunió con Junts Pel Sí (desde los conservadores de Democracia i Llibertat, hasta Esquerra), con Sí que es Pot (Podemos), y con miembros de la CUP, radicales de extrema izquierda.

¿Por qué lo han recibido? Unos, sin duda, por afinidad ideológica. Otegi es marxista e independentistas y tanto la CUP como Sí que es Pot y ERC son marxistas e independentistas. En el caso de los antiguos  políticos de Convergencia lo han recibido porque es lo que irrita a Madrid. Al PP. A Ciudadanos.

Cuando a uno le ciega el odio, hace cosas como esas.

Pero esto les va a pasar factura. Una cosa es cabrear a Madrid, al PP y a quien quieran, y otra es cabrear al votante medio español. En el inconsciente colectivo español hay muchos años de sufrimiento marcados por ETA.

Durante mucho tiempo, en las encuestas del CIS, el terrorismo ocupó el primer puesto. Aquí se sigue viendo a los terroristas como lo que son: te-rro-ris-tas.

El grupo terrorista que apadrina Otegi es el mismo que atentó contra Hipercor en Cataluña, dejando 17 muertos, y contra un cuartel de la Guardia Civil en Vic, que produjo cuatro víctimas infantiles (en la foto de arriba).

Esa visita del líder vinculado a la banda terrorista ETA pasará factura tarde o temprano a los que le besaron la mano en Cataluña.

 

 

Maduro tiene listos a miles de chavistas armados para neutralizar a la oposición

18 mayo 2016 - 15:07 - Autor:

 

Un día de marzo de 2002 me tocó estar sentado junto a José Vicente Rangel, vicepresidente de Venezuela. Era un “Aló presidente” de Hugo Chávez, que se retransmitía desde un barrio muy pobre de Caracas.

En la calle, miles de opositores ya protestaban contra Hugo Chávez haciendo sonar cacerolas. Me acerqué a Rangel y le pregunté si no temían un golpe de Estado. Sin mover el rostro me dijo que podían poner a más de un millón de personas en pie de guerra para neutralizar cualquier intento.

Un mes después se produjo ese golpe. Los opositores a Chávez convocaron una marcha que culminó en Miraflores, la sede presidencial. Chávez dimitió y  varios militares le prendieron y le llevaron a una isla. Entonces, miles de chavistas, de los Círculos Bolvarianos, se pusieron de acuerdo por teléfono móvil para asediar Miraflores, la sede del gobierno, tomada por los golpistas y así acabaron con la intentona. Chávez volvió al poder.

Estos días Maduro teme algo contra él: golpe, invasión o movilización. No se aclara, la verdad. No sabemos si va a ser una rebelión interna o externa, de civiles o militares, de venezolanos o extranjeros. Ha llegado a decir que un avión de comunicaciones de EEUU violó el espacio aéreo, aunque, como siempre, no ha dicho dónde. Solo cuándo.

En Venezuela va a pasar algo. No hace falta ser analista ni estar conectado con los servicios secretos. Un país que está sufriendo hambre, cortes de agua y luz, y cuyos bebés, ancianos y enfermos mueren en los hospitales por falta de medicamentos, es que está al borde del colapso.

Más del 95% de los venezolanos cree que la situación es mala o muy mala.

Maduro se niega a permitir que la Asamblea Nacional le controle a él o a sus ministros. No hace caso a nada. Se ha convertido en un dictador. Amplía sus poderes excepcionales a pesar de que ya lleva tres meses con poderes excepcionales y el país se hunde más.

Su última maniobra ha consistido en dotar a los llamados Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) de poder para “mantener el orden público y garantizar la seguridad y soberanía en el pasó”. Los Clap ya han sido denunciados por la oposición como otra forma de control popular.

Aparte de los Clap están los ‘colectivos’. La diferencia es que están armados. Milicias ideológicas marxistas. Paramilitares. Chavistas de barrio que pasan lista a todos los que no se sumen a la revolución. Cháves los llamó “el brazo armado de la revolución”. Maduro ha llegado a felicitarles públicamente. Los miembros del colectivo Tupamaro afirman que se dedican a actividades culturales y a la promoción de la democracia. Con armas, supongo, como se ve abajo.

Durante las manifestaciones callejeras de 2014, los colectivos fueron acusados de asesinar estudiantes y civiles. Los colectivos son los que atacaron hace poco a Henrique Capriles y otros miembros de la oposición.

Ahora, la tensión ha subido de nivel porque Henrique Capriles –líder de la oposición– sigue convocando marchas contra el Consejo Nacional Electoral, un organismo en manos chavistas que está haciendo todo lo posible por que no se convoque un referéndum que sacaría a Maduro del Poder. Además, Capriles ha dicho que rechaza los últimos decretos de Emergencia dictados por Maduro. La mayor parte de la Asamblea también ha rechazado los decretos de Maduro.

Maduro se siente acorralado y, como los animales presas del pánico, está respondiendo cada vez con mayor ferocidad. Pero la oposición ya no tiene miedo a sus bravatas y le desafía cada vez con mayor descaro. Ha amenazado con acabar con la Asamblea.

Cada vez que la oposición convoca una manifestación, Maduro convoca otra con chavistas y colectivos.

¿Se imaginan que pasaría en el peor de los casos? ¿Milicias chavistas armadas contra opositores en las calles?

Un diputado chavista, Elías Jaua, ha dicho que con sus leyes de Emergencia, Maduro solo está intentando evitar la guerra civil. Si de verdad quiere evitar la guerra civil, Maduro debería acatar la ley que él mismo votó hace años: permitir que se celebre un referéndum revocatorio, y que el pueblo y los votos decidan si debe seguir o largarse ya.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas