Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El impacto inmediato de la salida de Reino Unido de la Unión Europea

24 junio 2016 - 13:41 - Autor:

En el mundo de la economía, los giros bruscos suelen tener consecuencias bastante extrañas. Surgen cosas buenas y malas a la vez.  Eso es lo que está pasando con la libra. Se ha devaluado un 8% en las primeras horas frente al dólar y un 6% frente al euro. Ya se puede hablar de consecuencias inmediatas. Pero dentro de dos años, cuando salgan definitivamente, las cosas pueden empeorar.

Por ejemplo.

Lo malo:

-Debido a la caída de la libra, exportar productos a Reino Unido va a ser más difícil. Para los británicos, se les encarecen las exportaciones de queso holandés, aceite español, o coches alemanes. Y dentro de dos años, aún peor cuando se levanten aranceles.

-A los británicos les sube el precio del petróleo porque el barril se paga el dólares, y esta moneda ahora es más cara frente a la libra. Lo peor es que en las últimas semanas, el petróleo ha subido.

-También subirá el precio de casi todos los productos en Reino Unido porque la gasolina es la base del transporte.

-La inflación devaluará los ahorros. Por eso ayer muchos británicos hacían colas para comprar euros antes del brexit.

-Los pensionistas británicos que viven fuera de su país perderán poder adquisitivo. Desde hoy, su pensión vale un 6% menos. ¿Podrán pagar los alquileres en Fuengirola?

-Los inversores británicos que querían comprar casas en el exterior, por ejemplo en Estepona, verán que la factura es más cara. Atención: se avecinan problemas inmobiliarios en la Costa del Sol.

-La prima de riesgo de España empeora porque el dinero se va a Alemania.

-Los británicos están sacando su dinero en libras para meterlos en euros en Alemania. Con ello, están empeorando la deuda británica y abaratando la alemana. Insólito.

-Gareth Bale y todos los jugadores británicos serán extracomunitarios y se someterán a las leyes que ponen límites a los extranjeros.

Ventajas:

-Importar productos desde el Reino Unido será más barato. Por ejemplo, comprar hoy por amazon.uk ya es más atractivo. Pero eso durará dos años pues cuando salgan definitivamente se impondrán aranceles.

-La balanza comercial del Reino Unido, que sufría un déficit de 170.000 millones de libras (o 150.000 millones de euros), va a mejorar temporalmente.

-Desde hoy es más barato fichar jugadores británicos porque la libra se está desplomando. Ideal para el mercado de verano.

-Las ofertas de viajes hacia el Reino Unido van a aumentar en las agencias de viajes porque el euro se ha reforzado. Vamos a ver muchos viajes ‘todo incluido’.

-Los británicos (y otros inversores) que tengan oro están disfrutando de lo lindo: de 1.258 dólares por onza, a 1.356 en pocas horas del día 24 de junio.

-A Gibraltar le conviene acercarse más a España para no quedar aislada. El ministro de Exteriores español ha insinuado una ‘cosoberanía’.

Últimas noticias: estas elecciones generales huelen cada vez peor

23 junio 2016 - 7:09 - Autor:

 

El 34% de los electores aun no sabe a quién votar, según las encuestas del CIS. Tienen que estar hechos un lío porque este es el panorama.

–Si habían pensado votar al PP, les han dado una bofetada. Resulta que se han destapado unas grabaciones al ministro del Interior donde habla con un responsable de la Oficina Antifraude de Cataluña para sacar los trapos sucios de políticos catalanes de ERC y CDC. El asunto huele mal porque la grabación se realizó en el propio despacho del ministro. ¿Es que los servicios secretos ponen micrófonos en el despacho de su jefe?

–Si el elector indeciso había pensado votar a Podemos, se encontrará con la duda existencial si Venezuela pagó o no pagó a los altos dirigentes. La Asamblea de Venezuela quiere iniciar una investigación porque sospecha que el gobierno chavista supuestamente financió a una organización llamada CEPS, antesala de Podemos. Muy sospechoso. Iglesias, Monedero y los demás siguen admirando al chavismo y han formado a sus cuadros dirigentes.

–Si había pensado votar al PSOE, tendrá que tragarse el procesamiento de dos ex presidentes de la Junta de Andalucía por su responsabilidad en el mayor caso de corrupción política de este país: los ERE. Para hacer memoria, era el cobro fraudulento de indemnizaciones por despido a cientos de personas que ni habían trabajado para las empresas de las que habían sido despedido. Gracia andaluza.  Encima, se filtra un video donde Pedro Sánchez se limpia las manos después de saludar a unos ciudadanos de origen africano. Eso es una puñalada.

–Si pensaban votar a Ciudadanos, tendrán que vivir en la zozobra hasta el último momento porque el partido de Rivera puede inclinarse a la derecha o a la izquierda. Y ya se sabe: hay indecisos que simpatizan con la izquierda e indecisos que simpatizan con la derecha. A cada uno de esa le sentaría muy mal que C’s pactase con los que no les caen bien.

–Si querían votar a Izquierda Unida porque sentían inclinación por la causa del comunismo, descubrirán que después de aliarse con Podemos para formar Unidos Podemos, ha desaparecido el comunismo del diccionario de esta alianza porque son ‘socialdemócratas’, que es lo mismo que decir comunista Zero y Sin Cafeína.

En resumen, estas elecciones huelen cada vez peor porque hay grabaciones en despachos, financiaciones sospechosas, vídeos muy feos y cambios de personalidad.

¿Han terminado las puñaladas o seguirán saliendo cosas?

Juan Carlos Monedero me recuerda a este personaje Doctor Zhivago

22 junio 2016 - 6:54 - Autor:

Cada vez que veía hablar a Juan Carlos Monedero, me recordaba un personaje de cine pero mi memoria no lograba encontrarlo. Hasta que el otro día saltó a mi mente: Pasha Antipov.

Pasha Antipov es novio de la protagonista de la película Doctor Zhivago. Poco antes de la Revolución Bolchevique, durante una manifestación en Moscú de trabajadores que piden pan y trabajo, Pasha cae herido tras la carga de la policía de cosacos. Eso le convierte en un hombre más extremista.

Cuando estalla la Revolución Rusa, se une a las filas comunistas para combatir a los rusos blancos, partidarios del antiguo régimen del zar que han declarado la guerra al régimen de terror.

Pero Pasha ya no es Pasha. Se ha cambiado el nombre por el de Strelnikov y se ha convertido en un militar sanguinario. Destruye poblaciones enteras y aplasta enemigos como si fuera un tren sin control.  Los bolcheviques ahora son los nuevos dictadores que requisan casas, como la del Doctor Zhivago, encarcelan a los escritores, y ejecutan a los disidentes. Llega un momento en que Strelnikov dice: “Ya no hay vida privada en Rusia”.

Una de las escenas más impactantes, es aquella en la que el tren de Zhivago se detiene cerca Minsk porque debe pasar otro tren. Cuando los viajeros, entre los que hay muchos reclutas, están esperando en las vías, se acerca un tren con banderas rojas que solo tiene dos vagones.

El tren pasa a toda velocidad y estremece con sus pitidos a los soldados, que gritan con el puño en alto ¡Strelnikov! Entonces, una mujer apesadumbrada, dice: “Sí, ese es Strelnikov”.

Luego se ve la cara del único pasajero del tren pintado de rojo y negro: es Pasha Antipov, con sus gafas redondas y el rostro del hombre vengativo que ha perdido los sentimientos. Es un exterminador.

La escena acaba con el tren cruzando a toda velocidad por las heladas estepas rusas. Ya es imparable.

Ese es el personaje a quien me recuerda Monedero. A Strelnikov, el hombre que transformó la toma de poder en una maquinaria de venganza personal.

Primero por los parecidos físicos: los dos usan gafas redondas y casi el mismo gesto. Y segundo, porque cuando hablan también son iguales.

Hace años, los jóvenes votaban en masa al PP y al PSOE: ¿qué ha pasado?

21 junio 2016 - 9:03 - Autor:

En las elecciones de 2000, los jóvenes, los universitarios y los parados votaron en masa al PP. Según un informe de Injuve, el Instituto de la Juventud, el PP se llevó el 38% de los votos de la gente entre 18 y 29 años. El PSOE, el 24%, Izquierda Unida, el 8%, CiU 3%  y PNV, 1%. Fue el resultado de una encuesta realizada después de las elecciones de 2000 por el Centro de Investigación Sociológicas, (CIS).

El PP era el partido de los jóvenes, sin duda, como lo fue el PSOE de 1982.

¿Cómo era el perfil del votante del PP en 2000? Sobre todo, eran mujeres. El 40% de las mujeres entre 18 y 29 años votaron al PP. Era lo nuevo, los fresco y lo incorrupto. Además, en ese rango de edad, el 39% de los universitarios votaron al PP. El partido más votado. Y sobre todo, los parados votaron al PP. Era su esperanza. El 40% de los jóvenes en paro dieron su voto al PP. El 27% al PSOE, y solo el 5% a IU.

Decir que eras de centro o de derechas era lo más moderno que había entonces.

Pero si nos remontamos a 1982, las cifras del PSOE son más apabullantes aún: casi el 60% de los jóvenes votaron al PSOE de Felipe González. Y entre los más jóvenes, los de 18 a 21 años, el porcentaje aumentaba al 66%. El Partido Socialista era el partido de los jóvenes. Si no eras socialista es que eras tonto más o menos.

EL PSOE se llevó el 46% de los jóvenes universitarios. Sus mítines parecían conciertos de Bruce Springsteen, solo que con el imponente Miguel Ríos, y su himno a la alegría.

El 60% de los parados jóvenes metió la papeleta roja de los socialistas. Decir que eras de izquierdas era lo natural.

Ahora, el 44% de los jóvenes entre 18 y 34 años (según Metroscopia), quieren votar a Unidos Podemos. Dicen que son de izquierdas. Es lo que suena más fresco.

¿Qué ha pasado? Cambio de ciclo. O sencillamente cambio.

Los que cambian la sociedad son los jóvenes. El estudio del Injuve muestra que el PSOE comenzó a perder el voto de los jóvenes a partir de las elecciones de 1986. Se acentuó esa pérdida en las siguientes convocatorias. Fue un goteo. Hasta que perdió el apoyo juvenil en las elecciones de 1996, donde la mayor parte de la gente joven se inclinó por el PP de Aznar. Y ganó Aznar.

En las de 2000, hubo incluso más jóvenes que votaron al PP.

Lo que ha pasado es que los partidos tradicionales están perdiendo gancho entre la juventud. Se les asocia a la crisis que no pudieron parar, o al empleo que no han podido dar. Más del 40% de los jóvenes entre 18 y 24 años no tienen empleo, según el INE.

Ahora, ese votante quiere cambiar el ciclo. Lo mismo que querían los votantes de 1982 y de 1996. Lo mismo.

(El informe del Injuve se puede leer aquí)

Lo que sabemos, lo que sospechamos y lo que tememos para el 26J

20 junio 2016 - 11:53 - Autor:

¿Qué va a pasar el domingo? Algunas cosas ya las sabemos. Otras las sospechamos. Y algunas las tememos.

Sabemos que no va a haber ningún partido que obtenga más de 175 diputados. Ninguno.

Y sabemos que tendrán que hacer coaliciones para llegar a esa mayoría.

Lo demás son hipótesis.

Sospechamos que el PP y Ciudadanos se pueden aliar para la investidura o para formar gobierno. Pero es una sospecha débil porque no llegarán a los 175 diputados. ¿Se aliarán con otros partidos? Les podrían ayudar son los nacionalistas, pero eso sería para ellos como pactar con el diablo. Además, si se cumplen las amenazas de Albert Rivera, no habría un presidente de gobierno llamado Mariano Rajoy. Entonces. ¿quién?

Otra hipótesis es un pacto entre el PP y el PSOE. Hoy lunes, la secretaria general del PP Dolores de Cospedal volvió a ofrecer ese pacto durante una entrevista al diario asturiano La Nueva España. Esta alianza sí obtendría la mayoría, según las encuestas. La duda es: ¿cuánto durará ese gobierno? ¿Aprobarán leyes? ¿Se pelearán a cada rato?

Una hipótesis más es que el PSOE se alíe con Unidos Podemos. Pero, según las encuestas, no tendrían mayoría. Supongamos que la tengan. Supongamos que formen gobierno y comiencen una era de más gasto social y más inversiones públicas. ¿Qué margen de maniobra tienen? ¿Les dejará Bruselas que se engorde el déficit público? ¿Estarán de acuerdo en todo? Por cierto, el presidente de Gobierno sería Pablo Iglesias, según las encuestas.

Si no tienen mayoría, la lograrían pactando con partidos nacionalistas. Eso significa que, a cambio, tendrán que permitir que se celebren referéndums de independencia. ¿Es lo que desean los votantes socialistas? ¿Cuánto duraría ese gobierno o esa alianza? No mucho.

De modo que, pase lo que pase el 26J, el panorama no es muy estable. Sin un gobierno estable para los próximos cuatro años, los inversores no tendrán mucha gana de apostar por este país.

Incluso, el temor es la posibilidad de que se convoquen otras elecciones en pocos meses. Muchos se alegran porque dicen que hemos estado sin gobierno y las cosas han seguido funcionando. Lo que no saben que un montón de leyes, proyectos, inversiones y planes se han paralizado porque nadie quiere firmar nada. Eso en el sector público.

La economía se está ralentizando.

En el privado, muchas inversiones y contrataciones se han detenido porque están esperando al nuevo gobierno. ¿De izquierdas o de derechas? Hagan sus apuestas.

La fecha importante no será el domingo 26J día de las elecciones sino el lunes. Entonces veremos cómo reaccionan la bolsa y los mercados.

 

 

Un momento: ¿no fue Zapatero el presidente que arruinó a millones de españoles?

19 junio 2016 - 13:00 - Autor:

Cuando Zapatero dejó la presidencia de España a finales de 2011, este país era un desastre. ¿Quieren las pruebas?

Fue José Luis Rodríguez Zapatero, el de la sonrisa, quien reformó la legislación laboral para que fuera más fácil despedir. Sí, fue más fácil despedir. La tasa subió a mas de cinco millones de personas. Superó el 20% de la población activa.

Fue el presidente Rodríguez Zapatero el que bajó el salario de los funcionarios un 5%. Lo bajó, sí. Afectó a 3 millones de funcionarios.

Fue el presidente Zapatero el que congeló las pensiones. Sí, las congeló. Afectó a seis millones de pensionistas.

Fue el gobierno de Zapatero el que dejó el déficit en el 8,5%. No del 6%, como decían. Peor.

Fue el mismo Rodríguez Zapatero quien en una reunión con economistas a principios de 2009, a pesar de que le avisaron de que había que tomar medidas anti crisis, respondió: “Es que los economistas no tenéis ni idea”. Y no las tomó entonces, claro.

Fue Zapatero quien no vio que el sistema de cajas de ahorro controlado por los políticos estaba a punto de desaparecer. Sí, desaparecer. Afectó a 20 millones de cuentacorrentistas.

Fue Zapatero el que aprobó un plan de energías renovables tan bien subvencionado que todo el mundo se puso a instalar huertos solares en España. Fue Zapatero quien retiró la ley. Ese negocio fue a la ruina. Sí, la energía renovable con Zapatero fue una ruina. Esa factura se la endosaron luego a 12 millones de familias.

Y fue Zapatero el que estuvo a punto de cargarse el euro: las Bolsas se hundieron a principios de mayo de 2010. La prima de riesgo se disparó. Europa se asustó. Entonces le llamaron para que fuera a reunirse con los grandes líderes europeos. Y le dijeron que si no aprobaba un plan de recortes, se iba a cargar hasta el euro.

Y fue el mismo Zapatero en uno de los días más duros de la historia del Parlamento español, el 12 de mayo de 2010, el que aprobó un brutal programa de recortes sociales. Sí, los mayores recortes sociales hasta entonces.

Fue ese presidente el que eliminó el cheque-bebé de 2.500 euros, y el que inició al mayor recorte del gasto farmacéutico de la historia de España.

Fue el mismo Zapatero el que subió el IVA del 7 al 8%, y el del 16% al 18%. Eso afectó a 46 millones de españoles.

Con Zapatero el número de ejecuciones hipotecarias, sí, la antesala de los desahucios, se disparó. Hubo 75.000 en 2011. El doble que en 2007. Echaban a familias enteras a la calle y no existía una ley para suavizar esa situación.

Se llama José Luis Rodríguez Zapatero. Probablemente, uno de los presidentes más torpes de la historia de España.

Un momento: ¿no es el mismo del que Pablo Iglesias ha dicho que ha sido “el mejor presidente de la democracia”? ¿Qué libros de historia ha consultado Iglesias? ¿Se ha basado en Disney Channel?

Brujos, santeros y otros esperpentos que marcaron a Hugo Chávez

18 junio 2016 - 8:45 - Autor:

Un periodista hispano venezolano llamado David Placer se pasó varios meses entrevistando a más de 60 personas sobre un asunto extraordinario: los brujos y los santeros que rodearon a Chávez.

El asunto suena raro y huele mal. ¿Brujos? Era una leyenda extendida por Venezuela a la que no se le daba mucho crédito. Se decía que santeros y brujos cubanos habían abducido al presidente de Venezuela, quien les consultaba en sus momentos importantes y creía en sus hechizos.

Placer inició su investigación en 2012. Entrevistó a ex ministros, militares, amantes y familiares de Chávez, llego a sumergirse en pozos donde corporalmente se bañaba Chávez para liberarse de los malos espíritus, entrevistó a sus brujas y habló con los párrocos que trataron de volverlo a las creencias cristianas. Placer consiguió volcar sus pesquisas en un libro volcánico: “Los brujos de Chávez”, de Editorial Economía Digital.

Una de las brujas más influyentes sobre Chávez fue Cristina Marksman (arriba a la izquierda). Pronosticó su muerte antes de los 60 años y también le dijo que sería presidente de Venezuela. Con esta descripción empieza el libro.

La creencia en espíritus de personas fallecidas es algo que Chávez invocaba en público y en privado. En sus mítines citaba a Bolívar, el Libertador, como si le hubiera ungido a él, a Chávez, como auténtico heredero de la tradición libertaria. Para cualquier observador solo era una alegoría, pero para Chávez no era una alegoría porque sentía que podía invocar al Libertador desde los días que sufrió la cárcel, cuando purgaba una pena por intentar dar un golpe de estado.

Cuando Chávez llegó al poder, los cubanos, sabedores de este poderoso magnetismo de la brujería, enviaron a Venezuela a sus propios santeros, a los orishas de origen africano, y en el palacio presidencial de Miraflores se hacían sesiones de invocación espiritista.

El general Baduel, ministro de Defensa de Chávez, y hombre de confianza que abandonó el chavismo y fue encarcelado, confirmó la influencia santera al autor del libro. “Fue un plan de Fidel Castro quien, aprovechando el carácter supersticioso de Chávez, llenó las altas esferas de estos consejeros para controlar a quienes tomaban decisiones e informar a sus jefes en Cuba”.

El autor del libro, en una columna publicada en The Huffington Post, decía: “El chavismo se entregó a la magia y a la santería en una carrera sin freno que tuvo como punto álgido la exhumación del cadáver de Simón Bolívar”.

Algunos vieron en la muerte de Chávez una venganza de los espíritus del pasado por haber violado el sepulcro del Libertador. Muchos pensarán que con la muerte de Chávez se fue la brujería de Venezuela.

Pero cuando el presidente Maduro invocó al espíritu de Chávez en forma de pajarito, demostraba que esas creencias esperpénticas seguían presentes dentro de las altas esferas del chavismo. En la portada del libro se hace un guiño al famoso animal volador, que susurra al mismísimo comandante.

Pero no solo en las altas esferas. También dentro de las más humildes, pues cuando unas fuertes lluvias acabaron recientemente con la atroz sequía de Venezuela, los mandos se encargaron de difundir entre la gente más modesta que todo se debía al magnetismo y al espíritu del presidente Maduro, que como los indios, podía invocar la lluvia a su antojo.

Análisis de Albert Rivera, el hombre elegante que siempre habla igual

17 junio 2016 - 9:28 - Autor:

Albert Rivera es uno de los mejores comunicadores de la política española. Él y Pablo Iglesias.

Pero hay una gran diferencia. Iglesias cambia el tono y el volumen de su discurso cuando habla en un plató o cuando habla en un mitin. Rivera no. Tiene el mismo tono: habla siempre igual.

Rivera mantiene siempre el tono suave y coloquial, incluso cuando discute y lanza puyas a sus contrincantes. En el debate a cuatro del pasado lunes, Rivera atacó a Iglesias y a Rajoy. Especialmente a Rajoy. Pero lo hizo como un abogado que lee un pliego de acusaciones. Un grupo de analistas lo definió como “el candidato con la gestualidad más elegante”.

Albert Rivera habla igual para las masas, las mesas, las misas, las mozas y las musas. Es el mismo tono y el mismo volumen. Tengo la impresión de que lo hace para proyectar la imagen de que es un hombre moderado, capaz de dialogar con cualquier partido y pactar. Que no pierde los papeles. Gracias a eso está siempre muy bien valorado en las encuestas, el que más. Pero ¿qué prefiere Rivera? ¿Caer bien o provocar conmoción? Pablo Iglesias, que está muy mal valorado, habla con tanta furia interior que atrae votos a su partido.

Incluso en los mítines de masas, parece como si Rivera estuviera hablando en una residencia de estudiantes. Ganaría más votos si fuera más mitinero. Este país está cabreado y los españoles esperan que alguien les grite: “¿Estáis hasta los pelos de la corrupción?”. Siiiiii. “¿Estáis dispuestos a mandar a la basura a los partidos corruptos y sellarla para que no salgan nunca más?”. Siiiii.

Otra de las cosas que Rivera debería controlar es su movimiento uniformemente acelerado. En los platós, cuando habla, Rivera se acelera. En la entrevista que le realizó Ana Pastor, famosa por hablar muy rápido, parecía que Albert y Ana estaban compitiendo en la Fórmula 1. Rivera habla tan rápido que no se le entiende.

El aspecto juvenil de Rivera no sé si le favorece en las elecciones. Tiene 36 años, uno más que Pablo Iglesias. Pero parece más joven que Pablo, mucho más joven, casi tan joven como Errejón (que tiene 32 pero aparenta 25). Temo que el elector busca a alguien que parezca más maduro.

Felipe González llegó al poder con 40 años. Aznar con 43. Zapatero con 43. Y Suárez con 44 años. ¿Rajoy? Con 56 años.

Albert Rivera suele ser muy bueno en el juego corto: en las entrevistas en televisión es capaz de responder a una batería de preguntas sin perder los papeles. Ni siquiera lo logra Pablo Iglesias, que es mejor en los mítines o en los debates con varios candidatos que a solas con un reportero peleón.

Cuando habla de su programa económico, Rivera se centra mucho en los autónomos. Es una buena apuesta. Pero cuando, como ayer, se pone a hablar de la indemnización por despido, no se explica muy bien. Eso importa mucho a los parados o a los que temen quedarse en paro. La indemnización. Menos se entiende aun cuando menciona la ‘mochila austriaca’, un sistema de indemnización que existe en Austria y que no se comprende muy bien en España.

A pesar de eso, su programa económico es más sensato que el de Pablo Iglesias por la sencilla razón de que no juega con el gasto del Estado como si estuviera jugando al Monopoly. Se nota el peso de su asesor económico, Luis Garicano, profesor de la London School of Economics.

El problema es que, aunque Rivera tenga una visión sensata de la economía, el español medio sigue teniendo mucha fe en que el estado le resuelva los problemas, le pague la luz y le busque empleo. Y tiene miedo a perder todo.

Una de las ventajas de Rivera es que tiene visión de Estado. ¿Qué es tener visión de estado? Tomar decisiones que afectarán a las futuras generaciones para siempre. Cuando habla de llegar a un pacto por la Educación me parece que está acertando pues hemos tenido ocho sistemas educativos en 40 años y eso ha bajado el nivel del país.

Si queremos tener chicos que saquen las mejores notas en los exámenes internacionales, hay que ponerse de acuerdo en un plan nacional y no moverlo en décadas.

El partido de Rivera –Ciudadanos– sale en esta carrera con el expediente limpio (o bastante más limpio que el PP y el PSOE). Es importante decir eso porque estas elecciones están marcadas por dos presiones: la corrupción y la crisis. De la segunda estamos saliendo poco a poco, pero la primera sigue dando muchos casos en el PP y en el PSOE cada semana.

Las encuestas dicen que Ciudadanos va cosechar algunos diputados más que en las elecciones del 20D (cuatro). La duda está en si tendrá los suficientes como para pactar con otros partidos y ser un partido relevante.

Si el periodismo no da dinero, la democracia está contra las cuerdas

16 junio 2016 - 15:46 - Autor:

La información política en los próximos días va a ser la más consumida: análisis, entrevistas, encuestas, reportajes y perfiles. Hechas por periodistas con mucha experiencia, será el resultado de acompañar a los políticos a viajes y a mítines y de analizar muchos datos.

Los lectores consumirán esas informaciones en sus ordenadores de sobremesa, en sus tabletas y sobre todo en sus móviles.

Y aquí está el problema: la gente quiere leer esas informaciones sin anuncios. Cada vez hay más gente que cierra los anuncios o instala adblockers en sus dispositivos. Bloquean la publicidad.

Como la publicidad es la vía principal de financiación de los medios, ¿cómo vamos a pagar a los periodistas que hacen esos análisis polític0s?

El último informe de Pew Center sobre la evolución de los medios en EEUU afirma que esta tendencias se van a acentuar. Cada vez más gente está bloqueando los anuncios con adblockers, unas extensiones que se instalan en medio minuto y que borran los banners, los módulos, los flashes, y todo eso que nos desvía la atención cuando leemos.

Todo esto está teniendo un profundo impacto en las organizaciones periodísticas. Como se consume cada vez menos publicidad,  tener un periódico digital no es un gran negocio. Por ahora.

Como es tan costoso mantener esa maquinaria de informadores, se jubilan a los más caros, es decir a los veteranos, de modo que los medios van perdiendo su materia gris, a aquellos periodistas experimentados que garantizan la calidad de los análisis por su experiencia.

Si un sistema político se basa en que los electores tengan información variada, independiente y fiable, ¿no estamos poniendo contra las cuerdas los cimientos de ese sistema?

 

 

¿En qué se parece el ‘Brexit’ a lo que está pasando en España?

15 junio 2016 - 14:25 - Autor:

El diario francés Le Fígaro publicaba hace unos días una portada sobre el Brexit, el referéndum que se celebrará la semana que viene para saber si los británicos quieren seguir en la UE.

En la foto, un grupo de jóvenes apoyaba la unión con el resto de Europa. Y en otra foto, un grupo de adultos y de personas mayores apoyaba la salida.

Si hacemos caso a los sociólogos, las personas mayores suelen ser conservadoras, opuestas al cambio y muy miedosas. En el caso de los británicos anti UE, temen a la inmigración, están preocupadas por sus pensiones y piensan que los políticos de Bruselas se llevan sus impuestos. Quieren volver a lo antiguo. Lo nuevo no les gusta nada.

En cambio los jóvenes están a favor de los cambios, no tienen miedo a la inmigración, son más solidarios y tiene una visión internacional. Apoyan quedarse en la Unión Europea.

Eso quiere decir que hay una brecha generacional. Los viejos por un lado, y los jóvenes por otro. Conservar contra cambiar.

Lo mismo pasa en España. Según las encuestas, un gran número de jóvenes se inclinan a votar el cambio que suponen los partidos nuevos, sean Unidos Podemos o Ciudadanos.

Y los viejos, apuestan por los partidos tradicionales: PSOE y PP. Nada de experimentos con gaseosa.

Sucedió lo mismo en 1982. La mayor parte de los jóvenes apostó por el cambio. El cambio era el lema del Partido Socialista. Sucedió en 1996 y en 2000. La inmensa mayoría de los jóvenes querían un cambio, hartos de la corrupción del PSOE.

Y ahora vuelve a suceder. Hay un alto porcentaje de gente joven que quiere dar un hachazo al viejo sistema. Porque el viejo sistema no les ha dado ni trabajo ni esperanza. Son la generación más preparada de la historia pero solo encadenan contratos de medio pelo, o ni eso. Y encima están hartos de los casos de corrupción.

La gran diferencia entre los británicos que quieren salir de la UE es que los mayores conservadores están dispuestos a asumir todas las consecuencias económicas que conllevaría esa separación.

En España, son los jóvenes los que están dispuestos a correr todos los riesgos, y poner en peligro la recuperación. ¿Quién dijo que votar era un acto racional?

 

 

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas