Saltar al contenido

« ver todos los blogs

A los que se reían de los pantanos, una pequeña lección de historia acuática

22 junio 2017 - 21:08 - Autor:

Uno de los motivos de burla de la Transición sobre el anterior régimen fue la manía de hacer pantanos de Franco. Era como si Franco tuviera algún complejo que necesitaba superar, y por eso se dedicó a hacer pantanos.

Pues no. Los pantanos se hacen aquí desde hace mucho tiempo. El que surte de agua a Madrid se construyó en tiempos de Isabel II, cuando Bravo Murillo era presidente de Gobierno. Fue una de las mayores obras públicas de su tiempo y de las más ambiciosas, porque Madrid está en medio de una estepa y la gente se surtía de agua a través de los manantiales subterráneos, de las fuentes públicas y  de los aguadores, que paseaban por la ciudad apagando la sed.

Aquella obra se llamó Canal de Isabel II. Se tardaron muchos años en construirla y su arranque fue en el Pontón de la Oliva (arriba en la foto), un dique que se levantó cerca de Torrelaguna. De ahí a Madrid huno que construir un canal de 70 kilómetros, y quienes cogieron pico y pala fueron los presos. Debemos agradecer a los prisioneros de las guerras carlistas el que tengamos agua en Madrid, aunque no creo que les hiciera mucha gracia.

Luego, en tiempos de Primo de Rivera se crearon gigantescas Confederaciones Hidrográficas con un doble sentido: disponer de agua para regadíos, así como para abastecer a las ciudades, y empezar a emplear los saltos de agua para producir energía eléctrica.

Franco prosiguió lo que otros habían iniciado. La diferencia es que lo hizo con mucha profusión pues el 65% de la capacidad embalsable actual procede de las obras públicas de esa época. Parece que hizo 515 pantanos de todo tamaño.

En tiempos de los socialistas, el pantano más sonado fue el de Riaño, en León, pues causó una enorme polémica al inundar muchos pueblos.

No sé si ese país tiene necesidades de más pantanos, pero sí estoy seguro que sin todo lo anterior, ahora estaríamos muriendo de sed y padeciendo hambre.

España es un país seco. Se puede ver en avión, si uno cruza el país de punta a punta. Es casi una extensión geográfica de Africa. Estamos sometidos a sus vientos secos, a sus tormentas de arena y a su clima. De ahí que mucha gente dijera que Africa empieza en los Pirineos.

En estos días, la noticia es que hemos padecido la primavera más cálida de que se tenga noticia, y que la sequía puede ser muy preocupante, una de las peores de la historia.

En esta situación límite es cuando se ve qué se ha hecho, qué sirve y que es inútil. A ojo de pájaro, los pantanos siguen siendo la salvación, pero a ojo de pájaro también se ven estaciones de tren de alta velocidad abandonadas, aeropuertos fantasmas, rotondas de diseño y recintos vacíos…

Cosas que, la verdad, no sirven para nada.

 

Podemos le hace un ‘Luis Bárcenas’ a sus ediles en Ahora Madrid: “Sed fuertes”

21 junio 2017 - 22:07 - Autor:

La política tiene tres fases: la primera es la romántica, donde uno puede despotricar contra el sistema, la casta, la establishment y cualquier cosa. Todo se le perdona porque el alma está limpia.

La segunda es la profesional, donde uno ya forma parte del sistema: concejales, diputados, alcaldes… Entonces uno puede gobernar.

Y la tercera es la de los tribunales, pues siempre hay cosas feas, manipulaciones, corrupciones y esas cosas.

Podemos ha saltado las tres etapas en tres años. Desde que empezó a dar la lata en la calle, hasta que ha formado parte del sistema y se ha pringado, han pasado unos tres años. Poco más.

Y ya tiene casos de supuesta corrupción. El último de ellos es que dos concejales de Ahora Madrid, la coalición que gobierna la alcaldía más importante de la capital, están siendo investigados por malversación. Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer, ambos concejales, encargaron un informe sobre la gestión del Open de Tenis de Madrid.

Hasta ahí todo bien: el problema es que pagaron 100.000 euros de las arcas públicas. Luego, lo presentaron a la Fiscalía Anticorrupción, pero no lo comunicaron a la alcaldesa y lo asignaron a dedo, sin concurso público.

Peor aún: estos concejales querían pillar a los organizadores del evento, donde estaban los antiguos ediles del PP, para denunciarles. No tomaron en cuenta que ya se habían realizado varios informes y que en ninguno se reveló nada raro.

O sea, 100.000 euros tirados a la basura.

Según el código ético de Podemos, cuando un político de este grupo esté imputado, debe presentar su dimisión. Pues nada. Lo más hilarante ha sido la reacción de los políticos de Podemos y de Izquierda Unida. Defienden el “ejemplar comportamiento” de los ediles.

Eso nos recuerda el comportamiento de Rajoy con Luis Bárcenas, ex tesorero del PP acusado de corrupción. El presidente del PP le envió un mensaje por sms diciéndole: “Luis, sé fuerte”.

Podemos e IU le ha hecho un Bárcenas a los suyos: “Chicos sed fuertes”.

Todo lo cual demuestra que los representantes de Podemos han llegado a la tercera fase de la dialéctica revolución-poder popular. La cuarta es la cárcel. Continuará.

El hombre que gana 3,8 millones de euros dirigirá el banco que vale 1 euro

16:02 - Autor:

 

Rodrigo Echenique es el nuevo presidente del Banco Popular. El año pasado, Echenique (Madrid, 1946) tuvo unos ingresos como vicepresidente del Santander de 3,8 millones de euros, según la memoria del banco. Cosas del destino: ahora dirigirá el Popular, un banco que a su grupo le costó 1 euro.

Pero que haya costado 1 euro no significa que su tarea sea como dirigir una tienda de chinos. Echenique tiene sobre sus espaldas la misma tarea que tuvo Alfredo Sáenz en 1994, el Banco de España intervino Banesto. Evitar que aquello se convirtiera en una desbandada.

Porque resulta que una de las primeras reacciones de los clientes de los bancos en quiebra no solo es sacar los capitales, sino no devolverlos. En 1994, muchos clientes que tenían préstamos con Banesto desaparecieron del mapa, pensando que nadie les pediría cuentas. Uno por uno, los directores de oficina de Banesto ¬–organizados por Sáez–, tuvieron que ir llamando a las puertas de muchas casas para decirles a los morosos que tenían un crédito con el banco, y que las deudas no se perdonan.

Eso es lo que van a hacer ahora los directores de las sucursales del Popular: empezar a recordar a los clientes desmemoriados que las deudas se pagan.

Por cierto, Santander pagó 313.000 millones de pesetas por Banesto, unos 1.885 millones de euros. Quizá por eso, tras la crisis de 2008, y el colapso posterior de las cajas de ahorro, el Santander se libró de absorber a ninguna caja o banco quebrado. Pero le llegó su hora: comprar por 1 euro al Popular. Ahora le toca levantar las alfombras.

Por lo pronto, ya tiene que poner 7.000 millones de euros, en una ampliación de capital. Eso es solo el principio.

La lenta demolición del empresario en los libros de texto de los colegios

20 junio 2017 - 7:08 - Autor:

Hace unas semanas, el Círculo de Economía presentó un trabajo detallado sobre la imagen del empresario en los libros de texto de España. Empresarios y bachilleres. La imagen del empresario en los libros de texto. ¿Y?

El resultado es que el empresario ‘no aparece’ en los libros de texto. Es como si tuviéramos productos y servicios por obra y gracia de la madre naturaleza. Los jóvenes estudiantes de bachillerato deben pensar que una especie de cornucopia nos trae lo que necesitamos, desde pantalones de Zara hasta los teléfonos móviles de Apple.

Los profesores José Luis García Delgado, Juan Carlos Jiménez y Manuel Martin Rodríguez partían de un trabajo realizado en 2003 donde se comprobó que en los libros de texto del bachillerato de hace 15 años se maltrataba al empresario. Ahora ya no se la maltratan, dicen los profesores después de analizar muchos libros de texto. Ahora se le desdeña o se le ignora.

O sea, no hemos avanzado mucho. La prueba es que cuando Amancio Ortega donó 320 millones de euros para comprar equipos de detección de cáncer, un sector de empleados públicos representados por líderes de izquierda se opusieron. Y se opusieron solo porque era un empresario. Para ellos, las máquinas las debe comprar el estado. Estoy de acuerdo, pero cuando el estado no tiene dinero, lo mejor es aceptar donaciones. Desdeñaron sus donaciones, al igual que en los libros de texto se desdeñan a los empresarios. ¿Quién va a querer ser empresario?

En determinado sector de la enseñanza sigue calando esa actitud. Tienen alergia a los empresarios, lo cual parece que se transmite a través de los libros de texto escritos por profesores. ¿Están resentidos contra quién? ¿De dónde proceden sus coches, sus teléfonos, sus cocinas? ¿Qué hacen los fines de semana cuando van a los centros comerciales?

Hace tiempo escribí que el modelo español no es el del empresario. Históricamente había sido el santo, y ahora es el voluntario de una ONG. Es decir, alguien que no tiene un céntimo, vive como un pobre y se sacrifica por la sociedad.

No critico ese modelo. Pero me parece mal desdeñar al otro. Solo el Inditex de Amancio Ortega ha creado decenas de miles de puestos de trabajo. Lo mismo que Mercadona. ¿Para quién debemos trabajar? ¿Para el estado? ¿Todos?

Todavía sigo escuchando las tesis de muchos politólogos de Podemos donde afirman que los empresarios explotan a los trabajadores y se quedan la plusvalía. Los empresarios montan sus empresas para ganar dinero, pero los trabajadores ¿para qué van al curro? Para ganar dinero. Ninguno de los dos colectivos hace su trabajo ‘para perder dinero’.

También escucho a ciertos economistas de facultad decir que las grandes innovaciones tecnológicas como internet vienen del sector público, como ha pasado en EEUU. Se refieren a que los enormes gastos en tecnología de defensa de EEUU, al final derivaron en la invención de internet y muchas cosas más que aprovecharon empresarios privados. Es verdad. Pero en las economías de mercado, eso al final beneficia al pueblo. ¿Alguien recuerda algún producto de masas como el CD o el móvil que haya sido inventado en la Unión Soviética?

Y desde luego, basta ser una multinacional, para ser el malo de la película. Pienso que si las multinacionales ganan mucho dinero es porque hay cierta relación entre buen producto fabricado o servicio ofrecido, y éxito en los negocios en el mundo. Ramón Espinar, de Podemos, bebe Coca Cola en el Congreso porque le gusta el producto más que otros. Por cierto, las multinacionales están sometidas a unas normas de control económico y social que solo ellas pueden resistir por su tamaño. Una pyme no sobreviviría.

La otra crítica es que los empresarios viven de las ayudas, y apenas pagan impuestos. Que yo sepa, los empresarios tratan de aprovechar las ayudas como cualquier persona, y pagar el menor número de impuestos como cualquier persona. Y los que incurren en acciones ilegales, hacen lo mismo que muchos ciudadanos normales y corrientes, que reciben el paro y hacen trabajos en negro. No lo justifico, pero ni a uno ni a otro.

Visto el trabajo de los profesores presentado en el Círculo de Economía, muchas cosas que pensábamos superadas, han vuelto al contraataque, animadas por los ayuntamientos del cambio, los profesores de facultad que están en el Congreso y otros acontecimientos.

Lo que más me preocupa es que tienen una visión del siglo XIX, y que siguen pensando que los empresarios son como aquellos que tenían las fábricas de betún que explotaron a Charles Dickens. El siglo XXI sojuzgado por ideas del siglo XIX.

-El modelo español del héroe popular: pobre, austero, sufridor, solidario.. 

La venganza de Pedro Sánchez es como la de Frank Underwood en ‘House of Cards’

18 junio 2017 - 18:46 - Autor:

El primer episodio de House of Cards empieza así: recién ser elegido el presidente de EEUU, hay alguien llamado Frank Underwood (Kevin Spacey, arriba) que quiere ser secretario de Estado. Cuando se dirige a hablar con el presidente electo, le cortan el paso. El secretario de Estado será otra persona.

En ese momento empieza la venganza de Frank Underwood. Manipula a periodistas, empuja al abismo a unos, chantajea a otros, mueve los hilos. Y poco a poco va quitándose a los competidores de en medio. Logra ser nombrado vice presidente de EEUU. Pero eso no es suficiente. Quiere seguir moviendo sus piezas hasta obtener el premio mayor: ser presidente del país.

¿Les recuerda a alguien?

Pedro Sánchez aspiraba a un cargazo: ser presidente del gobierno de España. Lo pudo haber logrado en diciembre de 2016. Logró el apoyo de Ciudadanos. Solo le quedaba el apoyo de Podemos y bingo. Pero Podemos le dijo “NO”.

Ahí empezó su caída. No logró ser elegido. Luego, dimitió como diputado y como secretario general del PSOE. Muerto políticamente. Pero como Frank Underwood solo estaba planificando su gran golpe.

Lo fue haciendo poco a poco. Primero dejó que el PP se quemara con los casos de corrupción. Luego, que Podemos se dividiera en sus congresos entre radicales y moderados. Y por fin, que el mismo PSOE se viera criticado por las bases por apoyar tácitamente al PP, el ‘partido de la corrupción’.

Y llegó su hora: empezaron las elecciones para presentar candidatos a primarias en el PSOE. Ganó Susana Díaz, pero por una diferencia tan pequeña como preocupante. Pocas semanas después, en las primarias, quien ganó de verdad fue Pedro Sánchez. Su venganza empezaba a consumarse.

Podemos mientras tanto había presentado una moción de censura contra el PP que estaba destinada a fracasar sin el apoyo del PSOE. Y así fue pero, Pedro Sánchez tuvo el placer de escuchar a un Pablo Iglesias, líder de Podemos, servil, humilde y suave, pedirle su apoyo. ¡Ah, qué dulce es la venganza!

Ahora, ha llegado el siguiente paso: un congreso del PSOE donde Sánchez ha ganado a sus oponentes internos y ha creado a una ejecutiva a su medida. Ha logrado que se aprobaran sus ideas sobre España, sobre el partido, sobre el futuro. Y entonces proclamó su plan: echar al PP del gobierno y llegar a La Moncloa.

¿Lo puede hacer? Tendrá que tener más astucia que Frank Underwood. Pues el PSOE necesita muchos apoyos de muchos partidos para provocar una moción de censura, echar a Rajoy del gobierno y convocar elecciones.

¿Quieren saber si Frank Underwood logra ser presidente con sus taimados planes en House of Cards? No voy a revelarlo. Tendrán que verlo en las próximas temporadas.

La educación en masa: así estamos arruinando a generaciones enteras

17 junio 2017 - 21:04 - Autor:

 

Una de las charlas más vistas en YouTube trata sobre cómo arruinamos a nuestros hijos a través de la educación. Sir Kevin Robinson logró con esta charla más de 40 millones de visitas y sigue subiendo.

La idea de Robinson es que todavía seguimos educando a nuestros hijos con el sistema de la revolución industrial de hace dos siglos. Educación en masa, en la cual la creatividad de los niños se va apagando hasta quedar en nada.

Esos niños se convierten en adolescentes y pierden toda la frescura. Los sistemas selectivos de masas seleccionan  en masa. No se detienen a contemplar las habilidades de cada uno.

Luego, quieren acceder a la universidad, y para eso deben pasar por otro sistema selectivo. ¿Y es eficiente?

Uno de los últimos programas de The Why Factor de la BBC está dedicado al mundo de los exámenes.

Los especialistas entrevistados por el programa ponen en duda la calidad de los exámenes a los que se someten a los alumnos. Puedes tener un bloqueo temporal, puedes ponerte nervioso, o pierdes la memoria y ya está: no entras. Cuenta el programa que por estas fechas, desde China a Gran Bretaña, millones de jóvenes atraviesan por los exámenes que les permitirán ingresar en la universidad. En China puede suponer el éxito o fracaso de tu futuro. Muchos de los que no logran superar los exámenes se suicidan.

En España, ha pasado lo mismo. Miles de jóvenes han pasado por las pruebas de selectividad. En primer lugar, muchos de ellos se cambiarán de carrera porque descubren que no era la que realmente les gustaba. En segundo lugar, muchos van a estudiar carreras pasadas de moda, o cuyas habilidades no se necesitarán en los próximos años.

Todo eso está haciendo que los sistemas educativos sean puestos en duda. La prueba es que muchos de los grandes líderes mundiales del mundo de la empresa, no pasaron por la universidad. Bill Gates y Steve Jobs nunca terminaron la carrera. Amancio Ortega tampoco.

Las universidades españolas no están entre las mejores del mundo. Y dentro de la universidad, no se apoya el espíritu crítico (el critical thinking socrático o anglosajón), y tampoco hay una estrecha relación entre la universidad y la empresa.

Hay algo peor: los más destacados alumnos de las universidades son fichados por… el sistema financiero. Pagan más, así que los chicos no se lo piensan. Nuestros Jobs y Gates  acaban en la banca banca o las finanzas, especialidades que solo consisten en mover dinero de un sitio a otro, o en inventar productos financieros complejos para entrampar a media humanidad. Grandioso futuro.

Por todos los lados por los que se mire, nuestro sistema educativo tiene desperfectos. Hay que arreglarlo desde la infancia hasta el doctorado. Los países que quieran ocupar un puesto destacado en el mundo, deben poner a la educación en un puesto destacado.

 

 

La falsa noticia sobre el origen español de Jeff Bezos, presidente de Amazon

10:13 - Autor:

De nuevo el fundador de Amazon Jeff Bezos ha sido noticia por haber comprado por 12.200 millones de dólares una cadena de supermercados llamada Whole Foods. La jugada es muy clara: impulsar algo que ahora hacía en pequeña escala, que es la distribución de productos de alimentación y de primera necesidad, todo ese mercado por el que se pelean ahora las grandes superficies.

Jeff Bezos se puede convertir en el hombre más rico del mundo, a juzgar por el valor en Bolsa de Amazon. La acción vale más de 900 euros y la compañía está por encima de los 460.000 euros. Teniendo el 17% de la compañía, eso soignficia que la fortuna de Bezos se acerca a los 80.000 millones de dólares.

Con ese apellido tan español, Bezos, muchos piensan que es otro norteamericano de orígenes españoles que ha triunfado en EEUU. Es más, hace unos años, Bezos estuvo en España buscando un pueblo llamado Villafrechós, de donde partieron unos Bezos hacia Cuba hace mucho tiempo.

Allí, se encontraron, según informaba El Norte de Castilla, con Félix, Fidencio, Gregoria, Jesús… Todos apellidados Bezos. Para la familia del fundador, debió ser un momento lleno de nostalgia.

Pero Jeff Bezos no se llama así. Su verdadero apellido es Jeff Jorgensen. Su padre es de origen nórdico y se llama Ted Jorgensen.  (Foto de la abajo).

La historia es la siguiente: Ted Jorgensen tenía 18 años cuando conoció a Jacklyn Gise, de 17 y aún en el colegio, y la dejó embarazada. Antes de que el niño Jeffrey naciera, los dos se casaron. El matrimonio duró 17 meses porque Ted bebía mucho y era un joven alocado. Jacklyn se fue a vivir a casa de su padres con su pequeño Jeff.

Al principio, Ted Jorgensen acordó pasarle una pensión alimenticia para sostener al niño, pero muy pronto dejó de pagarla..

Tres años después, Jacklyn conoció a un apuesto emigrante cubano llamado Miguel Bezos y se casó con él (abajo, foto de ambos). Trabajaba en Exxon. Entonces, Miguel adoptó al pequeño Jeff y le dio su apellido, cosa a la que accedió su padre biológico sin problemas. A partir de ahí, Ted Jorgensen desapareció de la vida de su ex esposa e hijo hasta el punto de que se le olvidó cómo se apellidaba ahora.

Entrevistado por la revista Wired hace años, Jeff Bezos dijo que no se acordaba de su padre biológico. De hecho, solo vivió con él un año.

Muchos años después, Brad Stone, un periodista de Bloomberg Business Week, se dedicó a buscar al padre de Jeff y lo encontró en 2013. Reparaba bicicletas en Glendale Arizona.

El perodiodista le preguntó si sabía quién era Jeff Bezos, y Jorgensen lo negó. No tenía ni idea. Cuando le dijo que era el dueño de Amazon y uno de los más ricos del mundo, le costó creérselo. Jorgensen había dejado la bebida y reconoció haber sido mal padre. Tenía remordimientos.

Y esa es la historia.

Jeff Bezos no tiene sangre española, que se sepa. La visita que hizo a España fue para ver los orígenes de la familia de su padre adoptivo, no los suyos. Para eso tendría que haber viajado a Escandinavia, de donde es su padre, o a Grecia, de donde se supone que es su madre Jacklyn Gise, aunque esto último no es seguro.

(Pinchando aquí está a historia del periodista que encontró al padre de Jeff Bezos)

Menos propaganda: la “fiesta de la democracia” tuvo algunos puntos oscuros

16 junio 2017 - 0:01 - Autor:

Cuarenta años después de las primeras elecciones de la democracia (junio de 1977), todos los informativos se han dedicado a recordar “la gran fiesta de la democracia”. España dio un giro histórico. Muchas cosas cambiaron. Hoy, los españoles piensan que aquello valió la pena.

Pero no deja de ser sorprendente que cuarenta años después, seguimos hablando de aquellas elecciones cruciales con un tono propagandístico, como si necesitáramos creernos algo. No hace falta. Ya es hora de contar toda la verdad sin que tengamos que avergonzarnos de aquellas cosas que no fueron tan dignas de celebración.

La primera fue la economía. Se hundió. No se le puede achacar todo a la Transición, pero sí una buena parte. El impacto del precio del barril de petróleo, que en 1973 pasó de 3 a 12 dólares, acabó impactando en la economía. Nos quedamos sin divisas. Y empezó a subir de la gasolina, a lo que se unió la inestabilidad política.

Eso golpeó la inflación, que en los primeros años de la Transición llegó al 25%. Los trabajadores, para no perder poder adquisitivo, iban a la huelga para pedir aumentos, lo cual hacía girar la rueda inflacionaria aún más.

Y luego el paro.  En España era del 1,5% a principio de la década. Luego fue subiendo y en 1981 ya llegaba al 15% de la población activa. El país era un maremagnum de huelgas, de lock out (empresarios que cerraban sus empresas), y de huida de capitales. Una de las cosas que más salía en las viñetas de los periódicos satíricos eran los maletines de dinero que volaban a Suiza.

La productividad del país se derrumbó. Se calcula que de 1975 a 1985 se perdieron un billón de pesetas de entonces. Miguel Boyer, que fue superministro de Economía, afirmó que España tardó diez años en recuperarse, más de lo que hemos tardado desde la crisis de 2008. Quebraban empresas y cooperativas de viviendas como si fueran de cristal.

A eso se añadió algo peor. ETA. La banda terrorista no entendió el lenguaje de la democracia porque para ellos era un medio. Sus fines eran otros. Asesinaron, secuestraron y extorsionaron a mucha gente. En 1980 llegó a asesinar a cerca de 100 personas. Militares, políticos, empresarios…

Los militares no se iban a quedar quietos. Los mismos que habían ganado la Guerra Civil ahora caían porque el gobierno –los políticos– no sabían cómo defenderles, a pesar de los servicios secretos. En 1981 intentaron dar un golpe de estado.

Lo increíble es que este país aguantó. Eso fue lo verdaderamente admirable. A pesar de todo, los españoles se fueron recuperando porque es un país más fuerte de lo que los propios españoles imaginan. Eso es lo que hay que celebrar.

 

Hace cinco años, España estuvo a punto de irse al garete pero nadie lo recuerda

14 junio 2017 - 21:48 - Autor:

 

Hace cinco años, Matías Prats –presentador del Telediario de Antena 3–, empezó a hablar de algo de lo que no había hablado nunca: la prima de riesgo.

La prima de riesgo se convirtió en el tema del día de los telediarios, de la prensa digital y de la radio. Todos hablaban de ella, aunque no sabían bien a qué se referían.

Y la explicación era muy sencilla: cuando los inversores compran letras del Tesoro español, reciben unos intereses por esa inversión. Para atraer inversores solo hay dos trucos: ofrecer tipos altos, y ofrecer seguridad. (ver el  video abajo de lainformaciomn.com)

Cuando un país empieza a ofrecer tipos altos, es porque no puede ofrecer seguridad. Es un anzuelo para que los inversores sigan poniendo su dinero.

Eso fue lo que nos pasó en España en aquel verano de 2012. Los inversores del mundo desconfiaban de España, y la única forma de atraerlos fue ofrecerles los tipos más altos. Esos tipos, para saber si son muy altos, se comparan con los de Alemania, un país que ofrece seguridad, no rentabilidad.

Pues bien: España rozó los 700 puntos básicos. Es decir, estábamos ofreciendo bonos del Tesoro con una rentabilidad del 7%. Era prueba de que nadie se fiaba de nosotros.

No fiarse significa no prestar dinero. Y si no nos prestan dinero, no podemos pagar algunas cosas básicas, como los salarios de los funcionarios.

La crisis que vivimos entonces fue muy grave. Estuvimos a punto de ser rescatados como Grecia o Irlanda. Pero no hubo un rescate-país porque eso habría significado gastar en España 500.000 millones de euros, según los cálculos más modestos. Solo se necesitaron algo más de 40.000 millones, y fue exclusivamente para la banca.

Si entonces nos hubieran dicho que cinco años después estaríamos creciendo por encima del 3%, creando medio millón de puestos de trabajo al año, y reduciendo el deficit a menos del 3% nadie se lo hubiera creído. Pero lo hicimos.

El problema es que nadie se acuerda.

 

¿Qué es la venta a corto? ¿El reverso tenebroso de la Bolsa o la oportunidad de los listos?

12 junio 2017 - 13:57 - Autor:

 

En un mercado libre se compra y vende todo. Y sin duda, una de las operaciones más sorprendentes en Bolsa se llama ‘venta a corto’ o short selling. Consiste en ganar dinero vendiendo algo antes de tenerlo. Se les llama ¡bajistas’.

Muchos ‘bajistas’ apostaron contra el Popular en días pasados, y tras haber ganado mucho dinero en la caida de la acción, dirigieron sus escopetas hacia Liberbank. La CNMV prohibió entonces las ventas a corto con acciones de Liberbank durante un mes.

Pero ¿cómo es posible apostar algo que no se tiene y ganar por la bajada de un valor?

La mayor parte de los inversores en Bolsa, compra un valor, espera a que suba de precio, y luego lo vende. Así se saca unas ganancias. Funciona siempre que el precio suba. Si pasado ese tiempo, el valor baja, el imversor pierde dinero al vender la acción.

En el caso del bajista pasa lo contrario. Es un inversor que piensa que un valor no va a subir, sino que bajará.

Sería muy tonto comprar entonces una acción para perder dinero al poco tiempo. Pero eso no es lo que sucede: el bajista hace la operación al revés: vende la acción y luego la compra.

Lo hace de la siguiente manera: cree que el valor XYZ que hoy vale 10 euros, va a caer en bolsa hasta los 8 euros en el plazo de un mes.

Entonces adquiere compromisos: pide prestada esa acción y la vende por 10 euros, con el compromiso de comprarla pasado ese tiempo. Al cabo de un mes, si la acción ha bajado a 8 euros (o lo que sea), el inversor solo tiene que comprar la acción a 8 euros. Como ya la ha vendido a 10 euros ha ganado dos euros.

Como muestra el video de arriba realizado por Ruth Ugalde, Manu Gómez, Chiqui Esteban y David Tesouro, si un bajista realiza esta operación a lo grande, puede provocar que la acción baje en bolsa.

Porque resulta que en las ventas a corto sucede lo mismo que en la mecánica cuántica: el observador influye sobre lo observado. Y en Bolsa, el bajista influye en la caída de la acción.

En 2008, muchos inversores bajistas apostaron cantidades ingentes de dinero a que las acciones de Volkswagen se desplomarían. Todo lo contrario: subieron. Llegado el día de la liquidación, los quebrantos fueron espectaculares. Entre ellos, el quebranto de Adolf Merckle, conocido constructor alemán. No pudo resistir el golpe y se lanzó a las vías del tren.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas