Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¡Basta de mobbing comercial!

6 Noviembre 2009 - 7:00 - Autor:

Levanto el teléfono y una voz de mujer me cuenta las ventajas de cambiar de compañía telefónica. Así, día tras día.

Suena la señal de mensajes recibidos y cuando lo miro dice que si envío una palabra y un número me va a tocar un Audi. Así, varias veces al día.

Conecto la televisión y veo que todos los canales exceden los 12 minutos por hora de anuncios que recomienda la UE. Y encima, suben el volumen de los anuncios, por si no me había enterado. Así, todos los días.

Estoy esperando en el Metro, y en las pantallas de televisión del servicio interno pasan anuncios de la Comunidad de Madrid, pero no me susurran palabras: me gritan. No puedo leer el periódico.

Voy al estanco a comprar sellos y una señorita me ofrece una caja de puritos con encendedor, una oferta que “no puede rechazar, señor”.

Voy a pagar la gasolina y un chico me pregunta si me interesa la tarjeta de crédito para pagar combustible: me conoce de toda la vida, sabe que no quiero más tarjetas, pero le da igual. Todas las semanas lo mismo.

Eso se llama acoso comercial, mobbing comercial, agresión comercial. Hace poco estuve en un congreso sobre la reputación corporativa y le pregunté a uno de los encargados de la reputación de una empresa importante si su labor no contradecía la del departamento comercial, que está todos los días acosándonos. Me dijo que sí, que era un poco frustrante.

Comprendo que las empresas quieran vender. Comprendo que la publicidad es la savia de los medios de comunicación. Estoy dispuesto a soportar muchas cosas. Pero hay un nivel por encima del cual la táctica comercial se convierte en amenaza y es contraproducente para las empresas.

Estoy seguro de que un día aparecerá un abogado en representación de un montón de consumidores para demandar a las empresas que practiquen el mobbing comercial. Creo que no hay nada inventado porque a la hora de terminar este post he escrito “mobbing comercial” y no me ha salido nada de lo que yo denuncio aquí.

¿Ha llegado la hora?

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas