Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Ya tenemos una serie de TV sobre vino: ¿para cuándo una sobre fútbol y otra sobre ciclismo?

19 abril 2010 - 7:00 - Autor:

Los americanos no son conocidos por embotellar vino pero hace más de 20 años crearon una serie de televisión basada sobre una familia que disputaba y resolvía sus problemas en unos viñedos: Falcon Crest.

Nunca me gustó esa serie porque todos los personajes eran malvados. Yo pensaba, ¿alguno de estos se va a salvar en el Juicio Universal? Cuando no se traicionaban, se mordían, se pegaban o se destruían. Pero lo que más me sorprendía era que un país sin cultura de vino, hubiera hecho un negocio alrededor de una serie sobre vinos.

La serie no tuvo éxito en EEUU porque allí nadie se creía la trama vinícola. Pero se exportó con mucho éxito, a Europa y a España especialmente, y dio bastante dinero a Hollywood.

EEUU ha hecho más series sobre el mundo del vino. La última que recuerdo es Cinco Hermanos, que no ha tenido tanto éxito como Falcon Crest, pero que, una vez más, fue exportada con buenos resultados. Aquí había más personajes buenos. Y también Hollywood ha hecho una película sobre el mundo de vino: Entre copas (Sideways). Muy divertida. Es una película que incluso da lecciones sobre cata de vinos, vinos de California, en un país que sólo bebe cerveza, Coca Cola y Fanta. La película recaudó millones de dólares y desató la pasión por el vino. Las ventas de toda clase de tintos, blancos y espumosos se dispararon.

Estuve en el Napa Valley hace mucho tiempo. Es el valle donde se producen los vinos de California y allí transcurren estas series y películas. Visité bodegas de tintos, y otras de “sparkling” wine, de espumosos. Como no soy experto, no puedo decir si eran buenos o malos, pero desde luego, sabían exponerlos y comercializarlos. Y Hollywood era su escaparate comercial.

Yo me preguntaba por qué en España no se hacían películas sobre vinos, a pesar de que estamos entre las cinco primeras potencias, y que tenemos la mayor superficie de Europa dedicada al vino, en La Mancha.

Por eso cuando vi el estreno de Gran Reserva, la nueva serie de TV1, dije “por lo menos”. Trata de la pelea de dos familias por controlar el negocio del vino. No me apasionó pero ya tenemos una serie sobre vino.

Tampoco me explico por qué no hemos series o películas sobre el ciclismo. Hemos ganado infinidad de Tours de Francia, de Italia, carreras cortas, medias, larga; el ciclismo es una afición nacional pero no recuerdo haber visto películas sobre ciclistas que triunfan o fracasan. La mejor película que vi sobre ciclismo era norteamericana.

¿Y de fútbol? En teoría, si tenemos la mejor liga del mundo desde hace años, deberíamos tener un montón de series de TV y películas dedicadas al fútbol. La última película que se hizo, si no recuerdo mal, era una sobre un grupo de fracasados.

Se titulaba “Días de fútbol” y ganó un premio Goya en 2003. El argumento consiste en un puñado de hombres fracasados que deciden armar un partido de fútbol para ver si ganan algo en la vida. Bueno, no es una historia épica, pero por lo menos era una película sobre fútbol.

Y poco más se ha hecho.

Estoy seguro de que un día los norteamericanos harán una película sobre una familia que tiene una fábrica de jamón serrano. La exportarán por todo el mundo, y los mongoles pensarán que los gringos son los inventores del jamón serrano. Y aquí en España, seguiremos consumiendo series y películas norteamericanas sobre vinos, ciclismo y hasta jamón.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas