Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿La salida de la crisis? Según Roubini, está al lado de la entrada

16 noviembre 2010 - 10:11 - Autor:

Durante los primeros meses de la crisis, a partir de septiembre de 2008, necesitábamos que alguien nos explicara las razones. Salieron un montón de libros con la palabra crisis, donde había un poco de historia y un poco de diccionario (qué son los CDS, cómo son las hipotecas basura).

Ahora, lo que gusta son libros que cuenten por dónde está la salida.

Nouriel Roubini y Stephen Mihm han escrito uno de ese estilo “Cómo salimos de ésta” (Destino). Bueno, en realidad es el truco del editor español para calmar la sed de respuestas pues en inglés se llama se una forma más rugosa:  “Crisis economics”. Nada original.

Roubini se dio a conocer a finales de 2008 por varios artículos escritos por los periodistas de  The Guardian que le señalaban como el gurú que acertó. Sí, acertó, pero otras veces anteriores no lo había hecho a pesar de que era un catastrofista sistemático. Es un gurú polémico, pero avispado.

En cualquier caso, los seres humanos somos igual que hace miles de años pues reaccionamos a las grandes catástrofes buscando y oyendo a los profetas que nos avisaron ( y a los que no hicimos caso), y por tanto, volvemos a ellos para que nos indiquen la salida. Por eso, leemos a Roubini.

El libro de Roubini y Mihm es uno de los más completos sobre la crisis. No se limita a contarnos lo que pasó en 2008, sino que habla de las bases de la economía occidental desde el siglo XIX, y de cómo se construyeron las placas tectónicas que han dado lugar a los terremotos recientes.

Para los que hayan leído libros de esta crisis, hay capítulos que se pueden saltar, como por ejemplo, el que narra el endeudamiento de la familia americana en los últimos diez años. O la crisis que estalló en 1929.

Lo más jugoso está en el capitulo de las Conclusiones. “”En los próximos años, con el declive del poder norteamericano, y a falta de un superpotencia que pueda cooperar con otros poderes emergentes, para recuperar la estabilidad de la economía global, seguirá habiendo crisis cada vez más frecuentes y cada vez más virulentas. Lejos de ser un evento que ocurre una vez en un siglo, el reciente desastre financiero pasará a ser la norma“.

Estos dos economistas piden que la crisis se instale en nuestras consciencias para que no tengamos que lamentar luego de que “no nos esperabamos esta crisis”. Para ellos, hemos entrado en una nueva era económica: “la economía de la época de crisis”.

Recomiendan huir de los charlatantes que siempre afirman que “esta vez es diferente”, porque, al contrario de lo que se piensa, la historia y el sentido común demuestran que las crisis se parecen mucho. Y la reciente ha seguido el guión de antes. ¿Por qué se ignoran esas reglas? Porque “las burbujas se autosostienen”, dicen.

Lo único que recomiendan es que, como en crisis anteriores, se aprueben nuevas regulaciones para evitar que vuelvan los sustos. pero los sustos deben volver porque forman parte esencial del sistema económico. Citan a Minsky con su famosa frase. “No hay ninguna posibilidad de que todo esté bien para todos”.

Es decir, saldremos de una crisis para entrar en otra, porque las puertas están juntas.

¿Será así? Los alemanes dirían que no porque ellos no han sufrido la crisis. Francia la ha aguantado. Los países nórdicos se mantienen. Holanda ha pasado de puntillas. China sigue creciendo.

Es decir, la crisis no ha afectado a todo el mundo por igual. No sé si este libro tienen significado en los países que están superando la crisis. En España sí, porque hemos cometido errores de bulto, que se exponen en el libro. Pero quizá es un poco arriesgado decir que la crisis es permanente.

Más bien, las crisis son periódicas, pero eso no quiere decir que todas sean igual de profundas ni que sucedan cada cinco años.

Habrá que dejar pasar una década para saber con Roubini y su colega tenían razón.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas