Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El país donde fusilan a los ministros

24 noviembre 2010 - 10:42 - Autor:

En julio de este año, apareció esta información en la prensa española. “Corea del Norte ha ejecutado al ex ministro a cargo de las conversaciones con Corea del Sur por “fallos profesionales”. La noticia continuaba así: “Kwon Ho Ung -encargado entre 2004 y 2007 de dirigir las conversaciones de alto nivel entre Pyongyang y Seúl- fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento”. La noticia, publicada en elmundo.es, citaba al periódico norcoreano ‘Daily NK’, que a su vez citaba “una fuente no identificada en Pekín.

Meses antes, se había filtrado esto: “El régimen comunista de Corea del Norte ejecutó la semana pasada al ex director de Finanzas del Partido de los Trabajadores, Park Nam-gi, por el fracaso de la reforma monetaria de noviembre, ha informado la agencia surcoreana Yonhap”. Este texto apareció en publico.es el 18 de marzo de este año. Lo más dramático es que lo ejecutaron por “haber llevado a la ruina la economía del país de forma planificada“. La reforma monetaria introducida en 2009 disolvió los ahorros de los norcoreanos pues en lugar de estabilizar la moneda, produjo una enorme inflación.

En los últimos años, la ejecución de altos cargos ha sido, al parecer, una costumbre en Corea del Norte. Por ejemplo, según informaba la agencia EFE, el año pasado “el régimen comunista de Corea del Norte ejecutó al ex ministro de Ferrocarriles Kim Yong-sam”. La razón:por descuidar el mantenimiento de varios trenes militares”. La información la dio Radio Free Asia, una radio situada en EEUU, que es muy citada por medios surcoreanos. ¿Qué había pasado con los trenes? Según un teletipo de EFE, “los trenes habían sufrido destrozos porque los obreros de Ferrocarriles habían arrancado metal de los vagones para venderlo“.

No es fácil comprobar la información procedente de Corea del Norte, porque hay una cortina de hormigón informativa. La mayoría de estas informaciones proceden de la agencia de noticias Yonhap, que es de Corea del Sur, su mayor enemigo. Pero los rumores se convierten en verdades cuando empiezan a desaparecer las fotos de los ejecutados de los boletines oficiales y de las paredes de los edificios públicos.

La situación económica de Corea del Norte es desastrosa. Lo es desde que se constituyó el régimen comunista en 1948. Y la ejecución de ministros viene de lejos. A l principio, en la década de los años cincuenta se trataron de purgas políticas. Pero más en décadas recientes eran ejecuciones por los fracasos económicos

En 1997, fue ejecutado el ministro de Agricultura, Seo Kwan-hee, porque no había sido capaz de detener la hambruna. En esa década, el país sufrió una de las peores hambrunas del siglo XX en el mundo, lo que provocó la muerte de un millón de personas, de acuerdo a informaciones de los archivos de la agencia Reuters.

A pesar de que el gobierno de Corea del Norte no exhibe sus estadísticas económicas desde 1967, periódicamente se elaboran estudios en Corea del Sur o en otros países (sobre todo en EEUU) para calcular las principales magnitudes. Las fuentes se pueden encontrar en North Korean Economy Watch, un portal norteamericano que reúne numerosas fuentes de información.

Según la organización World Food Programme (WFP), en 2009 un tercio de las mujeres y los niños están malnutridos. Según el departamento de Estado de EEUU (el ministerio de Exteriores), la renta per capita de Corea del Norte es de 1.800 dólares anuales, una de las más bajas del mundo. Teniendo la mitad de la población de España, el PIB es de 24.000 millones de dólares (44 veces más pequeño que España).

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas