Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Hoy se destruye el mundo (otra vez)

26 noviembre 2010 - 13:43 - Autor:

Ayer por la mañana, en la reunión para ver los temas pendientes de la información.com, supimos que hoy se estrena Skyline. Es un film de ciencia ficción donde se destruye la humanidad. El responsable de gráficos proponía hacer una fotogalería sobre cuántas veces se ha destruido la tierra en el mundo del cine, mientras yo preguntaba a mis colegas por qué siempre destruyen Nueva York y no Getafe. Una reportera me dijo que es que Getafe no tenía tanto glamour.

Daba igual: hoy se destruye a la tierra otra vez. Claro, de mentira. Porque de verdad la estamos destruyendo cada día. Oh, no, (pensarán muchos) aquí viene el discurso ecologista sobre los envases y el reciclaje de la basura.

No. Me refería a la destrucción económica: las bolsas SE HUNDEN, los mercados TIEMBLAN, el diferencial de la deuda SE DISPARA, la inversión SE RETIRA…

Me pregunto cuántas veces vamos a ver esta película en los próximos meses.

Porque en la película que estamos viendo, el protagonista empezó siendo Grecia, a la que ayudamos con 110.000 millones, y luego, Irlanda, a la que ayudaremos con 80.000 millones. Y muchos se preguntan si está cerca el día del Juicio Final y la destrucción total.

Ayer, por ejemplo, se preguntaba The New York Times en la portada si España será la próxima.Pero, ¿y EEUU?  ¿Saben cuánto inyectó la Reserva Federal hace unas semanas a la economía americana? 600.000 millones de dólares. Eso se llama en inglés quantitative easing, y en caló, “dale a la maquinita, Richard”.

El gobierno de los EEUU metió en su sistema financiero una cantidad equivalente a 356.000 millones de dólares en los primeros meses de la crisis. Se llamo TARP. Es decir, a partir de septiembre de 2008. Ha sido una cantidad tan bestial, que una web llamada Propublica se dedica a fiscalizar qué se está haciendo con ese dinero. ¿Cayó por eso la credibilidad en EEUU? No.

Pero debería reflexionarse por qué se juzga tan duramente a Europa, y tan bien a EEUU. Hoy mismo, el analista Howard Davidowitz decía en Business Insider que los gobiernos europeos por lo menos se están apretando el cinturón, pero el de EEUU no mueve el esqueleto a pesar de su déficit fiscal de caballo. Davidowitz dice que “el dólar está en riesgo” y podría afrontar una crisis “en los próximos dos años,” si no empezamos nuestro propio plan de austeridad”.

Pero desde que empezó la crisis, se han ido creando colchones. El FMI aprobó en la reunión del G 20 en marzo de 2009 crear un fondo de 750.000 millones de dólares para contingencias. Se han creado fondos paralelos en todo el mundo para contener los efectos de la crisis, de modo que lo que sobra es dinero, o fondos de ayuda. Para eso están. Son los mismos préstamos que uno usa cuando se queda sin dinero: los préstamos rápidos. Muchos bancos y empresas de EEUU, por ejemplo, han devuelto parte de las ayudas del programa TARP. Pero entonces se pensaba que iban a agotar toda la cantidad presupuestada.

En el caso europeo, el dinero se presta con condiciones: recortar el déficit, disminuir los gastos, apretarse el cinturón… No es la primera vez que pasa. El problema, según los analistas, es que España es muy grande y si hay que poner dinero sería una cantidad prodigiosa.

¿Y si sucede finalmente? Pues gracias a ello no se destruiría el mundo. Esos créditos están para ayudar, no para destruir. Se tambalea el prestigio de un gobierno, pero es una ayuda al fin y al cabo. Y quizá sirva para apretarse el cinturón un poco más. Pero precisamente eso es lo que permite recuperar la confianza de los mercados. Puede ser que haya muchos fondos especulativos, pero también es verdad quer los gobiernos ocultan sus cadáveres económicos en el armario. Lo hizo Grecia con sus cuentas públicas, y lo hizo Irlanda con sus bancos.

Al final, pasarán los meses y las únicas destrucciones que vamos a ver serán en las pantallas de cine.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas