Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Diez cosas (nada delirantes) que me gustaría ver en España en 2011

31 diciembre 2010 - 7:00 - Autor:

Promesas, deseos, ¿delirios? Esto es lo que me gustaría que pasara en 2011.

  1. Que los precios de la vivienda bajen un 50%. ¿Locura? No. Es que subieron un 200% en los últimos diez años. La locura fue el pasado.
  2. Que las filtraciones de WikiLeaks obliguen al gobierno español a abrir sus archivos. En España no existe una ley de Transparencia Informativa, aunque está en marcha. Con ello se evitarían muchas corrupciones.
  3. Que empresarios y los sindicatos hagan un nuevo contrato laboral por el empleo. Los empresarios hacen fijo al 100% del personal. Los sindicatos rebajan la petición por despido.  En fin, que baje la cola del paro.
  4. Que Moody’s Fitch y S&P eleven la deuda española hasta AAA+. Aquí seremos un poco bestias con los toros pero somos gente serie, leñe.
  5. Que Zapatero no prometa nada desde el punto de vista económico. Total, no lo va a cumplir pues no cumplió lo que prometió en 2009.
  6. Que bajen los precios de los libros (de papel y electrónicos).
  7. Que haya más jóvenes que quieran ser empresarios.
  8. Que el ahorro no se llegue a agotar antes de tiempo: hace un año la tasa de ahorro era del 25% porque teníamos seguro de desempleo e indemnización por despido y algo en la cuenta corriente. Ahora es del 7,5%. Hemos entrado en alerta roja.
  9. Que las tarifas de las compañías telefónicas se pongan al nivel del resto de la UE.
  10. Que sigamos teniendo el euro.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas