Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La recesión: antes, durante y después

28 marzo 2011 - 7:00 - Autor:

Los libros sobre la crisis económico-financiera se dividen en dos: los escritos por especialistas (economistas, banqueros, profesores), y los escritos por periodistas.

Los primeros suelen ser más aburridos, pero apabullan por la profundidad de su análisis unido a una avalancha de datos. Los segundos  suelen ser más amenos, pero a veces pecan de superficiales (el conocimiento periodístico es un inmenso océano de un centímetro de profundidad).

El periodista alemán Nikolaus Piper une los dos mundos: análisis en profundidad, seriedad, solvencia y desde luego, una exposición muy clara.

Su libro “La Gran Recesión” (Destino) no se limita a contarnos lo que todos sabemos (las hipotecas basura, la euforia, los banqueros egoístas, los clientes timoratos y arriesgados), sino que lo completa con información inesperada.

Presenta, por ejemplo, personajes como el senador Phil Gramm. Nacido en Fort Benning, Georgia, en el seno de una familia humilde, la experiencia con la hipoteca de su madre y la banca le impulsó a lanzar cuando era senador una ley por la cual los bancos tenían manga ancha para hacer cualquier cosa con el dinero. Él pensaba que sería bueno para las familias humildes que no tenían recursos. Y con ello nacieron las “subprime” o hipotecas basura, concedidas a personas sin recursos que nunca devolvieron el dinero. Así empezó la crisis.

Por eso, Gramm fue uno de los culpables dice Piper.

A lo largo del libro, Piper descubre cosas que van más allá de una lectura sobre la crisis. Por ejemplo, habla de que en EEUU no existe el sistema de seguridad social que existe en Europa. Los norteamericanos tienen otro sistema: el voluntariado. Todo el mundo se dedica a participar o a organizar colectas para ayudar a los demás. Además, explica cómo es la sociedad americana desde su fundación en el siglo XVIII, muy solidaria y cívica, y retoma pasajes de Tocqueville para demostrar que este pueblo no ha cambiado.

El libro de Piper tiene la apreciable ventaja de que escoge las citas justas de los economistas más destacados de la historia, aporta reflexiones históricas y por último dedica una parte final a describir qué va a pasar en el futuro: EEUU seguirá siendo una potencia poderosa porque su tasa de nacimientos es una de las mayores del mundo desarrollado. Cree que el dólar se mantendrá como gran moneda mundial, y afirma que los mercados serán regulados una y otra vez, pero ellos pedirán desregulación una y otra vez.

¿Y quién es Piper? Nacido en Hamburgo en 1952, ha sido rfedactor jefe de Economía de Süddeutsche Zeitung, ha trabajado para varios semanarios alemanes como Zeit y Vorwärts, así como para Associated Press. Ha escrito desde Nueva York como corresponsal, lo cual le da una visión muy realista de aquel país, no la típica de los europeos envidiosos. Y ha escrito varios libros entre ellos una “Historia de la Economía” que le valió un premio Nacional de Literatura Juvenil en Alemania.

Como todo libro que pronuncia predicciones, Piper ha fallado en alguna de ella: dice que Alemania seguirá en crisis (lo dijo en 2009 cuando publicó este libro en su país), pero ha pasado todo lo contrario. Su país va como un cohete.

.

España tuvo su Fukushima financiero y tampoco hubo escenas de pánico

23 marzo 2011 - 9:17 - Autor:

Hemos admirado la fortaleza emocional de los japoneses frente al desastre de un terremoto, un maremoto y el peligro nuclear. Sólidos, ordenados, pacientes, no hubo pillaje en los supermercados, ni gritos de desesperación. Un país que ha aguantado esos tres peligros sin derrumbarse.

Y, comparándonos con los japoneses, nos hemos criticado porque en una situación así, aquí en España no habría sucedido eso. Habría sido un desastre. ¿Seguro?

Bueno, no hay algo tan comparable como un terremoto de grado 9, pero sí hay otra cosa que también fue un temblor de gran magnitud. Pocos recuerdan que hemos tenido varios Fukushimas financieros, en los cuales no  ha habido escenas de pánico ni de pillaje. Ni escenas de desesperación.

En octubre de 2008 este país estuvo a punto de irse a la porra. Octubre. 2008. El mes anterior las bolsas del mundo se habían despeñado cuando Lehman Brothers quebró. Con ello el sistema financiero mundial dejó de apoyarse en la marea de créditos, y los bancos españoles también dejaron de tener dinero para prestar. El sistema se paralizó.

De Estados Unidos a Europa, los bancos caían como moscas, y los gobiernos inyectaban millones de dólares o de euros para que no desaparecieran, o mejor dicho, para que los clientes no se sumieran en el pánico. La prensa anunciaba que los gobiernos intervenían bancos, y decapitaban sin piedad a presidentes y financieros inútiles.

¿Y en España?

Comenzaba a haber mucha preocupación. En los bares la gente hablaba de si este banco estaba a punto de quebrar o aquella caja iba a ser intervenida. Y hubo gente que empezó a pensar seriamente en sacar el dinero. Era cuestión de días, que se formaran colas en algunas oficinas, como las que todos vimos en 2007 en el banco británico Northern Rock. Los europeos, desde Lisboa a Berlín, empezaban a preguntarse si su dinero estaba seguro. Y ya se sabe: si alguien detonaba ese caos, seguiría la apocalipsis financiera.

Fue entonces cuando los gobiernos europeos comenzaron a anunciar que se ampliaban las coberturas en caso de quiebra. En España se llama el Fondo de Garantía de Depósitos. Hasta entonces, solo se cubría hasta 20.000 euros. A partir de entonces, hasta 100.000 euros por cada persona que tuviera una cuenta o la compartiera.

Pero hubo algo más. Los medios de comunicación no fueron tan alarmistas como lo han sido ahora con la crisis de Fukushima. Salvo algunas noticias sueltas, no se hiceron eco de las colas que al parecer se habían formado en alguna entidad.

Y eso no es todo. A pesar de que venimos oyendo desde hace meses de que las cajas se disipan y pasan a formar bancos o a ser nacionalizadas, no ha habido terremotos financieros. No hay millones de personas retirando sus cuentas. Parece increíble pero es verdad.

Hace poco, el presidente de un importante banco de este país dijo que era ejemplar ver cómo los españoles seguían confiando en el sistema financiero a pesar de los terremotos financieros, los tsunamis de las cajas. No hay escenas de pánico. Quizá haya un sistema financiero desprestigiado, pero la gente sigue confiando en que sus ahorros están seguros ahí.

Los japoneses confiaron en su gobierno.

Pues nosotros hemos confiado en nuestro sistema financiero. Y lo hemos salvado.

.

.

Cómo tener un impacto bestial con poco dinero

19 marzo 2011 - 11:57 - Autor:

“No hay dinero para esa campaña”.

En 2008, el director de comunicación de Coca Cola (y brand manager), Carlos Chaguaceda, tenía que lanzar un nuevo producto para el que no había dinero. Se trataba del Bitter Rosso.

Periodista de Expansión, La Gaceta, Antena 3, corresponsal en Bruselas, director del departamento de comunicación de Telefónica y por fin de Coca Cola, Chaguaceda pensó que solo le quedaba un recurso infinito: la imaginación.

Descubrió que había un pueblo en Italia llamado Monterosso al Mare se fue allí y convenció al alcalde para que apadrinara el bitter Rosso convirtiéndolo en el aperitivo oficial mediante documento público.

Luego, prometió promocionar al pueblo en España para llevarle turistas. Envió por avión a un montón de periodistas españoles (supongo que con aerolínea low cost), que sacaron varios reportajes del pueblo italiano en sus medios. Un alcalde, un pueblo llamado Monterosso, un bitter Rosso, el aperitivo oficial… Era tan divertido como una película de Fellini.

Chaguaceda ganó por ello el premio Efi a la Eficacia Publicitaria. Mínima inversión, máxima eficacia.

Rumiando esa filosofía, Chaguaceda la ha convertido en un libro de titular arabesco. ”El parche el Príncipe y otros cuentos de la comunicación” (Esic editorial).

¿Qué tiene que ver el Príncipe con esto?

Es un ejemplo más de eficacia publicitaria. En 2010, el diario El Mundo publicó que el príncipe Felipe se había adherido un parche al cuello para evitar el dolor en las regatas. No era un anuncio. Era una noticia. En breves días, todos los medios escritos, radiados y televisados estaban hablando del parche. La compañía que lo fabricaba se encontró con publicidad gratuita. Sobra decir la cantidad de parches que vendió.

Esos son los cuentos que componen este libro tan práctico. El de Sara Carbonero y sus pulseras, el de las Power Balance… Productos que se popularizaron en poco tiempo y de forma masiva.

Lo valioso de libro es que Chaguaceda trata de encontrar la fórmula mágica que están buscando tantos comunicadores y publicitarios. Cómo usar las redes, cómo viralizar un producto, cómo ahorrar costes, cómo lograr un impacto bestial con poco dinero…

Más aún: Chaguaceda encuentra la fórmula mágica. Es la noticiabilidad: recoge todas las variables que hacen que un hecho o un producto sean muy noticiables.

Hasta llega a hablar de una variable sorprendente como es la mentira, y Chaguaceda pone un ejemplo que lo justifica (no lo desvelo).

Rompe con este libro muchas leyendas. La primera de ellas es que los periodistas hablan de un producto si se les paga.

Pues no: los casos recogidos en el libro atrajeron la atención de la prensa porque tenían chicha. Y cuando hay chicha, las campañas son gratuitas.

El autor analiza el impacto viral de las campañas de internet (por qué unas triunfan y otras no), las redes sociales, el papel de las agencias…

Un libro de divulgación que trata muchos temas y que, a mi juicio, merecía muchas más páginas porque es una ametralladora de ideas.

.

Japón, un país duro de pelar

12 marzo 2011 - 0:29 - Autor:

Japón es un grupo de 6.ooo islas llenas de montañas y territorios impracticables para la agricultura. Por eso la mayor parte de los 127 millones de habitantes vive en la costa.

Pero vivir en la costa es una angustia permanente porque esos pueblos y ciudades están sometidos periódicamente a galernas, vendavales, tifones. Y a maremotos originados por los terremotos.

Desde el punto de vista de los recursos básicos energéticos en Japón no hay nada. No hay petróleo. No hay gas.

Pero casi la mitad de su energía procede del petróleo. Un 20% del gas. La compran en el extranjero.

Y cerca de un 10% de la energía es de origen nuclear, menos incluso que España.

La pregunta es, ¿cómo es posible que un país así sea la tercera potencia del mundo? La respuesta fácil es: porque tienen japoneses.

Pero, ¿por qué los japoneses son así?

Duros, resistentes, laboriosos, y sobre todo transformadores. No tiene hierro ni carbón pero producen cantidades enormes de acero, que luego son convertidos en máquina herramienta o en coches. No tienen materias primas pero son una potencia productora de millones de cosas.

Una teoría afirma que los japoneses son producto de su geografía. Asediados por tantos males, el individualismo les habría llevado a la ruina. Por eso el grupo es más importante que el individuo. Son cooperativos, organizados y sacrificados.

Desde el punto de vista económico, Japón sorprendió al mundo en la posguerra por rehacer al país, y por convertirse en una potencia mundial, como ahora lo es China.

Llevan más de una década con estancamiento económico, y a pesar de ello el paro es del 4%.

¿Afectará esta catástrofe a su economía? Seguro que sí aunque nadie sabe en qué proporción. Pero de lo que nadie duda es que un pueblo que ha superado siglos de catástrofes, volverá a salir adelante porque tiene una materia prima humana de primera calidad. Se llama japoneses.

.

¿Sabías que el brent no es un barril sino un pájaro?

11 marzo 2011 - 7:00 - Autor:

He aquí algunas curiosidades y hechos históricos sobre el mundo del petróleo.

Brent. Es el nombre del crudo del Mar del Norte. En los años setenta, cuando se descubrió esta reserva, se comprobó que allí anidaba un ganso llamado barnacla de cara negra, en inglés brent. A muchos les sorprenderá que se ponga un nombre exótico, pero casi todos los crudos tienen un nombre peculiar, desde el Tia Juana de Venezuela, al Fateh (buena suerte) de Dubai.

Las crisis de 1973. El 6 de octubre de 1973, Egipto y Siria lanzaron una ofensiva militar sobre Israel. Era el día en que los israelíes celebran el Yom Kippur (Día del Arrepentimiento). La mayor parte de los países occidentales apoyaron a Israel. Como represalia, la organización de países exportadores de petróleo acordó un embargo de crudo a EEUU y Europa, y además redujo la producción. El precio del barril pasó de 3 a 12 dólares.

La crisis de 1979. En 1978, se produjeron rebeliones contra el gobierno pro occidental del Sha en Irán. Miles de trabajadores de las plantas de petróleo fueron a la huelga. Al año siguiente cayó el Sha, y fue sustuido por un gobierno islámico radical. Además, en 1980 Irak declaró la guerra a Irán. El precio del barril rozó los 40 dólares ese año.

Reservas estratégicas. Tras las dos grandes crisis del petróleo en 1973 y en 1979, muchos países decidieron crear unas reservas estratégicas de petróleo para poder usarlas en caso de emergencia. EEUU es el país con mayores reservas: 727 millones de barriles equivalentes a 32 días de consumo. La mayor parte de ese crudo se encuentra en silos marinos en el golfo de México.  Se llama Strategic Petroleum Reserve. El segundo país con más reservas es Japón:  583 millones de barriles. España tiene reservas para 90 días.

El contenido del barril. El barril de petróleo equivale a 159 litros. Es solo una medida ficticia pues ya no se transporta el petróleo en barriles sino en supertanqueros. El barril original se fabricó en Pennsylvania en la segunda mitad del XIX. Allí nacieron las primeras extracciones de crudo en EEUU.

El origen del crudo. Masas gigantescas de materia animal y vegetal se fueron sedimentando bajo la superficie terrestre. El paso del tiempo, la presión y las altas temperaturas, produjeron cambios moleculares hasta convertir esa materia en hidrocarburo: moléculas de carbono e hidrógeno. A mediados del siglo XIX, un ingeniero canadiense descubrió el poder calorífico de esta fuente. Hoy día, el petróleo es una de las materias más útiles de la humanidad (y más contaminantes) pues una vez extraído y refinado, da lugar a plásticos, asfaltos, gasolinas, abonos y hasta medicamentos.

El mercado. Cualquier persona puede invertir en petróleo. Y si tiene dinero, puede comprar hasta un barco lleno de crudo. Diariamente, cruzan el mar cientos de petroleros que están esperando “el mejor postor”. Si un país sufre un temporal de frío, y se ve obligado a consumir más combustible, los empresarios o los inversores pueden comprar barcos enteros de petróleo, que modifican su ruta de forma inmediata. Los traders de petróleo, como de otra materia prima, compran o venden en función de las condiciones geopolíticas del planeta, y la vieja ley de la oferta y la demanda.

Reservas. Las reservas se dividen en ‘probadas’, ‘probables’ y ‘posibles’. Se ha especulado mucho con la cifra. Se calcula que hay reservas ‘probadas’ para unos 40 años. Pero si sumamos las probables y posibles, seguramente queda materia prima para todo este siglo.

Peak oil. Se confunde el peak oil con el punto a partir del cual se agota el petróleo. Pero es en realidad, el momento a partir del cual no se puede extraer más crudo al mayor ritmo que antes. Entonces, declina la producción, y por ende, las reservas se agotarán con mayor rapidez. Ese “peak oil” se calcula que está próximo a llegar, aunque muchos expertos como Kenneth Defeyes piensan que fue en 2006. Se le llama también pico de Hubbert, por el geofísico que lo definió en 1969.

Salvador de ballenas. Poca gente sabe que este producto contaminante salvó a las ballenas. A medida que el EEUU sustituyó el aceite de ballena por lámparas de petróleo en el siglo XIX, la caza de ballenas fue disminuyendo hasta convertirse en algo residual.

.

Un joven periodista explica cómo desarrolló su supermemoria y en qué nos equivocamos

9 marzo 2011 - 7:00 - Autor:

El 16 de marzo de 2005 el joven periodista norteamericano Joshua Foer publicó un artículo en Slate que atrapó la atención de muchos lectores. “No me olvides” (Forget me not).

Foer, un desconocido especialista en temas científicos, explicaba en ese lejano artículo algo tan deseado como la obtención de una supermemoria. “Cómo ganar el campeonato de EEUU de memoria”, decía en el subtítulo.

“Para alcanzar el rango de gran maestro de la memoria”, decía Foer, “debes ser capaz de realizar tres hazañas aparentemente sobrehumanas. Tienes que memorizar 1.000 dígitos en menos de una hora; el orden preciso de 10 mazos de naipes en la misma cantidad de tiempo, y una baraja en menos de dos minutos”.

Foer enunciaba a continuación los nombres de los campeones mundiales de esta rara especialidad, pero lo que le interesaba a la gente era saber si Foer era capaz de convencerles de que había una técnica aprendible y alcanzable. La había.

continuar leyendo

El decatlón de la mujer en el trabajo

8 marzo 2011 - 13:37 - Autor:

Me invitaron hace 15 años a una reunión del Women’s World Bank, el Banco Mundial de la Mujer. Tenía que hablar de medios de comunicación y mujeres. Antes de ir, miré las manchetas de los periódicos para calcular cuántas mujeres había en los cargos directivos. Pocas.

Daba igual el periódico que mirase porque todos tenían la misma triste proporción de mujeres. A medida que uno ascendía en la escala, desaparecían.

El otro día hice el cálculo en Lainformación.com. La inmensa mayoría de las jefaturas en la redacción están ocupadas por mujeres. El 80%.

Pero no es lo normal.

Los obstáculos que se le presentan a una mujer en el trabajo son superiores a los que se le presentan al hombre. El primero, es de origen cultural. En muchas profesiones, no se admite que las mujeres estén presentes. Lola Hernández cuenta hoy en nuestro periódico que tras 17 años dedicada al periodismo deportivo, todavía le siguen preguntando cómo es posible que a una mujer le interese el deporte.

En otras profesiones no se admite ni que sean jefas. Las mujeres con casco y título de ingenieras que visitan obras civiles son vistas como bichos raros. A duras penas se admiten mujeres conductoras en el transporte público o privado, así que no es de extrañar que ver una mujer piloto de avión todavía es algo que no tragan en muchas sociedades.

La participación de la mujer en el mundo laboral ha sido uno de los grandes saltos de las sociedades occidentales. Esa es la parte bonita. La fea es cuando uno ve que muchas mujeres ganan menos, o están en trabajos rutinarios y peligrosos. O peor aún, cuando el trabajo y el estrés desembocan en enfermedades.

Una de las cosas que más me sorprendió de un artículo que escribí hace un año para Muy Interesante, era que algunos médicos asociaban el trabajo y el estrés de las sociedades industriales al cáncer de pecho. En China estaban asombrados con el crecimiento de esta enfermedad en las ciudades, justo en los años en que las mujeres estaban pasando del campo a la ciudad.

Pero hay más obstáculos: la maternidad. Como se ve en los gráficos que hoy hemos publicado, España no es de los países que más cuidan a las madres trabajadoras. Entre los 30 y los 40 años, muchas mujeres deciden tener hijos, y es entonces cuando tienen que elegir entre profesión o familia. En 1987 fui a entrevistar a la primera mujer socio de una firma auditora en España. Parecía Angela Merkel. En un momento de la entrevista confesó que un día decidió luchar para ser socio de la firma (el cargo más elevado) y para ello renunció a formar una familia. Dura decisión.

Las mujeres que escogen maternidad y trabajo se topan con más obstáculos aun. Primero, porque muchas empresas no las contratan. Segundo, porque, por más ayudas y buena fe de la empresa, por mucho que el marido diga “cariño, yo te ayudaré en todo”, al final la mujer es la que se enfrenta casi siempre a un niño con 40 grados de fiebre. Y ante eso, solo hay una salida: cuidar al niño en casa.

En resumen, un decatlón femenino: obstáculos, vallas, impedimentos…

¿Todos los caminos están cerrados? Ni mucho menos. Hay empresas que han destacado mucho por sus planes de conciliación como Mercadona, Santander o MRW.

Nadie me lo ha dicho, pero creo que las empresas que tienen planes de conciliación familiar son más productivas. Y además, aumenta la tasa de natalidad, como muestran los gráficos que publicamos hoy.

El retorno que se obtiene es mayor que si no se tuvieran esos planes.

Es la única forma en que las mujeres pueden ganar este decatlón.

.

¿Hacia dónde va Google?

7 marzo 2011 - 7:00 - Autor:

Si uno se dedicara a leer todo lo que se publica sobre Google, no tendría tiempo ni para dormir. En teoría, todos ya sabemos mucho sobre esta empresa norteamericana.  Y por eso, descubrir que hay un libro más escrito por un periodista de New Yorker llamado Ken Auletta nos haría pensar que no hay nada nuevo.

El libro se llama “Googled” (Googleados) y ha sido editado por Sol90Idea: cuenta cómo nació Google en un garaje, cómo ha crecido, lo que ha desarrollado y por qué. ¿Y eso es nuevo?

No, desde luego. Lo nuevo y sabroso es que este libro está basado en cientos de entrevistas, la mayor parte de las cuales han sido hechas a los jefes de Google. Los hombres y mujeres clave de la googlerevolución.

Con esas declaraciones, Auletta ha logrado componer un concierto polifónico de Google en cuatro tiempos. Los tres primeros son históricos. El cuarto es el ensayo de Auletta sobre el futuro, algo de lo que el autor tendrá que responder dentro de cinco o diez años. Es decir, ¿hacia dónde va ese servicio tan gigantesco  jamás creado por el hombre?

Y aquí viene la sorpresas porque el autor confiesa que es incapaz de responderlo. Pero sin saberlo, ha respondido a esa pregunta en los primeros capítulos pues para saber hacia dónde va Google, basta mirar de dónde viene. Y Auletta lo explica con todo detalle.

Google ha hecho algo tan impresionante como cambiar al mundo. Nuestro mundo. No sólo revolucionó los buscadores sino que ha puesto en marcha cuestiones impresionantes como la gigantesca biblioteca digital.

continuar leyendo

Y el Oscar al país que más ha suspendido pagos en la historia va a… ¡España!

3 marzo 2011 - 7:00 - Autor:

Hace dos años, Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart escribieron un libro titulado “Esta vez es diferente: ocho siglos de locura financiera”, que entró en la lista de los más recomendados por The New York Times.

Rogoff, hoy catedrático de Harvard, y en los setenta jugador destacado de ajedrez, estuvo esta semana en Madrid para hablar sobre la crisis. Lo hizo en la Fundación Rafael del Pino.

Como economista que ha estudiado ocho siglos de catástrofes y euforias, Rogoff elaboró una lista de las suspensiones de pagos soberanas de la historia.

Y ¿cuál es el país que más suspensiones de pagos ha realizado en ocho siglos?

El reino de España. Nada menos que diez.

“Siento mucho decirlo, España se lleva el premio mundial en defaults“, dijo disculpándose. Según Rogoff, nuestro país ha suspendido pagos en 1557, 1575, 1598, 1607, 1627, 1647, 1809, 1820, 1831 y 1843.

O sea, empezamos con Felipe II, el hombre que tuvo un imperio planetario nada menos. Y al parecer, esto no ha terminado.

A mí me salen algunas suspensiones más: la de 1864-1865, que fue épica, y la de 1939, cuando la República se derrumbó y el bando nacional no se hizo cargo de las deudas de sus enemigos.

Pero España no está sola. En segundo lugar en quiebras soberana está Francia con nueve suspensiones de pagos desde 1558. Alemania ha tenido tres.

La historia de las suspensiones de pagos contada por Rogoff es paradójicamente divertida. Cuenta que cuando presentó su libro en Japón, le llamó un alto cargo del gobierno para decirle que estaba equivocado, que Japón no había suspendido pagos en 1942. Y estaba el japonés tan convencido porque en ningún registro de los bancos ni de institutos oficiales salía esa información. Ni aparecía en los libros de texto.

Rogoff tuvo que sacarle una portada de The New York Times de esa fecha en la que se decía claramente que Japón había suspendido sus obligaciones internacionales. Y los japoneses le respondieron a Rogoff: “Ah, claro, lo suspendimos solo para los extranjeros”.

En su charla, Rogoff no fue muy divertido cuando hablaba del próximo futuro. La carga de la deuda va a lastrar el crecimiento del mundo durante años. Europa, con su población envejecida, o corta sus gastos sociales, o se enfrentará a una larga crisis. China tiene un modelo de crecimiento insostenible.

En fin. No se desanimen. Quedan 18 días para la primavera.

PD: El libro no está en español. Pero tienen aquí un artículo (abstract) del 16 de abril de 2008. Quizá no aparezcan los mismos cuadros que en el libro, pero es bastante informativo. 

.

El iPad y la máquina del tiempo

2 marzo 2011 - 8:14 - Autor:

Un cuento que circula por internet empieza así. Un niño pregunta: “Abuela, cuando tú naciste, ¿había teléfonos móviles?”.

-Nada de eso.

-¿Y existía internet?

-Ni mucho menos.

-¿Y ordenador.

-No.

-¿Y televisión?

-Cuando yo nací, no.

-¿Había DVDs?

-Ni soñarlo.

-¿Videojuegos?

-Jugábamos con otras cosas.

-¿Y había autopistas?

-Tampoco.

-¿Y casas con aire acondicionado?

-No, eso no.

Uno pensaría que este niño está hablando con su abuela de 100 años pero en realidad es una abuela joven pues no llega a los 60 años. En 1953 no había nada de eso en España.

continuar leyendo

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android