Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿En qué se diferencian Lagarde y Zapatero?

29 junio 2011 - 8:24 - Autor:

Retomo una entrevista que salió en el diario El País hace más de un año. Era a Christine Lagarde, ministra de Economía de Francia. Ayer fue nombrada directara gerente del Fondo Monetario Internacional.

En aquella entrevista dijo cosas que sirven para establecer diferencias entre la forma en que los franceses y los españoles afrontaron las crisis. Veamos las respuestas de Lagarde.

Cuándo supo que había una crisis. “En cuanto a su aspecto financiero, nos dimos cuenta de la amplitud enseguida. En el mes de octubre de 2008 sabíamos que el Estado debía actuar porque los bancos comenzaban a no poder financiarse”.

Cómo se organizaron. “Cada mañana manteníamos una reunión aquí en mi despacho el director del Tesoro, los miembros de mi gabinete y yo con todos los responsables de los grandes bancos y de las grandes aseguradoras, que se ponían en contacto con nosotros por teléfono. Así sabíamos si el dinero iba, volvía, si se bloqueaba, etcétera. Y una vez por semana me entrevistaba con los directores de las grandes empresas para saber cómo reaccionaba el mercado”.

Cómo reaccionaron. “Reaccionamos rápidamente y de manera, si se me permite la expresión, creativa. Hemos inventado nuevos elementos y nuevos métodos para atajarla. Le daré un ejemplo de la rapidez a la que me refiero. Toda la operación que se puso en marcha para refinanciar la economía y salir en ayuda de los bancos franceses fue concebida, dirigida, consultada y votada por las dos Cámaras del Parlamento en una semana. Esto era algo que nunca había pasado en la República Francesa. Todos los participantes tomaron conciencia del problema y eso aceleró el proceso, todos los procesos. Así, el Plan de Reactivación Económica se proyectó en 2008, y en enero de 2009 ya estaba funcionando”.

Qué cambiaron. “[Dimos] ayudas a las empresas y las subvenciones, por ejemplo, a la compra de automóviles [1.000 euros desde 2009]. Todo fue instantáneo. También se aceleró la devolución del dinero que el Estado debía a las empresas; del IVA, por ejemplo. Todo se comprimió en el tiempo y se pagó en 2009″.

Cuál era la filosofía. “Apoyar la inversión privada y exonerar a las empresas que invirtieran en 2009 de la Tasa Profesional [que cobran los ayuntamientos y grava las nuevas inversiones de las empresas]. Comprendimos rápidamente que el dinero se había ido, que los bancos se replegaban en sí mismos, remisos a dar créditos, a correr riesgos. Así que creamos lo más velozmente que pudimos la figura del Mediador del Crédito, una figura nacional cuya misión es la de interceder entre los bancos y las pequeñas y medianas empresas, de manera que cuando estas empresas ven señales de alarma puedan acudir a los bancos con más garantías de recibir dinero”.

Qué lograron. “Si nuestra previsión de crecimiento se mantiene a lo largo de este año [habla del 2010] terminaremos con la fase de destrucción de empleo”.

El presidente Zapatero no vio la crisis ni en 2008 ni en 2009. Puso en marcha medidas de ayuda a la compra de coche seis meses después que Francia. Pero no apoyó a la empresa privada con tanto convencimiento como en Francia. El consumo se derribó y el crédito se retiró. Hoy España tiene una tasa de paro equivalente al 20% de la población activa. Francia no pasa del 10%. Y se ha mantenido el consumo interno.

Elena Salgado fue nombrada ministra de Economía en abril de 2009.

Señor Draghi, ¿ha infringido usted alguna ley?

27 junio 2011 - 8:00 - Autor:

El 8 de febrero de 2010 la revista alemana Der Spiegel hizo pública una información de alcance mundial: “Los responsables de la deuda griega llegaron a un gran acuerdo con los banqueros de la firma norteamericana Goldman Sachs a principios de 2002″. Gracias a este acuerdo cosmético, realizado con divisas, el gobierno griego podía cumplir los requisitos de Maastricht y del euro.

Cinco días después, el periodico norteamericano a The New York Times ampliaba la información. Había serias sospechas de que la firma americaba Goldman Sachs enmascaró la deuda griega en los años anteriores para que el país pudiera cumplir con los requisitos económicos para formar parte del euro.

Esa información afectaba entre otros a Mario Draghi. En el año señalado como el del ‘acuerdo’, 2002, era vicepresidente de Goldman Sachs International.

Inmediatamente, la opinión pública se preguntaba si conocía esas operaciones de maquillaje financiero, y si había intervenido en ellas.

Dado que cuando se hicieron públicas estas noticias, en 2010, Mario Draghi era el gobernador del Banco de Italia, esta institución se apresuró en emitir una nota el 18 febrero de 2010 para exculpar a su cargo público. “Il governatore della Banca d’ Italia, Mario Draghi «non ha avuto nulla a che fare» con le transazioni valutarie, currency swap, organizzate nel 2001 dalla Goldman Sachs per il governo di Atene in occasione dell’ ingresso della Grecia nell’ Unione europea” (en resumen, el gobernador Mario Draghi no ha tenido nada que ver con esas operaciones), decía el diario Corriere della Sera, haciéndose eco de la nota oficial. Es decir, todos esos manejos sucedieron ‘antes’ de que llegase Draghi, por decirlo así, en 2001 o antes, no en 2002.

Nacido en Roma en 1947, Draghi fue el primer italiano en recibir un doctorado en Economía por el Instituto Tecnológico de Massachussetts  (MIT). Su tesis doctoral estaba avalada por el premio Nobel de origen italiano Franco Modigliani, y por Stanley Fischer, gobernador del Banco de Israel (y candidato a presidir ahora el FMI).

Draghi trabajó como directivo del Banco Mundial entre 1995 y 1990, tras lo cual pasó por el gobierno italiano (en el Ministerio del Tesoro), privatizando muchas compañías; en 2002 fue nombrado nada menos que vicepresidente y director gerente de Goldman Sachs International, y en 2004 pasó a formar parte del Comité Ejecutivo del banco de inversión norteamericano. Luego, en 2006, fue nombrado gobernador del Banco de Italia.

Mosqueada por las pruebas aportadas por la prensa, la Reserva Federal de EEUU iniciaba el 25 de febrero una investigación al banco de inversión Goldman Sachs por sus manejos extraños de la deuda griega.

Las cosas empeoraron para Goldman porque semanas después el senador norteamericano Chris Dodd (presidente del comité de banca) daba un discurso en el Congreso de EEUU presentado pruebas de que Goldman Sachs no solo había enmascarado deuda griega sino que había vendido productos financieros griegos en EEUU, ocultando información valiosa a los compradores. Y en las pruebas aportadas, se veía que parte de esas operaciones se habían realizado en la primavera de 2002, cuando Draghi ya era vicepresidente para Europa de Goldman Sachs.

Esto planteaba serias dudas:

¿Estuvo Draghi involucrado en las operaciones de Goldman en Grecia? ¿Era consciente de que Goldman estaba apañando la deuda con operaciones swap (cambio de divisas)? Si lo sabía, ¿por qué no dio parte a los organismos reguladores?

Va a ser difícil para cualquier persona aceptar su candidatura (al BCE) sin obtener respuestas claras y públicas a estas preguntas”, se preguntaba  en su blog Simon Johnson, un profesor del MIT que fue economista jefe del FMI. Proponía investigar el papel de Goldman Sachs, pues esas operaciones habían abarcado muchos años, concretamente, hasta 2009.

Ninguna de estas cuestiones ha sido tenido en cuenta por los principales gobernantes de la UE pues hace pocos días se ha sabido que Draghi será el presidente del BCE el próximo noviembre. Lo nombró el Consejo Europeo, formado por los jefes de gobierno de cada país.

Será presidente del banco que gobierna la moneda europea, moneda sacudida entre otras cosas, por la crisis griega, que a su vez fue enmascarada por su antigua firma Goldman Sachs.

¿Cómo es posible que siendo vicepresidente de Goldman Sachs en Europa a nadie le importe que este banco de inversión haya realizado en esas fechas canjes de deuda para enmascarar la deuda griega?

El 15 de junio, ante el Comité Económico del Parlamento Europeo, Draghi recibió una pregunta de Pascal Canfin, de los Verdes alemanes, que fue formulada así: “En 2003, usted era director gerente junto con el caballero griego que estableció el swap entre Goldman Sachs y Grecia, por tanto conocía este acuerdo, aunque no lo haya negociado. ¿Qué tiene que decirnos sobre esto?”.

Y Draghi se defendió:

“Primero, los acuerdos entre Goldman Sachs y el gobierno griego se habían realizado antes de mi incorporación Goldman Sachs: lo he dicho una y otra y otra vez. Segundo, no tenía nada que ver con estas ofertas, ni antes ni después.  En tercer lugar, creo que la  información no es correcta; yo no estaba a cargo de la venta de productos a los gobiernos, de hecho he trabajado con el sector privado y a pesar de que Goldman Sachs esperaba que yo trabajase con el sector público, cuando fui contratado, yo les dije que, francamente, por el hecho de haber estado en el sector público antes, yo no tenía ningún interés o el gusto o la atención por trabajar con el sector público”.

Lo que parece que no se ha tomado en cuenta es que los ejecutivos de Goldman en Europa están bajo investigación. Así lo reconoce en su memoria de 2010 la firma americana. En la página 178, en el capítulo de “Litigations“, y en concreto sobre “transacciones con el gobierno heleno”, afirma que “el Grupo [Goldman] y varias de sus afiliadas están sujetas a una serie de investigaciones y revisiones por varias instituciones gubernamentales y organismos regulatorios en relación con las transacciones de la firma con la República de Grecia, incluyendo swaps y financiaciones”.

Las investigaciones a las que se refiere son muy serias. Por un lado el banco central de EEUU, la Federal Reserve Board. Y por otro, la Securities and Exchange Commision, los guardianes de la Bolsa. Ambas instituciones investigan en concreto el papel de Goldman Sachs en el maquillaje de la deuda griega entre 2001 y 2009. Y esa investigación abarca todo el periodo en que Draghi fue vicepresidente europeo.

La pregunta es, si ha sido tan facil nombrarle futuro presidente de BCE, ¿qué requisitos exige el BCE para entrar en su plantilla?

En la web del Banco Central Europeo se dice claramente a los aspirantes que allí solo se desea “reclutar personal de alta calidad e integridad, con un amplio espectro de capacidad y talento”.

Y más adelante, en la pestaña de los requisitos (security clearance), se expone lo siguiente: “Para proteger a la institución y su reputación, el BCE tiene que saber que, como futuro empleado, si usted tiene antecedentes penales y si ha llevado a cabo sus asuntos financieros de una manera honorable y ética”.

Es decir, un candidato a entrar en cualquier departamento del BCE debe rellenar un formulario, en el cual se le pide exponer si ha infringido alguna ley, o si ha estado relacionado con alguna bancarrota. Se supone que Draghi tiene que haber respondido a ese formulario. Sobre todo a la pregunta que dice, ¿ha infringido usted alguna ley?

Las investigaciones de la FED y la SEC pueden acabar en dos metas: a) No detectar ninguna relación ilegal de Draghi con los manejos de la deuda griega. b) Descubrir alguna relación de Draghi con la deuda griega y los manejos de Goldman Sachs.

En este caso, no solo habrá infringido las leyes de EEUU, sino el código del BCE que se exige a cualquier empleado. Sería muy curioso que EEUU fuera el país que reventara por los aires algo tan serio y soberano como el puesto del presidente del Banco Central Europeo, el banco del euro.

¿Y nadie en la UE ha pensado en eso antes de nombrarle futuro presidente?

. (mi Twitter es @ojomagico)

Un historiador recuerda que Alemania fue el país de las mayores bancarrotas del siglo XX

22 junio 2011 - 9:15 - Autor:

No hay nada como tener un historiador a mano para recordar nuestras contradicciones.

Albrecht Ritschl es profesor de Historia Económica en la London School of Economics. Hace poco fue entrevistado por Der Spiegel con motivo de la crisis de la deuda griega y de la intransigencia alemana. Y he aquí sus enseñanzas: Alemania fue el país con las mayores bancarrotas de Estado del siglo pasado y el peor deudor.

“Durante el siglo XX, Alemania fue responsable de las mayores quiebras de la historia reciente. Fue sólo gracias a los Estados Unidos, país que sacrificó una gran cantidad de dinero después de la Primera Guerra Mundial y de la Segunda Guerra Mundial, cuando Alemania llegó a ser financieramente estable y hoy mantiene la condición de líder de Europa. Ese hecho, por desgracia, a menudo parece estar olvidado”.

El historiador explica que, al perder la Primera Guerra Mundial, Alemania tuvo que asumir las reparaciones e indeminizar a otros países. Eso se realizó en gran parte tomando prestado dinero de EEUU. Esta pirámide de crédito se derrumbó durante la crisis económica de 1931. El dinero había desaparecido, el daño a Estados Unidos fue enorme, el efecto sobre la economía mundial, devastadora”.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, los países no quisieron repetir los errores de la Primera, y evitaron cargar a Alemania con deudas impagables. Y aquí viene la sorpresa, según Ritschl: “[Esa]  fue la base financiera real del milagro económico (que comenzó en la década de 1950). Pero también significó que las víctimas de la ocupación alemana en Europa tuvieron que renunciar a las reparaciones, incluyendo los griegos”.

En comparación con la deuda alemana de los años treinta, las deudas actuales de los griegos son “insignificantes“, dice el historiador. Añade que la deuda de Alemania en aquellos años era proporcionalmente tan elevada como toda la deuda generada en el mundo en la crisis de 2008. El peligro que ve Ritschl del caso griego es el contagio internacional. Pero en lo que se refiere a deuda, no vacila en decir: Alemania es el rey de la de la deuda. Ha sido el mayor transgresor de la deuda del siglo XX”.

Cuando la periodista le pregunta cuántas veces Alemania incumplió sus pagos en el siglo XX, el historiador responde que en tres ocasiones: en los años treinta, en 1953 (periodo en que EEUU le concedió incluso una reducción de deuda) y luego, sorpresa, en 1992. Fue entonces cuando Helmut Kohl pidió que se paralizaran los pagos de la deuda externa alemana porque tenían que comenzar la unificación de los dos territorios.

Una vez aprendidas estas lecciones históricas, Ritschl expone cuál puede ser la salida del caso griego. “Las quiebras de Alemania en el siglo pasado, muestran que lo más sensato ahora sería pensar en una reducción real de la deuda. Cualquier persona que ha prestado dinero a Grecia tendría que renunciar a una parte considerable de esa deuda”. Y termina: “Para Alemania, esto podría ser costoso, pero vamos a tener que pagar de cualquier manera. Por lo menos Grecia tendría entonces la oportunidad de empezar de nuevo”.

.

(Mi Twitter @ojomagico)

El gran truco para ganar una queja

19 junio 2011 - 6:00 - Autor:

Poner una queja y conseguir que la compañía escuche, tramite y nos satisfaga es algo tan laborioso que la mayoría de los consumidores se dan por vencidos en el camino. Tiran la toalla a veces cuando están en el final de su lucha.

Abandonamos esa lucha porque nos quita tiempo y nos produce malestar psicológico.

La fórmula que empleamos todos suele ser la misma:

1- Queja al departamento de atención al cliente.

2- Queja a organismo público

3- Queja enviando una carta a un medio de comunicación o llamando a la radio.

Desgraciadamente, somos un número de expediente. Para las grandes compañías, somos quejas anónimas.

Las quejas se ha convertido en el gran servicio de Santiago Alvarez-Barón. Hace unos años creó el portal www.miqueja.es. Tramita quejas entre clientes y compañías. ¿Coste para el cliente? Cero.

Tanto ha aprendido Álvarez-Barón que ha hallado el camino más corto para que una compañía escuche seriamente nuestra queja. “Hay que interponer una queja ante la empresa que concede el sello de calidad a las compañías”, dice.

¿Me lo explica? Es muy sencillo. Las grandes compañías de este país se ufanan de tener el “sello de calidad o de excelencia”. Esos sellos, dependiendo del sector, los dan empresas que cobran entre 20.000 y 40.000 euros por analizar a una compañía y verificar que da un servicio o producto de calidad.

Y claro, si un cliente se queja directamente a esas firmas de inspección es que las empresas X, Y o Z no están dando esa calidad. Entonces, se ponen en marcha los mecanismos más terribles. La firma auditora, por llamarla así, se pone en contacto con la compañía X y le dicen: “Aquí hay clientes descontentos con su servicio. Si siguen así, tendremos que quitarles el  sello de calidad”.

Perder el sello de calidad es el fin del mundo para una compañía pues no puede ofrecer determinados servicios a la administración o incluso a escala internacional. Es como perder el pasaporte.

Entonces, esa compañía X que desea mantener su sello de excelencia, llama inmediatamente al modesto cliente para solucionar su queja.

Delicioso.

“El merito no es mío sino de los propios usuarios. Uno de ellos logró que Orange le hiciera caso y se disculpara”, dice Alvarez-Barón.

Y ahora, ¿cuáles son esas compañías que dan los sellos? Hay muchas. Solo hay que averiguar cuál es la responsable de dar el sello de calidad a una operadora telefónica, un hotel o una fábrica de coches.

Aquí van algunas con sus enlaces a internet.

AENORAPPLUS+, Bureau Veritas Certification (BVQI), Lloyd’s Register Quality Assurance, SGS ICS (International Certification Services) y TÜV International… Todas ellas son miembros  del Club Excelencia en Gestión.

Álvarez-Barón recomienda ir a alguna de ellas y pedir que den de baja a la empresa X del sello de calidad. Pero antes, como prueba, basta haber publicado el motivo de la queja en algún sitio, por ejemplo, en una red social, en internet, en un blog… o en miqueja.es

Amigos, a quejarse.

(Santiago Álvarez-Barón estará próximamente en Lainformacion.com para que los lectores le hagan todas las preguntas sobre quejas. Su cuenta en Facebook  es http://www.facebook.com/miqueja.es)

.

(Estoy en Twitter en @ojomagico)

.

Si la banca creó el paro, ¿también creó empleo?

14 junio 2011 - 18:00 - Autor:

Un día de 2006, estuve en el despacho del ministro de Trabajo socialista Jesús Caldera. Fue un desayuno durante el cual el ministro no perdió su sonrisa. Un hombre cálido y cercano.

El ministro estaba contento porque su ministerio podía decir todos los días que era una máquina de crear empleo. Por eso se llamaba Ministerio de Trabajo. No había país en la Unión Europea, dijo, que estuviese creando tanto empleo como España. La cifra estremecía a cualquiera: “Creamos más de medio millón de puestos al año”, dijo. Gracias, por supuesto, a la política económica del gobierno. Eso sí lo dijo.

Pocas veces un ministro estuvo tan satisfecho de su misión. Trabajo significa prosperidad, futuro, bienestar, progreso.

Miles de empresarios pequeños, medianos y grandes estaban construyendo casas por España. Las casas tenían puertas que eran fabricadas por decenas de fábricas de puertas. Ventanas fabricadas por miles de operarios de ventanas. Grifos hechos por decenas de plantas  de grifos. Muebles fabricados… Bueno, había negocio para todos.

Ese negocio estaba siendo financiado por los bancos. Otro de los motores de aquel progreso. Eso lo sabíamos todos.

Me he acordado de aquel desayuno con Caldera justo hoy, cuando he leído al ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, quien ha dicho que el culpable de tanto paro ha sido la banca.

Un momento: si el gobierno fue el responsable de aquella ola de prosperidad laboral, suponemos que también es el responsable de esta ola de desempleo. O bien hay que formularlo de la siguiente manera: si la banca es la causante del desempleo actual, suponemos que sería la causante del bienestar de aquellos años, ¿No?

Pero este silogismo no encaja si decimos que el gobierno socialista fue el origen de la prosperidad, y la banca el origen del mal. No encaja.

.

 

15M o el sueño del sociólogo

12 junio 2011 - 6:00 - Autor:

En la primera mitad del siglo XIX el idealista Charles Fourier promovió la creación de pequeñas comunidades llamadas falansterios donde grupos de 1.680 personas prosperasen en una comunidad que explotaba la tierra racionalmente, y las labores se repartirían conforme a la justicia y la equidad. Muchos le imitaron.

El inglés Robert Owen fue más lejos y creó en Estados Unidos, tierra prometida, una comunidad llamada New Harmony que lograría superar las contradiccciones del capitalismo, organizando a los obreros con un único objetivo: producir y repartir racionalmente ese fruto del trabajo. Tuvo muchos imitadores.

Antes y después de Fourier y de Owen se han creado comunidades fundadas en la idea de transformar al hombre desde su raíz, y hasta ha habido teóricos que añadían los argumentos: desde Platón y su República de guerreros, sacerdotes y productores, hasta La Ciudad del Sol de Campanella, en el siglo XVII. Kibuttz, sectas seudoreligiosas, idealistas, hippies, amish… El intento de crear una nueva sociedad no solo seguirá renovándose sino que es una reacción natural del ser humano ante las normas fosilizadas del pasado.

El movimiento 15M y las Acampadas han sido un intento más de crear una nueva sociedad, en oposición a los esquemas del sistema heredado, el sistema imperante o como se le quiera llamar. Para los sociólogos, tener a mano este movimiento es un sueño: es el laboratorio más cercano para probar qué hay de heredado y qué de necesario en esa cosa llamado ser humano y sociedad. ¿Las leyes nos crean o nosotros las creamos?


Por ejemplo, una de las características más prominentes de las acampadas es su sistema de toma de decisiones. Puramente asambleario, se trata de contestar al sistema de partidos, de listas cerradas y designaciones de candidatos a dedo, con otro en el cual el pueblo decide. Todo el pueblo. Pero ‘todo’ quiere decir que con absoluta unanimidad. Basta con que una persona cruce los brazos formando una equis para que una propuesta sea desechada. Conclusión de un sociólogo: no se puede pasar a la acción si el sistema depende de la aprobación de la totalidad.

Dado que el sistema de toma de decisiones ha fallado, solo queda reconocer que el parlamentarismo, con sus defectos, tienen más ventajas que el sistema asambleario de Sol porque por lo menos, algunas leyes se aprueban sin necesidad de que todos estén de acuerdo.

Más cosas. Los acampados impiden el nacimiento de líderes de modo que los portavoces rotan constantemente. Es una forma de oponerse al sistema electoral de partidos, donde se crean liderazgos, y de ellos, deriva el abuso de poder y a veces,  la corrupción.

Fantástico.

Pero dado que no hay liderazgo, tampoco hay brújula, con lo cual los indignados viven en la constante improvisación y desconcierto. ¿Es el liderazgo un defecto heredado del sistema? Un profesor de una Escuela de Negocios diría que no es un defecto, que hay que construir líderes, pero ese argumento es interesado porque viene de un profesor que cobra por dar lecciones de management. ¿Hay alguna forma de demostrar que el liderazgo es una institución humana natural?

La respuesta no está en la sociología sino en la etología. El estudio del comportamiento animal indica que las comunidades de bichos tienen machos alfa y que ésos líderes dedicen adónde va la manada. Problema: si se equivoca la manada va al matadero.

Lo peor del caso es que las sociedades humanas siguen ese esquema de forma natural. Por mucho sistema electoral abierto, al final los partidos son dominados por los líderes, a veces por los líderes con carisma. Por eso se hizo tan famoso el ensayo de Robert Michels sobre los partidos políticos y sus liderazgos naturales.

Cualquier sociólogo que haya estado pendiente de la organización espontánea de los acampados y del surgimiento natural de las instituciones, habrá comprobado que al final, los seres humanos tienden a descartar lo que no funciona, y a adoptar esquemas que sean más racionales. Como publicamos en Lainformacion.com, muchos acampados reconocían que estaban adoptando los defectos del sistema que pretendían combatir: tenían una policía, que ellos llamaban comisión de Respeto, y encima, cada vez había más normas internas, prohibiciones o decretos leyes, vamos, para ordenar la convivencia de cientos de personas, evitar los abusos y mejorar la acampada improvisada. Era lo más eficaz que se les ocurrió.

Muy pronto descubrieron los acampados que unos trabajaban y otros estaban todo el día echados al sol, sin pegar ni clavo. Se crearon clases sociales de forma espontánea: los productores y los zánganos. Automáticamente se les vino a la cabeza a muchos las imágenes descritas por George Orwell en “Rebelión en la Granja”, donde algunos animales trabajan, y otros explotan ese trabajo: los cerdos. Y esas diferencias han sido motivo de peleas entre los indignados de las plazas.

Los manifestantes del 15M se han topado con un montón de contradicciones internas. ¿Echamos a los mendigos que han acampado en la acampada o los reconocemos como los verdaderos antisistema que sufren el desprecio del sistema? Mientras deciden, cada vez más mendigos se apalancan en las acampadas porque allí hay comida y agua de la mañana a la noche y gratis. Y encima música y camaradería.

¿Significa esto que esa gente que ha estado acampada ha jugado inocentemente a “hacer política”? No han jugado. Lo han intentado. Y todavía falta por demostrar si el movimiento se extingue o permanece.

Pero por muchos golpes que haya sufrido ese sueño ideal de crear una tierra prometida, ni es la última vez que se intenta crear una nueva sociedad de los rescoldos de la antigua, ni quiere decir que estos intentos fracasen siempre.

Que se recuerde, hubo una gran iniciativa para crear una nueva sociedad rompiendo con las reglas políticas y sociales del pasado. Era una iniciativa arriesgada que intentó acabar con los privilegios de clases y de nacimiento. Con la monarquía. Fue un intento persistente de crear un sistema igualitario basado en el trabajo, la cooperación y el idealismo. Un deseo republicano. Y lo defendieron con armas y con sus vidas. Para ellos valía la pena porque suponía un renacimiento del ser humano. De la sociedad. Y no lo hicieron tan mal esos aventureros después de todo.

Era idea tan legítima o tan inocente como los acampados del 15M. Y no se marchitó.

Ah, sí, le pusieron un nombre a ese intento.

Creo que lo llamaron Estados Unidos de América.

Hoy es la mayor potencia del planeta.

.

No es el pepino, es la marca España

6 junio 2011 - 9:26 - Autor:

Has bastado dos semanas para causar un descalabro de nuestra mejor imagen exportadora: las hortalizas. España es una potencia hortofrutícola, y en pepinos, potencia mundial.

No es que el pepino sostenga la economía española pues su facturación anual es muy pequeña comparada con el PIB. Se habla de unos 200 o 300 millones de euros. El daño ha sido mucho más amplio pues ha afectado a la imagen de España como productora de hortalizas. A la marca España. No somos conocidos a escala mundial por nuestros vehículos ni nuestros satélites: pero sí por nuestro campo. Y ahora esa imagen está golpeada. Una viñeta en un diario inglés mostraba cómo la OTAN bombardeaba eficazmente a las tropas de Gadafi en Libia: con pepinos españoles. Se veían cayendo de un avión un montón de esas hortalizas con nuestra bandera.

Si un consejero de la comunidad autónoma de Murcia hubiera salido diciendo que los coches alemanes explotan, o que las aspirinas Bayer son venenosas, se habría armado un escándalo de dimensiones imponderables. Y si hubiera añadido fotos de muertos o de enfermos en hospitales (aunque fueran de accidentes comunes o de gripes), se habría convertido en un ataque a la industria alemana. Habría cundido el pánico entre los clientes de estos productos.

Pero nadie en España hace esas burradas antes de comprobarlo.

La consejera alemana de salud Cornelia Prüfer-Storcks, que acusó a los pepinos españoles de ser los causantes del brote que mató a tantas personas e hizo enfermar a miles, ayer volvía a decir lo mismo: que pondría en alerta a los consumidores sobre los pepinos españoles.

O sea, una vez que ya las autoridades alemanas han admitido que el foco estalló en unos brotes de soja alemanes, la consejera de Salud de Hamburgo insiste en echarnos la culpa.

Una de dos: o la echan, o España debería iniciar un proceso ante los tribunales europeos.

Además, el mal no solo se lo está causando a la hortaliza española sino a sus tiendas alemanas pues en estos días aparecieron pintadas contra los supermercados Lidl. Esta cadena alemana anunció que retiraba los pepinos españoles y no compraba más. Claro, eso era cuando las infundadas sospechas caían sobre los pepinos españoles. Y ahora que recaen sobre hortalizas alemanas, ¿anunciará que no venderá más productos alemanes? Una gran parte de sus productos son de origen alemán, desde vinos, hasta yogures. ¿Se boicoteará a si misma?

.

Las pistas ‘impepinables’ que olvidaron los alemanes cuando nos echaron la culpa

1 junio 2011 - 6:00 - Autor:

Es extraño. No se sabía de dónde procedía la cepa de la escherichia coli que ha causado 16 muertos en Alemania y más de mil enfermos. Las autoridades de Hamburgo, la zona más castigada por este brote epidémico, encargaron a un instituto que estudiara los alimentos. Los científicos señalaron que había pepinos contaminados. Tres españoles y uno desconocido. Claro, podía ser, pero ¿se contaminaron en España o en Hamburgo?

Los alemanes no esperaron. ¡Pues en España! Ya que somos un pueblo de perezosos y fiesteros, como dijo la canciller Angela Merkel, pues seguro que no limpiábamos los pepinos ni los tomates.

Así que ese mismo jueves pasado, la responsable de Salud de Hamburgo, Cornelia Prüfer-Storcks, afirmó. ”La sospecha en cuanto al patógeno desencadenante de la infección apunta hacia los pepinos“. Se entendía que los españoles. A partir de ahí se desató el pánico: los supermercados rechazaban y apartaban productos españoles mientras seguían conociéndose casos mortales de infección por esta bacteria que produce diarreas sangrantes.

Ayer, Prüfer-Storcks se desdijo: los pepinos españoles no son los causantes de las muertes. De las muertes no, pero de dejar malherido a un sector sí, pues las palabras de esta mujer han causado un golpe serio a las exportaciones españoles y a la imagen del país.

Lo sorprendente es que  cualquier especialista en el mundo agrícola, cualquier laboratorio, ante casos de infecciones similares, pone en marcha una cadena de pensamientos que conducen a posturas sensatas, o por lo menos, a una cautela que no tuvieron las autoridades alemanas.

Para probarlo, he escogido una web denominada agronoticias, que produce información en español y alemán, y que está destinada a mayoristas de hortalizas y frutas de ambos países.

Dos colaboradores de esa web viajaron a Alemania en días pasados, invitados por una revista llamada Fruchthandel Magazin, y visitaron multitud de supermercados. Al mismo tiempo, conectaron la radio y la TV para estar informados de lo que sucedía. Con todo ello, afirmaron (antes de que se supiera que los pepinos españoles no eran culpables): “Pruebas claras sobre la procedencia de la bacteria todavía hoy no están claras. La culpa se la echan a una empresa de Málaga y otra de Almería, pero no se ha demostrado nada”.

Lo mejor de todo es que esta web hizo un trabajo profesional dirigiéndose a laboratorios para preguntar por el crimen y el supuesto criminal. Y estas fueron las siete conclusiones (perdonen las largas citas que tomo prestadas pero es crucial; los puntos importantes son el 5 y el 7. Como es textual, algunas construcciones no son ortodoxamente castellanas):

  1. - El elevado número de infecciones en el norte de Alemania indica una clara contaminación de uno o varios alimentos con la bacteria EHEC. Esta bacteria se encuentra en el intestino y en las heces de rumiantes infectados, sin que estos presenten síntomas de la enfermedad.
  2. - Por las preguntas realizadas a los enfermos, investigaciones en sus frigoríficos y comparaciones con un grupo de personas sanas, las autoridades han identificado a las hortalizas frescas (lechugas, tomates y pepinos) como posible fuente de la infección.
  3. - Así se llegó a una recomendación general en el norte de Alemania de no consumir lechugas, tomates ni pepinos, ya que en esta zona es donde más casos hay.
  4. - En las siguientes muestras e investigaciones de la bacteria EHEC esta se encontró en 4 muestras de pepino del mercado de Hamburgo. 3 pepinos de origen español y otra de origen desconocido. Un pepino era de procedencia ecológica.
  5. - Los diferentes orígenes y diferentes empresas productoras, diferentes tipos de riego, diferentes almacenes de envasado, diferentes transportes de España hacen una contaminación conjunta de la mercancía con esta rara bacteria improbable. O bien hay una fuente común de la mercancía o la contaminación se ha dado en un lugar donde la mercancía ha estado almacenada, transportada o re-empaquetada de forma conjunta. Hasta la fecha no hay información exacta sobre estos vínculos.
  6. - En bacterias EHEC existen diferentes cepas (las bacterias se diferencian genéticamente unas de otras y producen tóxinas diferentes). La cepa de los que han enfermado se ha identificado. Pero hasta la fecha no se ha dado a conocer si la encontrada en los pepinos es idéntica a esta bacteria concreta. (Nota mía: las últimas noticias es que no son las mismas)
  7. - Hasta el momento no hay infecciones EHEC en España (Nota mía: el caso ingresado en San Sebastián es de un español procedente de Alemania). En una contaminación clara de pepinos en la producción sería muy probable que las personas del entorno (agricultores, cosecheros, personal de almacén, controladores de calidad…) también enfermasen de EHEC. Sobre esto no hay datos.

Es decir, que si las autoridades alemanas hubieran seguido estas deducciones, no se habrían aventurado a echar la culpa a los pepinos españoles. Eso debería tener un castigo: de hecho, agronoticias afirma que por primera vez, una empresa española ha contratado a un bufete de abogados en Alemania y que no es de extrañar que pida “indemnizaciones por daños y perjuicios“.

Alemania debe responder.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube