Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Señor Draghi, ¿ha infringido usted alguna ley?

27 Junio 2011 - 8:00 - Autor:

El 8 de febrero de 2010 la revista alemana Der Spiegel hizo pública una información de alcance mundial: “Los responsables de la deuda griega llegaron a un gran acuerdo con los banqueros de la firma norteamericana Goldman Sachs a principios de 2002″. Gracias a este acuerdo cosmético, realizado con divisas, el gobierno griego podía cumplir los requisitos de Maastricht y del euro.

Cinco días después, el periodico norteamericano a The New York Times ampliaba la información. Había serias sospechas de que la firma americaba Goldman Sachs enmascaró la deuda griega en los años anteriores para que el país pudiera cumplir con los requisitos económicos para formar parte del euro.

Esa información afectaba entre otros a Mario Draghi. En el año señalado como el del ‘acuerdo’, 2002, era vicepresidente de Goldman Sachs International.

Inmediatamente, la opinión pública se preguntaba si conocía esas operaciones de maquillaje financiero, y si había intervenido en ellas.

Dado que cuando se hicieron públicas estas noticias, en 2010, Mario Draghi era el gobernador del Banco de Italia, esta institución se apresuró en emitir una nota el 18 febrero de 2010 para exculpar a su cargo público. “Il governatore della Banca d’ Italia, Mario Draghi «non ha avuto nulla a che fare» con le transazioni valutarie, currency swap, organizzate nel 2001 dalla Goldman Sachs per il governo di Atene in occasione dell’ ingresso della Grecia nell’ Unione europea” (en resumen, el gobernador Mario Draghi no ha tenido nada que ver con esas operaciones), decía el diario Corriere della Sera, haciéndose eco de la nota oficial. Es decir, todos esos manejos sucedieron ‘antes’ de que llegase Draghi, por decirlo así, en 2001 o antes, no en 2002.

Nacido en Roma en 1947, Draghi fue el primer italiano en recibir un doctorado en Economía por el Instituto Tecnológico de Massachussetts  (MIT). Su tesis doctoral estaba avalada por el premio Nobel de origen italiano Franco Modigliani, y por Stanley Fischer, gobernador del Banco de Israel (y candidato a presidir ahora el FMI).

Draghi trabajó como directivo del Banco Mundial entre 1995 y 1990, tras lo cual pasó por el gobierno italiano (en el Ministerio del Tesoro), privatizando muchas compañías; en 2002 fue nombrado nada menos que vicepresidente y director gerente de Goldman Sachs International, y en 2004 pasó a formar parte del Comité Ejecutivo del banco de inversión norteamericano. Luego, en 2006, fue nombrado gobernador del Banco de Italia.

Mosqueada por las pruebas aportadas por la prensa, la Reserva Federal de EEUU iniciaba el 25 de febrero una investigación al banco de inversión Goldman Sachs por sus manejos extraños de la deuda griega.

Las cosas empeoraron para Goldman porque semanas después el senador norteamericano Chris Dodd (presidente del comité de banca) daba un discurso en el Congreso de EEUU presentado pruebas de que Goldman Sachs no solo había enmascarado deuda griega sino que había vendido productos financieros griegos en EEUU, ocultando información valiosa a los compradores. Y en las pruebas aportadas, se veía que parte de esas operaciones se habían realizado en la primavera de 2002, cuando Draghi ya era vicepresidente para Europa de Goldman Sachs.

Esto planteaba serias dudas:

¿Estuvo Draghi involucrado en las operaciones de Goldman en Grecia? ¿Era consciente de que Goldman estaba apañando la deuda con operaciones swap (cambio de divisas)? Si lo sabía, ¿por qué no dio parte a los organismos reguladores?

Va a ser difícil para cualquier persona aceptar su candidatura (al BCE) sin obtener respuestas claras y públicas a estas preguntas”, se preguntaba  en su blog Simon Johnson, un profesor del MIT que fue economista jefe del FMI. Proponía investigar el papel de Goldman Sachs, pues esas operaciones habían abarcado muchos años, concretamente, hasta 2009.

Ninguna de estas cuestiones ha sido tenido en cuenta por los principales gobernantes de la UE pues hace pocos días se ha sabido que Draghi será el presidente del BCE el próximo noviembre. Lo nombró el Consejo Europeo, formado por los jefes de gobierno de cada país.

Será presidente del banco que gobierna la moneda europea, moneda sacudida entre otras cosas, por la crisis griega, que a su vez fue enmascarada por su antigua firma Goldman Sachs.

¿Cómo es posible que siendo vicepresidente de Goldman Sachs en Europa a nadie le importe que este banco de inversión haya realizado en esas fechas canjes de deuda para enmascarar la deuda griega?

El 15 de junio, ante el Comité Económico del Parlamento Europeo, Draghi recibió una pregunta de Pascal Canfin, de los Verdes alemanes, que fue formulada así: “En 2003, usted era director gerente junto con el caballero griego que estableció el swap entre Goldman Sachs y Grecia, por tanto conocía este acuerdo, aunque no lo haya negociado. ¿Qué tiene que decirnos sobre esto?”.

Y Draghi se defendió:

“Primero, los acuerdos entre Goldman Sachs y el gobierno griego se habían realizado antes de mi incorporación Goldman Sachs: lo he dicho una y otra y otra vez. Segundo, no tenía nada que ver con estas ofertas, ni antes ni después.  En tercer lugar, creo que la  información no es correcta; yo no estaba a cargo de la venta de productos a los gobiernos, de hecho he trabajado con el sector privado y a pesar de que Goldman Sachs esperaba que yo trabajase con el sector público, cuando fui contratado, yo les dije que, francamente, por el hecho de haber estado en el sector público antes, yo no tenía ningún interés o el gusto o la atención por trabajar con el sector público”.

Lo que parece que no se ha tomado en cuenta es que los ejecutivos de Goldman en Europa están bajo investigación. Así lo reconoce en su memoria de 2010 la firma americana. En la página 178, en el capítulo de “Litigations“, y en concreto sobre “transacciones con el gobierno heleno”, afirma que “el Grupo [Goldman] y varias de sus afiliadas están sujetas a una serie de investigaciones y revisiones por varias instituciones gubernamentales y organismos regulatorios en relación con las transacciones de la firma con la República de Grecia, incluyendo swaps y financiaciones”.

Las investigaciones a las que se refiere son muy serias. Por un lado el banco central de EEUU, la Federal Reserve Board. Y por otro, la Securities and Exchange Commision, los guardianes de la Bolsa. Ambas instituciones investigan en concreto el papel de Goldman Sachs en el maquillaje de la deuda griega entre 2001 y 2009. Y esa investigación abarca todo el periodo en que Draghi fue vicepresidente europeo.

La pregunta es, si ha sido tan facil nombrarle futuro presidente de BCE, ¿qué requisitos exige el BCE para entrar en su plantilla?

En la web del Banco Central Europeo se dice claramente a los aspirantes que allí solo se desea “reclutar personal de alta calidad e integridad, con un amplio espectro de capacidad y talento”.

Y más adelante, en la pestaña de los requisitos (security clearance), se expone lo siguiente: “Para proteger a la institución y su reputación, el BCE tiene que saber que, como futuro empleado, si usted tiene antecedentes penales y si ha llevado a cabo sus asuntos financieros de una manera honorable y ética”.

Es decir, un candidato a entrar en cualquier departamento del BCE debe rellenar un formulario, en el cual se le pide exponer si ha infringido alguna ley, o si ha estado relacionado con alguna bancarrota. Se supone que Draghi tiene que haber respondido a ese formulario. Sobre todo a la pregunta que dice, ¿ha infringido usted alguna ley?

Las investigaciones de la FED y la SEC pueden acabar en dos metas: a) No detectar ninguna relación ilegal de Draghi con los manejos de la deuda griega. b) Descubrir alguna relación de Draghi con la deuda griega y los manejos de Goldman Sachs.

En este caso, no solo habrá infringido las leyes de EEUU, sino el código del BCE que se exige a cualquier empleado. Sería muy curioso que EEUU fuera el país que reventara por los aires algo tan serio y soberano como el puesto del presidente del Banco Central Europeo, el banco del euro.

¿Y nadie en la UE ha pensado en eso antes de nombrarle futuro presidente?

. (mi Twitter es @ojomagico)

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas