Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Cómo será el próximo ministro de economía?

31 octubre 2011 - 10:55 - Autor:

Hombre o mujer, joven o maduro, asturiano o palentino… No importa. Lo que necesitamos para estos tiempos es un ministro que sepa convencer a tres grupos de personas.

1. Que convenza a los miembros de su propio gobierno y a los presidentes de las autonomías para que amarren los gastos de todos los organismos públicos. Ni un céntimo más de gasto que no estuviera presupuestado.

2. Que convenza a la mayoría de los españoles de que son tiempos duros y hay que apretarse el cinturón, pero también que les ilusionara con medidas que estimulen la economía.

3. Que convenza a los mercados mundiales de que España es un país seguro, que devuelve sus deudas, que va a volver a crecer y que somos fiables al 100%.

Y además, si se metiéramos en una coctelera las cualidades de algunos ministros de Economía de España desde las primeras elecciones (1977), esto es lo que se debería extraer de cada uno:

-La profundidad panorámica del profesor Fuentes Quintana (1977-1978), vicepresidente económico en el gobierno de Adolfo Suárez, y el hombre que evitó que el país se hundiera en un mar de huelgas e inflación. El nuevo ministro debería copiar el estilo y la solidez del discurso que dirigió Fuentes Quintana a los españoles en 1978 por televisión para explicar la crisis.

-La inteligencia y la rapidez de decisión de Miguel Boyer (1982-1985), quien a poco de ser nombrado superministro (unió Economía y Hacienda en un Ministerio), ordenó la intervención de Rumasa, un grupo que ha demostrado una vez más que estaba basado en un sistema de financiación que arruina a inversores, y deja en la calle a miles de familias. Boyer convirtió los alquileres vitalicios en temporales e  impuso la disciplina fiscal.

-El sentido práctico y la fuerza de convicción de Carlos Solchaga (1985-1993), quien pilotó la entrada de España en el Mercado Común, abrió el país a las inversiones extranjeras y dio el primer impulso a lo que se llamó capitalismo popular. Cuando era ministro de Industria (1982-1985), emprendió la mayor reconversión industrial de la historia de España.

-La audacia y la voluntad de Rodrigo Rato (1996-2004), quien abrió la economía a la competencia, quebró los privilegios de muchos sectores, redujo las facturas de las familias, metió a España en el euro (cosa que nadie auguraba), redujo el paro del 23% al 11% y promovió la mayor ola de crecimiento económico reciente.

-El conocimiento de los entresijos de la UE así como de los resortes económicos de Pedro Solbes (1993-1996, y 2004-2009), quien redujo el paro a niveles que no se recordaba (menos del 8%), y que tuvo la valentía de dimitir cuando el presidente Zapatero no le hizo caso a pesar de que nos habíamos metido en la mayor crisis financiera en muchos años.

-Y la dureza de carácter de Elena Salgado (2009-), que ha sufrido los mayores embates de los mercados mundiales contra la credibilidad financiera del país, y nunca ha dudado de que íbamos a salir de este maremoto. Ha sido el sparring de la economía.

Nota: en el periodo de UCD había un ministerio de Economía y otro de Hacienda. Boyer los unificó, pero luego, se dividió de nuevo con el PP en su segundo mandato, a partir de 2000. Hoy están unificados.

Ha habido 15 ministros de Economía o ministros de Hacienda en España desde 1975, empezando por Juan Miguel Villar Mir, hoy presidente de la constructora OHL. Aquí se cuentan desde las primeras elecciones, y no están todos. Faltan la mayoría de UCD, hoy extinta.

(Mi Twitter para los candidatos:

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion )

 

La habitación de las ideas

29 octubre 2011 - 0:07 - Autor:

Hoy he conocido una habitación para producir ideas. Es una sala amplia de colores, con tres juegos de mesas, sillones confortables y taburetes donde los profesionales de 101 se dedican a pensar.

101 es una agencia de publicidad y estrategias digitales fundada por Gustavo Entrala.

Está cerca del parque del Retiro en Madrid y acaban de estrenar su nueva sede. Tiene una entrada larga muy rara con cesped creo que acrílico, un banco y una farola. Luego una oficina bastante amplia llena de ordenadores. Era un garaje con lucernarios y ahora tiene salas colocadas a diferentes niveles.

Y allí está la habitación de las ideas. No sé si lo llaman así, pero eso es lo que entendí cuando me lo explicaron.

Como he dicho, se reúnen allí para crear, idear, pensar… una diversión intelectual que, según Entrala, es la base de la empresa porque allí se producen grandes cosas que al final se convierten en productos, servicios y soluciones para sus clientes.

“Aquí nos reunimos y hablamos”, dice Entrala, periodista que empezó su carrera en Actualidad Económica hace algunos años, igual que yo. “Pero sobre todo, debatimos y creamos”.

Cuando me hablan de reuniones siempre pienso en la cantidad de reuniones en las empresas que empiezan con muy buena intención y acaban con, en fin, acaban.

¿Cómo hacer una reunión eficaz?

“Tiene que haber un jefe de grupo que sea como el dueño del bar”, dice Entrala. “Y no solo hay que debatir, sino que al final cada uno tiene que salir allí con una lista de deberes. No basta con reunirse”.

Lo importante es aportar ideas, debatirlas y acometer misiones. Las tres cosas son importantes pero pienso que si no hay ideas, el resto no funciona.

Estuve hablando de eso con Entrala. Crear el ambiente para producir ideas no es fácil. Primero, porque en España se tiende a discutir, en lugar de compartir ideas y pulirlas. Y segundo, porque si alguien con ideas se siente cortado, al final no habla y  se pierde su aportación. Es un arte conseguir que un grupo se una para crear y solucionar.

La habitación de las ideas es algo que existe en todas las empresas y se llama sala de reuniones. La de 101 está coloreada, es tan amplia que parece que faltan sillas, y las paredes son de vileda, es decir, se puede escribir sobre ellas. Dan ganas de despatarrase con un café en la mano, ponerse a parir cosas y pintarrajear grafitis. Así da gusto romper con la rutina.

La rutina suele matar la creatividad en las empresas. En un periodo tan crítico como el actual, muchas empresas siguen apegadas a sus rutinas sin pararse a pensar en soluciones, soluciones imaginativas, incluso audaces. Y locas.

Justo al lado de la habitación de las ideas del 101 hay una sala de formación con una puerta corredera donde Entrala ha hecho pintar una frase legendaria. Stay hungry, stay foolish.

Copyright Guccio

“¿Te recuerda algo?”, me pregunta. Es la frase con la que Steve Jobs concluyó su original discurso en la universidad de Stanford ante miles de estudiantes. Significa: “Sed insaciables, sed locos”.

Esta frase se ha convertido en el lema de los creativos del planeta y supongo que presidirá muchas habitaciones de las ideas. Jobs creó productos que estaban más allá de la línea racional de la informática. Eran audaces. Se podía haber estrellado con ellos, pero no.

La innovación tiene mucho de alocado. A veces creen en ella unos pocos, o uno a solas. Algunas de estas ideas supongo que habrán nacido en momentos creativos bajo la ducha o en un aeropuerto. Pero si hubiera una habitación en las empresas destinada a producir ideas alocadas sin complejos, y luego alguien se dedicara a ponerles patas, muchas empresas estarían ahora saliendo de la crisis.

Me metí en Google y puse ‘habitación de ideas’. Me salieron muebles de Ikea y cosas de decoración. Pensé que el día en que exista alguien que diseñe e instale habitaciones para producir ideas, seguro que muchos empresarios se quedarán estupefactos. Pero si se convirtiera en un habitáculo tan necesario como la sala de ordenadores o la de las máquinas de café, las cosas marcharían mucho mejor.

Total: máquinas las tenemos todos. Ideas, muy pocos.

(Mi Twitter para los amantes de las ideas locas:

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion )

 

Jonathan Ive, el otro genio de Apple

26 octubre 2011 - 23:19 - Autor:

En estos días se han puesto a la venta dos biografías de Steve Jobs, la de Walter Isaacson (Debate, titulada Steve Jobs) y la de Daniel Ichbiah (Lid, titulada Las Cuatro Vidas de Steve Jobs).

Hay en ambas mucho que aprender y los periodistas las están desgranando poco a poco para mostrar la vida del fundador de Apple. Un genio, sin duda, pero en ambas biografías hay una parte dedicada a otro genio de la empresa de la manzana, el diseñador Jony (Jonathan) Ive (ver foto).

Este diseñador británico llevaba trabajando en Apple desde 1992, cuando Jobs no estaba en la compañía. “Ive se aburría tremendamente en Apple”, cuenta Ichbiah, “y estaba a punto de presentar su dimisión

Recordemos. Jobs, creador de Apple, había sido expulsado de la empresa en los ochenta. Luego volvió a dirigirla, justo cuando la empresa estaba cayendo en el abismo. ¿Por qué? Porque los ingenieros habían tomado el lugar de los diseñadores.

Jobs  volvió a la compañía en 1996, y dio al año siguiente dio un discurso que resultó para Ive una revelación. “Anunció que nuestra meta no era simplemente ganar dinero sino también crear grandes productos”. O sea, Jobs proponía hacer justamente lo contrario de lo que Apple estaba haciendo en los últimos años.

En la mayoría de las empresas, cuenta Walter Isaacson, biógrafo de Jobs, la ingeniería determina el diseño. Los ingenieros plantean sus requisitos y los diseñadores crean cubiertas y tapas que puedan acomodarlos. “Para Jobs, el proceso tendía a funcionar en sentido contrario”.

Eso fue lo que gustó a Ive.

El iMac, un ordenador que parecía un caramelo

Un día Jobs vio uno de los diseños de Ive. Se trataba de un ordenador de color y de plexiglás. La empresa lo había rechazado pero Jobs lo vio y dijo “lo quiero”. El problema era presentar este modelo traslúcido al consejo de administración de Apple, “aquella cohorte de seres racionales en busca de rentabilidad garantizada”.

Jobs y su diseñador se encerraron con un pequeño equipo y trabajaron en absoluto secreto tras un cartel, copiado de la Segunda Guerra Mundial, que decía “Las lenguas largas pueden hundir el barco”. Estaba naciendo el iMac, ese ordenador en forma de fruta y de colores ácidos, que entre otras cosas se había basado en la forma en que se presentan los caramelos.

El 6 de mayo de 1998 el iMac se presentó en público. “Se convirtió en el ordenador más vendido del momento en todas las categorías”, dice uno de los biógrafos. Desde entonces, ambos trabajaron haciendo algo que consistía en buscar la sencillez en la complejidad. Fueron sacando productos sorprendentes, que parecían salidos del taller de un orfebre medieval: el iMac, un ordenador de color y en forma de huevo. El iPod, el iPhone, el iPad…

¿Y qué hacía a Ive tan brillante? Que era un artesano. Un artesano moderno.

El orfebre medieval

Su padre era un orfebre que además daba clases en la universidad local de Chingford. Enseñó a su hijo el placer de hacer cosas con las manos. “Llegué a darme cuenta de que lo realmente importante era el cuidado que se ponía en ellos [productos hechos a mano]“. 

Ive consiguió muchos premios de diseño y en 1992, cuando entró en Apple, la empresa estaba dirigida por Gil Amelio, quien no tenía mucho aprecio por el diseño. “No había un ambiente de atención a los productos”, afirma Ive en una de las biografías,” porque estábamos tratando de rentabilizar al máximo los beneficios que obteníamos”.

Cuando Jobs volvió, Ive vio de nuevo la luz.

¿Podía haber surgido esa gama de productos sin la unión de un orfebre y un visionario? Es dudoso. Ive afirma en una de las biografías que cuando Jobs presentaba esos diseños como si hubiesen salido de su propia cabeza, se sentía como si le hubieran robado un bebé. Pero también reconoce que sin la visión y la apuesta de Jobs, habría sido imposible que esos bebés vieran la luz.

Fue la idea de dar valor a la artesanía lo que hace que ahora Apple sea una de las empresas más valiosas del mundo. Parece una contradicción. En la era de la superproducción en serie, de las commodities, del usar y tirar, ha triunfado una empresa que trabaja conceptos medievales: el fruto de las manos. A eso se le llamaba entonces artesanía.

Una de las lecciones que se aprende de ambas biografías es que los departamentos de diseño de las grandes compañías son en parte herederos de ese espíritu artesanal… siempre que por encima no tengan a los ingenieros. En la construcción de las catedrales, se unificó el trabajo de cientos de artesanos para producir vitrales o arcos, gárgolas y hornacinas, y todo ello  bajo la supervisión de un gran arquitecto que tenía una visión.

Y Jony Ive es ese artesano medieval transplantado al siglo XX y descubierto por un cazador de talentos que convertía la técnica en arte: Steve Jobs.

(Mi Twitter para los artesanos incomprendidos:

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion )

 

 

ETA, las deudas se pagan

24 octubre 2011 - 9:32 - Autor:

En 15 años, desde 1993 hasta 2008, ETA ha causado a España un coste económico de 1.377 millones de euros. El desglose de esta macabra cuenta de resultados es: 17,8 millones de euros en daños personales, 67 millones en pensiones extraordinarias, 436 millones en daños materiales, y 856 millones en los costes que derivan de aumentar la seguridad y proteger a bienes y personas.

Esos han sido los costes directos.

Los indirectos son cuantiosos: ¿cuánta gente ha dejado de invertir en el País Vasco? ¿Cuánto capital ha huido? ¿Cuántos empresarios se han instalado en otras partes? ¿Cuánta producción se ha perdido? Se calcula que este coste indirecto ha sido de 150.000 millones de euros.

Estos datos aparecen en la página web de la Ertzaintza, la policía vasca, y están tomados del informe de la Cátedra de Economía del Terrorismo de la Universidad Complutense, Cátedra dirigida por Mikel Buesa.

continuar leyendo

¿Qué es el 15M?

17 octubre 2011 - 10:13 - Autor:

Ayer escribí en Twitter que, cuatro meses después de que naciera, los periodistas no sabemos definir bien qué es el 15M, esa protesta social que nació el 15 de mayo de este año. Luego pedí ayuda a las redes, y hasta pregunté si el 15M era de izquierdas. Estas son las respuestas.

“Pero si es bien sencillo. Es la expresión ciudadana de hartazgo con la situacion político-económica global”.

“Es la pataleta del rico con mala conciencia”.

“Siendo contra el sistema, siempre derivará a lo anticonservador - lo digo por lógica, no por política”.

“Si ya piensas que es de izquierdas muy mal vas en tu escrito…”.

continuar leyendo

La increíble epopeya del emprendedor español que devoró perros y protegió a los indios

12 octubre 2011 - 11:42 - Autor:

Consta en los Archivos de Indias, que el 17 de junio de 1527, partió de Sanlúcar de Barrameda una expedición formada por cinco navíos y 600 hombres capitaneada por Pánfilo de Narváez con destino a la Florida.

Desde que atracó en el puerto de Santo Domingo, hasta que pisó la tierra de la Florida, la expedición fue menguando. Unos se quedaban en los puertos, otros continuaron pero fueron víctimas de tormentas y hundimientos, y los que llegaron a la península, se dispersaron y cayeron muertos por las flechas de los indios o por el hambre.

Al final quedaron cuatro hombres: Alonso del Castillo, de Salamanca, Andrés Dorantes, de Béjar, Estebanico, negro alárabe, de Azamor, y Alvar Núñez Cabeza de Vaca, que se haría famoso por relatar una increíble aventura.

Acompañados por varios indios, los cuatro emprendieron a pie un largo viaje, que abarcó todo el sur de Estados Unidos, hasta México. Al principio, conocieron otros españoles, restos de viejas expediciones, los cuales narraron cómo se dieron al canibalismo entre ellos para sobrevivir, haciendo tasajos de los cuerpos de los que morían.

Cabeza de Vaca y sus compañeros siguieron su viaje pisando terra nova, paisajes nunca vistos por europeos. Durante su aventura, los cuatro aprendieron hasta siete lenguas indias, sobrevivieron comiendo frutas, desollaron y devoraron perros, y conocieron las costumbres de las tribus.

De algunas huyeron a tiempo para no ser muertos. De otras, como los mareames, se espantaron de sus horribles costumbres como la de dar a los perros “las hijas en nasciendo”. De los yguaces, que mataban a sus mujeres, pero compraban las de los enemigos a cambio “de un arco, con dos flechas”.

Cuando escaseaban los venados, los indios comían “arañas e huevos de hormigas y gusanos e lagartijas e salamanquesas e culebras y viboras”; y si de eso no había, entonces “muerden y comen tiuerra y madera, y estiércol de venados”.

Algunas tribus esclavizaron a Cabeza de Vaca y sus compañeros, de modo que tenían que huir atravesando toda clase de calamidades. Un día, encontraron una tribu llamada Avavares, y por la noche, se acercaron algunos indios diciéndoles que les dolía la cabeza, y que por favor les curasen. Cabeza de Vaca y sus amigos se limitaron a santiguarles y encomendarles a Dios, pero el efecto fue tan inmediato “que todo el mal se les había quitado”.

La fama sanadora de estos señores con barba saltó de una tribu a otra, y vinieron más indios, y les regalaron venados. Luego hicieron fiestas en su honor, y más indios se acercaron para recibir la extraña curación, que nunca fallaba.

Siguiendo su viaje, un día los cuatro aventureros conocieron a los indios susolas, quienes les pidieron que salvaran a un pobre hombre que yacía acostado bajo una tienda. “Cuando yo llegué”, cuenta Cabeza de Vaca”, hallé el indio los ojos vueltos e sin ningún pulso”. Cabeza de Vaca suplicó a Dios nuestro señor “fuese servido de dar salud a aquel”, y santiguó y sopló. Luego se retiró a dormir y a media noche le despertaron para decirle que el muerto había revivido.

Desde entonces, les llamaron hijos del Sol, y su nombre iba por delante de sus pasos.

Aun tendría Cabeza de Vaca de aumentar su fama, cuando, tras conocer otras tribus y atravesar aquellas tierras, le trajeron un hombre que tenía la punta de una flecha clavada cerca del corazón desde hacía mucho tiempo. Cabeza de Vaca le examinó, sacó un cuchillo, y le abrió el pecho hasta donde estaba la flecha. “Metí la punta del cuchillo y con gran trabajo en fin la saqué”. Luego le dio varios puntos y le estancó la sangre. Le dio la punta de la felcha al pueblo e “hicieron muchos bailes y fiestas”.

Las tribus les recibían en los caminos, les regalaban toda clase de cosas y les invitaban a sus casas. Y Cabeza de Vaca y sus tres amigos sólo daban “infinitas gracias a Nuestro Señor”, y les decían a los indios que “en el Cielo había un hombre que llamábamos Dios… y que hacíamos lo que él nos mandaba, y que si ansí ellos lo hiciesen les iría muy bien dello“.

Una tribu les dio cinco puntas de flechas realizadas con esmeraldas. Otra les dio obsequios de oro, cuentas de coral, artesanías… y sobre todo, mucha comida.

Hasta que toparon casi al final de su viaje con una tribu temerosa de ellos, porque habían conocido a hombres barbudos que les hacían esclavos o los mataban, entraban en sus tribus y quemaban sus  casas, y llevaban a las mujeres y muchachos.

Cabeza de Vaca y sus compañeros se presentaron ante los otros conquistadores, pero su aspecto sorprendía a todos. Vestían como los indios y se comunicaban con ellos en su lengua. Para que no aniquilasen a los indios, Cabeza de Vaca les regaló a los otros españoles las flechas de esmeralda, oro, comida… “y ansí las perdimos”.

Y entonces los indios les dijeron que había dos clases de cristianos: unos venían del sol y otros de donde se pone; unos sanaban a los enfermos y otros mataban a los que estaban sanos; unos vestían como ellos, desnudos y descalzos, y otros iban vestidos y en caballos y con lanzas; unos no tenían codicia y daban todo lo que tenían, y otros solo querían robar todo…

Cabeza de Vaca, tras llegar a México, y embarcar hacia España, informó de todo ello a su  Imperial Majestad  Carlos V, redactando un texto hoy conocido como Naufragios: el primer testimonio de un europeo sobre la vida de los indios en lo que hoy son los EEUU, y donde explicó que “”estas gentes todas, para ser atraídas a ser cristianos y a obediencia de su Imperial Majestad, han de ser llevados con muy bien tratamiento, y que este es un camino muy cierto y otros no”.

Habían pasado diez años desde que partió.

Y lo primero que pidió a su majestad fue que le diera poder para embarcarse en otra aventura. El emperador le nombró gobernador del Río de la Plata.

Cabeza de Vaca sufragó todos los gastos, consiguió 8.000 ducados y se embarcó con 400 soldados en 1541 a socorrer a los españoles en medio de la selva sudamericana, en Paraguay.

Se desconoce desconoce la fecha de la muerte de Cabeza de Vaca. También se desconoce la fecha y lugar de su nacimiento, aunque se piensa que fue en Jerez.  No se sabe aún dónde está en su tumba.

Lo único que se sabe es que en aquellos tiempos, a los emprendedores se les llamaba conquistadores, y que algunos fizieron el bien, y otros el mal.

Pd: aquí tenéis un enlace a un trozo de la película que se hizo sobre Cabeza de Vaca (gracias a @hectormgarrido).

Otro a Naufragios en la Biblioteca Cervantes.

(Mi Twitter para los que desconocen la historia española en América:

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion )

 

 

La verdad sobre el ratón de Steve Jobs

10 octubre 2011 - 0:06 - Autor:

Cuando tenía 24 años, Steve Jobs hizo una visita con algunos miembros de Apple al laboratorio de investgación y desarrollo de Xerox en Sillicon Valley: el Xerox Parc.

En ese laboratorio, situado en las colinas del Coyote de Palo Alto, se reunían los mejores investigadores y programadores informáticos de Estados Unidos, que era como decir del planeta.

Del Xerox Parc habían salido algunas innovaciones que se disfrutan aún hoy como la impresión por láser, y de Ethernet, una red de comunicación que daría lugar a la futura internet.

Los ingenieros de Xerox recibieron al joven Jobs (era 1979), quien ya tenía bastante fama por ser una de las cabezas más descollantes del mundo de la informática. continuar leyendo

“La élite emplea su inteligencia en aprender cosas inútiles en las escuelas de negocio”

9 octubre 2011 - 6:00 - Autor:

Florence Noiville estudió en los años ochenta en la HEC, la Escuela Superior de Comercio de París. Una de las mejores del mundo.

Mientras estaba en la escuela, hizo unas prácticas en Seita, la tabacalera francesa. Uno de sus cometidos era incitar a fumar a jóvenes que nunca había probado el cigarrillo (ella nunca ha fumado). Y para ello, regalaban a los esquiadores toda clase de gorras, camisetas, viseras, dorsales. No era legal, pero en la empresa lo llamaban “un enfoque creativo”.

Más tarde, entró a trabajar en la división francesa de Control Data como analista financiera. Control Data era una compañía norteamericana que se dedicaba al mantenimiento de grandes ordenadores y supercomputadoras. Un día aterrizaron los jefes de Minnessota en Marne-la-Vallée. Florence les hizo una presentación del estado de las cuentas, y antes de llegar al final, los yanquis la interrumpieron. “Listen, Florence, how can we make more profit? The rest we don’t care about”. (Escucha, Florence, ¿cómo podemos ganar más dinero? El resto nos tiene sin cuidado”).

Farfulló una respuesta pero a Florence no se le olvidó aquella frase en inglés y hasta la bautizó con un acrónimo. MMPRDC. “Make More Money, the Rest we Don’t Care about”.  ¿Es eso lo que enseñan en las escuelas de negocios?

continuar leyendo

Los siete trucos del genio de las charlas

3 octubre 2011 - 20:40 - Autor:

Steve Jobs, el fallecido fundador de Apple,  era uno de los mejores ejemplos de cómo hacer una presentación con diapositivas. Su magia era tan cautivadora que sus presentaciones eran seguidas a través de la Red porque parecían espectáculos de circo. Esta magia la ha usó para presentar en público desde el iPod, hasta los iPhone o los iPads.

El experto en comunicación Carmine Gallo escribió un libro sobre esta magia donde afirma que «el primer paso para vender tus ideas,con poder, persuasión y carisma, consiste en crear una historia, una trama. Eso es lo que diferencia a los grandes comunicadores de los mediocres», según el libro The Presentation Secrets of Steve Jobs

Estos son sus trucos:

 

1. Planifica en analógico: prepara cada diapositiva con lápiz y papel, y visualízalas como si las dibujaras en una servilleta.

2. Responde la pregunta que preocupa a todos: tus oyentes quieren saber por qué tienen que estar preocupados.

3. Despliega un sentido mesiánico de tu meta: eso es lo que te da carisma.

4. Crea encabezados al estilo Twitter: es decir, frases cortas.

5. Dibuja un mapa mental: los argumentos de Jobs son fáciles de entender porque se ajustan a la ley de la persuasión (la gente tiende a recordar sólo tres cosas básicas –sangre, sudor y lágrimas, por ejemplo–).

6. Introduce un antagonista: Jobs siempre introduce un villano para que la gente tome posición y se ponga del lado de los buenos.

7. Destapa al héroe conquistador: al final, toda historia debeterminar con un héroe triunfante.

(Mi Twitter para los que odian hablar en público:

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion )

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android