Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Bertelsmann revela cómo sería su agencia de rating sin ánimo de lucro

12 diciembre 2011 - 9:30 - Autor:

Hace unos días, proponía en este blog librarnos de lastradicionales agencias de rating creando una agencia sin ánimo de lucro. Ponía el ejemplo de WikiRating, una wiki (una red comunitaria) que se nutría de comentarios de expertos y calificaba la deuda soberana de los países. Sin ánimo de lucro.

Sus calificaciones quizá no son  las mejores, pero ¿son peores que las de Fitch, S&P y Moody’s, que se pasaron años dando matrículas de honor a basuras financieras?

Dos días después, una persona acreditada en Europa propuso lo mismo. Gunter Thielen, presidente de la Fundación Bertelsmann, habló de crear una agencia de rating sin ánimo de lucro. Una agencia independiente que otorgase las calificaciones más adecuadas y libres de la deuda soberana y de los bonos de empresa.

Vaya. Qué casualidad.

Thielen ha propuesto a un grupo de expertos internacionales que se reúnan en los próximos meses para definir las bases de esta agencia. “La crisis del euro ha demostrado el actual déficit de las agencias de calificación”, ha dicho Thielen, según informaba la web de la Fundación Bertelsmann. “Las agencias carecen de legitimidad y transparencia, y sus criterios para evaluar países son demasiado estrechos”.

De modo que propone crear una nueva agencia. Para que sea independiente y a la vez aceptada por todos, debe cumplir una condición especial: no tener fines de lucro. ¿Por qué? Está claro: las agencias de rating conocidas fallaron porque hacían informes para agradar a sus clientes. Sus criterios estaban mediatizados por la mano que les daba de comer. Hace poco se destaparon correos electrónicos espeluznantes que demostraban esta actitud inmoral.

Una agencia sin fines de lucro resolvería ese obstáculo.

Además de los indicadores tradicionales que muestran la solidez económica y financiera, esta agencia propuesta por Bertelsmann debería tomar en cuenta otros criterios como medir la gestión política con miras a las reformas y la capacidad de ejecución de los gobiernos.

Con ello, pienso yo, no sucedería lo que vimos la semana pasada: que S&P amenazaba con descalificar al sistema europeo, justo días antes de la Cumbre Europea de la cual salieron medidas para reforzar la estabilidad fiscal, financiera y el euro. A S&P le dio igual. Afortunadamente, los mercados ni le hicieron caso.

Como dijo Thielen: “En esencia se trata de que los criterios utilizados sean tan completos como sea posible y no sólo reflejen la realidad financiera y económica, sino también la gestión política de un país y su implicación en los procesos de reforma”.

Ideal para una Unión Europea que desde hace varios meses está aplicando profundas medidas para superar la crisis. Pero que de repente, esas medidas son dinamitadas por agencias de rating americanas que quieren hacer ahora sus deberes, pasándose al lado oscuro de las calificaciones: siendo más exigentes con sus notas. ¿Si la UE fuera EEUU serían tan exigentes a la hora de rebajar las notas?

Thielen deja claro por si acaso que no se trata de crear un ‘contramodelo’ que se enfrente a las agencias anglosajonas. “Nuestro modelo es más bien un termómetro adicional para tener una mirada más cercana y  a largo plazo de los países”.

¿Y cuándo se pondrá en marcha esta idea? Un primer borrador del estudio se presentará en la primavera de 2012 en la Conferencia Financiera de la Fundación Bertelsmann en Washington. Según la nota de prensa de la Fundación, esta conferencia se organiza en paralelo con las reuniones del FMI y el Banco Mundial. En el trabajo de desarrollo, la Fundación quiere incorporar a sus propias redes de expertos, además de otras instituciones internacionales de reflexión.

La idea está en marcha. Por cierto, Bertelsmann engloba al mayor grupo de comunicación europeo: en España tiene la editorial de revistas G+J, Plaza&Janés, rotativas, etc. Bertelsmann es una empresa familiar alemana. No cotiza en Bolsa. Y su Fundación es conocida por sus actividades altruistas, razón por la cual a su presidente Reinhard Mohn le dieron el Premio Príncipe Asturias de la Concordia.

(Mi Twitter para los que se apunten a esta agencia:

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico)

http://twitter.com/#!/la_informacion


 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas