Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Antes de quejarse del precio de la luz, por favor lea esto dos veces

2 Abril 2012 - 7:23 - Autor:

De todas las facturas que paga mensualmente el hogar español, la luz es la más esencial. Pero temo que no le damos el valor que recibimos por el precio que pagamos.

Sin electricidad, volveríamos a los tiempos del vapor. Al 1800 más o menos. El gran invento que fue la máquina de vapor dio un impulso al transporte de seres y mercancías. Sin duda, Pero nada comparable al salto que dio la humanidad cuando se domesticó la fuerza electromagnética, una de las cuatro fuerzas fundamentales del universo.

Iluminó las ciudades y dio pie a los inventos que han modificado 10.000 años de civilización. Gracias a la electricidad, podemos conservar los alimentos en su forma natural durante meses. Gracias a esta fuerza, tenemos teléfonos, televisores, reproductores, lavadoras, lavaplatos, móviles, equipos de música, aire acondicionado e iPads.

La tecnología moderna funciona gracias a la electricidad. Podemos fabricar millones de productos gracias a máquinas que están enchufadas a la corriente eléctrica.

Nuestros medios de transporte, desde los coches hasta los aviones y los barcos se mueven gracias a la electricidad: la chispa producida por la electricidad convierte a los derivados del petróleo en energía cinética. Sin la electricidad acumulada en las baterías, sería imposible encender un vehículo. Los trenes, los tranvías y el metro se desplazan con el empuje eléctrico. Los ascensores y los cajeros serían inconcebibles sin esa energía.

¿Y de dónde viene ese maná? Las grandes obras hidroeléctricas, las plantas de carbón, los ciclos combinados, las termosolares, las eólicas y las solares solo tienen un objetivo: producir electricidad. Y hasta las plantas nucleares en el fondo son máquinas de vapor que convierten el agua hervida en electrones gracias a las dinamos.

Uno de los inventos más fascinantes de la humanidad ha sido precisamente la dinamo. Cuando Faraday descubrió que se podía producir electricidad haciendo rotar una aleación de metales alrededor de un magneto, permitió a la humanidad obtener energía de todas esas fuentes.

Ahora mismo, este artículo no podría ser leído sin electricidad. Internet dejaría de existir en el momento en que se fuera la luz. No funcionarían ni los sms, ni los correos electrónicos ni el whatsapp ni skype.

Todos podríamos ahora producir fuego y asar un filete, o hervir agua para una sopa. Pero casi nadie es capaz de producir electricidad de uso corriente. Algo tan sencillo como un enchufe nos da la vida. Los cirujanos no podrían operar sin ese enchufe. Ni las matronas traer una vida nueva sin el electrón.

En los últimos 60 años, los grandes cambios en el hogar español han girado alrededor de la electricidad. Aparatos que nos complacen y nos liberan. Y temo que cada vez tendremos más: coches eléctricos, por ejemplo.

Por eso, que nos hayan subido un 7% la luz a los hogares no debería ser un drama. Sobre todo porque en este país, especialmente ahora, cada vatio que consumimos cuesta más de lo que pagamos. Debió subir mucho antes, cuando vivíamos cegados por la opulencia en los años de la Champions League económica. Por no hacerlo, existe un déficit de 25.000 millones de euros. Si se dividiera esa cantidad entre 47 millones de españoles, imaginen cómo debería subir de verdad la factura.

Para una familia media, cuya factura de la luz oscila entre 40 y 80 euros, esa reciente subida del 7% representa entre tres y seis euros de más cada mes.  Esta nueva carga  disgusta en un momento en que ha subido todo, hasta los impuestos.

Pero lean esta columna una vez más antes de quejarse del precio esa energía que nos asegura la supervivencia y el futuro.

@ojomagico

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas