Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La última cena de Alfredo Sáenz

30 abril 2013 - 10:00 - Autor:

Alfredo Sáenz invitó a cenar a un grupo de periodistas en 1997 para explicar cómo se había llevado a cabo la salvación de Banesto.

El 28 de diciembre de 1993, este banco presidido entonces por Mario Conde, fue intervenido por el Banco de España. La razón: se sospechaba que tenía un profundo déficit patrimonial. Ese mismo día, Sáenz (Getxo, 1942) recibió una llamada del gobernador Luis Angel Rojo. Le ofreció tomar Banesto. Salvarlo. Por la tarde entró por las puertas del banco. Mario Conde estaba en su despacho pero no le recibió. Fue Enrique Lasarte, el consejero delegado.

Segun cuenta Conde en su libro de memorias (Los días de gloria), Sáenz dijo: “No entendemos nada. Todos pensamos que [Conde] iba a tomar el dinero e irse. Ahora la que ha liado…”.

Se refería a que el Banco de España había pedido a Conde que dimitiera y se fuera antes de ser intervenido. Pero Conde se negó.

Tras la pista de los morosos

El caso es que a Alfredo Sáenz le tocó enfrentarse a un banco con un déficit patrimonial de 638.000 millones de pesetas (unos 3.800 millones de euros en términos corrientes). Es decir, Conde se había metido en operaciones tan arriesgadas que el banco debía más dinero del que tenía en su haber. ¿Por qué había sido elegido Sáenz para sanearlo? Porque ya había actuado de salvavidas con otro ‘marrón’ financiero. Le habían encomendado reflotar Banca Catalana en 1983. Ahora, era consejero delegado de BBV pero su nueva misión era salvar Banesto.

En aquella cena, Sáenz explicó el dramático efecto ‘toma el dinero y corre’ que se desató en Banesto tras la intervención. Los clientes que debían dinero al banco no querían devolverlo. Se hicieron los suecos. “Una de mis primeras instrucciones a todos los directores de oficina fue que salieran a recuperar a esos morosos”, nos dijo en aquella cena.

Un tropiezo en el camino

Y así, poco a poco, por las miles de oficinas del mayor banco del país, se fueron recuperando los créditos. Pero algunos clientes se mostraron especialmente difíciles. Se trataba de Pedro Olabarría, Modesto González y José Ignacio Romero. Debían 600 millones de pesetas (3,6 millones de euros). Banesto presentó una querella por ‘estafa y alzamiento de bienes” a estos empresarios asentados en Cataluña. El caso cayó en manos del juez Pascual Estevill, quien inmediatamente condenó y encarceló a los empresarios morosos.

¿Estevill? No era precisamente el mejor juez de España. Pues en lugar de usar la ley para juzgar, empleaba la extorsión: amenazaba con cárcel a los acusados, y cuando éstos temblaban de miedo, les pedía una compensación económica. Estevill fue acusado de prevaricación, extorsión, cohecho, y detenciones ilegales, y fue enviado a la cárcel.

Este desenlace insólito animó a los empresarios morosos Olabarría,  González y Romero a devolver el golpe, y denunciar a Banesto y a Alfredo Sáenz de ‘falsa acusación’. Y lo lograron.

Condena al que acusa

La Justicia se volvió contra el banquero. En 2009, la Audiencia de Barcelona condenó a Sáenz a seis meses de cárcel por delitos de acusación y denuncia falsa. Los abogados de Banesto recurrieron. En 2011, el Tribunal Supremo rebajó la condena a tres meses de arresto y suspensión de su cargo de banquero.

Para esas fechas, 16 años después de la intervención de Banesto, Sáenz había sido elegido varias veces el mejor consejero delegado de Europa. Había saneado Banesto. Ahora era consejero delegado de Santander (dueño de Banesto desde 1994), y había logrado convertir al mismo Santander en uno de los mayores banco de América Latina y de Europa.

Días de indulto

¿Iba a acabar sus días de banquero con esa ignominia? Solo le quedaba una salida a Sáenz. El indulto. En noviembre de 2011, el gobierno de Rodríguez Zapatero le concedió el indulto parcial. Con ello, se lograba sortear una norma del Banco de España, según la cual un banquero debe mantener la ‘honorabilidad’.

La noticia escandalizó al país entero, sumido en una ola de rabia contra el sistema financiero por su participación en la crisis. Pero Santander y Sáenz salvaban un gran escollo.

Y de nuevo, en 2012 llegó otro sobresalto. El Tribunal Supremo sentenció que el gobierno no podía conceder ese indulto, pues era entrometerse en cuestiones administrativas. Los indultos son para otra cosa.

¿Estaba todo perdido para Sáenz? Hace un mes, el gobierno de Rajoy adaptó una normativa europea según la cual, un banquero condenado por delitos, puede mantener el cargo. Faltaba la palabra del Banco de España, quien tiene que decidir sobre la ‘honorabilidad’, pero…

El fin de una carrera

Antes de que se pronunciase el Banco de España, Sáenz anunció su abandono de todas las actividades en Santander el lunes 29 de abril. La lectura es clara: el banquero más importante de España, no puede pasearse por el planeta financiero teniendo a sus espaldas una deshonrosa condena, por pequeña o injusta que sea.

El domingo 28 de abril por la noche fue su última cena como consejero delegado del mayor banco de este país y de uno de los mayores del planeta.  En ese momento, ya había leído la nota de prensa a los medios. “En el periodo en el que Alfredo Sáenz ha desempeñado sus funciones como consejero delegado del banco, el Grupo Santander ha casi cuadruplicado su tamaño… consolidándose, además, como primer banco de la zona euro por capitalización bursátil”. Calificaban su labor de ‘”extraordinaria”.

Sáenz se va con 88 millones de euros de su plan de pensiones (Ángel Corcóstegui tiene el récord con 108 millones). Y los empresarios  morosos que torcieron su trayectoria… siguen sin devolver el dinero que debían.

@ojomagico

 

 

Apreciado Mariano: ¿por qué mientes?

26 abril 2013 - 21:01 - Autor:

Apreciado Mariano Rajoy:

Este jueves superamos por primera vez la barrera de los seis millones de parados.

Me acordé de tu programa político de 2011.

Comenzaba con una carta tuya. Decías. “Necesitamos respuestas creíbles a problemas reales. Necesitamos combatir el desempleo que hoy sufren cinco millones de españoles”. Hoy son seis millones doscientos mil.

Mentiste.

continuar leyendo

Con este paro, ¿por qué no se inflaman las calles?

25 abril 2013 - 9:14 - Autor:

Con esa tasa de paro histórica de 6,2 millones, ¿por qué el país no estalla en mil pedazos?

Seguro que muchos de ustedes ya lo han escuchado o lo han leído. Pero me gustaría resumir las razones.

1. Porque el estado de Bienestar no se ha derrumbado. Desde la Sanidad hasta las ayudas a los parados, todo eso sigue existiendo (aunque con menos generosidad que antes).

2. Porque existe una economía sumergida que alimenta a muchas familias. Dicen que es el 25% del PIB.

3. Porque la familia es un estado de Bienestar en pequeñito: los abuelos ayudan con su pensión, los padres con su seguro de desempleo, los hijos con trabajos esporádicos…

4. Porque la hipotecas han bajado de precio. Las indexadas al euríbor (hoy en el 0,52%) siguen bajando.

5. Porque la sociedad ha creado un estado de Bienestar paralelo: comedores de Cáritas, de ONG, ayudas de vecinos, bancos de alimentos…

6. Porque los precios han bajado: menús baratos (y de plato único), ofertas permanentes en tiendas, viajes, ocio, hoteles, electrónica, tarifas de telefonía…

7. Porque las indemnizaciones por despido ha servido de colchón.

8. Porque, ante la falta de contratación, muchos han escogido la vía del autoempleo.

9. Porque otros han escogido la vía del exterior: Colombia, Brasil, Gran Bretaña, Singapur…

10. Porque este país tiene mayor capacidad de sufrimiento de la que se piensa.

A pesar de este panorama, con estas tasas de paro nadie garantiza que en el día menos pensado, las calles se inflamen de verdad. La paciencia no es ilimitada.

@ojomagico

Diez razones por las que Google nunca pudo nacer en España

11 abril 2013 - 19:54 - Autor:

Le he dado tantas  vueltas…  ¿Por qué Google no nació en España? ¿Es un problema de creatividad? ¿De ideas? ¿De empeño?


Estudié con detenimiento la forma en que nacen y prosperan los emprendedores en EEUU. Hablé con algunos expertos. Leí historias divertidas.

Y esto es lo que puedo resumir:

1. En Estados Unidos se enseña a emprender a los niños desde pequeñitos. Es normal que una niña monte un puesto de venta de limonada en el jardín de su casa. En España eso es imposible porque: a) las pocas casas con jardín tienen un muro y nadie habría visto a la niña. b) Casi nadie vive en casas con jardín sino en pisos. c) el policía municipal habría pedido a la niña licencia para vender limonada y le habría puesto una multa.

2. En Estados Unidos, los profesores enseñan a admirar y respetar a los emprendedores: desde Edison a Jobs, los modelos de emprendedores están en la base de la educación, de su historia. En España, los profesores no enseñan a respetar y admirar a los empresarios. Como dice Mónica Oriol, del Círculo de Empresarios, “en nuestras escuelas se enseña que el empresario es un explotador de trabajadores”, y es lo que aparece también en los libros de texto.

3. En Estados Unidos es muy fácil montar una empresa. Uno es responsable de saber si está violando alguna ley o norma.   Y si es así, el estado le castigará a posteriori. En España, antes de abrir una empresa hay que demostrar que no se va a violar ninguna ley y por eso se retrasa tanto la apertura.

4. En Estados Unidos los emprendedores que fracasan gozan de respeto social. En España, no se les quema de milagro. Son unos apestados, marginados y se hace mofa de ellos.

5. En Estados Unidos se puede hacer negocio en todo el país desde el primer día. En España hay que obtener los permisos de cada comunidad autónoma: horarios comerciales, ubicaciones, instalaciones… cada detalle es diferente. Como dice Catalina Hoffman, que fundó Vitalia con 24 años (y tiene 500 empleados ya), “cuando explico en EEUU todas las trabas que hay en España me preguntan: ¿por qué el estado odia a los emprendedores?”.

6. En Estados Unidos muchas empresas comenzaron en un garaje. Apple, Microsoft, Google, HP… son un ejemplo. En España, según la normativa de las fincas urbanas, los garajes son para los coches.

7. En Estados Unidos, los emprendedores consiguen financiación de venture capitalist, de bancos, de vecinos, amigos, fundaciones y hasta de amas de casa. Google despegó cuando un inversor arriesgado les dio 100.000 dólares ‘por la cara’ tras visitarles en su garaje. En España, para que un banco te preste dinero tienes que venderle el alma. Y ahora, te presta menos que nunca.

8. En Estados Unidos, emprender es una aventura admirada por la sociedad. En España, el que se va de su empresa o abandona su puesto fijo, y se lanza a una aventura empresarial está enajenado. El pobre…

9. En Estados Unidos, salen miles de libros cada año sobre cómo emprender, cómo evitar errores, cómo tomar decisiones,  cómo organizar una forma de trabajo eficaz, cómo hacer planes de negocio, como maximizar esfuerzos, cómo estimular equipos… En España, más del 50% de las nuevas empresas fracasan antes del primer año porque el emprendedor creía que bastaba con ‘la idea del billón de dólares’. Sólo leía a Ken Follet y cómo construir catedrales.

10. En Estados Unidos, salir de casa a ganarse la vida a los 18 años y resolverse sus problemas es normal. En España, muchos jóvenes esperan en el sofá a que el sistema les resuelva la vida;  llámese sistema: a) oposiciones del estado. b) enchufes de papi. c) La Caixa.

@ojomagico

¿Por qué España no se descompone?

8 abril 2013 - 9:43 - Autor:

Este domingo apareció una encuesta que sigo cada mes con mucho detalle. Es el barómetro de confianza institucional que realiza Metroscopia para el diario El País. Indica en quiénes confían y a quién desaprueban los españoles.

El resultado explica por qué este país no se descompone. Hay instituciones que son las dos caras de lo mismo. ¿Por qué unas aprueban y otras suspenden? Esa es la clave.

continuar leyendo

¿Ha nacido el escrache digital?

1 abril 2013 - 21:29 - Autor:

Hace un par de días escribí un post titulado “Ada Colau aprende una gran lección”. 

Sostenía que la presión de Ada Colau y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca han logrado que el Parlamento preste más atención a las pobres familias amenazadas con ser desahuciadas. Pero  esas manifestaciones han pasado al escrache, que consiste en el acoso a diputados, incluso en los domicilios, usando insultos como “asesinos”, y empleando el amedrentamiento personal. Me recordó el cuadro que ilustra este post, Orestes perseguido por las Furias (de William A. Bouguereau).

Decía entonces que el español medio está de acuerdo con las manifestaciones de Colau y la PAH, pero no con las amenazas violentas, y la prueba es que se han convertido en motivo de debate hasta en los medios de comunicación.

Conclusión: Ada Colau debería aprender (y creo que lo ha hecho) que, si quiere seguir teniendo el apoyo popular, debería distanciarse de los escraches, un término que se está asociando ya a escarnios públicos violentos.

Pulsé el botón de intro y…

Comencé a ver en mi móvil los comentarios. Los hay de todas las escalas. Alguien me decía con cariño: “Carlitos, cada día eres mas tonto, majete”.

Algunos comentarios me conmovieron como ese que tenía hasta musicalidad: “Querido Carlos Salas: ♪♫ Noo te quieeeres enteraar…♪♫”.

Otros criticaban  ”respetuosamente” mi periodismo”. Unos subían el tono preguntándose si yo había ido a “una universidad para deficientes“, y por fin, el que nunca falta, que simplemente dice: ”¡Menuda mierda de artículo!”.

Se me ocurrió que esto último podría inaugurar un nuevo género en los ‘social media’: el escrache digital.

Bueno, la verdad es que ya existía. Dentro del género del comentario a los blogs,  existen los mismos patrones de comportamiento: desde el que discrepa, hasta el que te insulta.

La prueba es que hace mucho escribí un  post donde describía las cuatro  formas de hacer comentarios:

1) Eres tonto del culo.

2) Vaya porquería que has escrito.

3) Eres un facha/rojo de mierda.

4) Me ha parecido interesante lo que has escrito.

Los tres primeros tienen algo de escrache digital, ¿no?

Podéis leer aquí ese viejo post que tiene más de un año.

@ojomagico

Quizá te interese pegarme por, perdón, quise decir, quizá te interese leer esto:

Ada Colau aprende una gran lección

Las tonterías que he aprendido como bloguero

 

 

 

 

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas