Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Por qué España no se descompone?

8 abril 2013 - 9:43 - Autor:

Este domingo apareció una encuesta que sigo cada mes con mucho detalle. Es el barómetro de confianza institucional que realiza Metroscopia para el diario El País. Indica en quiénes confían y a quién desaprueban los españoles.

El resultado explica por qué este país no se descompone. Hay instituciones que son las dos caras de lo mismo. ¿Por qué unas aprueban y otras suspenden? Esa es la clave.

-Los españoles aprueban a las pymes, pero suspenden a las grandes empresas españolas  y a los bancos.

-Aprueban los servicios sociales de su municipio, pero suspenden a los ayuntamientos.

-Aprueban a la Guardia Civil, a la Policía, a los funcionarios y a los inspectores de Hacienda,  pero suspenden al Gobierno.

-Aprueban a los fiscales, los jueces y al Tribunal Supremo (poder Judicial), pero desaprueban al Parlamento (poder Legislativo).

-Aprueban a las ONG, a Cáritas y a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, pero no a los sindicatos.

-Aprueban al Príncipe, pero no al Rey.

-Aprueban a los párrocos, pero no a los obispos.

Según Juan Jose Toharia, uno de los responsables de esta empresa de análisis, hay un montón de instituciones que mantienen articulada a la sociedad a pesar de la crisis. “Lo que impide… que nuestra sociedad derive hacia la descomposición, el caos y la desesperanza es la pujanza de la sociedad civil y de algunas de las instituciones que la articulan”, afirma Toharia.

Creo que los españoles confían más en las personas con las que tratan diariamente que en las instituciones. Confían en los profesores, los médicos, las pymes, la radio, la Policía, la Guardia Civil, el personal de Sanidad… También aprueban a aquellas instituciones con carácter benéfico o social como Cáritas, las ONG y la PAH. Confían en la sociedad civil.

Pero suspenden a los que toman las decisiones más importantes de este país, al estrato superior, a los que mandan, sea en la economía o en la política. Gobernantes, patronal, sindicatos, multinacionales, grandes empresas, Parlamento, partidos…

Además es una progresión de más confianza a menos: los que menos mandan, (los mandados), aprueban; los que más mandan, suspenden.

¿A qué obedece esa desconfianza? A que los españoles no se fían de todo lo que huela a Estado. “Los españoles, en general, esperan pocos beneficios por los impuestos que pagan. Aceptan y aun celebran en sus chistes la ineficacia burocrática y el caciquismo corrupto. Toleran los fracasos de la política estatal y los contemplan con cierta indiferencia”, afirma el historiador Felipe Fernández-Armesto en un artículo titulado “España, un país de liberales”, que se publicó en El Mundo.

(Por cierto, los españoles aprueban a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. ¿Y al escrache? Según otro sondeo de Metroscopia publicado en El País, los escraches pierden adeptos. Y eso que la pregunta  es : “¿Aprueba usted los escraches pacíficos?)

La pregunta es: ¿todos los escraches son pacíficos?)

Te interesa leer:

-La líder de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca aprende una gran lección.

 @ojomagico

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas