Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Diez razones por las que Google nunca pudo nacer en España

11 Abril 2013 - 19:54 - Autor:

Le he dado tantas  vueltas…  ¿Por qué Google no nació en España? ¿Es un problema de creatividad? ¿De ideas? ¿De empeño?


Estudié con detenimiento la forma en que nacen y prosperan los emprendedores en EEUU. Hablé con algunos expertos. Leí historias divertidas.

Y esto es lo que puedo resumir:

1. En Estados Unidos se enseña a emprender a los niños desde pequeñitos. Es normal que una niña monte un puesto de venta de limonada en el jardín de su casa. En España eso es imposible porque: a) las pocas casas con jardín tienen un muro y nadie habría visto a la niña. b) Casi nadie vive en casas con jardín sino en pisos. c) el policía municipal habría pedido a la niña licencia para vender limonada y le habría puesto una multa.

2. En Estados Unidos, los profesores enseñan a admirar y respetar a los emprendedores: desde Edison a Jobs, los modelos de emprendedores están en la base de la educación, de su historia. En España, los profesores no enseñan a respetar y admirar a los empresarios. Como dice Mónica Oriol, del Círculo de Empresarios, “en nuestras escuelas se enseña que el empresario es un explotador de trabajadores”, y es lo que aparece también en los libros de texto.

3. En Estados Unidos es muy fácil montar una empresa. Uno es responsable de saber si está violando alguna ley o norma.   Y si es así, el estado le castigará a posteriori. En España, antes de abrir una empresa hay que demostrar que no se va a violar ninguna ley y por eso se retrasa tanto la apertura.

4. En Estados Unidos los emprendedores que fracasan gozan de respeto social. En España, no se les quema de milagro. Son unos apestados, marginados y se hace mofa de ellos.

5. En Estados Unidos se puede hacer negocio en todo el país desde el primer día. En España hay que obtener los permisos de cada comunidad autónoma: horarios comerciales, ubicaciones, instalaciones… cada detalle es diferente. Como dice Catalina Hoffman, que fundó Vitalia con 24 años (y tiene 500 empleados ya), “cuando explico en EEUU todas las trabas que hay en España me preguntan: ¿por qué el estado odia a los emprendedores?”.

6. En Estados Unidos muchas empresas comenzaron en un garaje. Apple, Microsoft, Google, HP… son un ejemplo. En España, según la normativa de las fincas urbanas, los garajes son para los coches.

7. En Estados Unidos, los emprendedores consiguen financiación de venture capitalist, de bancos, de vecinos, amigos, fundaciones y hasta de amas de casa. Google despegó cuando un inversor arriesgado les dio 100.000 dólares ‘por la cara’ tras visitarles en su garaje. En España, para que un banco te preste dinero tienes que venderle el alma. Y ahora, te presta menos que nunca.

8. En Estados Unidos, emprender es una aventura admirada por la sociedad. En España, el que se va de su empresa o abandona su puesto fijo, y se lanza a una aventura empresarial está enajenado. El pobre…

9. En Estados Unidos, salen miles de libros cada año sobre cómo emprender, cómo evitar errores, cómo tomar decisiones,  cómo organizar una forma de trabajo eficaz, cómo hacer planes de negocio, como maximizar esfuerzos, cómo estimular equipos… En España, más del 50% de las nuevas empresas fracasan antes del primer año porque el emprendedor creía que bastaba con ‘la idea del billón de dólares’. Sólo leía a Ken Follet y cómo construir catedrales.

10. En Estados Unidos, salir de casa a ganarse la vida a los 18 años y resolverse sus problemas es normal. En España, muchos jóvenes esperan en el sofá a que el sistema les resuelva la vida;  llámese sistema: a) oposiciones del estado. b) enchufes de papi. c) La Caixa.

@ojomagico

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas