Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Antes de montar una empresa, memoriza esto

27 Mayo 2013 - 20:16 - Autor:

Las estadísticas son como una bofetada: el 95% de las empresas fracasa antes del quinto año de vida en España. ¿Por qué?

Pues porque no leyeron esto. “Diez reglas para no pegarte un tortazo con tu idea del billón de dólares”‘.

1.- Horror, has tenido una idea. A ver si lo adivino: ¿un refresco negro con burbujas y azúcar? ¿Una tienda de moda italiana a precio español? ¿Una web que permite conseguir pisos? Amigo: supongo que me estás hablando de Coca Cola, Zara e Idealista. ¿Nunca te has preguntado si tu idea ya existía?

2. Rayos, el banco no te regala el dinero. Has ido a la oficina bancaria a exponer tu gran idea y te piden garantías, hipotecas, propiedades, joyas, avales… ¡Pero si se van a forrar! Eso es lo que piensas, ¿verdad? Insensato: acabas de descubrir la verdad de la vida. ¡Te has endeudado!

3. Diablos, cada trabajador cuesta un ojo. ¿Es que pensabas explotarles como en el siglo XIX? No amigo: hay que pagarles cada mes un salario, multiplicado por 14, más el seguro social e ingresar el IRPF en las hermosas arcas del Estado. ¿De dónde si no sale el dinero para financiar los hospitales públicos? ¿Crees que son gratis?

4. Dios mío, nadie entra en tu tienda. Ni pincha en tu web, ni bebe tu refresco. ¿Acaso te has olvidado del marketing? Sí, hombre, es esa vieja técnica que consiste en que EL MUNDO SE DE CUENTA DE QUE EXISTES. Una campañita de publicidad, unos banners, unos spots… ¿Que sale caro? Pues qué creías…

5. Madre de mi vida, ha pasado un año. Y seguro que estás pensando tirar la  toalla, ¿verdad? No eres pertinaz. No eres insistente. No tienes aguante. La mayor parte de los negocios tardan en salir más de lo que tu sueñas.

6. Por Tutatis, el banco te amenaza con ejecutarte. ¿Es que no te has leído el mercader de Venecia? Te lo resumo: un señor pide un préstamo, se arruina, y viene el prestamista a cobrar. Y resulta que el papel que has firmado dice que si no puedes pagar con dinero, el prestamista se cobrará con tu propia carne. A qué escuece, ¿eh? Es que en Occidente, las deudas hay que pagarlas.

7. Oh My God, discutes con tus socios y no se toman decisiones. Claro: es que tú estabas encariñado con la idea del consenso, la colaboración, la dirección participativa… Pero estás atravesando una crisis y alguien tiene que tomar el mando. ¿Te importaría tomar el timón?

8. Caray, resulta que no puedes librar y trabajas más de 12 horas al día. Y 14, y 16 horas. Y habrá días que empalmes una mañana otra sin descanso. Triunfar en los negocios no es una cuestión de suerte. Como decía el fundador de Seur, “¡Qué casualidad: cuanto más trabajo, más suerte tengo!”.

9. Esto es un sin vivir, todo el día adaptándote a los cambios. Y los que vendrán. Las nuevas tecnologías, la venta on line, el I+D, los cambios de gusto del consumidor…

10. Basta ya: estás harto de que te copien. Resulta que por fin has triunfado con tu producto, y justo cuando pensabas echarte un rato a dormirte sobre los laureles, viene alguien, te copia y hace lo mismo que tú pero más barato. ¿Es que pensabas que esto era sembrar y reír? No señor: ya estás pillado para siempre en la rueda de la empresa.

Si te aprendes estas lecciones antes de comenzar, ya estarás preparado para triunfar.

Y entonces, solo entonces, disfrutarás de la faceta más atractiva del emprendedor. Ganarás dinero, te sentirás orgulloso de tu obra, crearás empleo…

@ojomagico

Te interesa leer:

-El empresario avaricioso y el profesor chiflado: cómo lavar el cerebro a los jóvenes

-Diez razones por las que Google nunca pudo nacer en España

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas