Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Un periodista descubre por fin quiénes son los mercados

22 julio 2013 - 13:43 - Autor:

Un periodista se dedicó un día a averiguar quién estaba detrás de esa conspiración mundial que llamamos los mercados. Escribió un libro. “Los mercados financieros: ¿para qué sirven?”. Se lo publicó Paidós. Y hace poco lo presentó. 

Primicia mundial. Por fin íbamos a saber quiénes estaban atacando España, quiénes hacían que la prima de riesgo se elevara, quiénes movían las bolsas mundiales a su antojo…

Damas y caballeros, los mercados son… ustedes.

¿Cómo?

“Sí”, insistió el periodista: los mercados son ustedes, bueno, nosotros, es decir, todo el mundo”.

Cuando uno paga con una tarjeta de crédito, obtiene una nómina o  firma una hipoteca, se convierte ipso facto en un trocito de “los mercados”. Porque ese dinero no se va por ningún sumidero sino que entra en las montañas rusas de la financiación, acabando en cualquier cosa: un derivado, una cédula hipotecaria, un cds, en fin…

Nuestro dinero está detrás de los mercados.

Eso es lo que intenta explicar con un estilo llano el periodista Vicente Varó. Pone como ejemplo nuestra nómina. Cada mes, depositamos nuestra nómina en el banco. Y el banco hace varias cosas:

-Lo convierte en un crédito para que un emprendedor abra una tienda.

-Lo convierte en una hipoteca para que una persona se compre una casa

-Lo destina a un fondo que invierte en cualquier parte del mundo, incluso, en petróleo.

En resumen, el dinero no está quieto. Se mueve. En su periplo aparecen inversores, especuladores y manipuladores. Llámenlo como quieran. Pero es nuestro dinero.

Incluso nuestras cuotas a la seguridad social se invierten en Letras del tesoro para financiar las necesidades del estado. Y ganar dinero con eso.

Viaje guiado al dinero

Varó hace una especie de visita guiada al mundo del dinero, y explica todas las etapas. Pero va más lejos en su narración y expone cómo hemos llegado hasta aquí… desde el origen de los tiempos.

¿Sabían que mercados viene de ‘mercx’ que es ‘mercancía’?

En 10 000 años hemos pasado de los mercadillos en las plazas de pueblo, a la compra venta de divisas, el tráfico de materias primas, los hedge funds y los derivados.

Es la demografía, estúpido

Sorprende que uno de los capítulos finales esté dedicado a la demografía. Se titula “Los mercados y la bomba demográfica”, y hace saltar las alarmas de cualquier lector.

Veamos: lo que hemos llamado burbuja inmobiliaria ha coincidido con el auge de la generación de familias numerosas. Necesitaban pisos. Buena parte de los precios hinchados se debe a esa necesidad.

Pero ahora nos encaminamos a una generación de viejos: la media de edad sube, y la cantidad de viejos aumenta. ¿Cómo gastarán su dinero? Venderán acciones y bonos, pues querrán dinero líquido para vivir y disfrutar. ¿Se deprimirán las bolsas entonces?

Quizá no porque habrá una brutalidad de indios y chinos con gran poder adquisitivo que desearán comprar acciones. Estarán en su auge económico y demográfico.

En fin, un libro que trata todas esas materias es un libro completo. Lo recomiendo para aquellos que saben y para los que no saben. Está escrito con una voz que pertenecería a un experto que explica en un bar la esencia de los mercados. Autorizado a todos los públicos.

@ojomagico

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/zoomboomcrash/2013/07/22/un-periodista-descubre-por-fin-quienes-son-los-mercados/trackback/

7 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

La historia que usted ha leído es, por supuesto, ficción. Pero si usted la encuentra preocupantemente cercana a la realidad y quiere saber quién es Fabian en la vida real, un buen punto de partida es un estudio de las actividades de los orfebres ingleses en siglos XVI y XVII.

Por ejemplo, El Banco de Inglaterra comenzó en 1694. El Rey Guillermo de Orange estaba en dificultades financieras como resultado de una guerra con Francia. Los orfebres “le prestaron” 1,2 millones de libras (una cantidad impresionante en esos días) con ciertas condiciones:

El tipo de interés iba a ser del 8%. Debe recordarse que la Carta Magna indicaba que cobrar intereses era penado con la muerte.

El rey debía conceder a los orfebres una carta para el Banco que les daba el derecho de emitir crédito.

Antes de esto, sus operaciones de emitir recibos por más dinero de el que tenían en depósito eran totalmente ilegales. La carta del rey lo hizo legal.

En 1694 William Patterson obtuvo la carta para El Banco de Inglaterra.

http://reflexionesdecarlosmarco.blogspot.com.es/2011/08/la-historia-de-fabian-un-orfebre-ingles.html

@carlosmarco, menos mal que lo has resumido en el comentario

Pero hombre… ¡Si el libro no dice más que eso, aviados vamos! Que el dinero es el nuestro, ya lo sabemos.

La cuestión es que las decisiones sobre el uso de ese dinero no las tomamos nosotros. Ni los criterios que llevan a tomar esas decisiones nos benefician a nosotros, a pesar de ser ese nuestro dinero. Ni hay quien vigile y regule, de verdad, esas decisiones. Y cuando alguno de esos que tomó decisiones con nuestro dinero se arruina, nos pide más. Y dicen los políticos que se lo tenemos que dar.

Solo falta que, además de víctimas, asumamos como nuestra la culpabilidad de los que deciden cuando vienen mal dadas.

Este artículo es buenísimo, enhorabuena

Muy buen articulo, te invito a leer uno de los míos.

Muy buen articulo, te invito a leer uno de los nuestros.

El libro parece muy interesante. Tiene gracia que los mercados, considerados los grandes villanos del momento, seamos nosotros mismos.

Deja tu comentario

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android