Saltar al contenido

« ver todos los blogs

De Krugman a Reuters: ¿se acuerdan cuando todos nos daban por muertos?

21 octubre 2013 - 12:38 - Autor:

¿Recuerdan mayo y  julio de 2012? 

En mayo de aquel año, el economista Nouriel Roubini predecía que a finales de ese año, España perdería el acceso a los mercados y  saldría de la zona euro.

Unos días después, el premio Nobel de Economía y Premio Príncipe de Asturias Paul Krugman, echó gasolina al fuego diciendo en su blog de The New York Times que Grecia saldría del euro, y que habría una huida inevitable de capitales de España hacia Alemania.

Añadió que posiblemente se establecerían controles para evitar esa fuga, cosa que nunca sucedió. Alemania trataría de facilitar dinero a España a Italia, aceptando más inflación o “el fin del euro”.

Estábamos a punto de irnos a la bancarrota. Los medios hablaban sin tapujos de ‘rescate‘. España iba a suspender pagos de forma inminente. La cosa empeoró.

Teníamos que ofrecer tipos de 7,3% de la deuda a 10 años para captar algo de dinero. En dos ocasiones en julio, la deuda española desapareció de las pantallas de la agencia Reuters.

Hubo una semana en que apenas teníamos dinero para pagar a nuestros funcionarios. A los médicos. A los pensionistas. Hubo que echar mano del Fondo de la Seguridad Social.

El dinero huía de España. La Bolsa estaba en dique seco. El país se iba al precipicio.

Habíamos pedido una ayuda a la banca de 100.000 millones de euros. Pero Financial Times hablaba de bail out como (rescate) como si fuera un rescate al país entero, un rescate que estaba erosionando la credibilidad de Rajoy.

Y si a eso añadimos el pesimismo hispánico, este país ya no tenía remedio. “Estuvimos al borde del precipicio”, me contaba hace poco un diputado del PP. Incluso en el partido de Gobierno, muchos pensaban que era el fin y que 2012  pasaría tristemente a Wikipedia como “el año en que España tuvo que ser rescatada”.

¿Rescate? Nunca

Pero el Gobierno no quería recurrir al rescate país. Vaya mancha. Así que aceptamos pulpo: solo rescate a la banca.

Obtuvimos una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros de los cuales empleamos 40.000 millones para sanear nuestros bancos. Pero el ataque a la credibilidad española prosiguió durante el otoño.

La agencia Reuters seguía sin creérselo y dijo en una ocasión en octubre que era inminente ‘el rescate al país’ porque España no lograba convencer a los mercados.

Influidas por ese pesimismo de Reuters y otros medios (incluida la prensa española, siempre tan optimista), en octubre, las agencias de rating estuvieron  a punto de degradar la deuda española a ‘bono basura’. Solo faltaba un empujoncito. “Entonces, sí habría sido el fin”, reconocen en el Ministerio de Economía.

Sin embargo, resistimos.

Luz al final del túnel: ¿moraleja?

Ahora se habla de salida de la recesión, recuperación, crecimiento. Estas dos semanas próximas son importantes porque conoceremos el paro de la EPA (Encuesta de Población Activa) y también conoceremos si el Banco de España verifica que la economía creció, aunque fueran unas décimas. Serían datos para avalar el fin de la recesión.

La Bolsa ha alcanzado la barrera de los 10.00.0. ¿Recuerdan cómo estaba en verano de 2012? 5.900 puntos, casi la mitad.

La prima está en 230 puntos. ¿Recuerdan aquel julio? Más de 630 puntos.

¿Y el paro? A principios de este año alcanzó la cifra de 6,2 millones de parados. Desde entonces, ha bajado.

Todo hace pensar que estamos recuperándonos. Queda mucho camino porque, aunque lo peor ha pasado, lo mejor no ha venido.

¿Cuál es la moraleja de este año y medio de calvario? Que debes resistir y no hacer caso a los catastrofistas… incluso aunque periódicos, opinadores, premios Nobel y economistas mundiales digan que estás acabado.

También decían muchos eso de Nadal. Sin embargo…

Te gustará leer:  

-Si Cataluña SA fuera una empresa, Artur Mas sería inmediatamente despedido

-La peligrosa moda de convertirse de repente en emprendedor

-Ocho verdades sobre el cine español que nadie osará discutir

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas