Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los aciertos y errores del señor Wert

6 noviembre 2013 - 11:04 - Autor:

Todos los ministros que reforman la educación de este país reciben una bronca popular. En 1987 tuvo lugar la mayor manifestación de estudiantes de este país: un millón salió a la calle para protestar contra la subida de tasas. El PSOE gobernaba este país.

El ministro era José María Maravall pero quien se hizo famoso fue el cojo Manteca, Jon Manteca, un punk vasco que con sus muletas destrozó mobiliario urbano y salió en todos los informativos.

La ley educativa (LOGSE, la más infame de todas) se aprobó en 1990, gracias a la cual la calidad de la enseñanza de este país cayó a uno de los peores niveles de su historia reciente.

En 2002, la ministra de Educación fue Pilar del Castillo. Logró que se aprobara la Ley Orgánica de Universidades y la Ley de Calidad Educativa.

Las protestas fueron de película: todo el mundo estaba en contra. Sindicatos, estudiantes, asociaciones… Uno de los eslóganes más coreados fue “Ahora diréis, que somos cinco o seis”. En en el caso de la Ley de Universidades, se hablaba de “la mayor manifestación de estudiantes en la historia”. (pinchar aquí). Esa sí entró en vigor.

Pero cuando iba a entrar en vigor la Ley de Calidad Educativa, dos años más tarde, el PP perdió el poder. Zapatero la derogó. De modo que seguíamos con la LOGSE haciendo desastres en la formación de nuestros estudiantes. La tasa de fracaso escolar español duplica la media europea, según Eurostat.

Hay que cambiar

Que había que arreglar la educación es algo indudable. Y que hiciera quien lo hiciera, iba a sufrir las críticas, también era indudable.

Y eso pasó con el ministro actual, José Ignacio Wert. 

La subida de las tasas educativas en un momento de crisis, cuando las familias llegan con apuros a fin de mes, estaba condenada a ser tiroteada por todos los sitios.

Pero imponer sistemas de evaluación, crear itinerarios para elegir FP o Bachillerato (que da acceso a la Universidad, como Alemania), crear asignaturas troncales para todo el país, reformar la Selectividad (porque es un coladero), me parece bastante lógico. Es lo que existe en los países vecinos.

Hay que ser honestos: hay estudiantes que llegan a la universidad con una preparación horrorosa. Wert tiene razón al decir que a los estudiantes hay que exigirles que estudien.

La ley también quita poder a los consejos escolares. Estaban formados por la dirección de los colegios, la administración, los padres, los alumnos… Ahora se pretende dar más poder a la dirección y a los profesores. No sé si esto es lo correcto, pero lo que está claro es que los anteriores consejos educativos no han sido muy eficientes, ¿no? Son corresponsables del fracaso escolar.

Mal comunicador

Lo que me ha parecido sorprendente es lo mal que el propio Wert ha defendido su ley. En una entrevista realizada por e diario El País hace unas semanas, fui incapaz de comprender lo que decía el  ministro de Cultura. ¿Quién es su asesor de comunicación? ¿Es que no sabe hablar con claridad el ministro que debía ser más claro?

Cada vez que ha salido por televisión defendiendo la ley, parecía el peor vendedor del mundo. Y no porque sea ilógico lo que dice, sino porque lo dice muy mal. Una vez dijo en el Congreso que ” a los pobres, para aprobar se les exige exactamente lo mismo que a todos pero para recibir un dinero, a veces de una cuantía importante, para estudiar, se les exige lisa y llanamente eso, que estudien”. En realidad, decía que a los pobres como a los ricos. A todos.

Pero cuando escuché esa frase, me imaginé el titular de los medios. Y así fue: “Wert dice que a los pobres hay que exigirles que estudien para recibir una beca”, titulaba la web de la cadena SER.

Frases como estas ha tenido muchas.

El problema es que, cuando ya eres el objetivo de la furia, da igual lo que digas porque la consigna es: disparen al muñeco.

Errores políticos

Pero no han sido solo errores de comunicación. En junio, dijo que para optar a una beca universitaria había que tener un mínimo de 6,5. Protestas. Rectificó y lo bajó a 5,5.

En mitad del puente pasado, publicó en el BOE un recorte a las becas Erasmus. Protestas en masa. Ha tenido que rectificar y reponerlas. Hasta el gobierno, según informaba ABC, se enteró de la noticia de la eliminación de las becas por la prensa.  Wert lo hizo sin consultar. Y encima, cuando el curso había empezado. ¿Qué le pasa por la cabeza?

Esos errores le han castigado. Se ha convertido en el peor valorado del gobierno, cosa que según él, no lleva bien. Es el peor vendedor de imagen.

En resumen, todo ministro de Educación está condenado a generar protestas si quiere cambiar el sistema educativo. Este sistema educativo de 1990 debe ser cambiado. Wert lo ha cambiado. Ha generado protestas. Pero habría producido menos malestar si lo hubiera explicado mejor, si no fuera por libre y si no fuera tan temerario.

Te gustará leer:

-Revolución en la comunicación: adiós a las clases

-La explosión del conocimiento a mano: cómo aprovechar el tiempo

-Los irrisorios comienzos de Google

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas