Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Preferentes: el arma diabólica

4 febrero 2014 - 15:35 - Autor:

Imagine que entra a un banco y le ofrecen un producto financiero así:

-Una rentabilidad del 7%, 8% y hasta del 10% (cuando hoy nadie da más de un 2%).

-Posibilidad de vender cuando se necesite sin esperar plazos.

-Respaldado por los bancos y cajas más solventes del país.

-Recomendado por el director de su caja y banco, ‘que siempre le ha dado buenos consejos’. Además, el director le dice que es ‘como un plazo fijo’ pero más rentable.

-Un producto llamado ‘preferentes’,  lo cual le da aún más credibilidad. Como si nos dieran trato preferencial,o  viajásemos en avión clase preferente.

¿Metería usted sus ahorros ahí?

De cabeza. Claro que sí.

Ahora imagínese que usted necesita el dinero y cuando va a vender sus preferentes nadie se las compra. O se las compra por un precio muy inferior.

Imagine que solo le van a pagar esa rentabilidad del 7% o más…. si el banco o la caja gana dinero. Pero si pierde, usted no cobrará nada de intereses.

Imagine encima que esas preferentes no le dan derecho a nada, es decir, ni siquiera le tratan como un accionista.

Imagine que si el banco atraviesa problemas financieros serios, usted estará al final de la cola para cobrar su dinero. Será de los últimos en cobrar.

¿Metería su dinero ahí?

No, salvo que usted sea un cazador de gangas, de esa gente que ama el riesgo financiero.

Pero no: usted es el típico pequeño ahorrador, pensionista, joven familia con algunos ahorros. No se arriesgaría. ¿Verdad?

Nadie le contó esos riesgos porque usted es de las personas que firma sin leer la letra pequeña. Un error, sí. Pero usted se fía del director de su sucursal. Confía en él.

Y esa persona le falló.

Se calcula que un millón de familias españolas pusieron sus ahorros en este producto financiero, según Adicae. La mayor parte de esos inversores no conocía la complejidad del producto. Confiaron en sus banqueros. En los responsables de las cajas.

¿Les estafaron?  Sí, les estafaron. Los ahorradores confían en su director de sucursal como en el médico del centro de salud. Por eso es inmoral lo que hicieron con ellos.

Los bancos y las cajas colocaron millones de euros en ‘preferentes’ a sus clientes para limpiar sus balances. Les hicieron firmar casi a ciegas. Fue una operación hecha con premeditación y alevosía. Un arma diabólica.

Una vez entrevisté a un auditor que había trabajado en bancos y cajas que vendieron preferentes. Le pregunté: ¿qué le parecen las preferentes? Y contestó: “Perversas”. (Pinchen aquí para leer la entrevista)

Por eso, muchos jueces dictaminaron la devolución de esas inversiones. Y muchos bancos están devolviendo las preferentes.

Y por eso el juez ha citado al ex presidente de Caja Madrid (hoy Bankia) a declarar sobre las preferentes.

Te gustará leer:

-Confesiones de un auditor: “Las preferentes son perversas”

 

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas