Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Maduro es peor que Chávez, mucho peor

20 febrero 2014 - 16:14 - Autor:

Los analistas y observadores de la realidad venezolana esperaban que Nicolás Maduro fuera menos radical, menos agresivo y menos intolerante que Chávez.  

Podría haber sido así. Pero ello habría requerido que Maduro tuviese la formación académica de Chávez, su fascinante retórica, su carisma. Nada de eso tiene Maduro. Inculto, torpe con las palabras, nada original, sólo esta allí por dos razones. Porque Chávez lo señaló como sucesor, y porque la maquinaria de propaganda chavista sacralizó la muerte del líder latino para arrastrar las masas a las urnas.

Aun así, Maduro ganó por los pelos.

Los líderes inseguros son los más peligrosos. Ya que ni su carisma, ni su inteligencia, ni su ejemplo sirven para otorgarles autoridad moral ante los demás, recurren a la violencia y a las amenazas.

Chávez acosó a los medios de comunicación pero Maduro  ha acentuado la presión hasta tal punto, que el medio que mejor informa sobre Venezuela está el Colombia: NTN24.

Maduro le borró la señal. Pero los colombianos transmiten por enlaces a Youtube que se pueden conseguir por Twitter.

¿Y qué decir de la violencia callejera? En 2001 y 2002 cientos de miles de personas salieron a la calle para protestar contra Chávez: desde los balcones hacían sonar las cacerolas, y no había semana sin marchas contra el presidente.

Pero no hubo muertos. Chávez les mató de aburrimiento. La oposición volvió a sus casas vencida y desarmada.

Maduro  no ha dudado en sacar a todas las fuerzas policiales y parapoliciales. En moto, en camiones o a pie, han disparado contra la población y ya hay seis muertos.

Chávez encarceló a algunos de los opositores: una juez, un militar que fue su aliado, empresarios…

Pero la cifra se disparó con Maduro que encarceló a decenas de empresarios acusándolos de subir los precios.  Y encima, ha mandado a prisión a uno de los líderes de la oposición, imputándole la violencia y los crímenes que causaron los chavistas.

A  Maria Corina Machado, otra líder de la oposición, las huestes de Maduro en el Congreso la golpearon y la patearon. Hay vídeos. Y a otro líder opositor, Hernrique Capriles, Maduro le ha insultado como sólo se insulta en los partidos de fútbol más feroces.

Ayer mismo, un primatólogo me decía que los jefes malos, sean monos o humanos, se distinguen porque amenazan y usan la violencia. Tratan de ocultar que no tienen carisma, inteligencia ni empatía. “Son los peores”, me dijo Pablo Herreros, que ha escrito “Yo mono”.

Y entonces pensé: claro, por eso Maduro es peor que Chávez, mucho peor.

 

 

 

¿Cómo es que no tienen apoyo internacional? ¿Qué pasa con los Derechos Humanos y Constitucionales? TODO MI APOYO A LOS VENEZOLANOS!!

Ditto to Ginny re: posting the earlier letters for new subscribers. Alsocan you notify us who wrote the January letters?

I do not genuinely treatment how or once i get the Letters in the Mail. Every time it arrives, it feels like a letter should be. It’s suddenly there in my mail box a single day. A awesome, tangible surprise. I am for you doing whatever you want when you send it. Mix it up for that people who help get it sent out. Include crumbs from your lunch. Coffee stains. Whatever. Keep the tedious nature of getting letters out to a minimum by doing whatever you feel like that day. The arrival with the letter and the words from the author inside are what matters. Personally, what I like finest about The Rumpus is that I hardly ever understand what I’ll go through that day. Or if there just isn’t one that day, maybe it’s because Stephen couldn’t find anything to say or there was as well much going on.

resources here

free responsive blogger templates 2013

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas