Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El AVE del que pocos hablan: la ruina del tren fantasma Sevilla-Málaga

17 abril 2014 - 13:14 - Autor:

Hace diez años hubo un intento de trazar un AVE Málaga-Sevilla. Costaría 1.280 millones de euros. Eran unos 200 kilómetros. El AVE los recorrería en una hora.  Se comenzó a construir. Pero se ha abandonado.

Un estupendo reportaje aparecido hace poco en el diario Sur de Málaga a doble página (leer aquí) explicaba las vergonzosas cifras de ese despilfarro. Se construyeron 77 kilómetros entre Antequera y Marchena. Se gastaron 280 millones de euros. Pero el Estado dejó de poner dinero en 2011. Las obras se paralizaron. Hace pocos días, la Junta de Andalucía ha tenido que devolver 180 millones de euros de un crédito del BEI (Banco Europeo de Inversiones) por no seguir con las obras.

¿Era necesario ese AVE? ¿Se podía haber empleado el dinero en otras cosas? ¿Hemos metido la pata una vez más?

En las fotos, se ven las plataformas que acaban en medio del campo, puentes, pasos elevados, electrificaciones, apeaderos fantasma… En resumen, como dice el reportaje, once viaductos, 28 pasos superiores y 9 inferiores, dos falsos túneles para albergar una doble vía de ancho internacional. Hasta se hicieron obras especiales para no contaminar arroyos.

Ya conocemos otro de los grandes despilfarros de este país. Un AVE que hoy solo recorren los conejos. Un tren fantasma.

“Hoy, cuando ya no quedan máquinas ni trabajadores, no pasan los trenes a 250 kilómetros por hora, distintas especies de aves -de las que vuelan-, y conejos, son los únicos que disfrutan de esa infraestructura”, dicen los periodistas de diario Sur que hicieron ese revelador reportaje.

(Foto: Sur de Málaga)

 

 

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas