Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Razones psicológicas que explican el éxito o el fracaso de un equipo

22 junio 2014 - 1:23 - Autor:

¿Qué es lo que derrumba a los equipos? ¿Es una cuestión mental? ¿Cómo es posible que un excelente grupo de profesionales caiga en el hundimiento total en tan poco tiempo?

Estas preguntas nos las hemos hecho todos desde ‘el hundimiento’. El fracaso de la selección nacional de fútbol nos persigue como un fantasma lleno de enigmas. ¿Qué pasó allí?

Da la impresión de que en la selección el problema no era tanto la edad y el cansancio como la psicología. No estaban sincronizados. O como dicen los norteamericanos, no estaban ‘en la zona’.

‘Estar en la zona’ es un estado de gracia en el que los deportistas logran el máximo rendimiento. El cerebro trabaja con una enorme concentración, y la actividad fluye sin obstáculos. Los pases, los toques, los lanzamientos, todo se hace sin apenas errores, y el cuerpo se siente a gusto, encajado en el momento ‘presente’ (no piensas en el futuro ni en el pasado). Los jugadores adivinan las jugadas de sus compañeros y se sincronizan. Es un fluir.

El concepto ‘estar en la zona’ lo creó el sociólogo Mihaly Csikszentmihalyi en su libro Flow in Sports.  Se puede definir como ‘alta concentración con alto grado de motivación’. La persona que está realizando esa actividad no solo está sumergida en su vivencia, sino que lo está disfrutando con alegría interior, casi como una experiencia mística. Se llega a perder el contacto con el tiempo y consigo mismo. Sucede cuando un grupo musical improvisa y de repente se sincroniza, o cuando un artista está concentrado en su creación.

En el tenis, hay partidos en los que un tenista entra ‘en la zona’ y no comete errores. Mónica Seles, la tenista serbia y varias veces campeona, afirmaba que su mejor tenis venía cuando entraba ‘en la zona’.

En baloncesto se percibe cuando un jugador lanza a la canasta desde fuera del área y tiene un altísimo porcentaje de aciertos. En español se dice que un jugador ‘está en racha’.

¿Y cómo se llega a ese estado de gracia? Con entrenamiento, con esfuerzo de equipo, con voluntad, muchos partidos, un entrenador motivador y con enorme trabajo psicológico. Lo mismo que en las empresas que funcionan bien.

Gracias a ello, los jugadores de la selección de fútbol nos dieron muchos triunfos: habían logrado sincronizarse y estar ‘en la zona’. Eso era el tiki taka, ni más ni menos. Lo hacían con facilidad, casi de forma natural, agotando a sus rivales.

Dentro y fuera del vestuario, en las victorias y las derrotas, en las declaraciones a la prensa, en todo momento los jugadores ‘estaban en la zona’ y sincronizados. Gran parte de esa tarea se debía al entrenador Vicente del Bosque, que según algunos psicólogos deportivos, era el mejor ‘entrenador-psicólogo’ de España.

Algo empezó a fallar antes del Mundial cuando se veía que aquel equipo no estaba sincronizado. Algunas declaraciones, incluso del entrenador, hacían pensar que el estado de gracia se estaba perdiendo. Había jugadores que habían perdido la confianza en sí mismos o en sus compañeros.

Fue lo que sucedió. Los 11 jugadores lograron ‘estar en la zona’ en la primera parte del primer partido. Luego, se hundieron. ¿Era una cuestión física? Más bien psicológica porque el hundimiento fue total. Inexplicable desde el punto de vista físico solamente. Uno de los jugadores, Xabi Alonso, usó explicaciones que tenían más que ver con lo mental que con lo físico: “No hemos sabido enchufarnos ni transmitir esa emoción que hay que tener”.

Creo que, después del hundimiento, se requerirán buenas dosis de psicología deportiva para que la selección vuelva a sincronizarse y a estar del nuevo ‘en la zona’.

Algunas de estas técnicas se usan en el mundo de la empresa para sincronizar equipos humanos. Par evitar desavenencias y hacer que todo fluya mejor. La diferencia es que en la empresa, los equipos no están sometidos a las situaciones de esfuerzo físico y mental de los deportistas, que se lo juegan todo en un partido.

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas