Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Nueve incongruencias de Disneymoney: la independencia monetaria de Artur Mas

15 julio 2014 - 10:09 - Autor:

He leído el documento del Consell per a la Transició Nacional  sobre la independencia monetaria de Cataluña, creado para el gobierno de Artur Mas. Presentan varios escenarios y estas son algunas de sus incongruencias, a las que solo se puede calificar de Disneymoney.

1. Problemas de cambio. El Consell afirma que si crean su propio banco central y su propia moneda, “el cambio de moneda [del euro a la moneda que sea] supondría unos costes de adaptación importantes para los agentes económicos -cambio de billetes y monedas, redenominación de precios y salarios, así como los derechos y obligaciones pecuniarias establecidos en los contratos vigentes-“. Si esa es una posibilidad, ¿qué ventaja tiene la independencia?

2. Salida de dinero. El documento admite que los ahorradores y los inversores internacionales “podrían anticiparse a una posible redenominación de sus depósitos a la nueva moneda y a una depreciación de ésta respecto al euro”, es decir, salida masiva de capitales. Si pueden a causar esos daños al sistema financiero, ¿qué sentido tiene la independencia?

3. Moroso internacional. Si salen los capitales, lo cual admite el Consell, “dificultaría el pago del servicio de la deuda”. Si Cataluña se convierte en un país moroso, ¿cómo asumirán eso los catalanes?

4. Empresas con problemas. El Consell afirma que “las empresas podrían también encontrarse en dificultades a la hora de acceder al crédito”. ¿Quiere decir que la independencia va a poner en aprietos a las empresas?

5. Volver al euro. El Consell dice claramente que no tiene sentido instaurar una moneda propia si al final vuelven al euro. Esta es la gran incongruencia. Admiten que ese vaivén sería muy costoso para los catalanes y tendría consecuencias “difícilmente asumibles por los ciudadanos”. Si no tiene sentido una moneda propia, que es un reflejo de la independencia de un país, ¿qué independencia persiguen?

6. Decidir en el euro. La mejor opción es no salirse del euro, y “disfrutar” (sic)  de representación en el Consejo Banco Central Europeo”. El Consell sopesa el escenario de que Cataluña seguiría en la UE o tendría un periodo de transición. Esta es el principal rasgo de Disneymoney, el estado soñado de la independencia monetaria. ¿No se ha cansado la UE de decir que si Cataluña se independiza tendrá que salir de la UE?

7. Usar el euro pero sin estar dentro de la UE. El Consell admite otro escenario que consiste en que sin estar en la UE, podrían seguir usando el euro. Eso puede hacerse. Pero también admite que los bancos catalanes no podrían disfrutar del soporte del BCE, no podrían pedir dinero a esa institución, y las emisiones de deuda del gobierno catalán no tendrían respaldo del BCE. O sea, ¿cuál es la ventaja?

8. Vivir de préstamos. Como no se podría acceder al crédito del BCE, entonces, dice el Consell, los bancos catalanes podrían acudir al interbancario de otras entidades de la UE. Pero, ¿no supone eso pagar el dinero más caro? ¿No supone aumentar la deuda y el riesgo para las finanzas catalanas?

9. Banco Central de Cataluña. El Consell recomienda, en todos los casos, crear un Banco Central Catalán, pero que sea independiente de las decisiones políticas. Si una coalición de izquierdas toma el poder en Cataluña, ¿mantendrá su independencia ese Banco Central? ¿No será usado por los políticos para financiar su estrategia? ¿No supondrá eso más gastos, lo cual contradice la política conservadora del Banco Central Europeo?

En resumen, es como si un joven se quisiera independizar de su familia y se va de casa. Pero a fin de mes pide la paga, los fines de semana va a casa de los padres a comer, y encima lleva la ropa para que se la laven. ¿Qué independencia es esa?

Para leer el documento en catalán, pinchar aquí.

Test de la independencia: las preguntas que debe hacerse todo catalán

Estos records catalanes deberían hacer pensar a todos… los catalanes

.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas