Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Israel se convierte en el país más odiado del mundo a pesar de su poderoso lobby

30 julio 2014 - 23:01 - Autor:

Que existe un lobby  judío en EEUU es algo conocido. Que es muy poderoso también se sabe. También existe el lobby de las petroleras tejanas, el lobby de los cubanos de Miami y muchos más.
Pero hay que reconocer que el poder de Lobby judío es enorme.
Empezando por Hollywood. A ningún experto en cine se le escapa que la inmensa mayoría de las películas en EEUU, que tanto influyen en la opinión del americano medio, están controladas o producidas por judíos. La prueba es que en las películas han aparecido alemanes malos, rusos malos, franceses malos, japoneses malos, indios malos, vaqueros malos, españoles malos y especialmente árabes malos… pero ¿judíos malos? Se pueden contar con la mano.
The New York Times, posiblemente el periódico más influyente de EEUU, está controlado por una familia judía:  los Sulzberger. Y el lobby económico-empresarial judío en Washington es tan poderoso que sus halcones judíos influyeron grandemente en la segunda guerra del golfo, cuando se invadió inútilmente a Irak, enemigo de Israel.
Pero ese lobby no es imbatible ni inmenso. En EEUU tiene mucho poder, pero fuera de ese país es diferente.
Basta ver los informativos o las portadas de muchos medios de comunicación del planeta en estos días: casi todo el mundo está contra Israel. La opinión de muchos ciudadanos del planeta está con los palestinos, un pueblo arrinconado en su propia tierra en campos de concentración, y castigado por el ejército israelí. La prensa europea es, en general, mucho más crítica que la de EEUU cuando tiene que hablar de la política de Israel en los territorios ocupados o controlados.
Es decir, todo el empeño realizado por la maquinaria propagandística norteamericana a favor de Israel para que parezcan los buenos de la película, queda por los suelos cuando se ven las imágenes de niños, ancianos, mujeres y en general civiles, masacrados por el ejército judío.
Y eso que estamos hablando de una maquinaria de dimensiones colosales.
Desde hace muchos años Israel tiene un problema de imagen. A pesar de los extraordinarios resultados de su agricultura, de los institutos tecnológicos, y de la destacada capacidad de los científicos judíos, cada cierto tiempo, todo eso se derrumba con una simple imagen: un niño palestino ensangrentado o muerto.
Por mucho poder que tenga el lobby judío a escala mundial, no es suficiente para convencer al planeta de que son los buenos de la película. Muchos judíos norteamericanos son profundamente antisionistas como Noam Chomsky.
Ese problema seguirá persistiendo (parece que no hay modo de solucionarlo) porque se enfrentan dos pueblos por su supervivencia: Israel y Palestina.
Hay que reconocer que Israel es el país más democrático de la zona, y para EEUU representa una especie de muro de contención contra el radicalismo islamista, radicalismo que amenaza a los países occidentales y que ha perpetrado ataques terroristas en España, en Gran Bretaña y en Francia. No lo olvidemos.
Pero con el uso desmesurado de la fuerza contra civiles palestinos, al final Israel está inclinando la opinión del mundo a favor de los más débiles: los palestinos.

-¿Qué es Palestina y por qué está en guerra con Israel?

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas