Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los sherpas alemanes de Rajoy

26 agosto 2014 - 8:07 - Autor:

“Cuando Rajoy llegó al poder en 2011 tenía clara una cosa: quien mandaba era Merkel, y a quien había que convencer era a los alemanes”, me dijo hace tiempo un diputado del partido popular.

España necesitaba demostrar a los alemanes que no era Grecia. La economía griega era un desastre: había sido rescatada mediante unas inyecciones de 200.000 millones de euros. Los alemanes no querían seguir poniendo dinero, pues son los mayores contribuyentes a los fondos europeos.

Por esa razón tiene tanta influencia en el Banco Central y en el Eurogrupo. Quien paga, manda

El ministro de economía alemán, Wolfgang Schäuble, era el hueso más duro de roer de toda la Unión Europea. Pensaba que desde el sr de Europa -gastador e irresponsable-, se había convertido en una pesada carga para la Europa del norte. Pedía austeridad al sur, recortes de gasto público y aumento de impuestos, otras leyes laborales…

Si España quería seguir recibiendo dinero en forma de préstamos, necesitaba demostrar que era un buen alumno.

Para hablar ese idioma, una de las primera jugadas consistió en escoger varios miembros del equipo de Rajoy que hablaban alemán, entre ellos Alvaro Nadal. Es el jefe de la oficina económica de la Presidencia. Y además, era tan duro como Schäuble. Y con él estaban Luis de Guindos, Cristóbal Montoro y un grupo de técnicos que tenían la misión de cuadrar las cuentas.

¿Recuerdan los primeros test de estrés a los bancos españoles? Estaban peor de lo imaginado. Necesitarían entre 30.000 millones y 60.000 millones de euros para salir del bache, según las auditoras.

La gente no se acuerda ahora de cómo fueron las cosas en 2012. Bastante mal. A mediados de año, los mercados retiraron la confianza a España. La prima de riesgo se disparó. Y hasta de las pantallas de Reuters desapareció la cotización de la deuda española por unos días. Fueron momentos de pánico. Se empezó a hablar de que el país necesitaba un rescate. Grecia había sido rescatada, Portugal también, Irlanda lo mismo…

Poco a poco, desde finales de 2012, los alemanes fueron fueron echándole un cable a España. Cuando la prensa financiera británica hablaba de que España iba a necesitar un rescate, Schäuble dijo: “España no necesita un programa de ayuda. España está haciendo todo lo necesario en materia de política fiscal y reformas estructurales”. Lo que necesitaba era préstamos para la banca. No rescate.

Poco después, España recibió una línea de crédito de 100.000 millones, de los cuales solo tiró de 40.000 millones.

Al año siguiente, España dijo que no podría cumplir con los objetivos del déficit público. Schäuble lo aceptó: le dio dos años más para cumplir, pero si se seguían acometiendo reformas.

En mayo de este año, Schäuble se soltó la melena: dijo que España estaba obteniendo “resultados impresionantes”. “Los mercados financieros hoy reconocen esta política exitosa”… “España cuenta con una economía fuerte, ha reducido sus costes laborales, ha aumentado significativamente sus exportaciones y ha hecho un buen trabajo en la reestructuración de su sector bancario”.

Como España necesitaba demostrar que era un ‘buen alumno’, invitó a Schäuble a España en verano de este año. ¿Qué hizo el poderoso ministro alemán de finanzas? Aplaudir.

El broche de oro ha sido la visita de la canciller en estos días. Se ha deshecho en elogios al país, y permitirá que el jefe del Eurogrupo, (los ministros de Finanzas de la zona euro), sea De Guindos. “Ha sido un ministro de economía excelente en España en tiempos difíciles. Apoyamos que presida el Eurogrupo”.

Ha sido un largo trabajo logrado por los sherpas alemanes de Rajoy, quienes han conquistado una montaña  que parecía imposible en 2011. España hoy crece más que Francia, que Italia y hasta que la propia Alemania. Y  ha sido en gran parte porque se ganaron las confianza de Alemania, que respondió dando su visto bueno a préstamos del FMI y de la UE, y el apoyo del BCE.

Para muchos, todo esto solo demuestra que Alemania es quien manda en la economía europea, que Merkel es la jefa, que ellos ponen las condiciones.

Tienen razón.

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas