Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Álvaro Cabo, un escritor superdotado de 11 años: “Ser inteligente no es un delito’

14 diciembre 2014 - 17:44 - Autor:

Lo anunciaron en televisión como una persona que había escrito un libro, sabía kung fu, tenía un blog, le gustaba el fútbol… Nada del otro mundo hasta que dijeron que tenía 11 años.

El programa ‘No nos moverán’ de la televisión Castilla la Mancha me había invitado a una tertulia, y coincidí con el chico en la sala de espera.

Álvaro Cabo me extendió la mano y se presentó. En la otra mano  traía el libro, que inmediatamente le pedí prestado para leer el índice y hojearlo. Se titula Ser inteligente no es un delito. De entrada, provocador. Me dieron ganas de decirle: “Álvaro, para caer bien en este país tienes que decir que eres tonto”.

A sus 11 años, Álvaro no tiene ese comportamiento tímido ante los mayores, especialmente si son varios periodistas. Todo lo contrario: parecía el dueño de la sala de reuniones porque nos hablaba con mucha naturalidad. Su madre estaba al lado. “Un poco cansada”, dijo. “Acabamos de venir de Túnez”.

¿Qué hacia este chaval en Túnez?

Pues asistir  al III Encuentro tunecino-español de intelectuales y escritores. Dio una conferencia en la universidad de la Manouba. Al volver a España, fue a la televisión, donde le conocí, y al día siguiente tenía presentar el libro en Talavera, su pueblo.

Es su cuarto libro.

El primero lo escribió con 6 años y se titulaba El regalo de Howard Carter, basado en el descubridor de la tumba de Tutankamon. El segundo y el tercero los escribió con siete años.

Tiene un blog alojado en La Voz del Tajo que se titula: Mi país a través de mis ojos.

Cualquier lector se habrá dado cuenta a estas alturas de que Alvaro es un niño superdotado. Cuando tenía 10 intentó entrar en la Biblioteca Nacional y se lo negaron. Y entonces produjo un pensamiento digno de Einstein en Madrid. “En este país, si tienes 10 años puedes entrar a un campo de fútbol pero no a la Biblioteca Nacional”. Joé, es verdad.

La lucha de Álvaro consiste en denunciar el escaso aprecio que hay en este país por el talento. Especialmente en el sistema educativo. Cree que no se saca partido a los superdotados, que, como él, se aburren en clase; más bien pasa lo contrario: la sociedad les trata de bichos raros, y el Ministerio se pasa todo el día haciéndoles pruebas para saber si son superdotados o un bluff. “Si Bill Gates o Steve Jobs hubieran nacido en España, difícilmente hubieran llegado a ser lo que son hoy: unos genios”, dijo en una entrevista a Abc.

En esa entrevista, Álvaro no se cortó:”La sociedad nos trata a las personas superdotadas como si estuviésemos enfermas y a veces se utiliza esta palabra de forma despectiva. Y la inteligencia no es un delito, sino un don que nos ha concedido Dios”.

Profundamente creyente, es seguidor del Real Madrid y siente admiración por Cristiano Ronaldo. Porque lo que respeta más Álvaro es a la gente que se esfuerza por conseguir su meta. Y a los que tienen deseos de saber más. Ha pedido de regalo de Reyes “muchos libros”.

Opina que debería haber más educación económica en primaria, y lamenta la falta de valores de nuestra sociedad. Ha creado un concepto, la Generación ‘Insert Coin’ (meta la moneda) y lo explicó así a Abc: “Son personas simplemente que viven la vida ‘haciendo el egipcio’, es decir, que solo se dedican a pedir subvenciones por todos los lados. Son unos parásitos que no se despegan de su familias porque no quieren dar un palo al agua. Desde pequeños tenemos que estar sujetos a una responsabilidad y tener ambiciones en la vida”. Oh, oh: creo que eso va a doler a más de uno.

Va a presentar su libro la próxima semana en Madrid. Las televisiones ya se lo está disputando. Telecinco ya lo ha entrevistado (foto de arriba). Casi tan famoso como el pequeño Nicolás. Con la diferencia de que Álvaro no es intermediario. Produce libros e ideas.

 

 

Hola Carlos, muchísimas gracias por su artículo, un saludo.

La forma de pensar de este chico es neoliberalismo total. Claro que está bien que los jóvenes se esfuercen, pero es peligroso pensar que todo se basa en eso.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas