Saltar al contenido

« ver todos los blogs

En qué se parecen la deuda alemana (que fue perdonada) y la de Grecia

20 enero 2015 - 17:56 - Autor:

Syriza, Podemos y otros partidos de izquierdas quieren que se ayude a salir económicamente a Grecia perdonando parte de su deuda. Para ello se basan en que en 1953 los acreedores perdonaron a Alemania el 50% de la deuda, gracias a lo cual el país pudo recuperarse.

¿Son iguales ambos casos? He aquí una comparación.

-La deuda alemana fue ‘impuesta’ por los vencedores en la Primera y la Segunda Guerra Mundial, y Alemania. La deuda griega no fue impuesta sino ‘solicitada’ por el gobierno de este país para evitar la quiebra.

-Alemania dijo desde el principio que no podía pagar la deuda porque era abusiva. Grecia en principio aceptó pagarla pero en los últimos meses se ha extendido la idea que podría renunciar a pagar una parte.

-Tras la Primera Guerra Mundial los acreedores (arriba foto de la firma del Tratado de Versalles) tomaron en prenda las minas, las infraestructuras, las patentes, la flota mercante y hasta el suelo alemán, lo cual produjo el hundimiento del marco e hiperinflación. Tras la Segunda, los científicos, las patentes, las fábricas, y las URSS se apropió de la mitad del país. Los acreedores de Grecia representados por la troika (tres personas del FMI, BCE y Bruselas) se limitan a hacer visitas para verificar que el país hace recortes, antes de prestarle más dinero.

-Cuando se supo que Alemania no podía pagar, se desató la retirada de capitales y la inflación. Cuando una encuesta reveló que Syriza podría ganar las elecciones, cayeron las bolsas, huyó el dinero y aumentó la prima de riesgo en Grecia.

-Cuando los acreedores pactaron perdonar la mitad de las deudas alemanas en 1953, Alemania pudo dedicar más recursos internos a salir de la crisis y con la ayuda del Plan Marshall se convirtió en la ‘deutsche wirtschaftwünder’, el milagro económico alemán. Si gana Syriza en Grecia, espera pactar con los acreedores para hacer su propio milagro económico.

-La deuda impuesta a Alemania fue de 120.000 millones de marcos oro, es decir, diez veces  su PIB de entonces (datos no comprobados). La deuda griega es de 250.000 millones de euros, lo que, en el momento del rescate, equivalía a menos de su PIB que es de 320.000 millones de dólares. El problema es que ahora el PIB es de 241.000 millones de dólares.

-Los acreedores de Alemania en la Primera Guerra fueron los vencedores: Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Italia principalmente. Los acreedores de Grecia son casi los mismos, incluyendo Alemania y España que prestó a Grecia 26.000 millones de euros.

-Los alemanes terminaron de pagar su deuda (a pesar de que le perdonaron la mitad), en 2010. Es decir, tardaron 90 años. La deuda griega está prevista que se pague en 20 años.

-En 1953, cuando se perdonó la mitad de su deuda, Alemania era un país destrozado, sin infraestructuras ni riqueza para afrontar cualquier pago. Grecia no salió de una guerra en 2010, cuando se aprobó el rescate, ni sus infraestructuras quedaron dañadas.

-Como los alemanes no podían pagar sus deudas y consideraban que eran abusivas, surgió el Partido Nacional Socialista de Adolf Hitler, que se negó a pagar la deuda en esas condiciones. En Grecia, los griegos se han volcado en un partido llamado Syriza (izquierdas) que quiere auditar la deuda y negociar el pago de parte de la misma.

-En 1953 se impuso la condición de que cuando las dos Alemanias se reunificaran, tendrían que pagar más. Eso sucedió en 1993, tras la unificación,  y hubo de pagar 239 millones de marcos adicionales. Grecia no ha estado dividida.

-Las promesas de Syriza, la izquierda griega, son golosas pero, ¿de dónde sacará el dinero?

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas