Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Debemos enseñar educación financiera o crítica de la razón financiera?

2 Marzo 2015 - 10:02 - Autor:

Cuando se aprobó la nueva ley de educación, se introdujo una materia llamada educación financiera que ha despertado críticas. El último programa de televisión de Jordi Evolé analizaba esta materia entrevistando a profesores, expertos, académicos y hasta a una de las personas que elaboró esa materia.

¿Es bueno dar Educación Financiera a los niños y a los jóvenes?

Es necesario. La economía es la técnica que garantiza la supervivencia a corto y a largo plazo de una comunidad. Cuando nos hacemos adultos, nos casamos y nos lanzamos a formar nuestra familia y nuestro hogar, no tenemos ni idea de cómo negociar una hipoteca con un banco, cómo desentrañar la factura de la luz o qué es un plazo fijo. Ni siquiera sabemos cómo cobraremos nuestras pensiones.

¿Inculcar esa cultura financiera nos habría evitado la crisis?

Depende.

Porque si por inculcar cultura financiera nos referimos a admitir la especulación con productos estructurados que no entiende ni el Banco de España, entonces mejor no.

Si cultura financiera es que nuestros hijos admitan que la mejor forma de arreglar una empresa es despedir, entonces mejor no.

Si cultura financiera es enseñar a cómo gastar en lugar de cómo ahorrar, pues tampoco.

El problema es que quien ha elaborado ese manual de Educación Financiera es una persona que está en le CNMV. En serio, ¿es la CNMV el mejor ejemplo para enseñar cultura financiera?

Peor aún: en el programa de Evolé mostraron un manual para niños donde se les enseña por qué los productos suben y bajan de precio (cuestión de abundancia o escasez de un bien), pero también cómo pueden ganar dinero especulando con futuros. A mí desde luego, no me parece lo mejor.

Si yo tuviera que hacer un  manual de educación financiera, metería muchas cosas que seguramente hay en los manuales de la reciente ley, pero pondría por encima el valor de la comunidad, la cooperación, el sacrificio de todos en tiempos difíciles, el ahorro, que son ni más ni menos que los valores de nuestras abuelas cuando gestionaban la economía doméstica. ¿Endeudarse? Lo menos. ¿Ahorrar? Lo más.

Enseñaría cómo no aceptar todas las ofertas de los bancos, y cómo no dejarse llevar por la propia codicia, madre de los desastres.

También explicaría cómo se financian los servicios públicos entre todos con los impuestos ya que en este país, la gente piensa que los hospitales son gratis y que los médicos pertenecen a ONG.

En lugar de educación financiera, les enseñaría Crítica a la Razón Financiera, en el sentido de saber qué es lo que nos debemos quedar con el sistema del libre mercado, y qué es lo que debemos de corregir. Desde la crisis de 2008, sabemos que hemos creado armas financieras de destrucción masiva (como dijo Buffett), y seguramente en el futuro sobrevendrá otra crisis si no lo prevenimos.

En realidad hay que enseñar a los hijos a no cometer los mismos errores que los padres.

PD: Un ejemplo de cómics aplicados a divulgar economía ya está hace años en marcha por el profesor José Sande. Pinchar aquí.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas