Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Ocho razones por las que el Gobierno no logra transmitir su mensaje optimista

31 marzo 2015 - 6:32 - Autor:

El Gobierno tiene un serio problema de comunicación: no logra explicar que la economía va bien y que los recortes fueron necesarios. No transmite su optimismo.

Hace vídeos, organiza mítines, aparece en televisión…. Nada: los españoles parecen no dispuestos a votarles. Ya ha pasado en Andalucía. El PP se pegó un tortazo pasando de 50 a 33 diputados.

En el partido temen que suceda lo mismo en las elecciones autonómicas y munipales de mayo. Si alguien no logra corregir la comunicación del PP, el tinglado se les va a caer.

¿Por qué el PP no logra explicar su mensaje?

1. El efecto ‘burn out’. Los españoles están quemados después de ocho años de crisis. Cuando el PP llegó al poder, aplicó un durísimo plan de ajuste: subió los impuestos (IRPF e IVA), recortó más los derechos laborales, recortó los gastos en todos los ministerios, redujo los salarios públicos… Eso ha golpeado de forma muy dura a los españoles, que no lo olvidan.

2. El efecto corrupción. Mientras se aplicaban recortes de gastos y aumentos de impuestos, miembros del PP se enriquecían: caso Púnica, con importantes cargos del partido recibiendo comisiones; caso Bárcenas, con supuestos altos cargos del PP recibiendo dinero negro en sobres; caso Gürtel, un entramado de empresas que obtenía comisiones, repartía regalos entre miembros del PP; hasta el caso ‘el pequeño Nicolás’, un joven que aprovechaba sus contactos con miembros del gobierno para hacer negocios… El votante está diciendo ¡basta!

3. El efecto plasma. El presidente de Gobierno se ha negado en estos años a dar ruedas de prensa para explicar las razones del programa económico. La última prueba es muy reciente: Rajoy hizo entre el domingo y el lunes más de 1.000 kilómetros para inaugurar obras públicas, pero no admitió ninguna pregunta en sus cortos discursos.

4. El efecto aquí no pasa nada. La economía está creciendo a un ritmo fuerte, pero el paro no está bajando al mismo ritmo. Hay demasiados parados, y los que consiguen trabajo, lo hacen en condiciones que no tienen nada que ver con lo que tuvieron en el pasado: empleo parcial, temporal y peor pagado.

5. El efecto desahucio. Basta con que una familia sea desahuciada de una vivienda para que eso fulmine el discurso de recuperación económica del gobierno. El ciudadano piensa inmediatamente que las cosas no van tan bien como dice Rajoy.

6. El efecto hemeroteca. Los medios de comunicación, especialmente la televisión, sacan periódicamente las pasadas promesas de miembros del gobierno de no subir impuestos, ni recortar gastos sociales. De Rajoy a Cospedal, casi todos los que están ahora en el gobierno mintieron en las elecciones de 2011.

7. El efecto Hernando. El gobierno eligió como portavoz del Grupo Popular en el Congreso a Rafael Hernando, posiblemente el peor comunicador en la historia de la política española y quizá del resto del mundo (foto superior).

8. El efecto tradición. Los españoles siempre piensan que las cosas van fatal, incluso cuando fueron bien. Lo demostró un informe de un experto del Banco de España que estudió las series históricas de crecimiento y empleo, con encuestas de opinión (pinchar aquí). El pesimismo es una tradición.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas