Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Así es el campus de Google en Madrid, la piscifactoría para pescar miles de talentos

20 junio 2015 - 9:57 - Autor:

Carlos Rodríguez iba un día con su novia en el coche buscando un sitio para aparcar. Perdían mucho tiempo. Vieron  que alguien entraba en su vehículo y le hicieron señales para saber si iba a salir. Y entonces tuvo una idea. “¿Y si crease una aplicación móvil para compartir con otros conductores  los sitios que van a quedar libres?”.

Se puso con ello y sacó wazypark. “Cuando alguien abandona un sitio, la app te avisa y así no tienes que perder tiempo”, dice Carlos Rodríguez durante la presentación del Campus de Google en Madrid. Y encima, los usuarios pueden ganar dinero.

Wazypark solo es uno más de los proyectos que Google pretende impulsar en esta piscifactoría de talentos.

El Campus es un edificio del antiguo Madrid (en la calla Mazarredo, 9) que fue empleado por Isaac Peral para montar una fabrica de acumuladores en el siglo XIX. Isaac Petal también fue un inventor en su tiempo cuando creó el primer submarino torpedero. Hoy su edificio es una de las mayores lanzaderas de proyectos e ideas de Google en el mundo, junto con el campuses de Londres, Tel Aviv y Seúl.

¿Por qué Madrid? “¿Y por qué no?”, se pregunta Sofía Benjumea, la nueva directora del Campus. “Google piensa que aquí hay mucho talento”.

Debe haberlo porque en el primer día, el campus ya estaba atestado de emprendedores. ¿Y cómo hacer que te pesquen?

Los que tengan una idea se inscriben en la página web de Google y allí explican su proyecto. Si es aprobado, entonces Google les ofrece un sitio con mesas, conexión a internet y apoyo tecnológico. “Está abierto 24 horas al día todo el año”, dice Elizabeth Varley, cofundadora y CEO de TechHub, una firma británica que da apoyo técnico a los emprendedores en el Campus.

El Campus de 2.500 metros cuadrados en cuatro plantas cuenta con un auditorio, cafetería, y grandes espacios llenos de mesas para instalarse y trabajar. Un emprendedor solo pagará 450 euros al año (poco más de un euro al día) lo que incluye el asesoramiento gratuito de los expertos de Google (que dedican el 20% de su horario de trabajo a trabajar en proyectos nuevos que les apetezca), así como de TechHub y de SeedRocket.

Instalado en una mesa de trabajo, Carlos Mateo gestiona una empresa que acaba de crear con otros cuatro especialistas. Se llama Becash. “Es un comparador de becas”, afirma mientras enseña la web. Becash rastrea becas en España y en el resto del mundo, y ahorra tiempo a los estudiantes. “Estoy encantado”, dice.

Los proyectos como el de Carlos empiezan a brotar aquí con facilidad. Pero si hay que dar un paso más, entonces entra en funcionamiento SeedRocket: “Entramos en los proyectos poniendo dinero y los lanzamos en serio”, afirma Iñaki Arrola, que ha sido el fundador de coches.com y ahora es el responsable de SeedRocket en este campus.

SeedRocket es la unión de un montón de empresas que ya han triunfado y que están dispuestas a financiar proyectos imaginativos, originales y rompedores de otros emprendedores. Una aceleradora que les pone como un cohete.

Una parte del edificio la ocupa uno de los proyectos más novedosos de Google. Se llama Campus for Moms, y se trata de captar el talento de las mamás jóvenes que tienen una idea pero no pueden ponerla en marcha porque están ocupadas en atender a sus hijos. Aquí se les invita a traerlos, sí a los bebés y a los niños, y a poner en marcha su idea. No importa si están trabajando en otra empresa. ( foto de arriba)

Muchos se preguntarán por qué Google hace esto. ¿No supone gastar tiempo y esfuerzo en proyectos que pueden fracasar? ¿Qué saca de beneficio?

Algo muy sencillo que explicaba David Drummond, responsable mundial del área fiscal de Google. “Los próximos Google vendrán de fuera de EEUU, y de España”. Google quiere estar allí para ser el primero en pescar esa compañía, sobre todo antes de que el pececito se convierta en una tiburón competidor.

Sencillo. Inteligente. Muy Google.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas