Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Esta es la línea roja que han cruzado los griegos: no son fiables

12 julio 2015 - 10:46 - Autor:

Los griegos han cruzado una línea roja: ya no tienen palabra. No son fiables.

Ayer por la noche, el Eurogrupo (los países del euro), estuvo debatiendo hasta altas hora de la noche si se exigen más recortes y más garantías a los griegos. ¿Más aún? ¿Pero no era suficiente con que Tsipras ofreciese un plan lleno de recortes?

No porque ya no se fían de Tsipras.

Para quienes hayan estado al tanto de lo que se negociaba en Bruselas, habrán visto una comedia en la que entran y salen personajes con máscaras griegas: los griegos ofrecían una cosa. Luego, otra. Una vez llegaban tarde a las reuniones. Otras decían que iban a presentar un nuevo plan, y al final presentaban el mismo. Incluso, en el mes pasado no pagaron sus deudas.

Por fuera, insultaban a sus colegas europeos, los que les han prestado dinero, y les llamaban terroristas y más cosas.

Y un día, el primer ministro griego que estaba negociando en Bruselas, tomó un avión, se fue a Grecia, convocó un referéndum, pidió el ‘No’, y a los siete días ganó el ‘No’, por supuesto.

Pensando que sus socios europeos se iban a ablandar, los negociadores griegos se encontraron que también les decían que No.

¿Ustedes se fiarían?

Quizá toda la puesta en escena formara parte de la teoría de juegos que tanto gustaba a Yanis Varoufakis, el ex ministro griego de Finanzas. En algunos momentos, tuvieron grandes momentos como cuando se celebró el referéndum. Parecía que el pequeño David iba a desafiar al malo de Goliat. La prensa de todo el mundo rentramsmitrió la alegría. El pueblo llano contra los acreedores malísimos.

Pero días después, al ver que no conseguía ablandar el corazón del Eurogrupo (especialmente de Alemania) Tsipras volvió a su pueblo para aprobar recortes más duros. Los mismos recortes a los que días antes su pueblo había dicho ‘No’. ¿Se puede llegar a mayor grado de falta de fiabilidad?

Para los griegos quizá sea normal. Para los alemanes, no. El  diario Die Welt titulaba así esta mañana su edición de internet: “¿Se puede aún confiar en los griegos?”. (Kann man Griechelnland überhaupt trauen?).

No se discutía la oferta griega. Se discutía la credibilidad y la fiabilidad de los griegos. (Das Thema von Glaubwürdigkeit und Vertrauen wurde diskutiert), según dijo el jefe del Eurogrupo.

En general, los países más prósperos y con mayor nivel de vida, son aquellos donde se respeta la palabra: la palabra es sagrada. Más aún si se trata de un documento firmado. Es casi la palabra de Zeus.

Pero los políticos griegos han perdido su palabra. Han engañado a su pueblo y a los países de la UE. Han recurrido a toda clase de artimañas para torear al Eurogrupo, y para seducir a los griegos.

Nada que ver con el comportamiento de Sócrates en el juicio que le condenó a muerte hace 2.400 años. Este sabio hablaba de reputación. Y la reputación consistía en ser fiel a sí mismo y a la gente, manteniendo una postura coherente y sin fisuras. En ser fiel a tus palabras.


-Esta entrevista revela lo que los griegos no han dicho de su país

-¿Por qué Grecia no sale de su crisis imprimiendo billetes?

-¿Salida de Grecia del euro? No estaba previsto en los manuales

-Por favor, no piensen que Grecia y España son iguales

-Adivinen cuál será el país mas estrangulado si Grecia no paga

-¿Qué pasa si Grecia no paga?

-Este es el protocolo del FMI si un país no paga

-¿En qué se parecen la deuda alemana de la II Guerra Mundial a la griega?

-El ‘dilema del prisionero’ aplicado a Grecia

-Portada del mayor diario alemán: ‘Gracias Wolfgang (por no pagar)

-Mi gran deuda griega

-El polémico sistema de pensiones griego

-El millonario fundador de EasyJet da comidas gratis a los griegos pobres

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas