Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La ‘postura del vaquero’ y otros errores de comunicación de Pablo Iglesias

21 julio 2015 - 9:11 - Autor:

Podemos y Pablo Iglesias van cayendo poco a poco en las encuestas. Hay muchas razones. Entre ellas, algunos errores de comunicación como los siguientes:

-Apoyar abiertamente a Tsipras y Syriza.  Los españoles han visto que Grecia ha estado a punto de quebrar. El país está en la ruina. Y quienes están en el poder, son los amigos de Pablo Iglesias. Luego, si Pablo llega, eso nos podría pasar a nosotros, piensan los españoles.

-La coleta y el desenfado tienen un techo. El estilo alternativo tiene gancho porque es como decir que “no eres del sistema”. Pero ‘el centro del tablero’ (la mayoría) es conservador en las formas. Tsipras y Varoufakis no llevaban corbata pero tampoco desentonaban. Iglesias ha pasado de la espontaneidad al descuido.

-Las manos en la cadera son desafiantes. Los expertos en lenguaje no verbal suelen corregir a los que se ponen las manos en las caderas porque es un estilo desafiante y chulesco. Lo llaman “postura del vaquero” que enseña los genitales (cowboy stance). 

-El ceño fruncido y el cabreo por norma. Hablar con cierto tono de cabreo tiene sus momentos de gloria pero al final da miedo. Julio Anguita tenía la manía de abroncar a todo el mundo y así no ganaba muchos puntos, la verdad.

-Donde dije deuda digo dado. Desde el famoso programa de las elecciones europeas de 2014 -donde se amenazaba con no pagar la deuda externa y bajar la edad de jubilación-, al programa de las municipales y autonómicas hay un cambio de rumbo. Eso se llama ser errático en la comunicación.

-Los insultos tienen efecto bumerán. A todos los españoles les encantaría agarrar por la solapa a más de un político y gritarle cuatro cosas. Vale. Pero el insulto permanente, la calumnia y la amenaza perjudican más a quien los profiere que a quien los recibe.

-Pensar que no necesita consejos. Cuando los medios de comunicación te tratan fenomenal (efecto novedad) las personas suelen caer en el síndrome del niño-actor: piensa que es genial y que no necesita consejos. Luego, se nos deprimen.

-Hablar de economía con economistas. Las veces que Pablo Iglesias se ha enfrentado a economistas ‘enemigos’, no ha quedado bien parado. No sabe mucho de economía y le destrozan en los debates televisados.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas