Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Admitámoslo: hemos abandonado el signo de apertura de interrogación (¿)

4 octubre 2015 - 14:11 - Autor:

Echen un vistazo a sus mensajes en WhatsApp, en Twitter, por SMS. ¿Cuántos de ustedes usan los signos de apertura de interrogación como el que aparece en la imagen?

Usamos el de cierre. No el de apertura pues solemos escribir así:

Dónde quedamos?

Viene Juan?

A qué hora es la cena?

Lo mismo está pasando con los exclamativos. Solemos usar los de cierre, y encima ponemos varios. “Feliz cumple!!!!”

Estamos prescindiendo de los signos de apertura por una sencilla razón: muchos dispositivos móviles no tienen signos de apertura sino de cierre. Y el medio de comunicación más usado ahora es el móvil.

Un ejemplo. La ex militante socialista Beatriz Talegón comentó en su perfil de Twitter la noticia (falsa) de que Ciudadanos propondría que los despedidos pagasen a sus empresas por el despido. Y lo hizo sin poner interrogaciones de apertura. “Y les va a votar alguien? El despedido tendrá que indemnizar a la empresa? Estáis locos”.

Inmediatamente, el líder de Ciudadanos Albert Rivera le respondió por Twitter con otra pregunta y sin usar la interrogación de apertura: “Pero cómo puedes creerte esa barbaridad Bea?”.

Como estamos hablando de una escritura rápida y singular, nos saltamos los signos prescindibles siempre que se entienda el sentido. Suprimimos comas, dos puntos, puntos y comas, mayúsculas, y por supuesto, los signos de apertura de interrogación y de exclamación.

Pero hay algo que está pasando: la supresión de las interrogaciones de apertura ha saltado a los correos electrónicos escritos con teclados completos en español. Y de los correos a los documentos de word y hasta las presentación de Power Point. ¿Seguirá su camino hasta que la Real Academia opte por eliminarlos?

La RAE dice: “A diferencia de lo que ocurre en otras lenguas, los signos de interrogación y exclamación son signos dobles en español, como los paréntesis o los corchetes. Por tanto, es incorrecto prescindir del signo de apertura en los enunciados interrogativos o exclamativos”.

Pero la historia demuestra que la RAE acaba adaptándose a las costumbres. De seguir así, tarde o temprano acabaremos matando el signo de apertura en interrogaciones y exclamaciones. ¿Y eso es bueno?

En inglés, se puede obviar porque ellos están obligados a poner antes el verbo que el sujeto para significar que ahí viene una pregunta: “Are you sure?”. Esa pregunta se entiende hasta sin signo.

Pero en español no escribimos los pronombres “yo, tú, él, nosotros”, y encima nuestro idioma es tan plástico que podemos alterar el orden de los elementos, sin que las oraciones pierdan mucho sentido siempre que tengan todos los signos.

Si no los usamos, será un problema entender textos como este:

“Estamos seguros de estar cumpliendo correctamente con nuestra labor de bomberos para salvar vida humanas y para ofrecer un servicio útil a la comunidad?”.

Ups.

Hemos tenido que esperar a ver el signo de cierre para saber que era una pregunta. A viva voz, las preguntas, en todos los idiomas, terminan con un tonema elevado. Pero cuando es por escrito, en español necesitamos ver el signo de apertura de interrogación para preparar el tonema.

Si desaparece nuestro signo de interrogación de apertura, al español le va a pasar como al alemán: que no se sabe de qué diablos está hablando el orador hasta que termina su parrafada pues ellos ponen el verbo en la última posición.

Quizá sea triste que desaparezca la interrogación de apertura, pero parece que ya se está imponiendo. Entre todos la estamos matando. Así es el idioma.

(Por cierto, dicen que el signo ‘?’ viene de la contracción de la palabra latina ‘Questio’ (pregunta), o de las transcripciones del griego antiguo donde el punto y coma (;) era el signo de pregunta).

 

-Guía exprés para escribir mejor

-Cómo escribir bien

-Nueva ortografía: el mánayer bebe wiski.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas