Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Supongamos que los políticos catalanes pudieran organizar un referéndum

29 diciembre 2015 - 8:42 - Autor:

Hace unos días, hablando con un amigo, reflexionamos sobre qué sucedería si dejáramos que Cataluña realizase un referéndum sobre la independencia. Posiblemente, ganaría el No.

Posiblemente. ¿Y eso es el fin de la historia?

Ni mucho menos. Imaginemos que se pone en marcha ese referéndum (que Podemos también propone). Pasarían varias cosas: el gobierno catalán –que controla con sus comisarios ideológicos los medios de comunicación públicos–, iniciaría una estrategia de comunicación para insuflar independentismo hasta en los anuncios de Cola Cao. Quizá perdiera el primer referéndum. Pero exigirían un segundo referéndum, un tercero, un cuarto… Hasta que lo ganara.

Pero imaginemos que se celebra el referéndum en una Diada, o aprovechando una ‘happy hour’ catalana, en la que las emociones corren por las calles y los políticos enamoran al pueblo. Es posible que ganara el Sí.

Gane el sí o el no, esa convocatoria daría paso a consultas por todo el país. Nadie querrá ser menos. “Si pierden o ganan el derecho a decidir sería una constante serie de consultas en el País Vasco, Navarra, Canarias, Galicia, y por último Cartagena. Sería más sensato y más barato disolver la Nación y que cada uno se fuera con su horda o tribu a una sociedad preestatal, predemocrática”, escribe hoy Raúl del Pozo en El Mundo.

Al final, este país dejaría de existir. Seríamos una plurinación, como dice Pablo Iglesias. ¿Y eso es bueno o malo? ¿Acaso no lo elegiría el pueblo? ¿Es la democracia?

Resulta que varios países europeos llevan décadas tratando de formar una entidad mayor llamada Unión Europea para competir con China y EEUU, y al mismo tiempo aquí algunos quieren ir en dirección contraria. Muy sensato, sí.

Que los pueblos voten algo no significa que no se equivoquen. Ahí tienen a Venezuela eligiendo al chavismo durante 17 años hasta que el país se arruinó.

-La democracia de risa de la CUP: pucherazo y rueda de prensa sin preguntas

-¿Por qué Manuela Carmena sigue permitiendo la estatua de un golpista en Madrid?

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas