Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La prensa aupó a Pablo Iglesias y ahora nos paga con insultos

22 abril 2016 - 9:10 - Autor:

 

 

La cadena conservadora de televisión Intereconomía invitó hace años a Pablo Iglesias a participar en los programas de El Gato al Agua, gracias a lo cual empezó a ser conocido este profesor de políticas.

Aunque Intereconomia tenía una pequeña cuota de mercado de televisión, le dio una gran proyección porque ese programa era visto por mucha gente influyente. Luego, su partido ganó cinco escaños en las elecciones europeas de mayo de 2014. Le ayudaron los periodistas, que le veían como un gran comunicador y buen polemista.

Poco después de la victoria de Podemos en esas elecciones, la inmensa mayoría de los analistas políticos lo acogió como algo novedoso, un político con gran fuerza oratoria y con una extraordinario carisma. Yo mismo escribí: “Pablo Iglesias es el mejor comunicador político de este país”. Sigue siendo un gran comunicador porque no hay día en que no esté en las portadas o abra los informativos, aunque sea con extravagancias. Decía Oscar Wilde que “hay algo peor que hablen mal de ti y es que no hablen de ti”.

Todo los medios dedicábamos paginas o espacios en TV a hablar de Pablo Iglesias porque siempre tenía algo que decir que atrapaba a la gente. O provocaba.

Y ahora resulta que Pablo Iglesias dice que los periodistas no le queremos. Dice que la mayor parte de los profesionales que siguen a Podemos “habla mal de Podemos”. Más o menos que somos unos pelotas con nuestros medios, y que alguien nos ordena dar caña a Podemos. Es lo que ha dicho de un periodista de El Mundo.

¿No será que hablamos mal de Podemos porque Pablo Iglesias es malo?

No me refiero a malvado sino a que hace las cosas mal. ¿Qué es lo que ha hecho mal?

Si te alías con los mismos que apoyaron a el terrorismo de ETA, ¿cómo quiere que le califiquemos? ¿Micky Mouse? Si tus alcaldes izan la bandera republicana y repudian la constitucional, ¿qué decimos? ¿Qué gran idea has tenido, Pablo?

Si elogias el régimen venezolano, el más abominable régimen de América Latina en estos momentos, ¿qué respondemos? ¿Decimos que en Venezuela existe una democracia ejemplar y que los supermercados están llenos?

Si apoyas a un representante de Podemos que agredió a un concejal socialista, ¿te felicitamos por tu atinado concepto de las relaciones humanas?

Si sales en un mitin al lado de la bandera de la URSS con una imagen de Lenin, ¿nos tronchamos de la risa?

Pablo Iglesias sale en los medios igual que Donald Trump en Estados Unidos: porque siempre dirá o hará cosas que son ‘alimento’ para los medios. Como Trump, Pablo se queja de que los medios tergiversan lo que dice y lo que hace. ¿En serio?

A ver: ¿cómo vamos a interpretar el hecho de que Pablo Iglesias presente un libro en la Facultad de Filosofía  de la Complutense, y ponga a parir a un colega porque no cuenta lo que a él le gusta? Ni a Luis Bárcenas, ni a Rita Barberá, ni a la infanta Cristina le gusta lo que dicen los medios, pero los medios dicen lo que ellos representan.

No, Pablo: si no tienes un buen director de comunicación, es quizá por tu soberbia. Hace unos meses, cenando con un periodista de izquierdas, que apoya a Podemos y que conoce a Pablo como la palma de su mano, me dijo que el gran problema del líder de Podemos es su soberbia. Se quiere más que Narciso ante el reflejo de su cara en el agua.

La prensa le ayudó a darse a conocer y ocupa más espacio en la prensa, en la radio y en la televisión que otros líderes que consiguieron más votos. Incluso tiene más espacio que el presidente del país. Lo que pasa es que su treta es aparecer en los medios, como Nicolás Maduro, y hacerlo muchas veces mediante la provocación, los insultos o las extravagancias.

Ahora Pablo nos paga con insultos porque no le hacemos la pelota. Vaya.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas