Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Qué es lo que más falla en la mayor industria turística española? El trato

11 agosto 2016 - 10:37 - Autor:

España es la tercera potencia turística mundial. Y encima es el país con más bares y restaurantes por metro cuadrado, según la consultora Nielsen.

Pero para ser un país tan turístico, hay un alto porcentaje de camareros que nos tratan mal. No sé cuál es ese porcentaje exacto ni si se da igualmente en todas las comunidades, pero cualquier que esté leyendo esto sabe de lo que hablo. Muchos camareros, demasiados, no saben tratar al público.

Ya sé que el trabajo de camarero es muy laborioso y agotador. Tratar a cientos de personas cada día que quieren que les trates como a reyes, es algo que desgasta. Te deja psicológicamente agotado. Ya sé que el cliente español es muy desordenado pidiendo las cosas, porque en vez de hacerlo todo a la vez, lo va pidiendo poco a poco, lo cual incrementa el trabajo de los camareros. Ya sé que muchas veces se debe a que el patrón tiene menos camareros de los que necesita. Y también sé que cada verano, el sector se nutre de personal temporal que lo hace para ganarse unos euros y que no es experto.

Hace poco fui a una cafetería a desayunar y la chica estaba de mal humor. Estaba sola y el sitio repleto. Me dio miedo preguntar por la clave del wi fi.

Quitando esos casos, sigo viendo desde tiempos inmemoriales que el trato es el gran defecto del servicio en España. Incluso en restaurantes con mucho personal, o en restaurantes que no están a rebosar.

Yo, como todos, tengo muchas historias que contar. Para empezar, los idiomas. Una vez vi a unos clientes italianos tratando de descifrar la carta. Pero el camarero, en lugar de ayudarles, les dijo: “Aquí no se habla italiano”. Por supuesto que no se habla. Pero ellos solo pedían un poco de ayuda.

A mí me pasó que me sirvieron unos calamares que sabían a amoniaco. Eso es signo de que están pasados, casi descompuestos. Se lo devolví diciendo que olían mal, y vino el chef a recriminarme que otros clientes se lo habían comido hasta el final. En lugar de revisar si algo había fallado en el suply chain (la cadena de suministros), me recriminó mi postura.

Una de las cosas que me pone más nervioso es ver a un grupo de camareros de espaldas al público y hablando. Otra de las cosas que no entiendo es por que tardan más en cobrar que en servir las comidas. ¿Es que trabajan gratis?

Otra de las cosas que me altera es cuando se ponen a arrimar las mesas y las sillas. Parecen Godzilla destrozando Tokio.

Me encantan en cambio los que siempre tienen una sonrisa y resisten la presión. Cerca de mi casa hay una chica que se hace muchos kilómetros al día entrando y saliendo del restaurante a servir en las terrazas. Tiene una memoria infatigable y atiende a todos los que levantamos la mano. No es de esas personas que a pesar de que levantes las manos, te ignora. Defecto típico del camarero.

Y conozco a otro que siempre está de buen humor y nos contagia a todos. La sonrisa es el mejor medio de comunicación porque aplaca hasta a los clientes más furiosos.

Para bendición de los restaurantes, los programas de cocina y master chefs han hecho que mejore mucho la calidad y que sean cada vez más originales. Pero, ¿no se les ocurre que entre ese plato y la mesa hay una persona que también debe ser entrenada?

Una inmensa cantidad de estudiantes de las escuelas de negocios quieran montar un restaurante o un bar. Bueno, no es alta tecnología pero en este país puede ser un buen negocio. El problema es que piensan en todos los detalles excepto uno: entrenar a los camareros.

 

 

 

¿Y si aplicásemos las técnicas olímpicas a nuestros jóvenes en las empresas?

10 agosto 2016 - 0:39 - Autor:

Cuando vemos los atletas olímpicos llegar al podio a todos se nos pasa lo mismo por la cabeza: cómo han sufrido para estar allí. Entrenamientos, esfuerzo físico, voluntad, dietas, largas rutinas…

Por supuesto, pero también esos atletas han tenido algo que la mayor parte de nosotros no tenemos: un entrenador personal, unas instalaciones, un equipo de técnicos… Personas que les han seleccionado dentro de un grupo, que se han fijado en ellos, y que les han sacado todas sus cualidades, incluso las que no pensaban que tendrían. Personas que les han impuesto una rutina, y que les han llevado al límite.

Imaginen lo que supondría aplicar las técnicas del deporte a los jóvenes que empiezan a trabajar en una empresa. Primero, que alguien se fijara en su talento. Todos los jóvenes tienen unas aspiraciones más o menos claras, pero a veces no saben si su verdadero talento está bien orientado. ¿Y si alguien se diera cuenta de su verdadero talento y les pusiera en el puesto que se merecen?

¿Y si alguien les empezara a formar con paciencia? ¿Y si alguien les fuera empujando poco a poco a metas más exigentes para que dieran todo lo que tienen dentro?

A veces sucede por carambola. Un joven tiene que sustituir a alguien que se va y de repente empieza a despegar. Otras veces, las menos, un jefe se fija en algún detalle y lo pone a prueba.

Eso se llama ‘dar una oportunidad’.

Con la escasa movilidad en los puestos de trabajo, y la crisis, muchos jóvenes se queman cumpliendo rutinas estúpidas y malgastando su talento. Imaginen lo que sentiría ese joven si, como le ha pasado a un atleta olímpico, una persona hace de entrenador personal. Primero, le enseña, es decir, le trasmite su conocimiento. Luego, le orienta y corrige sus defectos. Luego le perfecciona con trabajos que ponen a prueba su calidad. En todo momento, le motiva en los decaídas y pone los medios para que progrese. Y por último le da un empujón para que se tire a la piscina.

El entrenamiento de Mireia Belmonte, por ejemplo, ha sido todo eso. Según un reportaje de El Mundo, la nadadora estuvo preparándose en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada a más de 2.000 metros de altitud. Su entrenador Fred Vergnoux y un equipo de especialistas en biomecánica le estuvieron afinando durante meses varios aspectos de su estilo:  el viraje, el nado subacuático, el batido de piernas y la apnea final.

Uno de los ejercicios consistía en atarle con una goma al poyete de la piscina y obligarla a nadar contra esa tensión. Otro en hacerla nadar varios metros sin tomar aire, como los nadadores que se sumergen decenas de metros en el mar, la apnea. Y hasta hizo ejercicios para realizar un nado tan perfecto en línea recta, para así reducir la resistencia al agua, que es una de las técnicas más difíciles.

Todo eso y el sacrificio de Mireia le permitieron hacer el sprint final, superar a la nadadora que iba en tercera posición y ganar el bronce. Fue nuestra primera medalla en estos Juegos.

Ahora imaginemos que pudiéramos trasladar todo eso a la empresa. Lo primero que se nos ocurre es que es un gasto enorme, pues tales cosas solo se pueden hacer con gente escogida. Vale. Pero no hace falta montar un centro de alto rendimiento en las empresas, sino animar a los jefes, a los tutores y a los veteranos a ayudar a los jóvenes y a descubrir y poner en marcha su talento.

Estoy seguro de que el rendimiento de la inmensa mayoría de los jóvenes mejoraría. Sorprendería. Y se sentirían mucho más realizados que si les subieran el sueldo. Claro que, al final, habría que subirles el sueldo si superan las expectativas, ¿no?

Creo que sin necesidad de gastar mucho dinero, se puede mejorar el rendimiento de los jóvenes en los empleos. Solo hay que darles una oportunidad. A mí me la dieron hace muchos años, y aquello cambió mi vida. Los jóvenes de ahora también se la merecen.

 

 

Las ideas más chocantes de Gustavo Bueno, el pensador inesperado

9 agosto 2016 - 9:00 - Autor:

Me hubiera gustado conocer a Gustavo Bueno, el filósofo riojano que acaba de fallecer. Sobre todo porque era un pensador inesperado. Un marxista cuyas ideas serían aborrecidas por los marxistas de hoy. Demócrata que atacaba a los demócratas. Republicano que prefería la monarquía. Españolista que detestaba a los nacionalismos y que abogaba por la pena de muerte.

El diario El Comercio de Gijón ha desplegado varias páginas de su edición del lunes para expresar el pensamiento de Bueno. Voy a hacer una recopilación de sus mejores frases.

ETA. Hay que “eliminar a los terroristas de ETA como las alimañas que son”.

Pena de muerte. “A quien mata a 200 niños hay que darle la pena de muerte sobre la marcha” (a propósito de la matanza perpretada por terroristas en una escuela de Rusia).

Islam. “No creo que todos los musulmanes sean terroristas, pero muchos sí”.

La II República. “La II República fue, en realidad, un golpe de estado”.

Aborto. “Las mujeres que abortan deberían ser multadas por negligencia”. Calificó a la ley de plazos de Zapatero como una ley “que puede convertirse en un nuevo método anticonceptivo”.

Dación en pago. “La dación en pago trastorna el fundamento de nuestra sociedad no comunista”.

Afectados por las preferentes. “¡Haber leído la letra pequeña!”.

TV. “Gran Hermano’ es un estudio de hombres como chimpancés”.

La Transición. “No fue más que una continuación del plan Marshall”.

Los nacionalismos. “Un peligro real para España”.

Estado federal. “Si la república tiene que ser federal, me paso a la monarquía”.

Por estas opiniones, fue atacado por extremistas de izquierda y de derechas.

Gustavo Bueno nació en Santo Domingo de la Calzada, en La Rioja, en 1924. Estudió Filosofía en Zaragoza y a los 24 años comenzó a trabajar de catedrático en un instituto femenino en Salamanca.

En 1960 obtuvo la cátedra de Historia de la Filosofía y los Sistemas Filosóficos en la Universidad de Oviedo. Allí estuvo hasta 1998. Marxista crítico, desarrolló un pensamiento llamado materialismo filosófico que consiste en deducir todo de la materia, sin invenciones ni creaciones fantasmales.

Uno de los puntos más importantes de este materialismo filosófico es la teoría del cierre categorial. Para explicarlo, hay que entender que una parte de la filosofía se dedica a estudiar cómo conocemos el mundo. ¿Vemos todos los mismos colores? ¿Cómo percibe la realidad un ciego? ¿Podemos conocer a Dios? ¿Nuestros sentidos nos engañan?

Conocemos la realidad por nuestros sentidos, y por nuestras observaciones y reflexiones. Es lo que hay. Las ciencias empíricas son observaciones, pero Bueno pensaba que no se debe depositar en las ciencias una verdad total que nos explique el mundo como podría ser una religión o los mitos legendarios griegos.

Las ciencias solo se dedican a inventar términos que se refieren a las cosas de la materia. Y ahí acaba todo. Se cierran o encierran en sí mismas. Su campo de conocimiento solo se mueve en las ciencias. Si decimos E=m.c2, que es la teoría de la relatividad de Einstein, no estamos revelando una realidad o una verdad cósmica sino solo una fórmula objetiva que se relaciona con el comportamiento de la materia.

Bueno murió en un hermoso pueblecito de Asturias cerca de Llanes: Niembro. Su mujer había fallecido dos días antes.

Riqueza, geografía y clima: por qué unos países crecen y otros no

8 agosto 2016 - 8:50 - Autor:

El naturalista nortemericano Jared Diamond fue invitado en 2014 a impartir una serie de charlas en una universidad italiana sobre la relación entre riqueza, geografía y clima. En 2016 esas charlas se convirtieron en un libro que la editorial Debate trasladó al español con el título de Sociedades comparadas.

¿Por qué algunos países prosperan y otros no? ¿Se debe a cuestiones políticas o geográficas? ¿Es bueno tener recursos naturales?

Diamond, célebre por escribir hace tiempo Armas, gérmenes y acero y otro muy catastrofista llamado Colapso, es geógrafo y por lo tanto cree que gran parte de las diferencias son geográficas. Dice por ejemplo, que las latitudes tropicales suelen traer consigo un retraso económico mientras que las zonas templadas son mejores para el desarrollo económico.

Esa afirmación choca a cualquiera pues pensamos que con su exuberantes selvas llenas de animales y de frutos permanentes, con sus lluvias incansables y su clima cálido, los trópicos deberían ser la cuna de la riqueza agrícola. Pero no. Y he aquí por qué: no son suelos tan fértiles porque las hojas muertas y ramas que caen no se descomponen lentamente como pasa en España, sino que se pudren rápidamente por las altas temperaturas y los microorganismos las desmenuzan, y encima los aguaceros se llevan los restos al poco tiempo. En resumen, el subsuelo no tiene tiempo para nutrirse de modo que no se puede cosechar mucho.

Peor aún, los climas tropicales, no solo son exuberantes en flora y fauna sino también en protozoos, patógenos, insectos y moho que transmiten enfermedades y diezman a la población. Las enfermedades tropicales no son un souvenir. Encima no son como el sarampión que tras padecerlo uno se inmuniza para toda la vida. Las enfermedades tropicales vuelven en cosechas terribles y cuando pasan, dejan a la población muy débil durante años. Europa, con sus inviernos gélidos, mata a casi todos esos bichos.

Diamond además habla de que una de las grandes calamidades de los países pobres es su riqueza. Parece una contradicción. Dice que al tener grandes recursos naturales como petróleo, países como Nigeria se dedican a gastarlo todo y no se esfuerzan en mejorar su situación. Pone como ejemplo la colonización de América: los españoles se encontraron mano de obra en masa y barata. Los anglosajones no, de modo que tuvieron que esforzarse más en sobresalir.

Por último, Diamond añade que las sociedades agrícolas de hace 12.000 años permitieron el desarrollo de instituciones como la organización del Estado y eso creó la civilización. Y que tener salida al mar es casi una de las condiciones del desarrollo porque permite transportes más baratos.

Desde mi punto de vista, Diamond es ocurrente y da mucho que pensar. Pero creo que las diferencias entre países no solo son cuestiones geográficas o climáticas. Suiza es un país muy rico y no tiene salida al mar. En sus montañas no se puede cultivar mucho. Los inuit o los lapones viven en climas congelados y sin recursos, pero no son muy ricos que digamos.

Y los noruegos tienen petróleo desde hace 50 años pero en lugar de gastarlo como Venezuela o Nigeria, decidieron administrarlo porque sabían que un día se iba a acabar y ahora son el país con los mejores índices de vida del mundo y encima el país con más coches eléctricos.

Es decir, es muy difícil extraer algunas reglas de oro de por qué unos países o pueblos han prosperado y otros no. ¿Situación geográfica? ¿Mar? ¿Clima?

Creo que todo eso tiene mucho que ver y, de hecho, las civilizaciones nacieron en el llamado Creciente Fértil, donde se dieron las condiciones idóneas para cultivar grano y domesticar animales. Mesopotamia.

Pero también creo que hay que tener en cuenta la pasta de la que está hecha la gente. ¿Por qué unos se quedaron en sus tierras y otros salieron a buscarse un futuro mejor? Si es verdad que todos venimos de las llanuras africanas, ¿por qué unos acabaron en el Peloponeso y otros permanecieron en el Serengueti? ¿Por qué los japoneses sin recursos naturales han creado una superpotencia en una isla y los haitianos no?

 

 

Tsutomu Yamaguchi, el hombre que sobrevivió a dos bombas atómicas

7 agosto 2016 - 6:00 - Autor:

El 6 de agosto de 1945, Tsutomu Yamaguchi había terminado su visita de negocios en Hiroshima. Trabajaba para Industrias Pesadas Mitsubishi y había abandonado el hotel junto con dos compañeros de trabajo. De repente, recordó que se le había olvidado algo y volvió al hotel. Al salir, a las 8.15 de la mañana, escuchó los motores de un avión y miró al cierlo. Vio una bomba que caía sostenida de dos paracaídas. La bomba descendía suavemente pero sin oscilaciones.

Poco después, una tormenta de luz le lanzó hacia atrás y le reventaron los oídos. Quedó temporalmente ciego. Logró arrastrarse y encontrar un refugio antiaéreo. Pasó la noche y al día siguiente se trasladó a Nagasaki, donde vivía, para ser tratado en un hospital. Tenía el cuerpo lleno de quemaduras.

El día 9 se reincorporó al trabajo en Nagasaki. A las 11.00 estaba contándole a uno de sus jefes cómo una bomba atómica había dejado la ciudad de Hiroshima como una sartén abandonada al fuego, cuando un avión americano dejó caer una bomba atómica sobre Nagasaki. El centro de trabajo de Yamaguchi estaba a tres kilómetros de la Zona Cero, o punto de caída de Fat Man, el apodo de la bomba.

Todo quedó en ruinas pero Yamaguchi sobrevivió. Estuvo una semana con fiebre alta, y mantuvo las mismas vendas que le habían servido para las quemaduras de la primera bomba atómica.

Yamaguchi vivió muchos años. Fue traductor para los norteamericanos, se casó con otra sobreviviente de Nagasaki y tuvo dos hijas. Se hizo profesor y luego regresó a Mitsubishi para trabajar en el diseño de petroleros. Escribió un libro de memorias y otro de poemas. Pidió el fin de las bombas atómicas no solo su desolación sino porque destruyen la dignidad humana.

Murió hace seis años de cáncer de estómago. Tenía 93 años. Oficialmente está considerado como la única persona en Japón que ha sobrevivido a dos bombas atómicas, las dos mayores armas de destrucción masivas fabricadas y detonadas por el hombre. Nunca tanta gente  murió en tan poco tiempo. Fue hace 71 años. Dos días de agosto.

La teoría de la comunicación de Jeff Bezos, el dueño de Amazon

6 agosto 2016 - 9:17 - Autor:

¿Tiene alguna queja con el servicio de Amazon? ¿Le llegan tarde los paquetes? ¿Suelen confundir su pedido? ¿Piensa que el cartón es demasiado duro? ¿Le molesta que le envíen mails de productos de belleza?

Escriba al presidente de Amazon. Puede hacerlo a jeff@amazon.com. Cuando le llegue, ese mail volará directamente al departamento que le ha causado esa molestia. Para los empleados de Amazon, recibir un mail de la cuenta del jefe Jeff es como recibir una carta-bomba. Al final del mail hay una pregunta sobre qué ha pasado, y el empleado solo tiene un par de horas para resolver y responder.

Pero también debe añadir una explicación sobre cómo se produjo el incidente. Esa respuesta será leída por todo el escalafón de jefes hasta que llegue al propio Jeff Bezos. Con ello se asegura de que la compañía esté pendiente de la voz del cliente.

Es el estilo Bezos. Algunos lo llaman “la teoría Bezos de comunicación”. Porque además de enviar esos mails-bomba, el presidente de Amazon corrige todo comunicado o nota de prensa que sale de la compañía. Tacha lo que no le gusta, y trata de que siempre haya un espíritu positivo. No solo con las notas de prensa, sino con las explicaciones de los productos que aparecen en la web, con los discursos y hasta con las cartas a los accionistas. Todo tiene que estar escrito de forma sencilla y positiva. Ser el reflejo de Amazon.

Así se cuenta en el libro La tienda de todo (The everything store), escrito por Brad Stone, periodista de la agencia Bloomberg. Es un libro de 2013 pero creo que es bueno recordarlo. Ojalá todos los empresarios tuvieran esa idea de la comunicación: que las cosas sean claras y sencillas.

Jeff Bezos, cuyo apellido de origen español aún no saben cómo pronunciar los norteamericanos, es uno de los pioneros de internet junto con los fundadores de Google, Elon Musk, Zuckerberg y tantos otros.

Es el dueño de la mayor librería del mundo, que ha pasado a vender de todo. Ahora produce películas para la televisión, alquila sus servidores para almacenar datos de otras compañías, distribuye comida fresca del día y ya tiene su propia flota de aviones de reparto.

Si escribo esto es porque creo que hay que estar pendiente de cada una de las cosas que hace esta compañía ya que va a impactar en la vida de todos. Creo que Bezos ha entendido internet como nadie. Y aun así, cree que estamos en los inicios.

Cerca de los ascensores de la compañía en Seattle puede leerse una frase del propio Bezos: “Queda mucho por inventar. Van a suceder muchas cosas. La gente no tiene ni idea cuál va a ser el impacto de internet, y todavía estamos en el Día 1 de esa gran carrera”.

 

 

De los Juegos Olímpicos al teatro: lo que debemos a los increíbles griegos

5 agosto 2016 - 6:00 - Autor:

¿Se han preguntado alguna vez que habría sido de nosotros sin los griegos?

Voy a hacer una pequeña lista aprovechando que empiezan los Juegos Olímpicos. Sin los griegos no tendríamos hoy:

-El teatro. Se creó en el siglo V antes de Cristo. Eran competiciones a las que acudían todos los dramaturgos. Tenían que estrenar sus obras en el anfiteatro de Atenas que podría albergar según Platón hasta 30.000 personas. El pueblo asistía, silbaba, aplaudía y admiraba a los mejores. Luego, unos jueces elegían la mejor obra y el mejor autor. Y los mejores fueron cuatro: Esquilo, Sófocles, Eurípides y Aristófanes. Sus obras perviven porque representan las pasiones humanas y el destino que somete a los hombres.

-El alfabeto. Lo heredaron de los fenicios pero lo perfeccionaron hasta reducirlo a unos pocos caracteres. La escritura que conocemos con ese alfabeto nació en el VII antes de Cristo pero las escuelas empezaron a enseñarlo a jóvenes y niños a partir del V a.C., cuando se crearon las primeras escuelas para el pueblo. Alfabeto viene de las dos primeras letras: Alfa y Beta.

-La democracia. Hacer participar al pueblo de las decisiones de la política fue una creación de un aristócrata llamado Clistenes que necesitaba el apoyo de las masas para contrarrestar a otros aristócratas. Por primera vez, se dio entrada a representantes del puedo griego –no se incluían esclavos ni extranjeros– en el Consejo de los 500. Sucedió también entre los siglos VI y V a.C.

-La filosofía. Tales de Mileto fue el primer griego que abandonó las explicaciones míticas de la naturaleza. En principio, los filósofos eran todo en uno: físicos, pensadores, biólogos… Apenas hay documentos de los filósofos griegos hasta que llegó Sócrates, mejor dicho, hasta que llegó su discípulo Platón. Compiló el pensamiento de Sócrates y el suyo propio en 35 obras que se han reproducido hasta hoy día.

-La universidad. La primera universidad con biblioteca, programa, salas de estudio, aulas, profesores pagados, alumnos y campus fue la de Platón. Se llamaba Academia, y estaba a las afueras de Atenas. Duró varios siglos.

-Los Juegos Olímpicos. Creados alrededor del 793 antes de Cristo, era una forma de ritualizar la guerra. De hecho, una de las competiciones consistía en correr con armadura y casco. Cuando se celebraban los Juegos, se detenían las guerras. Solo podían participar los griegos de cualquier ciudad de la Hélade, incluidos los espartanos, que introdujeron la costumbre de competir desnudos. Los Juegos se prohibieron en tiempos de la última Roma, con Teodosio. Se retomaron a finales del siglo XIX.

-El arte perfecto. El ideal griego de belleza se basaba en la búsqueda del equilibrio. Desde la arquitectura hasta la escultura, los griegos impregnaron el arte con ese ideal que ha dejado obras perfectas como el Partenón o esculturas como el discóbolo.

-La ciencia. Los griegos ya comprobaron que la Tierra tenía que ser redonda, iniciaron la historiografía moderna con Herodoto (tratar de contar las cosas sin prejuicios), investigaron sin miedo el interior del cuerpo humano, descubrieron los átomos por pura deducción, crearon la geometría, inventaron teoremas matemáticos, iniciaron la lógica, crearon artilugios de guerra como espejos incendiarios o bombas (fuego griego)…

Por cierto, todo esto pudo desaparecer si los griegos hubieran perdido la batalla de Salamina. En 480 a.C., justo cuando estaba naciendo el teatro, la filosofía y la democracia, los persas intentaron invadir y destruir Grecia. Las dos potencias entablaron una batalla naval. Pero los griegos aplastaron a sus enemigos y con eso cambiaron la historia de Europa, de Occidente y del mundo. Ganaron gracias a la unión de las ciudades-estado de la Hélade y al arrojo de sus soldados, entre ellos, un grupo de 300 locos en las Termópilas.

 

 

¿Problema con Lobo? Nos hemos olvidado de dónde proceden los nombres

4 agosto 2016 - 6:00 - Autor:

Por fin, unos padres han conseguido que su hijo se llame Lobo. El registro se oponía porque, según la ley, no se puede poner de nombre propio un apellido, y Lobo, en España, es un apellido.

Creo que ha sido todo una cuestión burocrática y que el funcionario solo pretendía aplicar la ley. Pero ahora quiero recordar una cosa a todos los Manuel, Ricardo, Roberto, María y Juan. Ahora esos nombres no significan nada, pero en su origen, significaron mucho porque la gente ponía nombres a las personas en función de cualidades físicas o morales.

Armando es un nombre germánico que significa “hombre duro”. Basta tomar un diccionario de nombres, de esos que se venden en las de las librerías de medianoche, para comprender que casi todos los nombres de nuestro círculo íntimo, de nuestra sociedad y civilización tuvieron un significado más, ¿cómo decirlo?, natural. Carlos significó “fuerte”, Aitor, “tierra fértil”, Ambrosio “inmortal”, Almudena “la ciudad”, Belén, “la casa del pan”, y Pilar, es “columna”.

Ya fuera en el nacimiento, o durante el crecimiento y la madurez, hombres y mujeres recibieron los nombres adecuados a su forma de ser, de modo que casi existe una ontología del nombre propio.

La inmensa mayoría de los nombres germánicos está relacionada estrechamente con la fuerza, la guerra, la victoria, la valentía, el arrojo, el dominio de un instrumento de combate, o la hipótesis de una cualidad animal, o un animal como el lobo o el oso. Gilberto es “diestro con lanza”, Alfonso es “guerrero preparado para el combate”, Ataúlfo es “lobo guerrero” y Bernardo, “audaz como un oso”.

En alemán Lobo se dice Wolf, y Wolfgang es “el camino del Lobo”. Mozart se llamaba así: Wolfgang,

Los nombres de procedencia griega denotan cualidades guerreras, aunque con detalles basados en aspectos más cualitativos como la proporción, la sabiduría y la belleza, productos de la de un pueblo por su cultura. Así, Clemente significa “célebre”, Erasmo, “agradable”, Eleuterio “libre” Aristófanes “el que por su calidad”, Filomeno “amigo del canto”, y Eugenio, “el bien nacido”.

Los nombres hebreos, en cambio, no denotan un pueblo guerrero ni victorioso. Basta leer el Antiguo Testamento para los israelitas fueron un pueblo sometido a las plagas, a la destrucción, al exilio, la persecución y el hostigamiento. Con el único recurso de la apelación a la misericordia de Dios, sus nombres reflejan el sentimiento de desamparo: Absalón, en “la paz de Dios”, Ariel “altar de Dios”, Barvan, “bendito”, Belén, “casa del pan”, Camilo, “mensajero de Dios”, José, “el que suma”, y los animales que se encarnan en personas, proceden de animales pasivos como Raquel en “oveja” y Deborah “abeja”.

María parece ser egipcio y significa “la bien amada”.

Un poco más relacionados con el disfrute de los sentidos, los nombres árabes nos llevan a admirar la gracia “Zoraida”, la belleza “Zulaica”, o la misma ciudad, “Almudena”.

Los nombres romanos en su mayoría proceden de familias agrícolas, de patricios supervivientes, que se extendieron por toda la península itálica. Los Cornelios, Adrianos, Augustos, Fabricios, se pierden en la historia de este pueblo, aunque siempre ligados a la tierra, faba (haba), para los Fabios, o al trabajo, faber, Fabricio, a la flor, Florencio…

El mejor ejemplo son los indios americanos, la mayoría de los cuales procedía de animales. Aguila, Búfalo Bravo, Toro Sentado, Ciervo, Mariposa, Tortuga…

Es una lástima que nos hayamos olvidado de todo eso. Pero aunque no lo sepamos, seguimos poniendo nombres como antes, bueno, mejor dicho, ponemos motes: al que tiene gafas, cuatro ojos, al listo de clase, pitagorín, al ligón, Don Juan, y al que trabaja mucho, le decimos que es una fiera o un león.

En el fondo, no hemos cambiado.

 

La evolución de la pintura en 45.000 años: ¿hemos vuelto al origen?

3 agosto 2016 - 9:49 - Autor:

La paleoantropóloga canadiense Genevieve von Petzinger dio en agosto de 2015 una original charla TED titulada: “Por qué estos 32 símbolos se encuentran en cuevas antiguas de toda Europa”.

Los símbolos son muy básicos: puntos, rayas, estrellas, curvas, hojas, flechas, aspas, manos…

Empezaron a aparecer hace más de 40.000 años en el Viejo Continente  y así siguieron manifestándose hasta el nacimiento de la escritura, unos 5.000 años antes de nuestra era. Von Petzinger añadió que muchos de esos símbolos también surgieron en todo el mundo.

Los símbolos de Von Petzinger son las manifestaciones gráficas (sean arte o símbolos) más antiguas de las que se tiene registro.

De ahí, por un lado se evolucionó a los alfabetos, y por otro se evolucionó a la pintura rupestre, a la decoración de objetos, a los murales, a las pinturas sobre lienzos o maderas, y al final, a la pintura moderna.

Sin embargo, parece que hemos vuelto a los orígenes.

Cuando vi la charla de Von Petizinger en YouTube me recordó un cuadro de Miró. Se llama Constelaciones. Encontré varios signos comunes a lo que nuestros ancestros habían dibujado: estrellas, puntos, círculos, triángulos, formas ovales, rectángulos…

Es decir, la pintura moderna tiene una parte no figurativa que se asemeja mucho a los símbolos de hace 45.000 años. No sabemos qué querían decir esos símbolos de nuestros ancestros. ¿Eran una forma de comunicación? ¿Eran las primeras manifestaciones de la conciencia artística?

Von Petzinger cree las dos cosas: que eran las primeras manifestaciones estilizadas de la representación de la realidad y también la primera escritura.

“¿Podrían ser signos de armas o de vivienda? ¿Serían objetos celestes como las constelaciones? O tal vez incluso ríos, montañas, árboles, características del paisaje”, dice Von Petzinger.

No sabemos muchas cosas. Pero la coincidencia del arte después de 45.000 años da mucho que pensar. En ese largo periodo hemos pasado de puntos, círculos, cuadrados y rayas en cuevas europeas al surrealismo de Miró, del siglo XX, que está lleno de signos. Los mismos.

 

 

 

Europol avisa: las mujeres yihadistas con hijos son la nueva amenaza

2 agosto 2016 - 6:00 - Autor:

 

El diario alemán Die Welt informaba hace días de un informe de Europol: hay más de 5.000 terroristas preparándose en Siria e Irak para cometer atentados. De ellos, unos 1.500 a 1.800 yihadistas podrían entrar en Europa con bastante facilidad. ¿Por qué?

Porque no hay forma de detectarlos. Cientos de ellos pasan a Europa con pasaportes falsos o verdaderos, y por supuesto, lo hacen sin depender de los contrabandistas.

Para Europol, ahora hay una mayor amenaza: muchas de las terroristas son mujeres que se instalan en Europa con sus familias para dar una apariencia menos agresiva. Resultan menos sospechosas que los hombres. Pero su objetivo a medio plazo es cometer atentados igual de mortales.

Su forma de actuar es la siguiente: primero viajan a Siria e Irak donde se casan con combatientes e incluso tienen hijos. Luego, vuelven a Europa con familia y preparan los atentados.

El informe de Europol se llama Tesat 16.

“El TESAT 2016 [Terrorism Situation and Trend Report] describe dos acontecimientos preocupantes: la amenaza global se refuerza por el número sustancial de combatientes terroristas extranjeros regresados que muchos Estados miembros tienen ahora en su suelo, y el aumento significativo de los sentimientos nacionalistas (xenófobos), racistas y antisemitas en toda la UE, lo que resulta en actos de la extrema derecha.

El informe pone de manifiesto el hecho de que un porcentaje significativo de los viajeros extranjeros terroristas a Siria- Irak son ahora mujeres”.

Los datos de 2015 son los siguientes: “Murieron y más de 360 resultaron heridas como consecuencia de los ataques terroristas en la UE [ver mapa de arriba]. Seis Estados miembros de la UE se enfrentaron 211 atentados fallidos, frustrados o completados. Fueron detenidas 1.077 personas  por delitos relacionados con el terrorismo, de los cuales 424 sólo en Francia. El 94% de los individuos calificados yihadistas fueron declarados culpables y procesados”.

Si quieren leer el informe pulsen en la página de Europol. Al final hay un botón para descargarse en informe.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas