Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Pablo Iglesias hace un escrache a Gas Natural, pero no al ayuntamiento de Reus

20 noviembre 2016 - 11:53 - Autor:

Pablo Iglesias y miembros de Podemos se han plantado en la sede de Gas Natural en Madrid con un altavoz y la han acusado de ser una empresa asesina. Le han hecho un escrache junto con Alberto Garzón,

Hace unos días, una anciana murió asfixiada porque la vela que usaba para alumbrarse incendió la casa. Gas Natural le había cortado la luz por impago dos meses antes.

En 2015 el parlamento catalán aprobó una ley por la cual las empresas de suministro deben avisar  de impago antes de cortar la luz. El artículo 6 punto 2, dice claramente:

“Debe establecerse, como principio de precaución, un protocolo obligado de comunicación a los servicios sociales y de intervención de estos servicios previamente a la concesión de las ayudas necesarias para evitar los cortes de suministro, en los casos de impago por falta de recursos económicos de las familias afectadas”. (Lo pueden ver pinchando el BOE aquí y yendo a la página 79292).

Al parecer, Gas Natural cortó la luz sin avisar a nadie. Hasta aquí parece que la responsabilidad cae sobre Gas Natural, aunque la empresa se excusa diciendo que el reglamento de esa ley no se ha desarrollado.

Pero como suele suceder en la vida real, las cosas son más complicadas.

En primer lugar, los servicios sociales del ayuntamiento de Reus sí sabían lo que estaba pasando en casa de Rosa Pitarch, pues una asistente social la visitaba con frecuencia. Es más, la atendían desde hace tres años, y el ayuntamiento le pagaba el agua porque Rosa vivía en extrema pobreza. El dueño del piso la quería desahuciar.

En segundo lugar, los familiares de la anciana no culpan a Gas Natural sino al ayuntamiento. Están muy enfadados porque el alcalde ha filtrado algunos datos sobre las relaciones que la familia Pitarch tenía entre sí. Insinuó que eran una familia “desestructurada”. Dijo que la nieta y la bisnieta de la anciana no se llevaban muy bien.

Las cosas se complican aún más porque hace 10 días, la nieta de la anciana fallecida, echó de la casa a los asistentes sociales, según el alcalde de Reus Carles Pellicer (CiU).

¿Por qué la nieta echa a los servicios sociales? No está muy claro.

Lo que se sabe es que, según la declaración de la nieta, el día de la muerte la visitó y le encendió una vela de seguridad. Ha sido esa declaración lo que ha  servido para que la acusen de que ella puede ser culpable de homicidio imprudente. ¿Quién la acusa? Nada menos que otro miembro de la familia: su propia hija a través de una abogado.

Es decir, la nieta y la bisnieta de la señora Rosa (del hijo no se sabe nada), han empezado una batalla entre ellas mismas. No fue la nieta –que la visitaba y le encendió la vela–, la que pagó el entierro sino la bisnieta.

Y es esta bisnieta a través de una abogada llamada Angels Alegre, quien está echando la culpa al ayuntamiento, y a su vez a su madre.

En cualquier caso, Gas Natural tiene que aquí una responsabilidad muy clara porque la ley así lo indica. Pero de igual manera es responsabilidad de los servicios sociales del ayuntamiento que conocían lo que pasaba en casa de Rosa desde hace mucho tiempo. Bastaba con que le hubieran comunicado todo a Gas Natural, compañía que ya tiene a más de 9.211 familias vulnerables bajo su paraguas.

Supongo que a Podemos no le interesa culpar al ayuntamiento de Reus. Es de la casta de los políticos. Pero como se ha visto, el ayuntamiento tiene una responsabilidad enorme en la muerte de la anciana. Los contadores de luz no tienen ojos ni corazón. Solo marcan watios y precios. En cambio, los servicios sociales son los que tienen que dar aviso de la pobreza de las familias y evitar que esto vuelva a pasar.

El verdadero significado del ‘mayor cambio en la historia de Volkswagen’

19 noviembre 2016 - 11:08 - Autor:

Volkswagen acaba de anunciar un montón de cosas que son el símbolo de lo que va a ser el futuro para todos.

Para empezar, ha anunciado 30.000 despidos. Dice que es el impacto del dieselgate, que es como se llamó al trucaje de los motores. Pero en realidad es una excusa para sacarse de encima a los trabajadores ‘prescindibles’. Son empleados de cuello blanco, es decir, personas que estaban sobre todo realizando trabajos administrativos. “Necesitamos menos burocracia, menos duplicación de empleo”, dice el comunicado.

Eso es lo que está pasando no solo en Alemania sino a escala mundial. Todos los trabajos que supongan una rutina con poco valor añadido, van a ser suprimidos en muchas empresas. Suprimidos porque su tarea la hace una máquina o porque su tarea ya no aporta nada. ¿Y quién se los ha cargado? La propia tecnología, desde robots hasta programas informáticos de gestión. Detrás de la recepcionista de voz seductora que dirige nuestras llamadas al taller o a la sección de repuestos no hay una persona sino una grabación.

Al mismo tiempo, VW va a contratar a 9.000 personas. ¿Su especialidad? Los llama softwareentwicler, desarrolladores de programas. Quiere ingenieros o especialistas en Inteligencia Artificial (IA). Es la Inteligencia Artificial la que está detrás de muchas novedades en los coches de hoy como el aparcamiento sin manos, la autoconducción, el detector de distancias y muchas cosas más.

Es decir, VW nos está diciendo que el coche será cada vez más autónomo. Las smart cities del futuro serán ciudades donde todo lo controlará un ordenador dentro y fuera del coche. Eso va a ser un golpe para los taxistas, cuyo trabajo está amenazado por los coches sin conductor, por las aplicaciones como Uber, y Cabify y por las empresas que alquilan minicoches eléctricos en las ciudades como Car2Go, que es de Daimler Benz. O sea, la decisión de VW de introducir más inteligencia artificial en los coches, eliminará muchos puestos de trabajo paralelos que no son propiamente de la industria del automóvil.

Volkswagen ha confesado que está dibujando el nuevo modelo de coche eléctrico. La empresa alemana se va a volcar de lleno en fabricar coches eléctricos o híbridos, y también en producir baterías para estos coches. Es la moda. En Estados Unidos, el pionero es Tesla. Y VW no se quiere quedar atrás. Ya hay ciudades que han puesto en marcha servicios de transporte público en coches o minibuses eléctricos.

Los directivos de la marca han calificado todas estas innovaciones como “el mayor paso en la historia de Volkswagen”. En realidad, es un salto adelante provocado por la supervivencia. La empresa necesita ganar dinero y acometer las multas por su fraude. “Si no lo hace, va a la quiebra”, decía un experto llamado Stefan Bratzel para Die Welt. “Por eso necesita especialistas”. Y de paso, VW aprovecha el momento para quitarse de encima los empleos más débiles, y contratar a los que le permitan hacer ese viaje con comodidad. Adiós a los administrativos. Bienvenidos a los ingenieros informáticos y la Inteligencia Artificial.

Volkswagen tiene 624.000 empleados De ellos unos 282.000 en Alemania, que son los que sufrirán la mayor parte de los despidos. Son despidos estupendos porque en realidad los prejubilan o son bajas incentivadas. Tendremos a un montón de Herr Müller de 50 años viniendo a las Canarias o a Baleares a disfrutar de su retiro.

Para ellos será estupendo. Para nosotros también. Pero el mensaje a nuestros hijos será diferente. Cada vez habrá más trabajos prescindibles. La clave está en saber si te va a tocar a ti.

Y a quienes les toque, se quedarán sin trabajo en plena juventud. No habrá jubilación de oro como estos alemanes. Irán al paro. Y un día, verán que sus viejas fábricas se cierran, porque se abren unas nuevas robotizadas que apenas requieren mano de obra. Menos mecánicos.

Esos miles entonces renegarán de las promesas de los políticos y esperarán un mesías que les prometa la salvación, el empleo y volver a los viejos tiempos. En EEUU ese mesías seductor se llama Donald Trump.

 

 

 

 

Por qué la filosofía ayuda a los jóvenes a protegerse de los demagogos

17 noviembre 2016 - 23:49 - Autor:

El tercer jueves de noviembre es el día escogido para celebrar el Día Mundial de la Filosofía.

Dentro de la Filosofía que yo estudié en la universidad, hay una materia que parece un verdadero hueso, pero que es esencial para nuestros tiempos. Lógica.

La lógica sirve para construir argumentos y desarrollarlos sin contradicciones. Sirve para convencer. Sirve para pensar.

Muchos dirán que les recuerda a las matemáticas, y es verdad. De hecho, el filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein (en la foto) pensaba que las matemáticas tenían un fundamento lógico y a ello dedicó su obra vital, el enrevesado Tractatus Logico Philosophicus.

Pero también la lógica tiene una parte muy divertida que es cómo desenmascarar a los pícaros de la retórica. A los demagogos.

Enseñar a razonar y a debatir con lógica es algo muy normal en los colegios anglosajones y norteamericanos. En algunas universidades de esos países se practica el llamado Critical Thinking que es pensar con lógica.

Ahora los debates y la lógica se está poniendo de moda en España, y hasta se organizan concursos de debates como los de la consultora Anexa para un montón de colegios de Madrid. (Aquí se pueden ver ejemplos).

Sorprendería ver la habilidad con la que se desenvuelven estos chicos de bachillerato. Tienen que exponer argumentos, y tienen que rebatir los del equipo contrario. Lo hacen usando la lógica, pero también con la lógica deben desmontar los bluffs de sus enemigos.

Es muy fácil engañar a los demás con argumentos aparentemente buenos. Existen muchos libros de Retórica que recogen estos aspectos, y por supuesto, enseñan a desenmacararlos.

La retórica sin lógica o sin buenas argumentaciones, se cae al suelo. Hay políticos que se ganan un sitio en los debates de televisión usando argumentos ilógicos, pero formalmente convincentes. Hay incluso articulistas que desarrollan una tesis usando argumentos falsos o falseados.

Por eso, en este Día de la Filosofía, habría que recordar que esta materia escolar no solo nos enseña a tratar asuntos trascendentales y morales, sino otros que tienen que ver con nuestra vida diaria como la verdad, las apariencias, la interpretación de los hechos y la construcción de argumentos.

No sé qué va a pasar con la LOMCE, la ley de educación puesta en marcha por el PP. Pero solo espero que fomenten más la filosofía en los programas escolares.

Enseñando a los niños y a los jóvenes a argumentar, desarrollaremos una sociedad que en el futuro estará mejor preparada para combatir a los demagogos, y para protegerse de las mentiras.

Así nos vemos de corruptos en España, según Transparencia Internacional

16 noviembre 2016 - 21:46 - Autor:

Transparencia Internacional acaba de publicar un estudio sobre la corrupción en Europa. Ha elaborado unos hermosos gráficos basados en sus fuentes de información y en lo que toca al porcentaje de ciudadanos que pagan para acceder a algún servicio público resulta hay un 3% de españoles que reconocen haber pagado en los últimos doce meses.

La verdad es que la encuesta es un poco confusa. Ese 3% sale de preguntar a los ciudadanos si pagaron una mordida o hicieron algún regalo a algún funcionario público en los siguientes servicios en los últimos doce meses: policía, justicia, sanidad, educación pública y oficinas de empleo. Según Transparencia Internacional, el 3% de los españoles y el 3% de los alemanes han pagado alguna vez en los últimos doce meses a los funcionarios por esos arreglos.  Transparencia Internacional dice que el 2% de los holandeses han pagado mordidas o dado regalos. El 2% de los portugueses y franceses.

Yo, la verdad, he tenido que tratar en los últimos doce meses con todas esas categorías y no he pagado ninguna comisión o mordida. Menos aún regalos. ¿Y ustedes?

Supongamos que es verdad. Nuestros ratios son magníficos comparados con otros países europeos. Según TI, el 7% de los italianos ha pagado por acceder a los servicios públicos. Cuando más al este de europa, más porcentaje de la población dice que paga mordidas. Por ejemplo, el 16% de los montenegrinos, el 34% de los albaneses, el 10% de los griegos, el 22% de los serbios, el 38% de los ucranianos y el 34% de los rusos.

Si pudiéramos establecer una relación entre el porcentaje de gente que dice pagar mordidas, y el desarrollo de ese país, casi podríamos decir que las cosas encajan. La Europa del Oeste es más honests que la del Este, y la del Norte más honesta que la del sur.

Pero los gráficos no acaban ahí. TI aporta otros y es la opinión de los ciudadanos sobre la honestidad de su país en varios aspectos. Ahí nos pillan. Los alemanes piensan que son un país de gente honesta. Digamos que están en la parte superior del ranking en cuanto a honestidad percibida por los ciudadanos.

¿Y los españoles?

En la lista de los países europeos, estamos a la cola. Solo los turcos piensan peor de su gobierno que nosotros.

El estudio se ha realizado con encuestas a los ciudadanos. Pero son opiniones. No es un estudio científico con hechos probados. Aun así, arroja mucha luz sobre el grado de desarrollo de un país, y la percepción de honestidad de los cuidadanos.

(Para ver el estudio, hay que pinchar aquí).

 

¿Mentiras virales? Quizá nos estaban diciendo a quién iba a votar un país

7:49 - Autor:

Durante las elecciones norteamericanas, se extendieron un montón de mentiras como que el Papa apoyaba a Trump. Los analistas afirman que esas mentiras favorecieron a Trump.

Las noticias partían de portales que lo hacen para ganar dinero. Si sus noticias falsas se viralizan traerán más visitas y eso supone  muchos ingresos en publicidad. Por eso, Google y Facebook se han puesto de acuerdo para combatir los portales, bloqueando sus mentiras e impidiendo que las difundan por EEUU.  Me parece bien.

Pero voy a hacer otra interpretación de ese fenómeno. Si sus noticias se han extendido por EEUU con esa rapidez, ¿no será que las querían leer millones de norteamericanos?

Muchas mentiras triunfan porque la gente se las quiere creer. Casi diría que triunfan porque la gente necesita esas mentiras. Por eso triunfan los demagogos.

Si existiera una web que midiera el número de mentiras que se propagan por internet, casi sería un indicador del grado de fuerza de un candidato político. Mejor que las encuestas.

Aquí no estoy hablando de las mentiras de los políticos. Ya sabemos que, para llegar al poder, los políticos se sienten tentados a mentir. Esas mentiras son las que alimentan un sueño. Un sueño que puede ser bajar impuestos, arreglar la economía, aumentar las pensiones…

Pero aquí no me refiero a esas mentiras. Me refiero a aquellas que no sabemos de dónde nacen, pero que se extienden con rapidez. Antes, esos rumores corrían de boca en boca con más lentitud y su impacto era menor. Ahora, en internet pueden causar un terremoto en pocos minutos.

Bien, pero, ¿por qué se extienden? Creo que porque hay un alto número de personas que quieren creerse las mentiras. En tiempos de crisis, somos propensos a creernos mentiras porque es lo único que nos queda.

 

 

Trump, Iglesias, Le Pen: el triunfo de los grandes comunicadores

15 noviembre 2016 - 7:16 - Autor:

¿Creen que Trump habría conseguido ser presidente de los EEUU sin sus discursos impactantes? Lo dudo.

¿Alguien cree que Podemos habría conseguido llegar al Congreso con tanta fuerza sin Pablo Iglesias? No lo creo.

¿Piensan que el Front National serían el partido más votado de Francia si no fuera por la oratoria de Marine Le Pen? Imposible.

Detrás de ellos había masas de gente enfadada. Cierto. Enfadadas por por la crisis, por la inmigración o por la corrupción… Da igual. Lo que realmente encontraron esas masas fueron una serie de líderes que, sobre todo, eran grandes comunicadores.

Llevo viendo los discursos de Trump en YouTube desde hace un año. Me fascinaron. No porque comparta sus ideas sino porque comprendió que hablaba de una forma directa, sin rodeos, y que decía lo que los electores querían escuchar. Pero lo decía mejor que nadie. Es u gran comunicador. Superaba a cualquier candidato en EEUU.

Cuando Pablo Iglesias sacó cinco eurodiputados nos empezamos a fijar en él. E inmediatamente di mi veredicto: es el mejor comunicador político de este país. Así lo escribí en mayo de 2014. Es incluso mejor que Rivera porque sabe hablar para las masas y para las mesas.

Y lo mismo con Marine Le Pen. La entrevista que le realizó Ana Pastor hace tiempo reveló que Le Pen sabía defender sus ideas, y contraatacar contra quienes la querían acorralar. Es una gran comunicadora. Es la líder más votada de Francia. Otra cosa son sus ideas.

¿No les dice eso algo?

Que hay algo más importante que las masas cabreadas. Y es que haya líderes sepan conectar con esas masas y hablarles con claridad. ¿Entonces dónde quedan los argumentos? ¿Las razones? ¿La reflexión?

Eso queda para los sociólogos. La mayor parte de los votantes, desde tiempos de Cicerón, se dejan arrastrar por los grandes comunicadores. No votan a un político. Votan una ilusión. Y eso es lo que saben vender los grandes comunicadores. Otra cosa es lo que sucede cuando llega al poder un gran comunicador, pero el líder equivocado. Es lo que pasó en Venezuela con Chávez.

 

Maduro solo quiere ganar tiempo para evitar que muera su revolución

13 noviembre 2016 - 22:54 - Autor:

 

Gracias a la presión de la Iglesia, la oposición y el gobierno de Maduro están iniciando un diálogo. El sábado se pactaron cinco puntos importantes. La oposición mantendrá la paz en las calles. ¿Y el gobierno? El gobierno liberará a algunos presos políticos, convocará elecciones en el estado Amazonas (había impugnado a los representantes elegidos), respetará a la asamblea nacional, permitirá que la asamblea elija dos nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral y el gobierno permitirá pasillos de alimentos y de medicinas,

Vuelvan a leer dos puntos de lo que acabo de escribir. El gobierno respetará a la asamblea. El gobierno permitirá la entrada de alimentos y medicinas. Eso es como si el gobierno de Rajoy lograse un acuerdo con Ciudadanos y el PSOE para permitir a los españoles comer paella.

Es ridículo.

¿Qué hay detrás de todo esto? Hacer estas concesiones para negar otras. No aceptará por ejemplo que se realice en referéndum revocatorio. Este año ya está perdido porque el CNE lo suspendió “hasta nueva instrucción judicial”.

La Constitución establece que al tercer año de mandato, se puede convocar un referéndum para revocar al presidente. Eso sucedió en tiempos de Chávez, y Chávez lo ganó. Ahora su sucesor, que se llama a sí mismo ‘el hijo de Chávez’, no quiere convocar ese referéndum porque lo perdería.

Esa es la clave de esta negociación. Maduro ha llevado al país a un caos social y al hundimiento económico. Ha perdido el control de la Asamblea y ahora solo le queda el poder presidencial. Como no está dispuesto a perderlo, se ha sentado con la oposición  y le ha condedido cosas que le corresponden por derecho.

Pero no hay que perder la perspectiva: Maduro y los chavistas piensan que la revolución es algo que debe seguir extendiéndose por Venezuela. Ahora, solo han parado para tomar aire. Hay muchos vídeos que atestiguan esta postura radical de ‘o con nosotros, o la muerte política’. Hace poco, la ministra de Felicidad de Venezuela (un nombre que con la situación de Venezuela es una burla), amenazó con despidos a quien no siguiera el chavismo.

Lo hizo en una reunión con representantes del Sistema Nacional de Orquestas. Este sistema, creado en los años 70, ha logrado integrar a miles de jóvenes y niños en la sociedad gracias a la música. No tiene nada que ver con el chavismo.  Pero da igual: la ministra  Carolina Cestari le dijo a un empleado del Sistema de Orquestas lo siguiente; “¿Usted no está de acuerdo con el proceso revolucionario? Sea coherente, con su posición política y busque trabajo en otra parte”.

 

 

Podemos tiene una empanada mental con Trump: ¿es de los nuestros?

10:36 - Autor:

 

Si hay un partido que no ha entendido nada de lo que ha pasado en EEUU ese ha sido Podemos. Ha calificado a Trump de fascista, de neoliberal y un montón de cosas.

Lo dicen porque Trump se opone a la entrada de más inmigrantes, critica a los musulmanes, es machista, y encima, es un empresario. ¿Es Trump solo eso?

Bueno, no sabemos bien lo que Trump es. Pero sabemos quién le vota. Y ese votante tiene muchas cosas coincidentes con las tesis de Podemos.

Por ejemplo:

-Tratado de Libre Comercio. No le gusta nada el tratado de libre comercio que se va a firmar ahora con la UE y que se llama TTIP. Se trata de eliminar barreras arancelarias e impedimentos, y abrir más los intercambios entre esos dos territorios. Podemos también lo ha denunciado. Trump también, porque ha supuesto la pérdida de puestos de trabajo en los cinturones industriales de EEUU, el Rusty Belt.

-La casta. Trump ha arremetido varias veces contra el poder político de Washington. No la llama ‘la casta’ pero los electores ven a Trump como alguien que no ha crecido y vivido en la política, no es un insider de Washington, sino como un outsider, alguien que no está en esos manejos. Pablo Iglesias ha despreciado al poder político y al parlamento como la casta. Ha sido un outsider hasta que entró en el Congreso.

-La prensa falsa o ‘máquina de fango’ . Trump no solo se reía de las encuestas publicadas y pagadas por la prensa llamándolas phony polls (encuestas falsas), sino que echaba a los periodistas de sus ruedas de prensa y negó la acreditación a The Washington Post, el medio del poder político de Washington. Ahora acusa a la prensa de instigar las revueltas callejeras contra su victoria. Pablo Iglesias tampoco siente mucha simpatía por la prensa. En una ocasión criticó a un periodista de El Mundo en una riera de prensa. Habla siempre de una conspiración de ciertos medios, y califica a El País de ‘máquina de fango’. Piensa que está manejada por empresas privadas o partidos políticos y que debe ser regulada.

-Los más desfavorecidos. Entre los votantes de Trump hay ahora una inmensa cantidad de familias empobrecidas. Empobrecidas por la crisis de 2008, por los acuerdos de libre comercio y por el olvido de los políticos de Washington. Para ellos, estas elecciones han sido lo que el 15M para Podemos, una especie de acto fundacional. Podemos reivindica a esos estratos de la población castigados por los productos bancarios de destrucción masiva, las preferentes, los desahucios o sencillamente por los recortes.

De modo que cuando Podemos y Pablo Iglesias critican a Trump, ¿es que critican lo mismo que ellos defienden aquí? Eso se llama tener una empanada mental.

 

 

Pablo Isla, el mejor ejecutivo español, tiene un lema: “No busques el éxito”

11 noviembre 2016 - 18:48 - Autor:

Si alguno de los 150.000 empleados de Inditex no sabía qué cara tenía su presidente, ahora no tiene excusas: Pablo Isla ha sido elegido por la revista Fortune como uno de los mejores ejecutivos del mundo. Está saliendo hasta en la sopa. Para ser más concretos, es el número 26 en la lista de las 50 mejores business person del planeta.

Este madrileño nacido en 1964 es el único español de la lista. La publicación norteamericana valora en Isla que ha triplicado las ventas desde que llegó a la compañía en 2005 (ya rozan los 21.000 millones de euros). Y ha cuadriplicado la línea de productos. Aunque no dice cuánto gana, el año pasado se supo que la firma le había subido el sueldo un 25%: se le quedó en 7,93 millones de euros, según consta en la información que la propia empresa remitió  a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Eso sin contar las acciones. Cuando fue fichado en 2005, Amancio Ortega le cedió acciones por valor de 13 millones de euros. Hoy es muy posible que valgan más de triple.

Lo que más llama la atención de Isla es que para ganarse tantos galones en el mundo de la empresa no hizo económicas ni empresariales. Tampoco estudió ningún master en business administration y una vez que le invitaron a la clausura de un máster del IESE, dijo algo que hizo saltar a todos de sus asientos. “No busquéis el éxito”. ¿Cómo?

Isla es abogado, esa profesión que en España sirve para ser político o experto en sistemas estocásticos.

Lo cual no quiere decir que ignorase el mundo de los negocios pues su padre, oscense de nacimiento, fue ejecutivo de varias empresas como Lactaria Española, Renfe y el Grupo de Empresas Alvarez. Su madre nació en Ceuta y Pablo es el tercero de cuatro hermanos. Fue educado en un colegio de jesuitas de Madrid llamado Nuestra Señora del Recuerdo.

Muchos de sus amigos de la Facultad de Derecho de la Complutense se acordarán ahora de Pablo Isla porque fue lo que se dice un buen estudiante. Sacó el número 1 de su promoción como abogado del Estado en 1988. Luego, en 1992 entró a trabajar en los servicios legales del Banco Popular, cuando era considerado el mejor banco del mundo en rentabilidad y cuando estaba presidido por el gentleman Luis Valls.

Durante dos años, Pablo Isla estuvo al servicio del Patrimonio Nacional, pero volvió como secretario general del Popular hasta que en el año 2000, César Alierta, el ejecutivo que está en todas las salsas de este país, le echó un ojo y le fichó para que le sucediera como presidente de Altadis, la antigua Tabacalera. Alierta tenía otra misión en Telefónica.

Pero los humos de Altadis, una empresa compartida con los franceses, no eran para Isla, que en 2005 entró en Inditex como presidente. Su fichaje, cosa rara, no fue cuestión de “oye, tengo un amigo que te conviene”. Fue una gestión de una firma de cazatalentos, pues Amancio Ortega, dueño y fundador de Inditex, quería a un profesional sin enchufes que le sucediera, pero que no se cargase su legado.

No era una decisión fácil porque se trataba de poner al mando de esta multinacional a un hombre que solo tenía experiencia en banca y cigarrillos. Era un riesgo. Podía haber durado un soplo. De hecho, Ortega le dijo un día: “Te arriesgaste mucho viniendo aquí”. E Isla contestó: “Quien se arriesgó fuiste tú”.

Pero los dos se entendieron porque hablaban el mismo idioma. Uno, autocrítica: no te conformes con tu éxito, sino mira si lo puedes hacer mejor. Dos, no te encierres en tu despacho sino pisa las tiendas: de hecho Isla visita las tiendas a cada rato y no pierde el contacto. Tres, (desgraciadamente para los periodistas), no te exhibas mucho en público: apenas concede entrevistas.

El año pasado, la Harvard Business Review, que de solo mencionarla hace el pompis whisky a los ejecutivos, le nombró el tercer mejor ejecutivo del mundo. Tercero. Era como poner a un tío de Murcia en la NASA.

En ese periodo, según se lee en la web de Inditex, la compañía ha pasado de 2.600 tiendas a más de 7.000. Fortune dice que ahora se ha ralentizado un poco el crecimiento de las tiendas porque Isla está obsesionado con su nuevo juguete: las ventas on line.  Debe funcionarle bien el invento porque cuando llegan las rebajas, millones de jóvenes de todo el mundo tumban el portal a golpes de clic.

Los que conocen de cerca a Isla dicen que es un hombre “de un trato exquisito”. Adiós al ejecutivo de los años sesenta que te trituraba la mano o te hacía el abrazo del oso, mientras te mostraba un calendario de chicas Pirelli. Isla es educado, suave, comedido y hasta humilde, si se puede calificar de humilde a un ejecutivo que recibe cada año más de 1,6 millones de euros para reforzar su plan de pensiones.

Pero ese gobierno con mano suave debe ser verdad en función de sus gustos: uno de sus ejemplos es el entrenador Vicente del Bosque, quien más que entrenador nos parece nuestro entrañable tío de provincias. Isla es además del Real Madrid. Le gusta también el cine, y juega al pádel y al tenis. Le encanta García Márquez hasta el punto de citar pasajes de Cien años de soledad. ¿Y a la hora de vestir? Massimo Dutti. Faltaría más.

De modo que el hombre que ahora está a cargo de esa flota compuesta por Massimo Dutti, Zara, Pull&Bear, Bershka, Oisho, Stradivarius, Zara Home y Uterqüe (una flota que gana 2.800 millones de euros netos al año), tiene todo a su favor para repetir en las lista de Fortune y de todas esas las listas anuales de ‘los mejores CEO del mundo’.

No deja de ser sorprendente pues su filosofía es casi la contraria de Trump. En lugar de proponer ser duro en los negocios y aspirar a lo más grande, Isla dice lo contrario a los jóvenes emprendedores. Resistir: “En vez de protestar por los obstáculos que encontraréis en el camino, centraos en superarlos sin desmoralizarse”.

(Para los que quieran saber cómo es Zara y su fundador Amancio Ortega, acaba de salir la nueva edición del estupendo libro de David Martínez, Zara: visión y estrategia de Amancio Ortega).

 

 

 

 

Millones votaron por Trump precisamente porque es ‘políticamente incorrecto’

9:16 - Autor:

 

El triunfo de Donald Trump ha puesto las cosas patas arriba en EEUU. Se están haciendo muchos análisis sobre las causas, sobre las consecuencias, sobre la ceguera de la prensa y sobre los errores de las encuestas. Es como un campo de batalla regado de víctimas.

Y una de las víctimas, al menos por ahora, es lo ‘políticamente correcto’.

En algún momento al principio de los 90, se extendió por Estados Unidos el fenómeno de lo políticamente correcto. A medida que se hacían más fuertes las minorías en ese enorme país, las reglas de la convivencia exigían más tolerancia, más cambios en el lenguaje y en las actitudes. Si hacías determinados comentarios, te podían calificar de racista, homófobo, antilatino, antimusulmán, paranoico, estrecho des miras y muchas cosas más.

Esa tolerancia se extendía sobre todo en las grandes ciudades, donde prosperaban esas minorías y donde siempre se hacen más presentes los cambios sociales, como los matrimonios homosexuales.

De modo que la vieja mayoría blanca conservadora y religiosa –ese americano de viejo cuño–, tenía que modificar sus actitudes. Se podía comprobar este cambio sobre todo en el cine, donde de los prototipos blancos, espigados, cow boys, detectives o policías de los años 40, 50 y hasta principios de los 60, dieron paso a otros prototipos que incluían latinos, negros, judíos, musulmanes y asiáticos. Star Trek ya era una avanzadilla.

Los Estados Unidos sorprendieron al mundo pues lo políticamente correcto había logrado crear, con sus luces y sombras, un país unido en torno a unos valores. Más importante juntos, que divididos. Y así siguieron siendo una gran potencia.

El problema es que en los últimos quince años han sucedido algunas cosas. En primer lugar el mayor atentado terrorista sufrido por un país. Fue el ataque a las Torres Gemelas que se saldó con 3.000 muertos. Luego, la guerra en Afganistán e Irak, y todas las secuelas de conflictos internacionales, desde Libia hasta Siria, donde han tenido que intervenir de alguna forma los Estados Unidos. El terrorismo islámico es para ellos una verdadera amenaza.

Luego, la crisis de 2008, que supuso la mayor catástrofe financiera desde 1929, y que acentuó la división ricos y pobres, o, Wall Street y la fábrica.

Ahora imaginen lo que pasa por la cabeza de un norteamericano medio: los que viven en los pueblos, o los que trabajaban en los cinturones industriales, se han quedado sin empleo, o tienen varios pero muy mal pagados. Han perdido sus ahorros. Miran a Wall Street y ven que un montón de niños pijos se han hecho ricos con sus ahorros.

Miran a Washington y ven que se aprueban tratados de libre comercio que dan trabajo a las empresas chinas o mexicanas, pero no a las situadas en su propio país. Incluso miran a los grandes medios de comunicación, y ven que no dicen nada de lo que a ellos les preocupa. Ni siquiera las grandes empresas se preocupan de ellos porque se mudan al extranjero, donde la mano de obra es más barata.

Mientras tanto, los radicales islámicos les atacan por todos sitios. Pero los políticos de Washington obligan al pueblo americano a respetar el islam, para mantener la convivencia.

O peor aún, los políticos de Washington les envían a la guerra a defender a esos países musulmanes.

En tiempos de prosperidad, todos somos muy tolerantes y simpáticos. Pero cuando atravesamos una crisis, nos volvemos un poco insoportables. Y el problema es que en los últimos diez años ha habido un choque de fuerzas: por un lado, un aumento de lo ‘políticamente correcto’ y, por otro, más despidos masivos, caída de rentas, y abatimiento emocional.

Ha sido ahora cuando ese norteamericano (insisto, es una enorme cantidad de gente del interior y rural), se ha hartado de tanta tolerancia y ha explotado pues un señor ha venido a decirles lo que ellos piensan. Ese señor es Donald Trump.

Para ellos, Trump dice la verdad. Y la prueba más clara es que todo lo que ellos detestan, desde Washington hasta los medios pasando por los liberales ‘políticamente correctos, se meten con Trump. Ajá, entonces Trump es de los míos, piensan.

Si Trump hubiera perdido, el análisis no habría sido ‘qué bien que ha ganado la democracia y la sensatez’. No. El análisis habría sido: “Señores, qué hacemos para contentar a la mitad de este país que nos acaba de decir: ‘a la mierda con lo políticamente correcto’.

Tarde o temprano iba a estallar porque estamos en una época en la que surgen estallidos sociales que rompen las reglas del sistema. Y surgen porque alguien se olvidó de pensar en un montón de gente. Eso, lo sabemos muy bien en España.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas