Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Trump empieza a caer bien a los trabajadores del mundo… excepto en México

7 enero 2017 - 19:45 - Autor:

 

Cuando uno pone las palabras ‘Barack Obama’ en Google, el buscador devuelve 173 millones de resultados. Cuando uno pone ‘Donald Trump’ el buscador devuelve 362 millones. más del doble.

Eso quiere decir que, incluso sin ser presidente aún (será el 20 de enero), Trump ya supera en popularidad al anterior en el puesto.

Creo que una de las razones es porque interesa a todo el mundo, en todos los países, y en todas las clases sociales. Por ejemplo, el otro día escuché una conversación entre dos personas que ponían unas lámparas en un hotel. Y una le decía a la otra que ese Trump le gustaba porque había hecho que una gran empresa de coches volviera a Estados Unidos.

Se refería a que Ford, que renunció a su planes de abrir una fábrica en México, y manifestó su deseo de instalar una fábrica de coches eléctricos en Michigan. Supongo que en Michigan dieron vítores por Trump. Lo que no consiguió el poderoso sindicato de trabajadores del sector, United Autoworkers, lo ha conseguido el presidente usando la vieja táctica de la amenaza en público.

El sindicato de trabajadores de la industria del coche inició hace años una campaña bautizada como ‘Drive American’, es decir, “conducid coches americanos”. Imprimieron miles de pegatinas para adherir a los parachoques (ver foto de arriba). Pero nada. Trump en cambio lo ha logrado con sus amenazas.

Trump ha amenazado a Ford, a General Motors y a Toyota. Sí, Toyota, a pesar de que no es norteamericana sino japonesa.

Por esa razón atrae a los trabajadores de todo el mundo, excepto a los mexicanos, por supuesto. Ellos no son culpables de que sus salarios sean mas bajos que en EEUU, y tampoco de que su eficiencia sea la misma que un trabajador norteamericano. Pero están fritos con Trump.

El trabajador de cualquier país (como los que instalaban lámparas en ese hotel del que hablaba) se siente atraído por Trump ya que sabe que puede quedarse sin empleo, debido a la tecnología, a la crisis, a los robots o a lo que sea. Y está inerme. No es emprendedor. Solo puede vender su fuerza de trabajo y su bondad, lo mismo que un trabajador en Detroit que haya perdido su empleo.

Ya les gustaría a los trabajadores en paro del planeta tener por presidente un Trump que trajera empleo ‘con un par de h…”.

En realidad es una de las paradojas del mercado mundial, o de la globalización. Muchas veces, para crear un puesto de trabajo en un país, hay que destruirlo en otro. Eso se pensaba hasta ahora con la lógica aplastante de la globalización.

Pero resulta que Trump, un empresario lleno de defectos ( y de fracasos empresariales), le está dando la vuelta a la globalización, y atrayendo empleo e inversión a su país solo con levantar el dedo. Y con las tablas de la ley, porque ha amenazado con subir los aranceles a los coches hechos en México.

¿Hay que tomar ejemplo o esto es demasiado duro para un gobierno moderno?

Te interesa leer:

-Podemos tiene una empanada mental con Trump: ¿es de los nuestros?

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas