Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La verdad sobre los ‘correos demoledores’ de los inspectores de Banco de España

15 Febrero 2017 - 21:29 - Autor:

Varios inspectores del Banco de España enviaron en 2011 unos correos electrónicos a sus jefes advirtiendo de que la salida a Bolsa de Bankia era un error porque ese banco era “inviable”, supondría ‘nacionalizar las pérdidas”, y que era “injusto y contrario a la norma”.

También decían que el banco acabaría dañando a las cuentas públicas por 15.000 millones de euros. Proponían una salida: vender Bankia a un banco extranjero.

Cuando la Audiencia Nacional leyó los correos electrónicos de los inspectores del Banco de España los calificó de “demoledores”. Imaginen: toda la cúpula del BdE recibiendo esos correos, y “a pesar de eso”, sacan Bankia a Bolsa. ¿Adónde estaban mirando, eh?

Vamos a centrarnos un poco. Si la Audiencia recibiera ahora los correos que se cruzaron todas las entidades financieras españolas en 2011 se caería para atrás pues encontraría “correos demoledores”, “correos armagedónicos” y “correos del fin del mundo ya está aquí”.
No solo las cuentas de Bankia eran un desastre. El sistema financiero español era un desastre pues habían desaparecido todas las cajas, y los bancos se habían llenado de morosos. Y todo el sistema era un desastre porque este país construyó cuatro veces más viviendas de las que necesitaba, y se prestó dinero para comprarlas. Cuando la gente se quedó sin dinero, esos pisos, casas, solares y oficinas volvieron a los bancos y las cajas, que no podían revenderlas. Eran basura.

A Bankia le tocó una parte desproporcionada de esa basura porque el gobierno le obligó a asumir la basura del Banco de Valencia y otras cinco entidades más. Y sumar su propia basura.

El problema que parecen no entender muchas personas ahora era que si caía Bankia, aquello iba a ser un golpe para la credibilidad financiera de este país, y para la confianza de los españoles en su sistema financiero. Pues Bankia era eso que se llama “un problema sistémico”. Era una de las mayores entidades de este país.

Los inspectores del Banco de España que enviaron esos mails avisando de la basura, hicieron bien su trabajo. Pero la solución que proponían era por lo menos dudosa. Vender Bankia a un banco extranjero.

Primero, vender Bankia a una entidad extranjera ¿a qué precio? ¿Regalada? ¿Quién la iba a querer cuando la mayor parte de los grandes bancos europeos estaban todavía lamiéndose las heridas de la crisis?

Segundo, vender Bankia a una entidad extranjera le habría supuesto al gobierno enormes críticas, tanto por la izquierda como por la derecha. Unos por venderse a capitales extranjeros, y otros por vender una joya nacional. ¿Quién aguanta ese chaparrón?

¿Y si no se hubiese vendido, ni hubiera salido a Bolsa? Pues que se habrían tenido que inyectar cantidades enormes de dinero, que fue lo que pasó al año siguiente. 22.000 millones. Mucho, sí. Pero pongamos un ejemplo comparativo: en estos momentos, la banca italiana tiene un déficit calculado en 300.000 millones de euros, cifra que deja a la española como un juego de monopoly.

Me gustaría recordar que la banca británica tuvo que ser nacionalizada. A la holandesa se la intervino. La banca y las aseguradoras americanas quebraron o fueron rescatada por el gobierno por 800.000 millones de dólares.

¿Y si no se hubiera inyectado esa cantidad de dinero en Bankia? Habría quebrado, dejando sin ahorros a millones de personas. El verdadero caos. Y a eso habría seguido otro, y otro, y otro…Como el Grecia. Bancos cerrando sus puertas y la gente queriendo sacar sus ahorros.

La apuesta del gobierno de Zapatero por Bankia estaba entre susto o muerte porque nuestro amigo ZP tardó mucho en deletrear la palabra CRISIS.

¿Entienden ahora la magnitud del desastre que se avecinaba?

Por eso, creo que la iniciativa del PSOE de pedir una comisión parlamentaria que estudie la salida a Bolsa de Bankia, va por ese camino. Reconstruir el crimen porque a lo mejor, vemos al cadáver con otra pinta. También creo que el movimiento interno del Banco de España de defender a su personal y decir que se actuó correctamente en 2011 va por el mismo camino.

Lo que parece no entender la Audiencia Nacional y muchos analistas, es que el paisaje del sistema financiero mundial en aquellos años era como de 100 Titanics a la vez.

Ahora imaginen que Bankia hubiera sido nacionalizada o vendida al extranjero en junio de 2011, justo cuando el 15M acababa de estallar en la Puerta del Sol. Lo de Podemos de ahora sería una chispita comparado con lo que hubiera estallado en las calles.

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas