Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Cuando la ideología te ciega: las últimas tonterías de IU y de Podemos

23 febrero 2017 - 23:11 - Autor:

El coordinador de Izquierda Unida dijo hace poco que el preso político Leopoldo López, encarcelado desde hace tres años en Venezuela, está allí por golpista. Para él, no es un preso político.

¿Golpista? Esto es lo que pasó de verdad.

A principios de 2014, estallaron una serie de rebeliones populares en las principales ciudades de Venezuela. El motivo se lo imaginan: no hay alimentos, no hay medicinas, no hay seguridad, y el gobierno no hace nada. Leopoldo López, líder de un partido socialdemócrata llamado Voluntad Popular, encabezó muchas de las marchas contra el gobierno. Resultaron muertas más de 40 personas por la represión de la policía.

Dado que el gobierno de Maduro jamás ha reconocido haberse equivocado (su ideología se lo impide), acusaron a López de ser el instigador, lo encarcelaron y abrieron un juicio. Se le condenó a 13 años de prisión.

Sin embargo, en meses posteriores se supieron cosas sobre ese juicio. Uno de los fiscales, Franklin Nieves, afirmó que le habían obligado a presentar acusaciones falsas, so pena de destituirle. “Leopoldo López es inocente”, dijo a The Wall Street Journal. “Fue un juicio netamente político y debe ser un juicio nulo… Se violaron todos sus derechos humanos al negarle sus testigos y todas las pruebas que solicitó”. El fiscal tuvo que huir a EEUU con su familia. ¿Y por qué tiene tanto miedo? “Los fiscales y los jueces temen que si alguien disiente con la ejecución de una orden puedan ser detenidos o se invente contra ellos un caso criminal y se les envíe a prisión”. Eso dijo en octubre de 2015.

Un mes después, Rosa Amelia Azuaje, una perito lingüista venezolana que analizó por petición de los jueces las declaraciones de López en la asonada, dijo que el tribunal tergiversó sus palabras. Jamás dijo que de las declaraciones de López se pudiera razonar algún tipo de llamado a la violencia. Hoy la lingüista sufre persecuciones y amenazas.

En resumen, fue un juicio amañado. Leopoldo López está en la cárcel como preso político. No es un criminal.

Pero Alberto Garzón ni se entera. Bueno sí. Lee los periódicos, pero le pasa como a esas personas que no quieren que sus prejuicios se derrumben. Su mundo, es tan bonito…

Si Leopoldo López se hubiera levantado contra un gobierno conservador, seguro que Garzón habría dicho que en Venezuela hay presos políticos, habría encabezado manifestaciones y se habría encadenado ante la embajada de Venezuela. También habría dicho que la violencia de estudiantes era el resultado de la “dialéctica histórica de los débiles contra los fuertes”. De modo que no es una cuestión de principios sino de ideología: yo, con los míos a muerte, hagan lo que hagan.

Lo mismo pasa con Podemos. Estoy esperando que en la web de Podemos se mencione algún día la crisis de Venezuela. Tienen palabras para cualquier opresión en el mundo, pero nada para Venezuela. Han criticado la reciente visita de Macri, el presidente de Argentina, diciendo que “en un año de gobierno ha aplicado un tarifazo de gas, agua y electricidad, tiene en un año de gobierno un saldo de 200.000 despidos al mismo tiempo que salen los Papeles de Panamá”.

También defienden a Milagro Sala, una dirigente sindical que está detenida por manifestarse como lo hizo Leopoldo López, y acusada de extorsión, intento de asesinato y fraude. Para ellos no es una criminal, sino una presa política.

En cambio, en Podemos nunca han dicho nada de lo que pasa en Venezuela, donde hay cientos de presos políticos y cada día el pueblo es más pobre. Sufren recortes de agua, de energía eléctrica y con los bajos salarios no pueden afrontar la inflación. En Venezuela se asesinan 30.000 personas al año, la mayor parte pobres.

Una de dos: o se defiende a los dos presos (López y Sala), o se acusa a los dos. Pero a uno sí, y a otro no, es un contrasentido.

Lo que pasa es que esos partidos están cegados por su ideología. Para cualquier ser humano razonable, las opiniones de Podemos e IU no deberían ser tomadas en cuenta, ya sea que opinen de los nuevos planetas descubiertos por la NASA hasta el Día Internacional del Gato. Siempre se dejarán llevar por la ideología,

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas