Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El error de promover lo catalán odiando a Madrid: el mal ejemplo de TV3

31 mayo 2017 - 23:36 - Autor:

La cadena de televisión catalana TV3 ha realizado un spot promocional en el cual anima a la Juventus, el equipo italiano que va a jugar la final de la Champions con el Real Madrid.

Si fuera un canal privado, me daría igual. Si fuera el canal del Barcelona FC, también me daría igual. Pero TV3 es un canal público. No me imagino la que se montaría en este país si Televisión Española en 2015 se le hubiera ocurrido animar a la Juventus en lugar de al Barça en la final de Berlín.

¿Qué demuestra todo eso?

El odio que se ha ido cosechando en los medios catalanes contra todo lo que no sea Cataluña. Vamos a ver: si para resaltar los valores de una zona del España, se emplea el odio contra otra zona de España, algo les va mal a algunos habitantes esa  zona. No me imagino a los asturianos queriendo resaltar lo asturiano, animando a odiar a los cántabros o a los gallegos. Es de locos.

Pues ‘de locos’ es lo que sucede en muchas instituciones de Cataluña. No solo en TV3. También en la radio donde cuando retransmiten los partidos de fútbol del Real Madrid, o en los periódicos, que reciben subvenciones y publicidad gubernamental, que promueven los valores catalanes ‘contra’ los demás.

Recordemos: promover algo ‘contra’ algo, no me parece muy natural. Se ama una tierra porque sí. Pero odiar a los otros, para afianzarse en los valores propios, me parece sencillamente enfermizo.

En qué tienen razón los taxistas y en qué se equivocan cuando critican a Uber y Cabify

30 mayo 2017 - 21:18 - Autor:

Se veía venir una gran manifestación de taxistas contra las plataformas de alquiler de conductores como Uber o Cabyfy. Ayer paralizaron los centros de Madrid y Barcelona especialmente.

Se quejan los taxistas de que ellos pagan unas licencias muy caras, mientras que los VTC (Vehículos de Transporte con Conductor), apenas pagan por sus licencias, y encima están creciendo por encima de lo establecido.

Veamos. La ley de Transporte dice que debe haber una licencia de VTC por cada 30 de taxistas. Dado que hay 64.763 licencias de taxis, no debería haber más de 2.158 VTC. Pero hay muchas más: se acercan a las 6.000 y siguen subiendo. Porque resulta que, según la ley, las comunidades deben establecer la proporción definitiva entre taxis y VTC.

La primera cuestión es: ¿por qué hay tan pocas licencias de taxi? Voy a poner una comparación: en la ciudad de Bogotá (Colombia) hay más licencias de taxis que en toda España: 80.000 licencias.

Lo ayuntamientos españoles apenas han ampliado las licencias de taxistas en los últimos años. Eso ha provocado un mercado secundario de licencias de taxis: cuando se jubilan, los taxistas venden sus licencias a los que quieren entrar, y los precios pueden alcanzar más de 175.000 euros. Sin embargo, ese es un precio privado, porque las licencias apenas cuestan dinero. El problema es que los ayuntamientos las han paralizado.

Lo cual significa que los ayuntamientos son en parte culpables de esto: han deformado el mercado.

Para comprar una licencia, un taxista nuevo tiene que endeudarse. Luego, tratar de sacar cada mes dinero para pagarse sus gastos familiares, la manutención del vehículo, y encima, la licencia.

En el momento en que entran otros competidores que no pagan por esas licencias, los taxistas se ponen en pie de guerra. Entiendo que se enfaden, pero si las VTC han crecido es porque había un mercado que lo demandaba. Y si lo había, era porque los ayuntamientos se habían equivocado restringiendo las licencias.

Y hay algo más: cuando uno contrata un coche de Cabify, recibe un mensaje que dice dónde se encuentra el conductor, cuánto tarda, cómo se llama y cuál es la matrícula. Al entrar el conductor le ofrece a uno botellitas de agua, wi fin gratis y le pregunta si la temperatura es la adecuada.

A mí eso no me ha pasado nunca con los taxistas, y eso que yo defiendo su trabajo.

Creo que esta lucha no se va a resolver con manifestaciones. Si la gente está encantada con Uber y Cabify es por algo. Los taxistas deberían aprender algo de sus competidores, y empezar a mejorar el trato con el cliente. ¿Y las licencias?

Eso solo se puede arreglar si lo ayuntamientos conceden más licencias. El problema es que si abren el mercado a más licencias, las viejas licencias caerán de precio. Y los taxistas se volverán a enfadar.

Por cierto, en EEUU, muchos conductores de Uber y Cabify son taxistas. Se sacan un sueldo extra. Incluso cuentan que muchos de ellos ganan más con estas plataformas que con la de taxistas, porque la tecnología hace que no estén parados.

Los empresarios y sindicatos catalanes deben mojarse sobre la independencia

29 mayo 2017 - 22:05 - Autor:

 

Los últimos en hablar han sido los empresarios catalanes. Han pedido a Mariano Rajoy que busque una tercera vía, una solución política. ¿Cómo? Si yo fuera Rajoy, le diría a los empresarios catalanes: ¿Y vosotros? ¿Cuántos de vosotros habéis dicho públicamente que esto es un error?

Públicamente, muy pocos. Y no lo han hecho porque tienen miedo al boicot de los independentistas. En Cataluña, sucede lo mismo que en Venezuela. Hay unos ‘colectivos’ o paramilitares al servicio del gobierno, los cuales hacen de matones, amenazan, asustan y agreden a la oposición.

En Cataluña, esos radicales agreden a personas que muestran la bandera española, o a los que se oponen al proceso independentista.

Hace tiempo, elconfidencialdigital.com publicó una información donde se reflejaba ese miedo. “Sus negocios están amenazados en Cataluña por el nacionalismo, e incluso las amenazas han llegado a lo personal por parte de los dirigentes políticos más radicales. El mensaje que les llega continuamente es que, si no cooperan con el proceso soberanista, se atengan a las consecuencias”.

He entendido el miedo de los empresarios. Pero ahora estamos en el año decisivo. En los meses decisivos. La fiebre independentista del gobierno catalán está llegando a cotas extremas. La desconexión de las instituciones. Este año se puede declarar incluso la independencia unilateral. Todo eso va a hacer daño a los catalanes. ¿Es que no hay nadie que responda en el mundo de la empresa?

Hay casos contados como el presidente de Freixenet, José Luis Bonet, o el presidente de Planeta, el fallecido José Manuel Lara. Pero no recuerdo muchos empresarios o banqueros catalanes diciendo públicamente que si estos locos siguen con su tema, las consecuencias para los catalanes serán desastrosas en términos de empleo y ahorro.

Por eso, los sindicatos también tienen que mojarse. Los trabajadores se juegan su empleo, su seguridad y su futuro. ¿Se imaginan el impacto de la independencia en Seat? Quien no vea eso en riesgo es que se está mintiendo.

Este es el año decisivo. Luego, cuando esto termine, se sabrá quienes dieron la cara, y quienes callaron.

(Arriba en la foto, Rajoy a la izquierda, con el presidente del Círculo de Economía, Juan José Bruguera)

Por qué hay que crear un Memorial Day como hace EEUU con sus caídos

28 mayo 2017 - 23:16 - Autor:

Lo norteamericanos celebran el Memorial Day el último lunes de mayo. Es el Día de los Caídos. Recuerdan a todos los soldados caídos en todas las guerras, y les llevan flores en todos los cementerios repartidos por el mundo donde hay norteamericanos, que son muchos.

El Memorial Day se empezó llamando Decoration Day (por cómo decoraban las tumbas con flores), y su inicio tuvo lugar después de la cruenta Guerra de Secesión o Guerra Civil norteamericana que terminó en 1865. Cada bando honraba a sus muertos en sus cementerios.

Sin  embargo, pasados cincuenta años, a principios del siglo XX, se decidió fundir las dos celebraciones en una sola, porque había que añadir los norteamericanos  caídos en combate en la Primera Guerra Mundial. Luego, en la Segunda Guerra Mundial. No importaba la ideología por la que hubieran combatido. Lo importante para ellos era ser ciudadano de EEUU de América. Y así en todas sus guerras.

No sucedió exactamente lo mismo que aquí tras la Guerra Civil: los vencedores homenajearon a sus muertos por la simple razón de que eran vencedores. Uno puede juzgarlo como quiera, pero después de una guerra en la que murieron entre 600.000 y un millón de personas, los ánimos son otros que ahora cuando han pasado más de 75 años.

Una vez pasados esos 75 años, en lugar de crear un mito para unir a dos bandos, a José Luis Rodríguez Zapatero se le ocurrió lo contrario: aprobar una ley de Memoria Histórica.

Esa ley en sus primeros artículos parece que se ha escrito para condenar cualquier tipo de violencia o injusticia cometidas desde 1936 sin importar el bando. Pero a medida que se desarrolla, cae en un error: reconocer que todo lo proveniente de la República era legítimo y bondadoso. Eso no fue así.

Hace poco, unos historiadores demostraron algo que ya se había reflejado en los diarios de Niceto Alcalá Zamora (presidente de la República): que las últimas elecciones de la República, en las que ganó el Frente Popular, fueron un fraude. Mucho antes de que estallara la sublevación, este país era un volcán.

Luego en la guerra se cometieron brutalidades en los dos bandos, pero parece ahora que ciertos alcaldes piensan que lo suyos fueron los buenos. Si seguimos así, las heridas no se cerrarán nunca.

Creo que el Valle de los Caídos debería convertirse en nuestro Memorial Day. Un monumento a todos los españoles caídos en todas las guerras, las cuales fueron muchas más que los norteamericanos por el simple hecho de que este país tiene algunos centenares de años más de vida que EEUU.

Pero tengo la impresión de que eso no va  suceder: una vez más, nos tiraremos los muertos a la cara, para en lugar de unirnos, pelearnos.

 

Un premio Nobel explica cuál es la economía ideal y no es la que estás pensando

0:14 - Autor:

¿Cuál es el sistema económico ideal?

Nos hacemos esta pregunta desde hace siglos y siempre acaba en dos sistemas: uno, de la economía dirigida por las fuerzas del mercado, con más o menos regulación.

Y la otra, de la economía intervenida por el Estado, con más o menos influencia, que puede ser socialdemócrata a totalmente intervenida, como los regímenes comunstas.

No es una división perfecta porque hay muchos ejemplos de economías mixtas. Pero se entiende que vivimos entre esos dos sistemas. Y cada sistema tiene su ‘fan zone’, que reúne a los hinchas, los cuales se sienten una tribu con personalidad, credo y casi hasta himnos.

Desde hace mucho, mi modesta opinión como periodista de economía (no soy economista) es que el mejor sistema es el que asegura la supervivencia de su comunidad, a corto, medio y, sobre todo, a largo plazo. El sistema que funcione. Lo demás, me da igual.

Días atrás, pasó por España el premio Nobel de Economía de 2014  que se llama Jean Tirole. Es francés. Acaba de presentar en español su libro ‘La economía del Bien Común‘. Tirole expone al principio cuál es su lado preferido: “La economía no está ni al servicio de la propiedad privada y los intereses individuales, ni de los que querrían utilizar al Estado para imponer sus valores”.

Entonces, ¿de quién? “Del Bien Común”.

La verdad es que Tirole es un pragmático que solo cree en la eficacia de las medidas económicas. Si una medida económica, por muy bella que parezca, no es eficaz, pues hay que retirarla. Cuenta el caso de esos legisladores que aprueban leyes para proteger a los pobres, como la de control de precios de productos básicos. Lo único que logran es que se acaparen los productos básicos, que haya escasez, que los ricos sean quienes tengan dinero para pagarlas, y que los pobres se joroben aún más, haciendo cola desde muy temprano. Compran ese producto con el único bien que tienen: el tiempo.

En el caso del empleo, Tirole tiene una frase pegadiza. “Hay que proteger al trabajador, no al empleo”. Da la impresión de que viene con ínfulas marxistas, pero está más allá de eso, porque Tirole hace una predicción muy clara: la tecnología va a cambiar los empleos, va a suprimir muchos, y quien no se adapte, se quedará en el paro. Para proteger al trabajador, hay que educarle, formarle y reciclarle. Así conseguirá mantenerse, aunque sea en otro empleo más moderno.

Es el gran debate de nuestra sociedad. Uber se esta cargando empleos de taxistas. Airbnb, a los hoteles. Amazon se carga a zapaterías. Si adoptamos la postura del niño de Un monstruo viene a verme (la película de Bayona), entonces negaremos la realidad.

Por eso, no tiene sentido proteger los empleos. Es como querer proteger el empleo de los que fabricaban bloques de hielo cuando llegaron los refrigeradores.

El libro de Tirole, aunque es extenso, se lee con cierta facilidad por dos razones: porque Tirole lo ha escrito para el gran público y porque Tirole es profesor en Toulouse.

Carga un poco contra los economistas ‘ideologizados’ que en lugar de ver en qué fallan sus sistemas, los evitan. “Un ejemplo evidente fue la ceguera, y luego la negación de la evidencia, de muchos intelectuales y artistas franceses frente al totalitarismo, especialmente el de las experiencias soviética, maoísta y cubana”. Su compromiso con la ideología, dice Tirole, les privó de espíritu crítico.

También critica Tirole a los economistas de mercado que no supieron transmitir al vulgo que se avecinaba una crisis como la del 2008. Los mercados no fueron controlados. Los especuladores se aprovecharon.

Tirole cree en que una de las bases del Bien Común es el altruismo. Pero el altruismo tiene recompensa. Pone el ejemplo de los programadores que ofrecen sistemas abiertos, pero en el fondo, son compensados porque las grandes empresas de tecnología les acaban contratando.

Casi todos los temas fundamentales que nos planteamos hoy tienen un apartado en el libro de Tirole. Es una lectura larga y para tomar notas. Pero ahora que llega el verano, nada mejor que ponerlo en la cesta de ‘pendientes’.

 

Por favor, ¿alguien quiere decirnos si somos una nación o una tras-nación?

26 mayo 2017 - 22:57 - Autor:

Los hispanoamericanos que vienen a España se quedan sorprendidos cuando leen que hay políticos que están redefiniéndolo el concepto de nación: es posible que España sea una plurinacionalidad.

Nuestros amigos de América no lo entienden porque, desde sus países, España es una sola. Cuando les hablan de las diferencias entre vascos y andaluces, o entre catalanes y gallegos, ellos responden: “Es mi país, las comunidades indígenas no se parecen nada a los hijos de inmigrantes europeos. ¿Y?”.

Los hispanoamericanos que visitan España encuentran ciertas cosas comunes: pan tumaca, churros con chocolate, estancos, trenes de alta velocidad, bocadillos, pinchos de tortilla, el jamón, la forma de pedir en los bares, las cañas, la Liga, la cantidad de fiestas en los pueblos, el Gordo de Navidad y El Corte Inglés.

Las diferencias de carácter, como por ejemplo, que los de Cataluña son más emprendedores, y los andaluces, más fiesteros, es la misma que existe en Colombia con los de Medellín y los de Bogotá.

Menos aún entienden que sea tan difícil educar a un niño en un colegio en castellano en Cataluña. O que en algunos libros de textos históricos de una comunidad se hable mal de España, o de la lucha ‘contra los españoles’.

En los libros de texto de muchos países hispanoamericanos, sí se habla mal de España, pero porque su carácter histórico se basa en la independencia de España. ¿Pero que los españoles hablen mal de sí mismos en los libros de texto?

Sencillamente, no lo entienden. Y menos entienden aún que el secretario general del Partido Socialista proponga ahora que España es una plurinación. Pluri… ¿que?

Para ser sinceros, a la mayoría de los españoles esto también les ha cogido a contrapié. ¿Cuál será el próximo invento? ¿La tras-nación? Que se sepa, en el preámbulo de la Constitución se habla claramente de ‘Nación española”. Y en el artículo 2 se repite que la Constitución se fundamenta en la “indisoluble unida de España” y que dentro e ella se reconoce y garantiza el derecho la autonomía de nacionalidades y regiones”. Eso es todo.

(Arriba, una imagen de la fiesta de Moros y Cristianos de Alcoy).

Si los jóvenes no entienden una factura, ¿es su culpa o de la factura?

25 mayo 2017 - 22:53 - Autor:

El último informe PISA dice que los jóvenes españoles no entienden una factura. No sabemos qué clase de factura les dieron, porque en la web de la OCDE no lo aclaran. Pero España queda por debajo de la media, como se ve en el gráfico de arriba (mean performance significa puntuación media).

Eso se debe a dos razones: la primera es la falta de formación financiera en las escuelas. Resulta que nuestros jóvenes se van a enfrentar en el futuro con bancos, compañías eléctricas y de seguros. Pero no les preparamos para entender lo básico de una factura, o los elementos de una nómina.

La segunda razón es que hay algunas facturas que son incomprensibles. Yo estoy tratando  de descodificar la factura de la luz. Llevo tres años y ya empiezo a ver… la luz.

Si comprender una factura es complejo, no quiero pensar en el contrato de una hipoteca de interés variable, o de un producto de inversión.

Cuanto más ignorantes sean los jóvenes en cuestiones financieras, más fáciles de engañar. Luego, vienen los tribunales.

Algunos profesores, como auténticos robinsones, tratan de formar a los jóvenes para que entiendan economía, y hasta que conozcan los elementos de una pyme. Necesitamos más empresarios, no tantos funcionarios.

Uno de esos profesores que divulga economía es José Sande, que desde un instituto de El Bierzo está haciendo maravillas. Pero son casos aislados.

Lo que necesitamos es más profesores como Sande que enseñen economía y finanzas por YouTube. Sande ya empezó enseñando economía con cómics. Hay que aprovechar esta oleada de profesores que tratan de revolucionar la enseñanza con métodos novedosos.

Una generación educada en términos financieros, evitará las crisis en las que nosotros, por nuestra ignorancia, caímos sin remedio.

(En esta web de Jose Sande hay muchos recursos para estudiantes).

 

 

Atentados, estadísticas y refugiados: el comprensible error de las comparaciones

24 mayo 2017 - 23:21 - Autor:

Cuando se habla de los atentados islamistas, siempre aparecen estadísticas para relativizar su impacto. Una de ellas, por ejemplo, la daba un medio norteamericano para decir que en EEUU muere más gente por armas de fuego, que por atentados islamistas. Otra la daba un medio español para afirmar que muere más gente en las carreteras españolas que en atentados islamistas.

Y también se compara la aparentemente excesiva cobertura de los atentados islamistas, con la cobertura y la preocupación que producen los naufragios y los ahogamientos de refugiados en el Mediterráneo. En los últimos casos hay muchas más víctimas, pero algunos se quejan de que los medios no les prestamos la misma atención.

Las comparaciones son bastante elocuentes, pero creo que yerran al poner dos cosas diferentes en la misma cesta.

Por ejemplo, ¿por qué produce tanto terror un atentado islamista? Porque cuando uno va a un concierto, por ejemplo, calcula que las posibilidades de morir despedazado por una bomba son infinitesimales.

En cambio, cualquier persona sabe que en un trayecto en coche tiene más posibilidades de sufrir un accidente, porque a todos nos ha pasado, o hemos sido testigos de tales accidentes.

Lo mismo pasa cuando se comparan el interés en atentados islamistas con el menor interés por los refugiados. Para empezar, no creo que exista desinterés de los medios por los refugiados. Cuando hay una tragedia en el Mediterráneo o en Siria, ocupa las principales páginas. Si su impacto emocional es menor, es porque el espectador o el lector sienten que eso le es más lejano, mientras que un atentado terrorista  islamista le puede golpear a él.

No solemos coger todos los días una patera para cruzar el Mediterráneo.

Es decir, es incorrecto comparar muertes por atentados, a muertes por cruzar el Mediterráneo, muertes por carretera o por armas de fuego en EEUU. Moralmente, son iguales. Pero emocionalmente, el primero golpea más a los espectadores porque despiertan su terror: puedes morir en cualquier sitio, en cualquier momento y con unos métodos muy sencillos de fabricar.

 

La increíble historia del diputado al que le tocó un décimo terminado en 176

7:23 - Autor:

Imaginen un país donde dos partidos quedaran tan empatados, que un solo voto podría decidir quién gana. Eso es lo que está pasando ahora en el Congreso de los Diputados.

Como saben, tenemos 350 parlamentarios. Para aprobar una ley se necesita por lo menos la mitad…. más uno. Es decir, 175+1.

Debido a la carambola de votos resultante de las elecciones del 26 de junio, el Congreso está muy dividido. Nadie llega a 175. Hay que ir mendigando votos, lo cual es precisamente lo que está haciendo el partido más votado, el PP.

Más que mendigar, está regalando dinero, porque los pequeños partidos aprovechan su momento de gloria para exigir lo que se les ocurra, siempre que sea bueno para sus electores. Por eso les han elegido, ¿no?

Pues resulta que el PP con sus 137 diputados, además de Ciudadanos, con sus 32, el PNV, con sus cinco, y Coalición Canaria, con su único diputado electo, solo suman 175 diputados. Pelao, que se dice. No llegan a los 176.

Los Presupuestos Generales del Estado pasaron su primer trámite por los pelos con los votos de esos partidos. Se votaron tres veces y las tres dio 175. Con eso fue suficiente para que pasaran al Senado, cosa que nunca había pasado. Pero cuando vuelvan al Congreso, se requerirán 176 votos.

¿De dónde sacar el 176? Pues de un diputado canario, representante del partido Nueva Canarias, y que se llama Pedro Quevedo. En las pasadas elecciones, Nueva Canarias se presentó con el PSOE. Es decir, es un diputado afín al PSOE, pero al fin y al cabo de otro partido independiente.

Pues bien, ese es el diputado 176. Ahora se siente como si le hubiera tocado la lotería. De hecho le ha tocado porque en los Presupuestos introdujo una enmiendas que suponían, como se dice en Navidad, “una lluvia de millones”. Según el diario El País, esto es lo que pidió este mes Pedro Quevedo, de Nueva Canarias:

“…aumento en 100 millones en las partidas destinadas a la atención a la dependencia y otros 20 millones adicionales para la lucha contra la violencia de género. Además, reclama 42 millones para políticas de empleo y otros 30 millones para infraestructuras educativas. También pone sobre la mesa 51 millones para carreteras, 40 millones más para las subvenciones al tráfico aéreo regular entre la Península y las islas y el interinsular; otros 9 millones para luchar contra la pobreza; y 50 millones para el proyecto de MetroGuagua en Las Palmas”.

Pedro Quevedo, el diputado de Nueva Canarias, registró 49 enmiendas parciales al proyecto, valoradas en unos 450 millones. Al igual que el fútbol, habría que decir “la democracia es así”.

Solo les quiero recordar que los Presupuestos Generales del Estado es lo más importante para un país, pues ahí está todo lo que se va gastar y cómo. Desde las pensiones, hasta los gastos en Sanidad, la subida de los funcionarios y las obras públicas. Paralizar los Presupuestos es como no recibir la paga a fin de mes.

Si el PP no consigue ese voto 176 este país se quedaría bloqueado. Podrían incluso convocarse elecciones. Por eso, para el PP es tan importante que el señor Quevedo les conceda su voto.

Pero han pasado cosas en los últimos días que pueden cambiar el panorama. Un señor llamado Pedro Sánchez ha ganado las elecciones primarias del Partido Socialista. Este señor quiere combatir con todas sus armas al PP, echarlo del poder y ponerse él mismo en el poder. Es partidario de gritar al gobierno “No es NO” en todas las iniciativas. Hasta ahora, el PSOE –sin Sánchez–, había apoyado al gobierno absteniéndose en algunos asuntos o votando a favor. Pero Sánchez viene con las escopetas cargadas de venganza.

La pregunta es, ¿el diputado de Nueva Canarias, afín al PSOE, es también de la cuerda de Pedro Sánchez? ¿Dirá NO en el Congreso?

Solo un detalle: cuando Pedro Sánchez ganó,  el diputado Quevedo le envió un tuit: “Enhorabuena Pedro. Finaliza una etapa dura y meritoria. Ahora a construir las bases del cambio político en España”.

Les dejo la foto de abajo, cuando los dos coincidieron en la anterior legislatura. Por cierto, Quevedo votó ‘No’ a Rajoy, cuando se decidía la investidura del presidente. Continuaremos informando.

Salvo la victoria del Real Madrid, a Rajoy se le ha puesto todo en contra en 24 horas

22 mayo 2017 - 22:00 - Autor:

La misma noche en que el Real Madrid celebraba su victoria como campeón de la Liga, y hacía feliz al presidente del Gobierno (es seguidor del Madrid), Pedro Sánchez era aclamado como nuevo secretario general del PSOE.

La noticia cayó tan mal en La Moncloa, que en la rueda de prensa que dio Rajoy poco después, estaba enfadado. La analista política del diario El Mundo, Lucía Méndez, dijo en Twitter: “Da la impresión de que a Rajoy le ha sentado un poco mal la victoria de Sánchez. Menudo tonito con la prensa”.

De tener a un Partido Socialista sofocado, Rajoy va a pasar a tener un PSOE combativo. Y el PSOE no está solo.

En las horas siguiente a su victoria, los de Podemos no cesaron de enviarle recaditos al nuevo secretario general. “Tienes que estar a la altura” “Hay que echarlos”, “Fuera este Gobierno de corruptos”.

Para calentar el ambiente, Pablo Iglesias le ofreció a Sánchez retirar la moción de censura que inscribió la semana pasada, con la condición de que fuera el secretario general quien presentara la próxima. Ya de entrada, sumarían 156 votos, siguiendo una elemental suma de diputados entre Unidos Podemos y el PSOE.

Un comentarista de los desayunos de TVE, Javier García, director de Europa Press, dijo sin titubear que “de aquí a diciembre hay elecciones anticipadas”.

Justo por la mañana, el diario El País publicaba la noticia de que los independentistas catalanes piensan declarar la independencia, el mismo día en que el Estado se lo impida. La noticia ha causado mucho sofocón.

Pero si las cosas pueden salir mal, salen mal, según manda la Ley de Murphy. Carles Puigdemont, el presidente de le Generalitat catalana, se venía a Madrid para hablar de su proyecto, hospedado nada menos que por el Ayuntamiento de Madrid.

Dio una conferencia, en Cibeles y entre otras cosas, dijo: “Aunque lo intenten, el Estado español no tiene tanto poder para impedir tanta democracia”. Los periodistas que estaban en aquel momento en el ayuntamiento de la capital, dicen que en aquel momento  el auditorio interrumpió su discurso… con una ovación cerrada.

No digo nada, pero si encima llega a ganar el Barça, los gritos de Rajoy se hubieran escuchado en su pueblo en Galicia.

Ahora, en serio. El escenario que se abre ante los españoles es bastante crudo. En pleno crecimiento económico, con cifras que no se recordaban en diez años, un cambio de rumbo hacia un proyecto enigmático, puede ser la peor noticia. Sánchez, al igual que la vez anterior, quiere ser presidente a cualquier precio. Sería algo razonable. Es un político. El problema es que para hacerlo, solo puede recurrir a pactos cáusticos, esos que suponen vender tu alma al diablo.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas