Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Podemos se equivoca de modelo: Bolivia tiene muchas más diferencias que España

24 junio 2017 - 20:11 - Autor:

¿Bolivia? En Podemos lo ponen como ejemplo de país plurinacional. Si gobernara España, Podemos tomaría ese modelo para construir la nueva nación.

¿Y qué tiene Bolivia?

Según su Constitución de 2009, promovida por Evo Morales, es un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías.

Así leído da la impresión de que es un país como Suiza, pero desde luego, no tiene nada que ver. En Bolivia hay 36 comunidades indígenas, a las que se añaden los blancos, los afrobolivianos y los mestizos. Cada comunidad tiene su propia lengua y costumbres, las cuales tienen más diferencias que parecidos.

El caso es que los indígenas representan el 69% del país, siendo el país del continente donde los indígenas tienen mayor peso.

¿Algo que ver con España?

Ni étnicamente, ni lingüísticamente, ni desde el punto de vista de las costumbres. Lo más parecido a España podría ser cualquier país europeo.

Italia y Alemania, como España, tienen un tronco étnico común, un idioma nacional y lenguas que (salvo el euskara), tienen una raíz común.

Si una persona viaja a Bolivia o a Venezuela, se encontrará con unas diferencias más profundas, que las que puede encontrar un iberoamericano que viene a España. Hay más más motivos para ser plurinacional en América Latina que en España. Sin embargo, parece que en Podemos piensan lo contrario. ¿Qué libros de historia consultan?

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas