Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La venganza de Pedro Sánchez es como la de Frank Underwood en ‘House of Cards’

18 junio 2017 - 18:46 - Autor:

El primer episodio de House of Cards empieza así: recién ser elegido el presidente de EEUU, hay alguien llamado Frank Underwood (Kevin Spacey, arriba) que quiere ser secretario de Estado. Cuando se dirige a hablar con el presidente electo, le cortan el paso. El secretario de Estado será otra persona.

En ese momento empieza la venganza de Frank Underwood. Manipula a periodistas, empuja al abismo a unos, chantajea a otros, mueve los hilos. Y poco a poco va quitándose a los competidores de en medio. Logra ser nombrado vice presidente de EEUU. Pero eso no es suficiente. Quiere seguir moviendo sus piezas hasta obtener el premio mayor: ser presidente del país.

¿Les recuerda a alguien?

Pedro Sánchez aspiraba a un cargazo: ser presidente del gobierno de España. Lo pudo haber logrado en diciembre de 2016. Logró el apoyo de Ciudadanos. Solo le quedaba el apoyo de Podemos y bingo. Pero Podemos le dijo “NO”.

Ahí empezó su caída. No logró ser elegido. Luego, dimitió como diputado y como secretario general del PSOE. Muerto políticamente. Pero como Frank Underwood solo estaba planificando su gran golpe.

Lo fue haciendo poco a poco. Primero dejó que el PP se quemara con los casos de corrupción. Luego, que Podemos se dividiera en sus congresos entre radicales y moderados. Y por fin, que el mismo PSOE se viera criticado por las bases por apoyar tácitamente al PP, el ‘partido de la corrupción’.

Y llegó su hora: empezaron las elecciones para presentar candidatos a primarias en el PSOE. Ganó Susana Díaz, pero por una diferencia tan pequeña como preocupante. Pocas semanas después, en las primarias, quien ganó de verdad fue Pedro Sánchez. Su venganza empezaba a consumarse.

Podemos mientras tanto había presentado una moción de censura contra el PP que estaba destinada a fracasar sin el apoyo del PSOE. Y así fue pero, Pedro Sánchez tuvo el placer de escuchar a un Pablo Iglesias, líder de Podemos, servil, humilde y suave, pedirle su apoyo. ¡Ah, qué dulce es la venganza!

Ahora, ha llegado el siguiente paso: un congreso del PSOE donde Sánchez ha ganado a sus oponentes internos y ha creado a una ejecutiva a su medida. Ha logrado que se aprobaran sus ideas sobre España, sobre el partido, sobre el futuro. Y entonces proclamó su plan: echar al PP del gobierno y llegar a La Moncloa.

¿Lo puede hacer? Tendrá que tener más astucia que Frank Underwood. Pues el PSOE necesita muchos apoyos de muchos partidos para provocar una moción de censura, echar a Rajoy del gobierno y convocar elecciones.

¿Quieren saber si Frank Underwood logra ser presidente con sus taimados planes en House of Cards? No voy a revelarlo. Tendrán que verlo en las próximas temporadas.

La educación en masa: así estamos arruinando a generaciones enteras

17 junio 2017 - 21:04 - Autor:

 

Una de las charlas más vistas en YouTube trata sobre cómo arruinamos a nuestros hijos a través de la educación. Sir Kevin Robinson logró con esta charla más de 40 millones de visitas y sigue subiendo.

La idea de Robinson es que todavía seguimos educando a nuestros hijos con el sistema de la revolución industrial de hace dos siglos. Educación en masa, en la cual la creatividad de los niños se va apagando hasta quedar en nada.

Esos niños se convierten en adolescentes y pierden toda la frescura. Los sistemas selectivos de masas seleccionan  en masa. No se detienen a contemplar las habilidades de cada uno.

Luego, quieren acceder a la universidad, y para eso deben pasar por otro sistema selectivo. ¿Y es eficiente?

Uno de los últimos programas de The Why Factor de la BBC está dedicado al mundo de los exámenes.

Los especialistas entrevistados por el programa ponen en duda la calidad de los exámenes a los que se someten a los alumnos. Puedes tener un bloqueo temporal, puedes ponerte nervioso, o pierdes la memoria y ya está: no entras. Cuenta el programa que por estas fechas, desde China a Gran Bretaña, millones de jóvenes atraviesan por los exámenes que les permitirán ingresar en la universidad. En China puede suponer el éxito o fracaso de tu futuro. Muchos de los que no logran superar los exámenes se suicidan.

En España, ha pasado lo mismo. Miles de jóvenes han pasado por las pruebas de selectividad. En primer lugar, muchos de ellos se cambiarán de carrera porque descubren que no era la que realmente les gustaba. En segundo lugar, muchos van a estudiar carreras pasadas de moda, o cuyas habilidades no se necesitarán en los próximos años.

Todo eso está haciendo que los sistemas educativos sean puestos en duda. La prueba es que muchos de los grandes líderes mundiales del mundo de la empresa, no pasaron por la universidad. Bill Gates y Steve Jobs nunca terminaron la carrera. Amancio Ortega tampoco.

Las universidades españolas no están entre las mejores del mundo. Y dentro de la universidad, no se apoya el espíritu crítico (el critical thinking socrático o anglosajón), y tampoco hay una estrecha relación entre la universidad y la empresa.

Hay algo peor: los más destacados alumnos de las universidades son fichados por… el sistema financiero. Pagan más, así que los chicos no se lo piensan. Nuestros Jobs y Gates  acaban en la banca banca o las finanzas, especialidades que solo consisten en mover dinero de un sitio a otro, o en inventar productos financieros complejos para entrampar a media humanidad. Grandioso futuro.

Por todos los lados por los que se mire, nuestro sistema educativo tiene desperfectos. Hay que arreglarlo desde la infancia hasta el doctorado. Los países que quieran ocupar un puesto destacado en el mundo, deben poner a la educación en un puesto destacado.

 

 

La falsa noticia sobre el origen español de Jeff Bezos, presidente de Amazon

10:13 - Autor:

De nuevo el fundador de Amazon Jeff Bezos ha sido noticia por haber comprado por 12.200 millones de dólares una cadena de supermercados llamada Whole Foods. La jugada es muy clara: impulsar algo que ahora hacía en pequeña escala, que es la distribución de productos de alimentación y de primera necesidad, todo ese mercado por el que se pelean ahora las grandes superficies.

Jeff Bezos se puede convertir en el hombre más rico del mundo, a juzgar por el valor en Bolsa de Amazon. La acción vale más de 900 euros y la compañía está por encima de los 460.000 euros. Teniendo el 17% de la compañía, eso soignficia que la fortuna de Bezos se acerca a los 80.000 millones de dólares.

Con ese apellido tan español, Bezos, muchos piensan que es otro norteamericano de orígenes españoles que ha triunfado en EEUU. Es más, hace unos años, Bezos estuvo en España buscando un pueblo llamado Villafrechós, de donde partieron unos Bezos hacia Cuba hace mucho tiempo.

Allí, se encontraron, según informaba El Norte de Castilla, con Félix, Fidencio, Gregoria, Jesús… Todos apellidados Bezos. Para la familia del fundador, debió ser un momento lleno de nostalgia.

Pero Jeff Bezos no se llama así. Su verdadero apellido es Jeff Jorgensen. Su padre es de origen nórdico y se llama Ted Jorgensen.  (Foto de la abajo).

La historia es la siguiente: Ted Jorgensen tenía 18 años cuando conoció a Jacklyn Gise, de 17 y aún en el colegio, y la dejó embarazada. Antes de que el niño Jeffrey naciera, los dos se casaron. El matrimonio duró 17 meses porque Ted bebía mucho y era un joven alocado. Jacklyn se fue a vivir a casa de su padres con su pequeño Jeff.

Al principio, Ted Jorgensen acordó pasarle una pensión alimenticia para sostener al niño, pero muy pronto dejó de pagarla..

Tres años después, Jacklyn conoció a un apuesto emigrante cubano llamado Miguel Bezos y se casó con él (abajo, foto de ambos). Trabajaba en Exxon. Entonces, Miguel adoptó al pequeño Jeff y le dio su apellido, cosa a la que accedió su padre biológico sin problemas. A partir de ahí, Ted Jorgensen desapareció de la vida de su ex esposa e hijo hasta el punto de que se le olvidó cómo se apellidaba ahora.

Entrevistado por la revista Wired hace años, Jeff Bezos dijo que no se acordaba de su padre biológico. De hecho, solo vivió con él un año.

Muchos años después, Brad Stone, un periodista de Bloomberg Business Week, se dedicó a buscar al padre de Jeff y lo encontró en 2013. Reparaba bicicletas en Glendale Arizona.

El perodiodista le preguntó si sabía quién era Jeff Bezos, y Jorgensen lo negó. No tenía ni idea. Cuando le dijo que era el dueño de Amazon y uno de los más ricos del mundo, le costó creérselo. Jorgensen había dejado la bebida y reconoció haber sido mal padre. Tenía remordimientos.

Y esa es la historia.

Jeff Bezos no tiene sangre española, que se sepa. La visita que hizo a España fue para ver los orígenes de la familia de su padre adoptivo, no los suyos. Para eso tendría que haber viajado a Escandinavia, de donde es su padre, o a Grecia, de donde se supone que es su madre Jacklyn Gise, aunque esto último no es seguro.

(Pinchando aquí está a historia del periodista que encontró al padre de Jeff Bezos)

Menos propaganda: la “fiesta de la democracia” tuvo algunos puntos oscuros

16 junio 2017 - 0:01 - Autor:

Cuarenta años después de las primeras elecciones de la democracia (junio de 1977), todos los informativos se han dedicado a recordar “la gran fiesta de la democracia”. España dio un giro histórico. Muchas cosas cambiaron. Hoy, los españoles piensan que aquello valió la pena.

Pero no deja de ser sorprendente que cuarenta años después, seguimos hablando de aquellas elecciones cruciales con un tono propagandístico, como si necesitáramos creernos algo. No hace falta. Ya es hora de contar toda la verdad sin que tengamos que avergonzarnos de aquellas cosas que no fueron tan dignas de celebración.

La primera fue la economía. Se hundió. No se le puede achacar todo a la Transición, pero sí una buena parte. El impacto del precio del barril de petróleo, que en 1973 pasó de 3 a 12 dólares, acabó impactando en la economía. Nos quedamos sin divisas. Y empezó a subir de la gasolina, a lo que se unió la inestabilidad política.

Eso golpeó la inflación, que en los primeros años de la Transición llegó al 25%. Los trabajadores, para no perder poder adquisitivo, iban a la huelga para pedir aumentos, lo cual hacía girar la rueda inflacionaria aún más.

Y luego el paro.  En España era del 1,5% a principio de la década. Luego fue subiendo y en 1981 ya llegaba al 15% de la población activa. El país era un maremagnum de huelgas, de lock out (empresarios que cerraban sus empresas), y de huida de capitales. Una de las cosas que más salía en las viñetas de los periódicos satíricos eran los maletines de dinero que volaban a Suiza.

La productividad del país se derrumbó. Se calcula que de 1975 a 1985 se perdieron un billón de pesetas de entonces. Miguel Boyer, que fue superministro de Economía, afirmó que España tardó diez años en recuperarse, más de lo que hemos tardado desde la crisis de 2008. Quebraban empresas y cooperativas de viviendas como si fueran de cristal.

A eso se añadió algo peor. ETA. La banda terrorista no entendió el lenguaje de la democracia porque para ellos era un medio. Sus fines eran otros. Asesinaron, secuestraron y extorsionaron a mucha gente. En 1980 llegó a asesinar a cerca de 100 personas. Militares, políticos, empresarios…

Los militares no se iban a quedar quietos. Los mismos que habían ganado la Guerra Civil ahora caían porque el gobierno –los políticos– no sabían cómo defenderles, a pesar de los servicios secretos. En 1981 intentaron dar un golpe de estado.

Lo increíble es que este país aguantó. Eso fue lo verdaderamente admirable. A pesar de todo, los españoles se fueron recuperando porque es un país más fuerte de lo que los propios españoles imaginan. Eso es lo que hay que celebrar.

 

Hace cinco años, España estuvo a punto de irse al garete pero nadie lo recuerda

14 junio 2017 - 21:48 - Autor:

 

Hace cinco años, Matías Prats –presentador del Telediario de Antena 3–, empezó a hablar de algo de lo que no había hablado nunca: la prima de riesgo.

La prima de riesgo se convirtió en el tema del día de los telediarios, de la prensa digital y de la radio. Todos hablaban de ella, aunque no sabían bien a qué se referían.

Y la explicación era muy sencilla: cuando los inversores compran letras del Tesoro español, reciben unos intereses por esa inversión. Para atraer inversores solo hay dos trucos: ofrecer tipos altos, y ofrecer seguridad. (ver el  video abajo de lainformaciomn.com)

Cuando un país empieza a ofrecer tipos altos, es porque no puede ofrecer seguridad. Es un anzuelo para que los inversores sigan poniendo su dinero.

Eso fue lo que nos pasó en España en aquel verano de 2012. Los inversores del mundo desconfiaban de España, y la única forma de atraerlos fue ofrecerles los tipos más altos. Esos tipos, para saber si son muy altos, se comparan con los de Alemania, un país que ofrece seguridad, no rentabilidad.

Pues bien: España rozó los 700 puntos básicos. Es decir, estábamos ofreciendo bonos del Tesoro con una rentabilidad del 7%. Era prueba de que nadie se fiaba de nosotros.

No fiarse significa no prestar dinero. Y si no nos prestan dinero, no podemos pagar algunas cosas básicas, como los salarios de los funcionarios.

La crisis que vivimos entonces fue muy grave. Estuvimos a punto de ser rescatados como Grecia o Irlanda. Pero no hubo un rescate-país porque eso habría significado gastar en España 500.000 millones de euros, según los cálculos más modestos. Solo se necesitaron algo más de 40.000 millones, y fue exclusivamente para la banca.

Si entonces nos hubieran dicho que cinco años después estaríamos creciendo por encima del 3%, creando medio millón de puestos de trabajo al año, y reduciendo el deficit a menos del 3% nadie se lo hubiera creído. Pero lo hicimos.

El problema es que nadie se acuerda.

 

¿Qué es la venta a corto? ¿El reverso tenebroso de la Bolsa o la oportunidad de los listos?

12 junio 2017 - 13:57 - Autor:

 

En un mercado libre se compra y vende todo. Y sin duda, una de las operaciones más sorprendentes en Bolsa se llama ‘venta a corto’ o short selling. Consiste en ganar dinero vendiendo algo antes de tenerlo. Se les llama ¡bajistas’.

Muchos ‘bajistas’ apostaron contra el Popular en días pasados, y tras haber ganado mucho dinero en la caida de la acción, dirigieron sus escopetas hacia Liberbank. La CNMV prohibió entonces las ventas a corto con acciones de Liberbank durante un mes.

Pero ¿cómo es posible apostar algo que no se tiene y ganar por la bajada de un valor?

La mayor parte de los inversores en Bolsa, compra un valor, espera a que suba de precio, y luego lo vende. Así se saca unas ganancias. Funciona siempre que el precio suba. Si pasado ese tiempo, el valor baja, el imversor pierde dinero al vender la acción.

En el caso del bajista pasa lo contrario. Es un inversor que piensa que un valor no va a subir, sino que bajará.

Sería muy tonto comprar entonces una acción para perder dinero al poco tiempo. Pero eso no es lo que sucede: el bajista hace la operación al revés: vende la acción y luego la compra.

Lo hace de la siguiente manera: cree que el valor XYZ que hoy vale 10 euros, va a caer en bolsa hasta los 8 euros en el plazo de un mes.

Entonces adquiere compromisos: pide prestada esa acción y la vende por 10 euros, con el compromiso de comprarla pasado ese tiempo. Al cabo de un mes, si la acción ha bajado a 8 euros (o lo que sea), el inversor solo tiene que comprar la acción a 8 euros. Como ya la ha vendido a 10 euros ha ganado dos euros.

Como muestra el video de arriba realizado por Ruth Ugalde, Manu Gómez, Chiqui Esteban y David Tesouro, si un bajista realiza esta operación a lo grande, puede provocar que la acción baje en bolsa.

Porque resulta que en las ventas a corto sucede lo mismo que en la mecánica cuántica: el observador influye sobre lo observado. Y en Bolsa, el bajista influye en la caída de la acción.

En 2008, muchos inversores bajistas apostaron cantidades ingentes de dinero a que las acciones de Volkswagen se desplomarían. Todo lo contrario: subieron. Llegado el día de la liquidación, los quebrantos fueron espectaculares. Entre ellos, el quebranto de Adolf Merckle, conocido constructor alemán. No pudo resistir el golpe y se lanzó a las vías del tren.

 

Pep Guardiola logró todos estos récords con el Barça bajo “un estado autoritario”

11 junio 2017 - 18:52 - Autor:

Pep Guardiola, ex entrenador del Barcenola FC, ha dicho que el estado español puso en marcha una persecución impropia del siglo XXI. Y pidió ayuda a la comunidad internacional para detener “los abusos de un estado autoritario”.

No voy a comentar nada. Solo dejaré aquí su palmarés.

Con el Barcelona desde 2008 a 2012

2 Champions League

3 Ligas

2 Copas del Rey

2 Supercopas de Europa

3 Supercopas de España

2 Mundiales de Clubes

En su primera temporada ganó el triplete: Copa del Rey, Liga y Champions. Fue el primer club español en lograrlo. Fue el club que ha obtenido más puntos en la historia. El Barcelona era una máquina de meter goles, y le hizo un 2-6 al Madrid en el Bernabéu. Insólito. Nunca perdió en Madrid.

Pero según Guardiola, estaba viviendo en un estado autoritario, impropio del siglo XXI.

 

En octubre, la única república independiente que habrá en España será la de IKEA

10 junio 2017 - 21:46 - Autor:

No es no. Parece que el gobierno catalán no lo ha comprendido todavía. Convocar un referéndum por la independencia es ilegal en este país.

Para hacerlo, habría que cambiar la ley, cosa que no sucederá en las próximas décadas.

Cuando el presidente del gobierno catalán Carles Puigdemont anunció hace unos días que el 1 de octubre se celebrará un referéndum para saber si los catalanes quieren ‘un estado independiente en forma de república’, era solo una frase. En este país existe la libertad de expresión. Uno puede desear la invasión de los alienígenas, o protestar contra el dolor de muelas.

Pero hacer algo ilegal, no.

Carles Puigdemont quiere pasar a la historia y desde luego pasará. Será una línea de Wikipedia que resumirá la postura de un político que desea convertirse en mártir pero a este paso va a convertirse en payaso.

La mayoría de los catalanes que él representa no desean la independencia. Sobre todo porque no tiene sentido estar fuera de España y de la UE, pues las ventajas se convierten en inconvenientes.

Es una actitud irracional que no se puede sostener en ningún sentido, salvo el emocional. De modo que, el 1 de octubre, la única república independiente en España será la de IKEA: así reza el eslogan comercial del fabricante sueco de muebles.

A medida que se acerque esa fecha, Puigdemont y los independentistas más radicales harán declaraciones altisonantes. Y manifestaciones. Hasta es posible que saquen las urnas a la calle.

Pero convertir eso en algo legal, no. Porque no es no.

 

 

El partido que provocó el brexit y todo el lío… ha desaparecido del mapa

9 junio 2017 - 22:32 - Autor:

Costaba encontrar en los gráficos de los medios de prensa cuántos votos había obtenido UKIP, el Partido de la Independencia del Reino Unido. Hace justamente un año, en junio de 2016, el líder de este partido, Nigel Farage, iba recorriendo su país en un traje de tweed para soliviantar a los británicos y convencerles en el referéndum que votaran por salirse de la UE porque traía inmigración, descontrol y muchos gastos. Llegó a ser la tercera fuerza del país.

Farage estaba en su derecho de opinar y de influir. Pero no de mentir. Varios medios británicos como The Guardian denunciaron que Farage estaba enviando informaciones falsas sobre el coste de la UE, las aportaciones británicas y muchas más cosas.

Estaba mintiendo, como lo muestra el cartel de la foto de arriba que dice: “Está mintiendo”.

No es que estuviera exagerando. Estaba mintiendo y el propio Farage lo reconoció. A final, los británicos se tragaron las mentiras que querían escuchar y la mayoría votó por salirse de Europa.

Vale. Son los riesgos de los referéndum. Pero poco después, Farage anunció que se retiraba de la arena política.

Aquello sí que fue una provocación porque es como si alguien encendiera el mechero que prende un bidón de gasolina, el cual incendia medio pueblo, y luego tira el mechero y se va tan tranquilo.

Su partido se presentó a estas elecciones británicas  del jueves y consiguió fracasar. Obtuvo el 2% de los votos. No tendrá representación parlamentaria.

Un conocido periodista de la televisión británica llamado Andrew Neil entrevistó a Farage y le preguntó si con esos resultados el UKIP estaba “out, over, done, toast” (fuera, terminado, acabado, frito), y el gentleman dijo que los votantes “líquidos” (fluid), podrían volver al partido si se sentían traicionados por el brexit. “El proceso del brexit ha quedado dañado”. Amenaza con volver.

Lo dice porque los conservadores, donde había muchos pro brexit, han perdido parlamentarios. Y los laboristas, que pretendían seguir en la UE, han subido puntos. Es como si los británicos no supieran si la idea de salir de la UE ha sido buena.

Hay algo peor. Los británicos votaron por el brexit creyendo que eso iba a rebajar la tensión de los inmigrantes. Pero resulta que los atentados que se han sucedido en los últimos meses han sido perpetrados por británicos musulmanes, que han atacado al mismo país donde crecieron.

Pero, ¿qué les pasa a los británicos?

Mientras tanto, la libra esterlina ha seguido perdiendo valor, con lo cual las pensiones de los británicos que viven en el extranjero, sobre todo en España, seguirán achicándose.

Da la impresión de que los británicos se están despeñando y no saben cómo pararlo. Como decía el título de un libro sarcástico español sobre cómo aprender inglés, “From lost, to the river”. De perdidos, al río.

 

¿Cuánto tiempo tardó el Barcelona en borrar de la camiseta el logo de Qatar?

5 junio 2017 - 20:12 - Autor:

Una de las filtraciones masivas de documentos de las embajadas norteamericanas en el mundo tuvo lugar a finales de 2010. Wikileaks filtró cientos de miles de cables de la diplomacia norteamericana. Uno de ellos fechado el 30 de diciembre de 2009 revelaba que Catar (o Qatar) era el país árabe que menos colaboraba en cortar las alas financieras a los grupos terroristas.

Todo lo contrario. Este emporio petrolero era la fuente de financiación de Al Qaeda y de muchos otros grupos terroristas, que luego preparaban atentados.

El cable procedia de la secretaría de Estado de EEUU (su ministerio de Exteriores) y estaba dirigido a los departamentos del Tesoro de Kuwait, Arabia Saudí, Paquistán, Emiratos y, por supuesto, Catar.

El departamento de Estado había creado la Illicit Finance Task Force (IFTF), una Fuerza de Detección de Finanzas Ilícitas con el objetivo de cortar las vías de financiación de los grupos terroristas “que amenazan la estabilidad de Paquistán y de Afganistán, y que tienen como objetivo a los soldados de la coalición”. Decía así el teletipo:

“A la hora de cooperar con los Estados Unidos contra la financiación del terrorismo, Catar ha adoptado un comportamiento pasivo. El nivel general de cooperación con los Estados Unidos es considerado el peor en la región. Al-Qaida, los talibanes, el UN-1267, LeT, y otros grupos terroristas explotan Catar como una centro de recaudación de fondos. Aunque los servicios de seguridad de Qatar tienen la capacidad de hacer frente a las amenazas directas y, ocasionalmente, han puesto esa capacidad en uso, han sido reacios a actuar contra terroristas conocidos, debido a la preocupación de aparecer alineados con los EEUU y provocar represalias”.

Ahora, nos hemos enterado de que Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Egipto y Yemen han roto relaciones con Catar por su presunto “apoyo a varios grupos terroristas y sectarios que tienen como objetivo desestabilizar la región”. Las delegaciones diplomáticas catarías han sido invitadas a abandonar esos países.

Parece que es el primer paso de algo serio. Y todo esto sucede semanas después de la visita de Trump a Arabia Saudí, donde pidió a sus aliados que le ayudaran en la lucha contra la financiación del terrorismo islámico.

Los que parece que no se dieron por enterados son los del Barcelona FC. La camiseta que llevan los jugadores está financiada por Catar desde 2012. Los árabes pagaban 30 millones de euros al año a Can Barça por llevar el emblema de su línea aérea. Las vinculaciones de Catar con el terrorismo son conocidas por la prensa española. Ha habido denuncias desde 2012 en La Vanguardia, en el diario.es, en libertaddigital.es y en muchos medios, desde la izquierda a la derecha, desde Cataluña a Cádiz.

Pero el hecho de que varios países árabes hayan roto con Catar ya es un paso muy serio. El Barça ha tardado mucho en cambiar a otro patrocinador. Lo anunció en mayo. Pero su imagen se ha deteriorado durante todos estos años y será difícil recuperarse.

(Que rece el Real Madrid para que Emirates no le salpique).

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas