Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Lo que los periodistas deberían contar (y no cuentan) de Miguel Blesa

22 julio 2017 - 19:28 - Autor:

 

Tras leer la cantidad de artículos que se han escrito sobre Blesa, creo que falta uno: lo que los periodistas no han contado y deberían contar, sobre todo porque se refiere a nosotros.

Una de las primeras experiencias de Blesa con los periodistas le dejó un amargo sabor de boca. Le preguntaron en 1999 si podría fusionarse con La Caixa, y él lo tomó su comentario como una respuesta inocente cuando dijo que era posible. No había nada detrás de eso, pero la prensa ya tenía un titular, y con ellos abrieron las portadas de muchos medios. No fue por la perversión periodística, sino porque él no tenía aún experiencia.

Eso en parte apartó a Blesa de la prensa. La temía, aunque también sabía que era necesaria.

Caja Madrid era un buen anunciante de modo que empezaron a desfilar desde el principio un montón de representantes de medios para pedir su parte. Esto forma parte del juego normal. La prensa vive sobre todo de la publicidad.

Lo que pasaba es que algunos de esos medios no iban a solicitar publicidad, sino directamente a extorsionar a Caja Madrid. El más conocido y peor recordado por Blesa y su departamento de Comunicación era el tristemente célebre Luis Pineda. Este hombre tenía varias publicaciones, la más conocida de las cuales era Mercado de Dinero.

Pineda no solo pedía publicidad sino que amenazaba con sacar informaciones negativas si Caja Madrid no hincaba la rodilla. Durante muchos años, Pineda estuvo obteniendo dinero de la caja (y de muchas otras entidades), y al final, su pequeño emporio periodístico acabó por los suelos cuando comenzaron a destaparse sus manejos. Por cierto, fue la propia prensa la que destapó esos manejos muchos años antes de que fuera acusado, y hasta se creó la Asociación de Periodistas de Información Económica para distinguir a los periodistas de verdad, de los extorsionadores.

Hoy, Luis Pineda está en la cárcel. Pero otros medios que recibieron un portazo de Blesa desde el principio se lo tomaron como una afrenta y declararon la guerra a Blesa. Ahí es donde el código deontológio les falló. Si un anunciante no quiere poner dinero en un medio, es su problema. Los medios serios no se lo toman como un desafío personal. Los poco serios se retratan con sus informaciones.

Hubo periodistas que se acercaron llorando a Caja Madrid para pedir páginas de publicidad. Cuando digo llorando no es una metáfora. Uno de ellos lloró porque si no obtenía dinero, no tenía para pagar las facturas de su casa. Y Caja Madrid se lo dio.

Caja Madrid, como muchas empresas, financió la Copa América, los toros, espectáculos y saraos, a los cuales invitaba a los periodistas. Quizá eso forma parte de las relaciones de las empresas con la prensa, aunque creo que los medios debimos ser más diligentes en poner límites. De todos modos, eso no corrompe a la prensa.

Blesa se dio cuenta muy pronto de la importancia de las relaciones públicas, y reservó una partida de Caja Madrid para que una persona le introdujese a lo grande en los círculos de poder.

Todo ello porque Blesa no era un banquero tradicional sino un outsider. Y en la banca, a los outsiders los ven francamente mal, como sucedió con Mario Conde.

El caso es que Blesa era un banquero triunfante que aumentó los ingresos y los beneficios de Caja Madrid de manera espectacular. A ello solo se le puede poner un pero: los bancos y las cajas deben crecer por su negocio típico, que es prestar dinero y cobrar una intermediación, y no por comprar y vender acciones de Telefónica o Endesa, especialmente si es una institución semipública llamada caja de ahorros y monte de piedad, y que tiene un papel social destacado.

Dicho esto, Caja Madrid cometió el error de todo el sistema financiero en los años del auge, pues prestó dinero sin garantías a todo aquel que se pasara por sus oficinas. Lo mismo le pasó al Popular, al Santander y a La Caixa, y el grado de error solo está en el grado de garantías que pidieron para recuperar el dinero en caso de crisis, crisis en la cual nadie pensó hasta que llegó.

Las famosas preferentes que tanto entramparon a los españoles fueron en su tiempo un buen negocio. Con las de Caja Madrid se podía obtener una rentabilidad de hasta el 7% cuando los tipos rondaban el 1%. La desgracia fue que se colocaron estas preferentes tanto entre los que sabían de productos financieros, como entre quienes no sabían nada y se fiaban de Caja Madrid porque era como su abuela.

Las preferentes tienen el inconveniente que cuando hay pérdidas, el preferentista ni cobra ni puede venderlas. Se fastidia. Y hubo miles de familias modestas que perdieron sus ahorros. Esas fueron las personas que se apostaron a la salida del tribunal y las que más insultaron y vejaron a Blesa.

La parte en la que yo creo que hemos sido injustos es en pensar que por haber sido presidente de Caja Madrid, es el culpable de todos los males. Cuando Caja Madrid estaba como todas las cajas viviendo la crisis de quedarse con pisos, casas y oficinas de impagados, Blesa fue obligado a abandonar la entidad. Fue entonces cuando el gobierno socialista puso a Rodrigo Rato al frente de Caja Madrid, pactando para ello con el PP.

Fue el gobierno y el Banco de España quienes, para evitar el colapso del sistema financiero, obligaron a las cajas a fusionarse. Blesa ya no era presidente cuando a Caja Madrid la obligaron a fusionarse con seis cajas, una de las cuales era un agujero negro de tamaño sideral: Bancaja.

Después de la fusión, Caja Madrid cambió de nombre y salió a Bolsa. Esta salida tenía como objetivo obtener dinero para evitar la quiebra, porque ya a esas alturas Bankia era un animal infectado. En teoría se hacía para que el estado no pusiera dinero, pero los informes que corrían de un lado a otro indicaban que Bankia estaba muy mal, incluso los informes internos de algunos inspectores del Banco de España.

Luego, salió a Bolsa  en 2011, con los socialistas, y muchos pequeños inversores hicieron caso a los signos de confianza del gobierno de Zapatero. Pero no duró mucho y al final tuvo que ser rescatada por el gobierno del PP, aunque ciertamente, todo el equipo gestor era prácticamente del PP desde hacía mucho tiempo.

Repito que Blesa ya no estaba allí desde hacía dos años. Y repito que el mayor quebranto procedía de la fusión con Bancaja, lo que vulgarmente se conoce como ‘un muerto’.

El coste de salvamento de Bankia fue superior a los 22.000 millones de euros. Frente a ello, los 16 millones de las tarjetas black durante los 14 años de mandato de Blesa parecen tonterías.

Blesa habría evitado este mal trago de las tarjetas, y su condena a 6 años (pendiente de recurso), si hubiera hecho algo tan sencillo como declararlas a Hacienda como pago en especie. No se iba a arruinar la caja ni los consejeros por declararlas a Hacienda, aunque otra cosa hubiera sido justificar por qué los consejeros tienen tarjetas para gastos personales, cuando se sabe que las tarjetas de empresa son para gastos profesionales.

En resumen, no se puede decir que Blesa haya sido un santo. Se equivocó en muchas decisiones. Se dejó llevar por el exceso de poder y se saltó muchas normas. No midió el riesgo. Pero Caja Madrid ganó mucho dinero con Blesa, y de ello se benefició la Obra Social, que destinaba cada año más y más millones a su cometido altruista.

Muchos periodistas se han quedado con una parte del relato, y han rematado a Blesa ahora que no puede defenderse. Lo cual demuestra lo difícil que es ser objetivo en esta profesión, cuando está sometida a una presión tan grande como juzgar imparcialmente a un personaje público, que, como muchos, fue protagonista de la mayor crisis financiera que se recuerda en muchas décadas.

 

La entrada de la Guardia Civil en el Parlament, ¿ha sido un simulacro de algo peor?

20 julio 2017 - 19:48 - Autor:

“La Guardia Civil entra en el Parlament de Cataluña”. Si ustedes se levantaran una mañana y leyeran este titular, quedarían sobresaltados. Pensarían que estábamos ante la repetición del 23F, pero en Cataluña.

Era la impresión que tenían muchos españoles al leer la noticia. Luego, la información continuaba diciendo que la benemérita entraba en esa institución en busca de información sobre la trama que cobraba una comisión del 3%. Ah, claro…

En realidad se trataba de cinco agentes de paisano que reclamaban dos documentos de cuando Germà Gordó era secretario del Gobierno catalán (2011 y 2013), lo que se llama el libro de visitas y el soporte administrativo. Luego, los Guardias hicieron algo parecido en la Generalitat y en el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI).

Habían sido enviados allí por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Algunos salieron tapados con pañuelos, como se puede ver en el video de Ara.

Sin embargo, uno no puede evitar la tentación de ver esta operación como un simulacro. ¿De qué? Del uso de la fuerza a partir del 1 de octubre, si algunos líderes catalanes siguen con su idea de celebrar un referéndum y declarar la independencia.

En las últimas semanas, ha habido una escalada de acontecimientos. Todo desafío al Estado se pagará como una violación de las leyes, y tendrá sus consecuencias. Muchos líderes catalanes ya se lo están pensando.

Pero como reacción, los más radicales se hacen más radicales y ponen en los puestos importantes a catalanistas enfebrecidos. Como respuesta, el gobierno central tendrá que mover sus piezas o alzar el tono de sus amenazas para demostrar que no está jugando al Monopoly, sino a Commandos.

Y a su vez, habrá una respuesta más radical del Govern, que irá cayendo en actitudes más desafiantes e ilegales.

Todo esto me recuerda un capítulo de la serie Sucesor Designado. Trata de un curioso mecanismo por el cual es cada vez que se reúnen en el Capitolio todos los miembros del gobierno y los congresistas de EEUU, se designa a una persona que se protege en un lugar secreto lejos del edificio.

En caso de que un acontecimiento imprevisible acabara con la vida de todos en el Capitolio, esa persona escogida sería el presidente. Pues bien, una bomba acaba con la vida de todos, de modo que el ‘sucesor designado’ se convierte en presidente.

En un capítulo, el gobernador del estado de Michigan se rebela contra la autoridad presidencial, porque cree que el nuevo presidente es un pelele. Se niega a acatar su mandato y emprende una persecución contra los musulmanes, a los que acusa de la matanza. Usa para ello a la policía.

El presidente entonces consulta a los abogados de la Casa Blanca para saber si puede activar una ley federal y contrarrestar al gobernador con la Guardia Nacional (ver video de arriba de la solución), más o menos como ahora se está manejando la situación entre los Mossos d’Esquadra, la Policía y la Guardia Civil. ¿Qué harán en Cataluña? ¿A quién obedecerán el 1-O?

Con los Mossos no lo sabremos con seguridad hasta entonces. Pero desde luego, la entrada de la Guardia Civil en instituciones catalanas de alto rango podría interpretarse también como un simulacro. Quién sabe: quizá el 1 de octubre entren allí se nuevo al grito de “¡Esto no es un simulacro”!.

 

Tener un alto cargo en el mundo del fútbol es como ser un virrey español

19 julio 2017 - 0:04 - Autor:

La detención de Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol, da mucho que pensar.

La primera idea que se le pasa a uno por la cabeza es que las posibilidades de que una persona se corrompa tras llevar 29 años en el cargo son enormes.

La segunda idea es que eso ha podido pasar porque en el mundo del fútbol tener un alto cargo es casi como ser un virrey español en la conquista de América.

Porque el fútbol tiene dos cosas: en España es especialmente una industria que mueve mucho dinero y muchos intereses, y además, debido al papel de los equipos españoles, no solo es el centro de atención en este país sino ya en el mundo entero.

Si estuviéramos hablando de la industria del turismo, sería otra cosa. Mueve más dinero que el fútbol pero no tiene su glamour. Ser un secretario de Estado de Comercio y Turismo debe tener cierto atractivo, pero nada comparado con las palmadas en la espalda que uno recibe cuando presenta un carné de la Federación. Y menos aún se puede comparar un secretario de estado con un alto cargo en el fútbol cuando este es nada menos que el presidente de la Federación.

En todos los negocios hay chanchullos, pero en el fútbol parece que desde hace años se están destapando las ollas y muchas de ellas huelen a podrido. Hace dos años, Sepp Blatter fue destituido de su cargo como presidente de la FIFA, la Federación Internacional de Fútbol Amateur. Luego se le prohibió tener cualquier cargo relacionado con el fútbol durante seis años.

Se le acusó de tener conocimiento de una red de chanchullos ligados a los derechos mundiales de los partidos. Hasta el FBI investigó el caso donde cayeron muchos mandamases del deporte mundial, y ya entonces se hablaba de hasta qué punto Villar estaba mezclado en estos asuntos turbios. De hecho, Blatter le acusó en 2015. Esto es lo que relataba el diario Marca.

El presidente de la FIFA señala a Ángel María Villar en una entrevista concedida al Financial Times británico. En ella, el ahora suspendido máximo mandatario del fútbol mundial asegura que España, en coordinación con las federaciones sudamericanas, dirigió el voto hacia Qatar en la adjudicación del Mundial 2022 que finalmente se llevó el país del Golfo Pérsico. Según las bases del concurso de adjudicación de estos campeonatos, esta práctica está prohibida. Es la primera vez que se acusa a la federación española de llegar a este tipo de acuerdos con los países sudamericanos. En contraprestación, Qatar aseguraría votos para la candidatura Ibérica al Mundial 2018 que acabó en manos de Rusia

Lo que se está destapando ahora en España al final viene a confirmar la teoría de que Villar era otro de ellos.

(Por cierto, sorprende el texto que Wikipedia dedica a Blatter en su versión española, muy escasa, comparado con el texto de la versión en inglés, mucho más extensa y pormenorizada, sobre todo en lo que toca a las investigaciones).

Las coincidencias entre Nicolás Maduro y Carles Puigdemont: separados al nacer

17 julio 2017 - 20:12 - Autor:

Los presidentes de Venezuela y de la Generalitat catalana cada vez tienen más cosas en común. He aquí una lista de coincidencias.

-Sucesores designados. Están en sus cargos debido a la desaparición de sus antecesores. La muerte súbita de Chávez, colocó a Maduro, un desconocido ex conductor de autobuses, como presidente de Venezuela, cargo para el que no estaba preparado. La salida política de Artur Mas, que tuvo que dimitir porque la CUP no le apoyó, sacó a Puigdemont del anonimato y le puso frente a la Generalitat.

-Cambiar las leyes a su antojo. Maduro ha utilizado los mecanismos más extremos para mantenerse en el poder, como convocar una asamblea constituyente y gobernar a sus anchas. Puigdemont ha forzado al Parlamento catalán, aprobando mecanismos que le permitirán pasar por encima de los diputados para llegar al proceso independentista.

-Destituir a los díscolos. Maduro persigue y destituye a los ministros o fiscales que no están con su causa. Destituyó a la ministra de Sanidad por decir que en Venezuela morían miles de niños y mujeres al año por falta de insumos en los hospitales. Y Puigdemont ya ha sustituido a consellers y al jefe de la Policía (Mossos) por no estar alineados con el proceso independentista.

-Saltarse la Constitución. Maduro se ha saltado las leyes cuando le ha dado la gana. No ha hecho caso a la Constitución que le obligaba a convocar un referéndum a mitad de su mandato para saber si el pueblo aprobaba su gestión. No ha convocado elecciones regionales ni locales, como está establecido en la Constitución. Lo mismo hace Puigdemont, al convocar un referéndum independentista que no está contemplado en la Constitución española. Es ilegal.

-Campaña ideológica. Maduro utiliza los medios de comunicación para que sirvan a su causa, obligando a las cadenas de TV a transmitir en cadena sus discursos o comprando y presionado a la prensa escrita.  Puigdemont, hace lo mismo, usando a los periodistas de TV3 como comisarios ideológicos, pagando campañas institucionales a los medios afines, o negándoselas a los medios que no sean proindependentistas.

-Corrupción política. Las sospechas sobre el manejo de fondos públicos que recaen sobre Maduro, Diosdado Cabello y altos cargos de Venezuela, son cada vez mayores, así como el desvío de dinero a paraísos fiscales. En el caso de Puigdemont, recaen en los miembros y altos cargos de su partido, acusados de cobrar comisiones por obras o contratos públicos, y de desviar dinero a Andorra.

 

La lenta y ridícula agonía del partido que gobernó Cataluña durante décadas

16 julio 2017 - 0:43 - Autor:

Esta es la triste historia del PDeCAT, el partido que antes se llamó Convergencia, y que gobernó Cataluña con el apoyo del Unio Democrática de Catalunya (CiU) desde 1980 hasta 2003. Y luego, desde 2010 hasta ahora (aunque con alianzas).

CiU fue el partido que permitió gobernar a los partidos de Madrid y fue clave en la consolidación de la España moderna. Sin embargo, mientras apoyaba al PSOE o al PP para que pudieran gobernar el país, fue creando las bases del independentismo catalán, ya sea introduciendo el germen en los libros escolares, subvencionando periodistas y periódicos, y creando instituciones culturales que reinventaron la historia de Cataluña, con un marcado odio a lo que viniera del resto de España.

Una de las primeras consecuencias visibles de aquella lenta pero eficaz campaña fue el millón de personas que asistieron en las calles de Barcelona a celebrar la Diada en 2011, el llamado Día de Cataluña que festeja una fecha histórica.

Las razones de tal éxito eran varias: la labor de adoctrinamiento del gobierno catalán durante años, pero sobre todo que el Tribunal Constitucional había desactivado la reforma del Estatut, que concedía más independencia a las instituciones catalanas. Además, la crisis económica estaba golpeando a las familias catalanas como a cualquier otra, pero los políticos catalanes echaron la culpa al estado central, a Madrid. Y caló.

Con ese estado de ánimo, en 2011, por primera vez en la historia, había mayoría de catalanes que votaban ‘sí’ a la independencia, según las encuestas.

Lo que sucedió a continuación fue todo menos un plan organizado:CiU, la coalición gobernante en Cataluña, que había obtenido en las eleciones de 2010 los mejores resultados en 15 años, se empezó a hundir. Obtuvo 50 diputados en las elecciones de 2012 (antes 62).

Luego, el presidente de la Generalitat Artur Mas concvocó en 2014 un referéndum falso, al cual no asistió la mayoría de los catalanes. A continuación, en 2015 se rompió la alianza entre Convergencia y Unio. En las elecciones de ese año, Convergencia tuvo que presentarse con una alianza con la izquierda –Junts pel Si–, que ganó pero sin lograr la mayoría. Artur Mas no fue investido presidente. Tuvo que dimitir y su lugar lo ocupó desde entonces Carles Puigdemont, un periodista desconocido que pensaba convertirse en un héroe de masas.

De héroe, nada. Desde entonces, las cosas han ido a peor para su partido, ahora llamado PDeCAT (Partido Demócrata Europeo de Catalunya). A medida que ha desafiado al estado, su proyecto se ha ido desinflando.

Ha despedido a varios consejeros de su gobierno por no estar de acuerdo con su proyecto independentista. El número de catalanes que apoyaría ahora una declaración unilateral de independencia, sigue bajando, hasta el punto de que hoy hay más catalanes que no desean la independencia.

Mientras se acerca la fecha del 1 de octubre, donde hipotéticamente se declarará la independencia unilateral, el proyecto de PDeCAT se va hundiendo y haciendo el ridículo. La Comisión Europea ha dicho que la independencia significaría salir de la UE sin contemplaciones. De nada le ha servido meter la E de Europeo en las siglas del partido.

Las empresas catalanas salen cada mes para instalarse en cualquier punto de la geografía española. Cada vez se alzan más voces de preocupación sobre el impacto de una declaración unilateral de independencia, tanto en la economía, como en las inversiones y la estabilidad social.

Según los últimos sondeos, su socio en Junts Pel Si –ERC– lograría 43 diputados y el PDeCAT, solo 23. Por primera vez en la historia, ya no sería el partido más votado de Cataluña.

Nadie sabe en qué va a terminar esto: ¿fracaso de referéndum independentista como en 2014? ¿convocatoria de elecciones?

Lo que está claro es que el PDeCAt será una de las primeras víctimas, y Puigdemont la segunda.

 

En memoria de Miguel Angel Blanco: cuando lo normal pasa a ser algo anormal

14 julio 2017 - 18:15 - Autor:

Los países tienen determinados hechos que son compartidos por todos o al menos por la inmensa mayoría. En España, uno de esos hechos fue el asesinato de Miguel Angel Blanco, concejal del PP, hace 20 años.

Quedó en la memoria no solo porque el país entero vivió el secuestro con el vivo temor de que fuera asesinado, sino porque por primera vez en toda la historia de la democracia, cientos de miles de personas salieron a la calle para protestar contra ETA. Y especialmente porque miles de personas salieron en el País Vasco para gritar a ETA: “¡Vosotros sois los asesinos!”.

Aquello fue una especie de mito fundacional. Convertido ya en leyenda, Miguel Angel Blanco está más allá de los partidos porque representa el rechazo de un país al terrorismo, y la pérdida del miedo a expresarlo.

Lo normal es hacerle un homenaje y recordarlo en grande, pues no es en su memoria, sino en memoria a todas las víctimas del terrorismo que él representa.

Pero el ayuntamiento de Madrid ha dado la nota, pues se negaba a colgar un simple retrato del concejal.

Si lo hubiera colgado desde el principio, nadie habría pensado que estaba haciendo un homenaje al PP. Hemos visto carteles en defensa de los refugiados (que va a batir el récord del cartel colgado en el ayuntamiento). Hemos visto a autobuses con banderas del Orgullo Gay. Pero no salir del ayuntamiento colgar una simple imagen para representar algo que durante décadas fue uno de las mayores preocupaciones de los españoles: el terrorismo.

Ahí no quedó la cosa, porque el Congreso no pudo aprobar una declaración sobre en recuerdo a Miguel Angel Blanco ya que se requiere unanimidad. ¿Qué partido se negó a votar? Bildu, por supuesto, el más vinculado a ETA.

Lo cual demuestra hasta qué punto la ideología te hace ‘sacar la patita’.

La gran paradoja: los partidos que votan contra sus principios

12 julio 2017 - 23:35 - Autor:

Una de las ventajas de los sistemas parlamentarios es que si no te gusta el partido gobernante, porque crees que no defiende tus intereses o los de tu comunidad, pues no lo votas. Y una de las desventajas es que veces tu partido piensa más en sus intereses que en los tuyos.

Los partidos son eso: partidos. Una parte.

En las votaciones del martes, un montón de partidos que van desde el PSOE a IU o Podemos, votaron en contra de unas medidas que suponen imponer un ‘techo de gasto’ a los presupuestos del Estado. Suena a recorte de dinero, pero resulta que no lo fue.  El gasto se amplió un 1,3%, lo cual supone tener casi 1.500 millones de euros de más. A las autonomías les corresponden unos 1.000 millones adicionales. Con ese dinero puede hacer lo que les dé la gana.

Dado que PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y Bildu votaron en contra, ahora tendrán que explicar a sus comunidades respectivas cómo es que se oponen a tener más dinero. Han votado contra sus principios. ¿No? Es un oximoron: es decir, una contradicción.

No es que estén en contra de esos presupuestos. Es que están en contra del PP porque es su enemigo. Solo por eso. Es una estrategia política de partido, pero no de política de Estado.

El PP usó en la votación toda clase de metáforas para apuntar con el dedo a sus opositores como que “se quedarán al margen del final del túnel de la crisis”.

No sé si será para tanto, o como decía Cristóbal Montoro, si estamos “ante la mejor oportunidad de crecimiento de nuestra historia”. En el pasado, el PP también ha actuado como ‘partido’ cuando estaba en la oposición, o cuando se convirtió en un rodillo, con su mayoría parlamentaria.

Con estos presupuestos y su nuevo techo de gasto, el PP encarrila la segunda parte del año que es preparar los Presupuestos Generales del Estado de 2018, que se presentarán en septiembre próximo. En teoría el principal escollo está salvado. Las economía está creciendo. El paro está disminuyendo. El consumidor está contento. Los empresarios son optimistas.

Pero sabiendo que estamos en un sistema de partidos, veremos qué conejos sacan en la chistera en los próximos meses los partidos de la oposición.

 

 

Estas son las razones por las que Antonio Banderas cae tan mal (a algunos)

11 julio 2017 - 20:51 - Autor:

El día en que  el actor Antonio Banderas dijo en la televisión que “se hace país con la gente que se la juega” dividió a los españoles en dos: por un lado, los que dijeron ‘¡bravo, Antonio, yo quiero ser como tú!”, y por otro los que le criticaron por estar contagiado de un americanismo bobalicón.

Los que le criticaban no se quedaron allí: le echaron en cara que él en solo había dado un braguetazo casándose con Melanie Griffith. Se cabrearon porque parecía que Banderas apoyaba al neoliberalismo económico, y le lanzaron dardos por “ignorar la realidad española”, y por un montón de cosas más.

Seguramente, estas personas no conocían a fondo la vida de Banderas. Este malagueño se vino a Madrid con 18 años a ganarse la vida en el mundo del cine. No escogió el mejor de los momentos pues en 1978, por mucho que se hable de la movida madrileña, el mundo del cine estaba en crisis: el número de espectadores en las salas de cine en 1980 era casi la mitad que en 1970.

El número de largometrajes estrenados también cayó en picado. En 1967 se produjeron más de 150. En 1979 menos de cien. Luego subiría a 140, pero a partir de 1983 la industria nacional del cine cayó en un declive imparable de calidad y de número de producciones, como relata el libro Historia social del cine español.

Ser actor en aquellos años era una profesión arriesgada. Pues bien, Banderas se fue abriendo paso, y logró crearse un nombre trabajando para Almodóvar, para Colomo, para Betriu.

Pero lo más difícil no había llegado. En 1992 tuvo la oportunidad de hacer una película hablada en inglés. Era en Los reyes del mambo, Como el malagueño no entendía nada, se aprendió sus diálogos de memoria. De ahí pasó a figurar en Filadelphia, película que ganó dos Oscar y que le dio la entrada definitiva en Hollywood.

Pero Hollywood no es un camino de rosas. Hay que ganarse el puesto en cada película, compitiendo con muchos actores de primera categoría y que conocen ese mercado.

Como si estuviera en medio de un videojuego, Banderas fue superando todos los obstáculos y se fue haciendo cada vez más famoso. Uno de los papeles que le dio más renombre mundial fue la del protagonista de Zorro en La mascara del Zorro.

Ha trabajado en el teatro, en musicales, pero también ha dirigido películas y sobre todo, ha defendido mucho su tierra y sus costumbres, como los pasos de Semana Santa. Nadie le regaló nada. Él mismo podía haber escogido obstáculos más sencillos, pero escogió los más difíciles.

Hace poco tuvo que ser hospitalizado por unos dolores en el corazón.

Pues bien, por todo eso, Banderas cae mal a algunos. Y les cae mal porque les restriega en la cara sus defectos. Cae mal a los que se quejan, a los que se imponen metas fáciles, y a los que no se arriesgan.

Por eso me cae tan bien.

Le acaban de dar el Premio Nacional de Cinematografía. Se merece eso y más.

Estos dos videos explican cómo y cuándo empezó empezó la crisis financiera

0:48 - Autor:

Hace diez años, por estas fechas, el honorable banco de inversiones norteamericano Bear Stearns reconoció que dos de sus fondos de inversión estaban plagados de hipotecas basura.

Uno se llamaba Bear Stearns High-Grade Structured Credit Fund. Y el otro, Bear Stearns High-Grade Structured Credit Enhanced Leveraged Fund. Unos nombres tan largos, pretenciosos y técnicos, que dos humoristas ingleses los tomaron como ejemplo para crear una de las parodias más divertidas de la televisión, la cual se hizo muy popular en internet (ver video).

Bear Stearns necesitaba 3.200 millones de dólares para cubrir su agujero pero no tenía dinero. O llegaba la ayuda de otros bancos, o del gobierno de Bush, o se iría a la bancarrota, lo que técnicamente se conoce en ese país con un nombre tan televisivo como “Chapter 11”.

Al mes siguiente, Bear Stearns reconoció que el valor de sus dos fondos contaminados de CDO e hipotecas basura no valían nada. Ese fue el principio de una de las mayores crisis financieras de la historia (la mayor desde 1929).

¿Y qué era un CDO?

Los CDO fueron explicados en la película The Big Short con un ejemplo visual: una construcción de piezas de madera, cada una de las cuales representaban riesgos. AAA: poco riesgo, poca rentabilidad. BBB: mucho riesgo mucha rentabilidad. Pero los CDO mezclaban todos los riegos y rentabilidad de una forma que solo un financiero puede imaginar.

Pero hubo algo más maquiavélico. Para protegerse de su quiebra y ganar dinero, se podía invertir en unos seguros por los cuales, quien comprase un producto financiero y quisiera evitar los riesgos, abonaba una prima que actuaba como las primas de seguro contra accidentes de coche. Si hay un accidente, el coste lo paga la compañía de seguros. Se llamaban credit default swap (CDS).

En este caso, si la institución que emite el producto financiero (un bono, por ejemplo) se declaraba en quiebra y no podía pagar, entonces que me pague el asegurador.

Los CDO, los CDS y las hipotecas basuras inundaron el mundo financiero occidental. Entonces, como muestra el video de arriba, las piezas de abajo comenzaron a caer porque alguien en Alabama dejó de pagar su casa. Eso precipitó el caos. Tardó un año en precipitarse, porque no fue hasta el 14 de septiembre de 2008 cuando notamos su impacto, al hundirse la bolsa de Nueva York. Pero sus consecuencias fueron no solo financieras, sino políticas y sociales.

Algún día se escribirá un libro sobre esas consecuencias, más allá de lo que podemos imaginar.

El origen español del signo $: historia del dólar, la moneda más poderosa

9 julio 2017 - 18:44 - Autor:

Hace pocos días, los estadounidenses celebraron una de sus fiestas más importantes: el 4 de julio, el día de la independencia. Fue el nacimiento del que hoy es el país más poderoso del mundo.

También por esas fechas se estaba fraguando el nacimiento de la moneda más poderosa del mundo. El dólar que conocemos en realidad comenzó llamándose ‘dólar español’ en el siglo XVIII, y se refería a una de las monedas más poderosas del mundo en aquella época, que era el ‘real de a ocho español’ o peso.

De hecho, una de las formas de financiar la guerra consistió en emitir deuda sustentada en la moneda española. Los escribas y notarios, que con las prisas tenían que ahorrar tiempo, resumían el peso español con dos signos: ps. Al final, esos signos se fundieron y dieron lugar al famoso signo de dólar que conocemos todos: $. (Abajo se puede ver la evolución de la grafía del peso en documentos públicos en los territorios españoles o de influencia española desde en 1500, y luego en EEUU).

Pero el dólar español siguió su curso, incluso después de la independencia de 1776. Fue en 1792 cuando el secretario del Tesoro, Alexander Hamilton, decidió definir una moneda para el nuevo país. Se trataría de una pieza de plata pura que pesaría 24 gramos. Y lo llamaron dollar.

La palabra dólar viene de centro de Europa. El reino de Bohemia acuñó una moneda que se llamó Joachimsthal, que venía a ser como ‘el valle de Joaquín’. El pueblo acabó llamando a la moneda por su terminación: primero thal, y luego thaler. La denominación saltó por toda Europa de modo que en Italia y España se le llamaba tálero, en griego taleron, en checo tolar y en holandés se le llamo daler.

Los holandeses y alemanes que emigraron al nuevo continente llevaron con ellos las viejas monedas, a las cuales llamaron daler. A los angloparlantes les sonaba como ‘dollar’. Con el tiempo, todos se dieron cuenta de que la moneda más popular era la española de modo que la bautizaron spanish dollar.

De modo que la moneda más poderosa en estos momentos en el mundo, tiene un nombre alemán, un origen español y una grafía más española aún.

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas