Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Empiezan en Venezuela los verdaderos Juegos del Hambre: viene lo peor

31 Julio 2017 - 18:38 - Autor:

Los resultados de las elecciones a la asamblea constituyente en Venezuela han sido los esperados: una farsa. 

El Consejo Nacional Electoral afirma que votaron a favor unos ocho millones de personas. Dado que no existen garantías para verificar eso, solo se puede calificar este resultado como farsa.

Pero no nos engañemos: Maduro y su séquito jamás pensó en anunciar lo contrario. Solo hay que aplicar un poco de lógica a los datos. Por ejemplo, Maduro ha dicho lo siguiente: “Tenemos Asamblea Constituyente (…). Es la votación más grande que haya sacado la revolución bolivariana en toda la historia electoral en 18 años”.

Nos quiere hacer creer que ha obtenido más votos que en las últimas elecciones presidenciales, las de 2013, cuando Maduro obtuvo 7,5 millones de votos.  Es decir, que en estos cuatro años de deterioro económico, social, de represión y muerte, cuando todas las encuestas hablan de que tiene menos del 17% del electorado a favor, su causa obtiene más votos que entonces. 

Imposible.

Solo los muy ingenuos como el ex presidente español Rodríguez Zapatero podían haber soñado con un cambio de rumbo. Los planes de Maduro eran estos desde el principio.

Ahora con todo el poder en su mano, va a barrer a la Fiscal de la República, que de ser chavista se transformó en una de sus mayores críticas. Maduro ya anunciado que la va a quitar del cargo. 

Al mismo tiempo, procederá a ocupar la asamblea nacional sea como sea, de modo que los diputados de la oposición que habían ganado legítimamente las elecciones parlamentarias en 2014, se tendrán que ir a su casa. Pero no lo van a hacer de modo que vamos a ver cómo las fuerzas de la represión de Maduro atacan y encarcelan a los diputados, que a tenor de las falsas elecciones, perderán su inmunidad parlamentaria.

Se abre un periodo en Venezuela que será como la saga Los Juegos del Hambre. Unos pocos personajes con todo el poder del país, se dedicarán a liquidar las pocas bases racionales de la economía que aún quedan, para imponer un régimen de terror. 

Eso tendrá unas consecuencias económicas inimaginables. El dólar paralelo, que realmente registra el valor de la moneda, ha pasado en pocos días de 4.000 bolívares a más de 10.000 bolívares. Los bienes básicos se encarecerán porque debido a la mala gestión chavista, a las nacionalizaciones y al control de precios, la producción nacional está arruinada, todo hay que importarlo en dólares, pero en Venezuela no entra un solo dólar. 

El país, que ya estaba pasando hambre, entrará en un periodo aún peor. Las colas y el desabastecimiento que conocíamos hasta ahora, serán un juego de niños comparado con lo que le espera al país.

Mientras tanto, en Podemos reaccionan en Twitter diciendo que están al 100% de acuerdo con lo que dice Zapatero: la paz y la convivencia democrática. Ya.

Propaganda y contrapropaganda en el simulacro de elecciones en Venezuela

30 Julio 2017 - 23:27 - Autor:

Pocas veces en la historia electoral de un país se han vivido situaciones como las últimas horas en Venezuela. En las imágenes que han propagado a todos los medios del mundo se veían escenas del pueblo venezolano rompiendo urnas y máquinas de votación, en una jornada en la que han perdido la vida 13 personas, la mayoría de la oposición. Ha habido detenciones de cargos públicos, de manifestantes y hasta de sacerdotes.

Según un tuit del presidente de la asamblea nacional, Julio Borges, en el mayor centro de votación de Caracas, el Poliedro, había 13.000 sillas vacías a pesar de que 700.000 personas habían sido habilitadas para votar. Por eso su hashtag era !.

Sin embargo, el régimen de Maduro intentó oponer a estas imágenes que hablan por sí solas, contadas por los periodistas extranjeros, la contrapropaganda del régimen consistente en decir que ‘más del 99% de la población estaba votando’, cosa difícil de creer hasta en Dinamarca o en Noruega, o en cualquier país democrático, donde el porcentaje de votos nunca llega al 99% de la población.

A través de las cuentas de Twitter del gobierno de Maduro y de las cuentas de los servicios de información cubano, se mostraban a ‘inmensas colas de gente votando’. Pero vistas de cerca no llegaban a unas decenas.

El colmo de la situación ya se vio a primera hora de la mañana, cuando el presidente Maduro fue a votar, pero sus datos no salían reconocidos por la máquina portátil que llevaba la funcionaria del centro de votación.

Varios países americanos, desde Argentina hasta EEUU, afirmaron desde primeras horas que no reconocían estas elecciones a la asamblea constituyente por ser un fraude: solo pueden votar los adeptos al régimen, y además, se obligaba a votar a funcionarios so pena de perder el puesto de trabajo y ser castigados.

Han sido las elecciones más sangrientas de la historia de Venezuela, y una de las más sangrientas de las elecciones en cualquier país de aquel continente. Pero el régimen trataba de hacer creer a la opinión pública venezolana y mundial de que las masas acudían a votar con entusiasmo.

En un acto desesperado de contrapropaganda, Maduro, que siempre aparece alegre e ignorante de lo que pasa a su alrededor, animó a los venezolanos a culminar la ‘Operación Remate’, lo cual quería decir acudir a los centros de votación. Ese acto de ‘unirse a la revolución’ ya es ilegal, puesto que no se permite en ningún sistema electoral moderno que se hagan esas declaraciones durante la jornada de votación. Es otro acto de contrapropaganda.

Sea cual sea el resultado, solo se puede sacar la conclusión de que un país en ese estado de ánimo no puede llamar ‘elecciones libres’ a unas votaciones teledirigidas, con ataques a los centros de votación y con 13 muertos. Solo hay que leer los tuits del @MPvenezolano, el Ministerio Público, para darse cuenta de la violencia del día.

Maduro no dará su brazo a torcer. Anunciará el triunfo electoral de la revolución con cifras dudosas, y dará paso a la formación de una nueva asamblea. Esos representantes tendrán que desplazar a la asamblea legítima, lo cual solo se podrá hacer por la fuerza y con más represión.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común, Federica Mogherini, ha avisasado en su blog de que existe el riesgo de una escalada en Venezuela. Esa escalada ya es una realidad. 

A Izquierda Unida se le fue la pinza: celebra “el legado de paz” de Hugo Chávez

29 Julio 2017 - 20:23 - Autor:

Por esos días, Hugo Chávez cumpliría 63 años. Izquierda Unida se ha unido a las celebraciones diciendo que hay que “defender su legado de paz, justicia y democracia”.

De la frase anterior, solo es coherente una palabra: legado. Pero ¿paz? ¿justicia? ¿democracia?

Hasta un niño podría demostrar que ninguna de esas tres palabras existen en Venezuela. El legado de Chávez ha sido: guerra, injusticia y dictadura. 

Si alguien tiene dudas, que compre un billete de avión y se pase unos días en Venezuela. Bueno, si es que consigue un billete porque ya quedan muy pocas aerolíneas que aterricen en ese país. Es más, hay más aerolíneas viajando a Cuba que a Venezuela.

Lo que cuentan los medios de comunicación es una pequeña parte de la verdad. Pues la verdad es mucho más cruda: gente escarbando en las bolsas de basura, o niños persiguiendo los camiones de desechos. 

Estudiantes asesinados con alevosía por las fuerzas de seguridad de Maduro, y el gobierno impidiendo a la asamblea nacional aprobar una sola ley desde hace dos años, pues tiene el control de Tribunal Supremo.

Que Izquierda Unida siga usando ese mito de Hugo Chávez demuestra que la ideología les ha cegado. Yo en su momento, apoyé a Chávez y a sus programas sociales. Pero luego, me eché para atrás porque la ideología no me ha cegado. La razón humana está para discernir. Quien no use su inteligencia para interpretar la realidad será víctima de las sectas, de los mentirosos y de los partidos políticos como Izquierda Unida (y Podemos, por supuesto).

En medio de su mayor rebelión histórica desde la independencia, el pueblo venezolano está tratando de contener a la dictadura que amenaza con imponerse por decreto este fin de semana. Pues bien, Izquierda Unida con su líder a la cabeza piensa que los venezolanos están equivocados. Las encuestas dicen que menos del 20% de los venezolanos apoyan las elecciones a la asamblea constituyente que se va a instalar en las próximas horas.

Pero el partido de Alberto Garzón piensa que los malos son el pueblo venezolano. ¿Cuándo se les fue la pinza?

Los patinazos de Podemos analizando la actual política económica española

0:06 - Autor:

Con el título de ‘Mitología de la recuperación‘, Podemos ha analizado en su web por qué el gobierno nos está mintiendo respecto de la recuperación pues emplea “un relato interesado que tergiversa la realidad·”.

En primer lugar, Podemos intenta demostrar que los recortes del pasado no fueron beneficiosos “sino que prolongaron innecesariamente la crisis al reforzar sus efectos depresivos”. Nadie dijo que los recortes fueran beneficiosos. Por eso se les llama recortes. No hay muchas fórmulas para salir de la crisis y una de ellas son los recortes. De hecho, Grecia, incluso gobernada por la izquierda de Syriza, ha hecho unos recortes más brutales para salir de la crisis, como bajar las pensiones, cosa que no se ha hecho en España. La subida del paro y la caída del PIB en España tras los recortes de 2012 eran previsibles. Habría sido una hecatombe si se hubieran prolongado, pero a partir de 2014 la economía empezó a estabilizarse. Eso no lo admite Podemos.

En segundo lugar, Podemos dice que esa recuperación del 3%, se debe, según dijo el Banco de España, a “la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y a la fuerte reducción de los precios del petróleo”. Como las familias españolas están muy endeudadas y como este país depende más del petróleo que otros, entonces al suavizarse los tipos y el barril, hemos salido mejor. Bien: de la misma manera se podría haber dicho que la política económica que nos llevó a la crisis no fue culpa del gobierno sino de los tipos de interés y del petróleo, que eran más altos que ahora. Podemos lo ignora.

Una de las cosas que critica Podemos es que “de los 990.000 empleos netos que se han creado en el bienio 2015-2016, apenas 315.000 eran empleos indefinidos. Los otros 676.000 (casi el 70%) eran empleos temporales”. Eso es verdad: se crea empleo temporal. Pero no es un fenómeno español sino mundial. El modelo productivo laboral ha cambiado. La vieja siderúrgica que daba trabajo a 30.000 personas con generaciones de padres, hijos y nietos, ahora es una empresa de 2.000 empleados de alta formación tecnológica, muchas máquinas y muchos proveedores. Los economistas de Podemos se enfrentan, como todos los economistas, con el desafío de la revolución tecnológica y digital. Sin embargo, los últimos datos del empleo echan por tierra los mitos de Podemos: se crea más empleo que nunca, y se firman cada vez más contratos fijos.

Por último, Podemos exige “una política fiscal que abandone definitivamente la austeridad, revierta los recortes de esta funesta década en los servicios públicos fundamentales y acometa las inversiones necesarias para propiciar el cambio productivo y la disminución de las desigualdades”. Pues es justo lo que está empezando a hacer el gobierno: ahora que empieza a tener dinero, anuncia planes de gasto público. A principios de este mes anunció una oferta de 20.000 empleos públicos. También ha anunciado 5.000 millones en carreteras.

Es decir, a medida que pase el tiempo, Podemos se va quedando sin argumentos. Hay todavía muchos desperfectos en la economía. Pero todo lo que critica Podemos al gobierno, es justo lo que ha hecho su amigo Tsipras en Grecia, y ha tenido menos resultados que en España.

Maduro debería dar las gracias a las aerolíneas españolas por seguir en Venezuela

27 Julio 2017 - 19:20 - Autor:

La aerolínea colombiana Avianca acaba de anunciar que el 16 de agosto próximo suspende sus vuelos a Venezuela. Avianca llevaba 60 años viajando a Venezuela, y últimamente lo hacía con dos vuelos diarios.

Avianca es la última de las aerolíneas en sumarse a esta cola de abandonos. Antes lo habían anunciado Delta, United, Lufthansa, Tiara, Gol, Aeroméxico, Alitalia, Air Canada y Latam. La razón no es ningún boicot a Maduro, sino que el gobierno venezolano les debe más de 3.800 millones de dólares, según la IATA, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional.

Todavía quedan en ese país Air France, Turkish, American, TAP y por supuesto, Iberia y Air Europa. Es cuestión de tiempo de que las aerolíneas comiencen a cancelar sus viajes, sobre todo aquellas que apenas tienen ciudadanos autóctonos en el país como Air France o Turkish. 

Lo sorprendente es que Air Europa e Iberia resistan tanto, a pesar de que uno de los deportes preferidos de Maduro y de los chavistas es insultar a España, a los españoles y a su presidente. La costumbre comenzó con Chávez, quien ya se burlaba de los españoles o los satanizaba como si fueran los malos de las películas. 

Pues bien, Maduro debería darle las gracias a nuestras aerolíneas por resistir allí a pesar de que no les paga. Además, español que se va, enemigo menos para el régimen.

Desde mi punto de vista, Iberia y Air Europa resisten porque esto es como Dunkerke: hay que tener los barcos listos para la cantidad de conciudadanos que están huyendo del país. Se calcula que ya hay 300.000 venezolanos en España y seguirán viniendo. Es una cuestión de Estado y seguro que por medio ha habido alguna llamada telefónica desde La Moncloa.

Las salidas del país se han acentuado en los últimos días debido al miedo al golpe que prepara Maduro para el próximo 30 de julio, cuando se celebren elecciones a la asamblea constituyente, entre cuyos electores no está el pueblo venezolano, sino solo los chavistas escogidos por el gobierno. O sea, una farsa electoral.

Una vez realizada la farsa, Maduro enviará a los nuevos asamblearios a tomar el edificio de la asamblea, edificio que ocupan ahora los diputados legales de la anterior asamblea, elegida por el pueblo en 2014. 

Cualquier cosa puede pasar la semana que viene, pero siempre para peor.

Las aerolíneas españolas siguen realizando vuelos regulares a Venezuela, a pesar de que el estado venezolano les debe mucho dinero. El año pasado, el presidente de Iberia reconoció que el país le debía 200 millones de euros, aunque el representante español, en un alarde de diplomacia, decía que era dinero que “estaba retenido”.

Maduro debe también a Air Europa más de 68 millones de dólares, lo cual ha causado un quebranto a la compañía de José Hidalgo. La empresa aérea cerró el ejercicio de 2016 con unas pérdidas de 16 millones de euros. Habría ganado dinero, si no fuera por las gracias de Maduro.

Los españoles no se creen la declaración de Rajoy pero ¿qué dirán las encuestas?

26 Julio 2017 - 23:44 - Autor:

Entre 1999 y 2005, Mariano Rajoy fue vicesecretario general, secretario general y presidente del PP. Durante ese periodo hubo varios supuestos casos de corrupción en el PP como el pago de comisiones por parte de empresarios para conseguir contratos, sobresueldos a miembros del partido y la trama Gürtel que se dedicaba a organizar eventos para el PP, llevarse buenos pellizcos y repartir regalos.

Pues bien,  en sus declaraciones ante el juez, Rajoy no sabía nada de todas esas operaciones irregulares. ¿Le creemos?

No.

También desconoce que existiera una Caja B, ni por donde pasaban esos pagos. ¿Le creemos?

No.

Sobre Francisco Correa, que organizaba los eventos del partido, afirma que no mantuvo ninguna relación porque el presidente de un partido no se dedica a saber quién le organiza los actos. ¿En serio? Lo dudo porque cualquier líder de empresa sabe tener el detalle de felicitar a quien ha organizado un acto, sobre todo si ha salido bien.

Correa organizó nada menos que la visita del Papa a Valencia. Según el sumario, una de sus empresas cobró 7,4 millones de euros por la instalación de la megafonía y las pantallas repartidas por la capital del Turia para seguir la visita del Pontífice.

¿Y Rajoy no sabía nada de quién estaba detrás de todo eso?

Sobre los sms que intercambió con el ex tesorero Luis Bárcenas se limitó a decir que “es la costumbre de contestar a la gente”.

El país entero no se lo ha tragado, pero la verdad final la sabremos en la encuesta del CIS que saldrán después de agosto. Lo más probable es que no se note nada porque el impacto de esas noticias a estas alturas del verano es muy bajo. La gente ya está de vacaciones y solo quiere olvidar y disfrutar.

 

Grecia logra salir poco a poco de la crisis haciendo lo mismo que Rajoy

25 Julio 2017 - 19:20 - Autor:

El pasado mes de mayo se realizó una encuesta entre los griegos sobre su primer ministro, Alexis Tsipras. Resultado: cuatro de cada diez pensaban que había traído las peores medidas económicas al país.

Recordemos que cuando llegó al poder, Tsipras recortó las pensiones, disminuyó el gasto social y aumentó los impuestos. La BBC hacía un resumen del impacto en el griego medio.

–El desempleo sigue siendo sorprendentemente alto: el 22,5% de los griegos estaban desempleados en marzo de 2017. Y casi la mitad de las personas menores de 25 años estaban sin trabajo
–Los que trabajan, ganan menos. El salario mínimo mensual al inicio de la crisis era de 863 euros. Ahora ha caído a 684 euros.
–Los pensionistas han sido golpeados particularmente. Los cambios en las pensiones desde 2010 significan que el 43% de los pensionistas viven ahora con menos de 660 euros al mes, según el gobierno griego.
–El gasto gubernamental en salud se redujo casi a la mitad entre 2010 y 2015, mientras que el presupuesto de educación se redujo en un 20%.

Si alguien hubiera podido leer esta encuesta hace tres años se habría quedado de piedra. ¿Tsipras? ¿El más duro imponiendo medidas de austeridad? ¿Pero no era el que les iba a quitar las cadenas?

Tsipras prometía en 2015 sacar a Grecia del abismo, endeudando más al país y aumentando el gasto. La izquierda española lo elogió entonces porque era un ejemplo como el San Jorge que desafía al dragón de la deuda y todo eso. 

Tsipras evitó el colapso, por supuesto, pero haciendo más o menos lo mismo que Rajoy en España. Subiendo los impuestos y recortando los gastos. El resultado ha sido que la economía se ha ido recuperando. La tasa de paro que era del 27% ahora es del 23%. Los mercados anuncian que vuelven a aceptar la deuda griega después de tres años de exilio. Recordemos que el diferencial básico con Alemania ha pasado de más de mil puntos a 478 puntos.

La primera subasta de bonos lanzada por Grecia ha tenido una magnífica acogida. Según los medios locales, superó los 6.000 millones de euros, con lo cual las finanzas griegas empiezan a equilibrarse. El estado ha obtenido su primer superávit fiscal en años, algo insólito sabiendo que hace pocos años se hablaba del grexit, la salida de Grecia del euro.

Se anuncian más préstamos a Grecia cuyo rescate desde 2010 ha salido por más de 326.000 millones de euros. El rescate de nuestro sistema bancario costó 40.000 millones. Ejem…

Nadie sabe cuántas vías hay para sacar un país de la crisis. El manual del FMI dice que un país endeudado y con déficit, parece que solo tiene una solución: recorte de gastos y aumento de impuestos.

Es lo que hizo España en 2012 y es lo que ha hecho Grecia. Tsipras hizo lo mismo que Rajoy. Por eso no se entiende que Pablo Iglesias elogie a su amigo Tsipras, y critique a Rajoy. Al fin y al cabo han hecho lo mismo. 

 

 

Las claves del éxito de Barcelona 92 y por qué hoy aquello nos parece un sueño

24 Julio 2017 - 19:24 - Autor:

Los  atletas extranjeros que tuvieron la oportunidad de asistir a los Juegos Olímpicos de Barcelona se fueron con muy buen sabor de boca. Todo funcionó a la perfección y, encima, la comida fue sobresaliente.

Aquel año España se puso de moda porque también se celebraba el Quinto Centenario del Descubrimiento de América y se había organizado la Exposición Universal en Sevilla.

Pero 1992 fue recordado sobre todo por los Juegos. Pasaron muchas cosas novedosas: fue la primera vez en muchos años que no se sufrió boicot de algún país por la Guerra Fría. Sudáfrica tuvo un sitio después de muchos años de aislamiento (Mandela había sido excarcelado dos años antes). Y también fue la primera vez que se presentaban un montón de países procedentes de la antigua y desmembrada URSS.

Los Juegos Olímpicos supusieron una extraordinaria campaña de relaciones públicas para España, pero sobre todo, para Barcelona. La ciudad se puso en la agenda turística de medio mundo, o por lo menos, de aquel medio mundo que aún no conocía la Ciudad Condal. Durante meses, se estuvieron remodelado barrios enteros de Barcelona, y se logró incluso acabar con zonas depauperadas.

En principio, se previó una inversión de 237.000 millones de pesetas para Barcelona 92, pero la cifra fue subiendo hasta llegar a los 926.000 millones de pesetas (casi 6.000 millones de euros), más de cuatro veces más. Fue la mayor inversión pública y privada en la ciudad de Barcelona.

Hubo mucho politiqueo detrás de los Juegos porque se peleaban la administración central, la autoómica y la municipal. Pero al final, todo aquellos se superó porque había un objetivo común: celebrar los Juegos y hacerlo de forma superior.

El mejor análisis de los Juegos lo realizó la Universidad Autónoma de Barcelona (pinchar aquí). En resumen: se creó mucho empleo, se proyectó Barcelona, y siguió habiendo noticias positivas durante mucho tiempo después. Se habla incluso del ‘modelo Barcelona’, que consiste en cambiar la fisonomía de una ciudad mediante un acontecimiento de interés mundial.

Según este estudio de la UAB, este fue el decálogo del éxito.

1. Acuerdo institucional.
2. Economía mixta: dirección pública y gestión privada.
3. Organismos distintos: para organizar los Juegos (deporte) y para llevar a cabo la construcción (piedra).
4. Principio de los circulos concéntricos. Los recursos olímpicos no son gastos sino inversiones.
5. Maximizar las inversiones y minimizar los gastos.
6. Principio de excelencia: en dos semanas de excelencia, se igualan no solo los esfuerzos organizadores anteriores, sino también los futuros.
7. El primer beneficiario de los Juegos es el Estado: a medio plazo, siempre surge un superávit fiscal.
8. Desde una perspectiva estratégica, el periodo más importante empieza después de los Juegos.
9. Las inversiones olímpicas son el legado.
10. Se requiere una continuidad en las inversiones para mantener y sacar provecho del nuevo posicionamiento estratégico de la ciudad y del país

Lo más destacado, como recalca el informe, fue la colaboración de intereses públicos y privados, y la colaboración del estado en todos sus niveles: administración central, autonómica y local.

Nadie hubiera imaginado 25 años después, que esos tres niveles estuvieran casi rotos por culpa de la política y los nacionalistas radicales.

El momento crucial de Venezuela: o la Semana Trágica o la Rebelión Gloriosa

23 Julio 2017 - 22:31 - Autor:

En los próximos siete día Venezuela va a atravesar uno de los momentos cruciales de su historia. El domingo que viene, el gobierno chavista pretende culminar unas elecciones para formar la nueva asamblea. Esa asamblea será constituyente, es decir, tiene el deber de elaborar una nueva Constitución y sustituir a la anterior, la misma con la que el país se ha estado gobernando desde 1999. Y por supuesto, sustituirá a la anterior asamblea, que tiene menos de dos años de vida.

Todo estaría en su sitio si no fuera porque esas elecciones son una farsa. No pueden votar todos los venezolanos, sino solo los representantes de sectores escogidos por el gobierno: chavistas. Esto quiere decir que la próxima asamblea constituyente será lo más parecido al soviet supremo, un parlamento de muñecos hecho a la medida de Nicolás Maduro. La constitución o que salga de allí será como un golpe de estado por escrito.

Y con ello, los cubanos habrá parasitado Venezuela definitivamente. Se calcula que entre militares, espías y otro personal, puede haber en Venezuela más de 40.000 cubanos. Si Maduro y los cubanos triunfan, será la Semana Trágica de Venezuela.

Pero no les va a salir gratis. La oposición ha convocado movilizaciones muy potentes. El miércoles y jueves habrá una huelga general. Y el viernes, se espera una gran manifestación en Caracas que pretende convocar a todos los venezolanos que se oponen a este golpe de estado. Esperan presionar para que Maduro abandone el poder y para que se convoquen elecciones presidenciales. Si vence la oposición, será la Rebelión Gloriosa.

El pueblo venezolano está demostrando una valentía y un temple desconocidos. Recuerda mucho al movimiento polaco Solidaridad, que en los años ochenta se opuso con sus huelgas permanentes al gobierno comunista y dictadorial de Jaruzelski, y al final lo doblegó. Los parecidos son enormes pues detrás del gobierno de Maduro, hay una potencia comunista extranjera, al igual que detrás de Jaruzelski estaba la URSS.

Maduro va a resistir con todas sus fuerzas. El lunes 31 proclamará la victoria de su farsa, y entonces empezará lo peor: la convivencia de dos asambleas en Venezuela. La elegida legalmente y con todas las garantías en 2015, y que está compuesta por los enemigos de Maduro. Y la que saldrá el próximo domingo, cooptada por el presidente y sin garantías.

El lunes 31 de julio, conoceremos las posturas de cada país ante la farsa venezolana. La mayoría no reconocerá a la asamblea, pero eso solo aislará más al país. Los cubanos, que mueven los hilos de Venezuela, están acostumbrados porque llevan así más de 70 años. También habrá más confrontaciones entre las fuerzas de seguridad y los opositores.

Y lo peor vendrá cuando la nueva asamblea constituyente quiera tomar posesión, ocupando sus escaños en la única Asamblea que existe. Eso solo se podrá hacer por la fuerza, desplazando a lo anteriores. La fuerza y la violencia ya fue empleada hace unas semanas, cuando grupos paramilitares agredieron a parlamentarios en la misma asamblea. Fue un aviso. Lo que va a pasar dentro de pocos días será peor. Un espectáculo donde veremos hasta qué punto Maduro quiere llevar a cabo su estado totalitario.

 

Lo que los periodistas deberían contar (y no cuentan) de Miguel Blesa

22 Julio 2017 - 19:28 - Autor:

 

Tras leer la cantidad de artículos que se han escrito sobre Blesa, creo que falta uno: lo que los periodistas no han contado y deberían contar, sobre todo porque se refiere a nosotros.

Una de las primeras experiencias de Blesa con los periodistas le dejó un amargo sabor de boca. Le preguntaron en 1999 si podría fusionarse con La Caixa, y él lo tomó su comentario como una respuesta inocente cuando dijo que era posible. No había nada detrás de eso, pero la prensa ya tenía un titular, y con ellos abrieron las portadas de muchos medios. No fue por la perversión periodística, sino porque él no tenía aún experiencia.

Eso en parte apartó a Blesa de la prensa. La temía, aunque también sabía que era necesaria.

Caja Madrid era un buen anunciante de modo que empezaron a desfilar desde el principio un montón de representantes de medios para pedir su parte. Esto forma parte del juego normal. La prensa vive sobre todo de la publicidad.

Lo que pasaba es que algunos de esos medios no iban a solicitar publicidad, sino directamente a extorsionar a Caja Madrid. El más conocido y peor recordado por Blesa y su departamento de Comunicación era el tristemente célebre Luis Pineda. Este hombre tenía varias publicaciones, la más conocida de las cuales era Mercado de Dinero.

Pineda no solo pedía publicidad sino que amenazaba con sacar informaciones negativas si Caja Madrid no hincaba la rodilla. Durante muchos años, Pineda estuvo obteniendo dinero de la caja (y de muchas otras entidades), y al final, su pequeño emporio periodístico acabó por los suelos cuando comenzaron a destaparse sus manejos. Por cierto, fue la propia prensa la que destapó esos manejos muchos años antes de que fuera acusado, y hasta se creó la Asociación de Periodistas de Información Económica para distinguir a los periodistas de verdad, de los extorsionadores.

Hoy, Luis Pineda está en la cárcel. Pero otros medios que recibieron un portazo de Blesa desde el principio se lo tomaron como una afrenta y declararon la guerra a Blesa. Ahí es donde el código deontológio les falló. Si un anunciante no quiere poner dinero en un medio, es su problema. Los medios serios no se lo toman como un desafío personal. Los poco serios se retratan con sus informaciones tendenciosas. Eso sí es corromperse.

Hubo periodistas que se acercaron llorando a Caja Madrid para pedir páginas de publicidad. Cuando digo llorando no es una metáfora. Uno de ellos lloró porque si no obtenía dinero, no tenía para pagar las facturas de su casa. Y Caja Madrid se lo dio.

Caja Madrid, como muchas empresas, financió la Copa América, los toros, espectáculos y saraos, a los cuales invitaba a los periodistas. Quizá eso forma parte de las relaciones de las empresas con la prensa, aunque creo que los medios debimos ser más diligentes en poner límites. De todos modos, eso no corrompe a la prensa.

Blesa se dio cuenta muy pronto de la importancia de las relaciones públicas, y reservó una partida de Caja Madrid para que una persona le introdujese a lo grande en los círculos de poder.

Todo ello porque Blesa no era un banquero tradicional sino un outsider. Y en la banca, a los outsiders los ven francamente mal, como sucedió con Mario Conde.

En lo que refiere a su gestión, creo que los periodistas no hemos dejado claras algunas cosas. Blesa aunque no era banquero, llegó a ser un banquero triunfante pues aumentó los ingresos y los beneficios de Caja Madrid de manera espectacular. A ello solo se le puede poner un pero: los bancos y las cajas deben crecer por su negocio típico, que es prestar dinero y cobrar una intermediación, y no por comprar y vender acciones de Telefónica o Endesa, especialmente si es una institución semipública llamada caja de ahorros y monte de piedad, y que tiene un papel social destacado.

Dicho esto, Caja Madrid cometió el error de todo el sistema financiero en los años del auge, pues prestó dinero sin garantías a todo aquel que se pasara por sus oficinas. Lo mismo le pasó al Popular, al Santander y a La Caixa, y el grado de error solo está en el grado de garantías que pidieron para recuperar el dinero en caso de crisis, crisis en la cual nadie pensó hasta que llegó.

Las famosas preferentes que tanto entramparon a los españoles fueron en su tiempo un buen negocio. Con las de Caja Madrid se podía obtener una rentabilidad de hasta el 7% cuando los tipos rondaban el 1%. La desgracia fue que se colocaron estas preferentes tanto entre los que sabían de productos financieros, como entre quienes no sabían nada y se fiaban de Caja Madrid porque era como su abuela.

Las preferentes tienen el inconveniente que cuando hay pérdidas, el preferentista ni cobra ni puede venderlas. Se fastidia. Y hubo miles de familias modestas que perdieron sus ahorros. Esas fueron las personas que se apostaron a la salida del tribunal y las que más insultaron y vejaron a Blesa.

La parte en la que yo creo que hemos sido injustos los periodistas es en pensar que por haber sido presidente de Caja Madrid, es el culpable de todos los males. Cuando Caja Madrid estaba como todas las cajas viviendo la crisis de quedarse con pisos, casas y oficinas de impagados, Blesa fue obligado a abandonar la entidad. Fue entonces cuando el gobierno socialista puso a Rodrigo Rato al frente de Caja Madrid, pactando para ello con el PP.

Fue el gobierno y el Banco de España, y no Blesa, quienes, para evitar el colapso del sistema financiero, obligaron a las cajas a fusionarse. Blesa ya no era presidente cuando a Caja Madrid la obligaron a fusionarse con seis cajas, una de las cuales era un agujero negro de tamaño sideral: Bancaja.

Después de la fusión, Caja Madrid cambió de nombre y salió a Bolsa. Esta salida tenía como objetivo obtener dinero para evitar la quiebra, porque ya a esas alturas Bankia era un animal infectado. En teoría se hacía para que el estado no pusiera dinero, pero los informes que corrían de un lado a otro indicaban que Bankia estaba muy mal, incluso los informes internos de algunos inspectores del Banco de España.

Luego, salió a Bolsa  en 2011, con los socialistas, y muchos pequeños inversores hicieron caso a los signos de confianza del gobierno de Zapatero. Pero no duró mucho y al final tuvo que ser rescatada por el gobierno del PP, aunque ciertamente, todo el equipo gestor era prácticamente del PP desde hacía mucho tiempo.

Repito que Blesa ya no estaba allí desde hacía dos años. Y repito que el mayor quebranto procedía de la fusión con Bancaja, lo que vulgarmente se conoce como ‘cargar con un muerto’, cosa que apenas ha aparecido en los medios.

El coste de salvamento de Bankia fue superior a los 22.000 millones de euros. Frente a ello, los 16 millones de las tarjetas black durante los 14 años de mandato de Blesa parecen tonterías.

Blesa habría evitado este mal trago de las tarjetas, y su condena a 6 años (pendiente de recurso), si hubiera hecho algo tan sencillo como declararlas a Hacienda como pago en especie. No se iba a arruinar la caja ni los consejeros por declararlas a Hacienda, aunque otra cosa hubiera sido justificar por qué los consejeros tienen tarjetas para gastos personales, cuando se sabe que las tarjetas de empresa son para gastos profesionales.

En resumen, no se puede decir que Blesa haya sido un santo. Se equivocó en muchas decisiones. Se dejó llevar por el exceso de poder y se saltó muchas normas. No midió el riesgo. Pero Caja Madrid ganó mucho dinero con Blesa, y de ello se benefició la Obra Social, que destinaba cada año más y más millones a su cometido altruista.

Muchos periodistas se han quedado con una parte del relato, y han rematado a Blesa ahora que no puede defenderse. Lo cual demuestra lo difícil que es ser objetivo en esta profesión, cuando está sometida a una presión tan grande como juzgar imparcialmente a un personaje público, que, como muchos, fue protagonista de la mayor crisis financiera que se recuerda en muchas décadas.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas