Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Un portavoz del PSOE sufre disonancia cognitiva al hablar de la realidad de Venezuela

16 Agosto 2017 - 0:06 - Autor:

Los psicólogos llaman disonancia cognitiva al hecho de que una persona no vea la realidad sino la que le gustaría ver. Para encajar las cosas, llegan a forzar las ideas disonantes hasta el punto de que consiguen creérselas.

Eso es lo que le ha pasado al portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Óscar Puente respecto a Venezuela. Ha dicho que los medios de comunicación estamos ‘sobredimensionando” el problema. Ha añadido que distorsionamos la realidad porque así vinculamos a Podemos con el régimen de Maduro, es decir, que es una forma de atacar a Podemos. 

Lo inexplicable es que este político socialista ha visto, como todos los españoles, lo que está sucediendo en Venezuela. Para recordarle lo que pasa voy a mencionar una lista de sucesos, pero me contentaré con los datos más relevantes.

-Cada año mueren asesinadas cerca de 30.000 personas en Venezuela. Fuente: el Observatorio Venezolano sobre la Violencia.

-Con el salario mínimo de menos de 100.000 bolívares no se llega a pagar la cesta de la compra que es de dos millones de bolívares, según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cenda-FVM).

-El PIB de Venezuela en 2017 está un 35% por debajo de los niveles de 2013. Fuente: Fondo Monetario Internacional.

-La deuda de Venezuela es una de las más altas del mundo.

-La inflación en Venezuela es la más alta del mundo. Tan alta que el Banco Central de Venezuela no la publica.

-Venezuela tiene menos libertad económica que Cuba, según la fundación Heritage.

-El estado venezolano ha expropiado las grandes empresas productoras del país, ha puesto al mando a militares y ha causado el colapso de la industria nacional.

-El Gobierno de Maduro controla los tres poderes: Ejecutivo, Judicial y Legislativo.

-Tiene más de 300 presos políticos (cuatro españoles entre ellos), según Human Rights Watch.

-El Gobierno ha usado la violencia y la tortura contra sus enemigos políticos, según la ONU.

-Hay más de 4.000 personas encarceladas por los disturbios recientes, que podrían considerarse presos políticos. La mayoría son jóvenes que protestaban en la calle. Han muerto más de cien en las protestas.

La lista no termina aquí pero debería bastar para que el portavoz de la Ejecutiva del PSOE se diera cuenta de la cantidad de tonterías que ha dicho. Hasta Felipe González, el ex presidente socialista, ha dicho que había más derechos y libertades en el Chile de Pinochet que en la Venezuela de Maduro.

Según los más de 300.000 venezolanos que han llegado a España huyendo de la catástrofe, la situación en Venezuela es aún peor de la que pintamos los periodistas. Mucho peor. 

De hecho, cuando escuchan a los políticos de izquierda ignorar la catástrofe de Venezuela, les invade la rabia. Más aún cuando los venezolanos exiliados escuchan a líderes de Podemos y el PSOE (como el portavoz) decir que se necesita diálogo con Maduro, o cuando escuchan de IU y de líderes de Podemos que el preso político Leopoldo López es un asesino que merece la cárcel. Los venezolanos saben (y Podemos también), que los ideólogos de la Venezuela chavista fueron miembros de Podemos que se jactan de haber paseado por el Palacio de Miraflores, y conversar con Chávez, como lo hace Juan Carlos Monedero. Eran sus asesores y fueron pagados por Chávez.

Si lo que está pasando en Venezuela fuera al revés, es decir, una dictadura conservadora que oprime a su pueblo, al portavoz del PSOE la faltaría tiempo para vincular ese régimen con los partidos conservadores españoles para atacarlos.

Pero como es lo contrario, su cabeza no logra aceptarlo, creando una disonancia cognitiva como  decir que la culpa de lo que pasa en Venezuela es de todos los venezolanos. O sea, es como decir que la culpa de lo que pasó en Chile fue de todos los chilenos. ¿Se atrevería a decir eso?

 

 

 

Si estalla la tercera guerra mundial, ¿hay que invertir en oro o en bitcoin?

14 Agosto 2017 - 20:45 - Autor:

La portada de The Economist de hace una semana era el hongo de una bomba atómica que se transformaba en las caras de Donald Trump y de Kim Jong-un, los presidentes de EEUU y de Corea del Norte.

Los analistas no mienten cuando dicen que la escalada de amenazas ha aumentado. Algunos analizan la posibilidad de que estalle una guerra, lo que podría convertirse en una guerra mundial porque empezaría afectado a Japón y a Corea del Sur, del lado de EEUU, y luego intervendría China, probablemente del lado de Corea.

Son solo hipótesis. Desde mi punto de vista muy alarmistas. 

Pero en la prensa económica el enfoque es diferente. Si hay guerra, ¿qué es lo más seguro’ ¿invertir en oro o en bitcoin?

Bloomberg decía esto: “Bitcoin, ethereum y otras monedas digitales, entre los activos más volátiles, están ganando, pero los refugios tradicionales como el oro y los bonos del Tesoro de los EE.UU, están perdiendo parte de su atractivo”.

 

Según coindesk, la cotización de bitcoin se ha disparado en las últimas semanas. Ha pasado de menos de 3.000 dólares en julio, a más de 4.200 el 14 de agosto. Eso es más del 25% de revalorización. No hay divisa en el mundo que se pueda comparara a eso. 

La fluctuación del dólar contra el euro en ese periodo ha sido de 0,962 a 0,845 euros. Un 4,8%. Muy poco, pero si se considera el volumen de transacciones diarias en dólares, la cosa cambia.

El problema del bitcoin es, como dice Bloomberg, su volatilidad. A principios de julio, un bitcoin se cambiaba por 2.460 dólares. A mediados cayó a 1.938 dólares. Y ahora, supera los 4.000. No hay moneda del mundo que resista eso. Es para amantes de los deportes duros.

Pero da igual. La amenaza mundial parece creíble para algunos. Mejor guardar la ropa. “Estamos viendo a los inversionistas transfiriendo sus fondos a las criptomonedas mientras tratan de diversificar su riesgo en caso de una severa recesión en el mercado”, dijo a Bloomberg, Ron Chernesky, presidente ejecutivo de la plataforma de negociación InvestFeed Inc.

Cuando hablamos de las criptomonedas, no solo hablamos de bitcoin. Otra moneda popular es ethereum, tan popular, que los coreanos del sur, que sufrirían los primeros impactos de los misiles en caso de ataque, están comprando ethereum como quien compra sushis. 

El volumen de este mercado ya es de 2.600 millones de dólares en ethereum. Cada ethereum vale 300 dólares. El 17 de julio valía la mitad. Y tiene pinta de subir.

¿Y qué hace el oro mientras tanto?

La tradicional moneda refugio en casos de guerras mundiales y cosas parecidas sí se ha revalorizado. Pero miren: en las últimas semanas, cada onza valía 1.206 dólares. Ahora, está por encima de 1.280 dólares. Nada que ver con la revalorización de las criptomonedas. Sin embargo…

Sin embargo, muchos analistas prefieren el oro a las criptomonedas. Es menos volátil. Y, sí: la volatilidad del oro se mueve en unos márgenes que nos permiten corregir pronto, o no perder demasiado en proporción con un bitcoin. “Si ajustamos el precio y la volatilidad, creo que el oro en los últimos dos meses, se ha mantenido muy cerca de las criptomonedas”, dijo Brian Stutland, de Equity Armour Investments, al programa Futuros Ahora de CNBC.

Según la web kitcom.com, otro intermediario de Path Trading Partners decía que veía a bitcoin como un activo inestable ya que podría ser fácilmente reemplazado por otra criptomoneda. “Bitcoin, ahora mismo, es la más popular [criptomoneda] y es la más valiosa”, dijo Bob Iaccino a CNBC. “Pero no lo veo como una apuesta de valor, porque cualquier [otra plataforma de criptografía] podría salir con una tecnología ligeramente mejor y reemplazar completamente bitcoin”.

En resumen, lo mejor es que no haya guerra mundial porque en ese momento las oscilaciones serán imprevisibles.

El caso de los huevos: ¿es demasiado alarmista el sistema europeo de alerta?

13 Agosto 2017 - 21:20 - Autor:

Pocos días después de haberse detectado en Holanda huevos contaminados con un pesticida llamado fipronil, han sido inmovilizadas partidas en toda Europa.

Las imágenes lo decían todo: toneladas de huevos que eran destruidos. Miles de toneladas. Es el resultado del eficaz sistema europeo de alerta sanitaria.

Según los expertos, para que una persona resultara contaminada tendría que comer más de mil huevos en un plazo muy corto de tiempo. ¡Mil huevos!

 Con unos pocos indicios, Sistema Europeo de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF) puede inmovilizar enormes partidas de comida. Es decir, puede tirar a la basura millones de euros. Porque no solo hay que contar los huevos contaminados, sino que hay que sumar los otros tantos que no se comen por pánico.

Uno se pregunta si estamos sacrificando demasiado cuando ponemos en marcha este sistema de alerta. 

Hace años, recuerden, se produjeron brotes de carne de vaca que podía estar afectada por la encefalopatía enpongiforme, la enfermedad de las vacas locas. Fue la mayor alerta sanitaria de la UE. Se sacrificaron un millón de vacas en toda Europa. Y, lo peor, las carnicerías estaban vacías. El precio de la carne se derrumbó y miles de pymes lo sufrieron. Pero, a diferencia de la crisis de los huevos, aquella enfermedad causó la muerte de más de 200 personas, la mayor parte en el Reino Unido.

Ningún político se va a arriesgar a poner en peligro la salud de un solo ciudadano por una mala gestión de una crisis sanitaria o de consumo. Si hubiera existido un sistema de alerta eficaz, quizá no habríamos tenido en España los terribles casos del aceite de colza, que se cobraron vidas, y que dejaron muchas otras con enfermedades permanentes.

La parte menos positiva es que, a veces, uno se queda con la impresión de que se están exagerando las consecuencias. Recuerden que cuando estalló la gripe asiática, en 2006, se preveían grandes catástrofes cuando llegara a Europa. En España, un simple resfriado empujó a la gente a los hospitales, que se colapsaron con gente que no sufrió nada grave. Al final, solo se registró un caso: murió un somormujo en Álava.

 

 

Cómo reconstruir una nación tras la bombas: las lecciones de Japón al mundo

12 Agosto 2017 - 20:28 - Autor:

Por estos días siempre se recuerda el lanzamiento de las dos bombas atómicas sobre Japón, en agosto de 1945.

No ha habido batalla ni virus o bacteria que haya matado tanta gente en tan poco tiempo.

Pero Japón se rehizo. Y de eso es lo que quiero hablar.

Japón es hoy la cuarta mayor potencia económica del mundo. Su producto interior bruto es 5,4 billones de dólares (siempre se mide en dólares). Tiene por delante a China, a EEUU y a India. Y por detrás, siguiéndole, Alemania.

Japón exporta coches, maquinaria herramientas (desde excavadoras a grúas), ordenadores, chips, barcos, trenes y un montón de cosas más. Sin embargo, es un país que no tiene muchos recursos naturales.

No tiene petróleo. No tiene gas. Tiene poco territorio agrícola. Tampoco tiene grandes ríos. Debe importar muchas materias primas, desde hierro a carbón, metales preciosos y hasta comida, porque no puede autoabastecerse.

Comparado con Venezuela, Japón sería un país muy pobre porque no tiene los inmensos recursos de Venezuela en minerales, petróleo, ríos y tierras cultivables.

Entonces, ¿qué demonios tiene Japón? 

Tiene japoneses. 

Los japoneses están considerados uno de los pueblos más laboriosos, disciplinados, alfabetizados y organizados del mundo. Y también uno de los más sufridos. Han sido el único pueblo del mundo en sufrir un ataque de bombas atómicas. Sufren constantemente terremotos, tsunamis y galernas.

Otros pueblos del mundo habrían sido aniquilados, después de tanta desgracia. Pero los japoneses se han levantado, y ahora es uno de los países con mayor ingreso per capita del mundo. 

¿Cómo se levantaron tras la guerra? Aplicaron una política inteligente. Redujeron los tipos de interés del banco central. El Banco de Japón otorgó créditos a los bancos locales, que a su vez apoyaron a los conglomerados industriales. Los conglomerados tomaron participaciones en los bancos, y los bancos en los conglomerados. Se llaman keiretsu. Se apoyaron mutuamente y así incluso se protegieron en momentos de crisis y de las fluctuaciones de bolsa. Eso les permite planificar a largo plazo, y proteger el empleo.

Todo salió del espíritu de un pueblo que confía en su sistema y en sus líderes, los cuales no les defraudaron. Lo cual demuestra, que lo importante de un país no son sus recursos naturales, ni riqueza mineral o fluvial. Lo importante es su gente.

Los 95 tuits que dividieron a Europa y provocaron guerras devastadoras

11 Agosto 2017 - 19:55 - Autor:

Desde que nació hace poco más de una década, Twitter se ha convertido en una fuente de información, especialmente en situaciones de represión, última hora o crisis.

Sabemos lo que pasa en Venezuela gracias a Twitter, no a las cadenas de TV del gobierno venezolano. Conocemos tsunamis y terremotos antes que muchos periodistas, gracias a Twitter. Y hasta el presidente de EEUU prefiere enviar mensajes por Twitter, para amenazar a Corea del Norte de que no siga por ese camino, en lugar de enviar comunicados oficiales a la prensa.

Se habla de la existencia de un lenguaje basado en 140 caracteres tan influyente que hasta nos está limitando cognitivamente. Estamos en la cultura de los 140 caracteres. Todo lo que pase de allí parece una larga novela como Guerra y Paz, dicen los críticos.

Sin embargo, quiero fijar la atención en algo curioso: hace 500 años, una serie de 95 tuits tuvo un impacto radical en la humanidad, provocó el gran cisma de la Iglesia y fue motivo de guerras terribles y devastadoras.

Me refiero a las 95 tesis de Lutero. 

En 1517, hace justo cinco siglos, este fraile agustino colgó en la puerta de la catedral de Wittemberg (Alemania) una serie de críticas a la forma en que se estaba corrompiendo la Iglesia Católica. Lutero lo resumió todo en 95 frases cortas en latín, de las cuales creo recordar que cuando las conté, todas tenían menos de 140 caracteres, salvo dos. Se las llama las 95 tesis de Lutero (pinchar aquí para leer en español).

Las frases eran directas, como uno espera de Twitter. Cada una de ellas llevaba consigo una enorme carga de profundidad, o bien, establecía una premisa que procedía a una conclusión tajante sobre cómo había que administrar las culpas y el perdón.

Lutero criticaba que la Iglesia estuviera concediendo indulgencias como quien vende bálsamos. Uno pagaba y se salvaba del infierno, aunque no hiciera acto de contrición, ni propósito de enmienda.

El efecto de sus tuits fue tan profundo, que hubo un movimiento fortísimo de protestar nació la Iglesia Protestante, una corriente que pretendía reformar la Iglesia Católica, y que en su lugar creó otro culto, con otras costumbres y otras reglas ante Dios. Los Protestantes.

Como respuesta, la Iglesia Católica lanzó la Contrareforma, para mantener la autoridad en Alemania y en los países donde se extendió rápidamente el luteranismo. Eso dio lugar a guerras sangrantes, algunas de las cuales entraron en la historia como las de mayor aniquilación en la historia de este continente. Cambió hasta el mapa de Europa.

Cuento todo esto porque pienso que muchas cosas que damos por nuevas, son viejas formas de expresión de la mente, con nuevas ropas. Los tuits no son un invento tan nuevo. El lenguaje corto y telegramático, tampoco. Lutero nos dio la prueba.

Los neo-reaccionarios se oponen al turismo, a los besos en público y hasta al sexo

10 Agosto 2017 - 18:47 - Autor:

El Instituto Vasco de la Mujer ha elaborado una lista de 270 temas contra los estereotipos machistas. Excluyen entre otras canciones a ‘Despacito’, ‘Súbeme la radio’ o ‘Cuatro babies’. En esta última se puede escuchar: “Estoy enamorado de cuatro babies. Siempre me dan lo que quiero, chingan cuando yo les digo, ninguna me pone pero…”.

Tour Down Under de Australia decidió prescindir de las modelos vestidas con faldas cortas porque entendía que su presencia fomentaba una práctica machista y denigrante para las mujeres. La iniciativa ha sido seguida por un montón de Tours en todo el mundo, que  han eliminado hasta el beso al campeón.

También hemos visto cómo ha habido una reacción contra el turismo desmelenado que asoma las ciudades turísticas. Este año, en Barcelona y en Mallorca han aparecido pintadas contra ese turista invasor que lo contamina todo con sus chanclas, sus pisos llenos de juergas y sus malas costumbres. 

¿No les recuerda algo? En los años sesenta y setenta, hubo una reacción de curas conservadores y de gente de derechas ultracatólica, contra el turismo de bikini, contra las películas y canciones provocadoras, y contra los besos en público. Y por supuesto, lo de las faldas cortas era motivo de escarnio. Para santiguarse, vamos.

Pues bien: estamos ante el mismo fenómeno. Pero esta vez viene de la izquierda y de los progresistas. Los mismos que hace cincuenta años veían todas esas manifestaciones como gestos de libertad y de la apertura tras décadas de represión, ahora lo ven como una degradación de la vida popular o de la mujer. 

Es más, entonces, eran los progresistas los que calificaban de reaccionarios y pichacortas, a quienes se escandalizaban por las costumbres sexuales, los exhibicionismos de pechos y culos, minifaldas y escotes, y por el lenguaje soez. Ahora, los hijos y nietos de esos, dicen lo mismo con las mismas palabras y contra los mismos signos.

Esto se podría calificar como una actitud neo-reaccionaria. El colmo viene de la parte más radical de la izquierda, para quienes el simple hecho femenino de pintarse, acicalarse o vestirse con faldas es tomado ya por los anarquistas como una forma de esclavitud ante la sociedad de consumo. Vaya: justo lo que yo escuchaba de los curas y las monjas en los años sesenta. La mujer tenía que ser austera y natural, decían.

Todo esto me produce un poco de risa. Los sociólogos de cierta edad lo llamarían “el eterno retorno de lo mismo”. 

 

Bruselas da por zanjada la crisis, sin tener en cuenta lo que hemos perdido

9 Agosto 2017 - 19:45 - Autor:

Bruselas acaba de emitir un informe en el cual da por superada la crisis. Aporta datos conjuntos de los países de la UE como la disminución de la deuda y el paro, el crecimiento económico, la recuperación del balance de los bancos, el control del déficit público y la resistencia del euro.

Afirma que son los resultados de las medidas (algunas muy duras) que se pusieron en marcha a partir de 2008. Y aunque son cifras medias, resalta que algunos países siguen teniendo un paro muy alto como Grecia, España e Italia.

Como es un informe económico, la cosa acaba ahí para decir que estamos más o menos como antes de 2008. 

Desde el punto de vista económico, puede ser. Pero esta crisis ha tenido un impacto más profundo puesto que han caído muchos templos. Al menos en España. Por ejemplo: 

–El empleo fijo ha dejado de ser algo que duraba para toda la vida. 

–La creencia de que las cajas de ahorro eran inexpugnables. Han desaparecido casi todas.

–La pensión no es algo que se consiga después de una ida de esfuerzo. Ahora se tiene la impresión de que nos va a tocar una pensión muy baja.

–La jubilación a los 65 años es una cosa del pasado. En todos los países europeos se está alargando.

–La solidez del Reino de España como sustento de la deuda pública. En 2012 estuvimos a punto del default.

–El salario que mejoraba de año en año ha desaparecido: ahora se estanca o se reduce.

–La indemnización por 45 días por año trabajado ya no existe.

–La posibilidad de pedir una hipoteca con tu sueldo. Los jóvenes tienen bajos salarios durante mucho tiempo o contratos temporales.

–Mucha gente perdió su casa, que es un elemento esencial de la vida y de la prosperidad.

–La confianza en los mecanismos de la UE es más débil. 

Todo ello no solo ha sido el resultado de la crisis. Ha coincidido el desarrollo tecnológico y la sociedad digital. Una tecnología como Uber o Airbnb puede suponer una serie amenaza para sectores enteros como los taxistas o los hoteles.

Ha habido un impacto moral profundo del cual no nos hemos recuperado. Es decir, han caído tantos templos a la vez, que el español o el europeo de hoy tiene la impresión de que la base sobre la que se sustentaba su confianza en el futuro ha desaparecido. Siente que todo puede derrumbarse en cualquier momento, lo cual le hace vivir en una inquietud permanente.

La crisis ha tenido un innegable impacto en la sociedad. La desesperación ha hecho que la sociedad desconfíe de los políticos, por lo cual se ha lanzado a apoyar soluciones extremas o populistas en muchos países, como el Brexit en Gran Bretaña, o Podemos en España.

Por eso, esta crisis será recordada no solo por su impacto económico, sino por el impacto en nuestras creencias más profundas, y en un futuro mejor. Nos hemos hecho más pesimistas.

Google despide a un ingeniero por decir una verdad como un templo

8 Agosto 2017 - 21:33 - Autor:

Google acaba de echar a un empleado por decir en un documento que en la industria tecnológica hay más hombres que mujeres debido a diferencias biológicas.

Según el documento de James Damore, el empleado despedido (pinchar aquí), los hombres se sienten más inclinados a actividades como la programación informática, y las mujeres tienden más al campo social y artístico. Eso explica que haya más hombres que mujeres en el mundo de la tecnología.

Google no lo ha echado porque dijese una mentira, sino porque ha criticado la política de personal de la compañía, ya que discrimina a unos grupos sobre otros en función de prejuicios (biases). Y denunciar eso es algo totalmente incorrecto en EEUU: no se puede hablar de diferencias.

¿Es que no hay diferencias?

Neurológicamente hablando, cualquier científico conoce las diferencias entre hombres y mujeres. Incluso hay una especialidad que se dedica a estudiar el dimorfismo sexual, tratando de averiguar qué es biológico, y qué es cultural entre hombres y mujeres.

“Hay diferencias en volumen y la densidad del tejido [cerebral] incluyen la amígdala, el hipocampo y zonas insulares conocidas por estar implicadas en los trastornos neuropsiquiátricos de ámbito sexual”, dice un estudio titulado A meta-analysis of sex differences in human brain structure (Un meta-análisis de las diferencias en los sexos en la estructura cerebral humana), publicado en el National Center for Biotechnology Information de EEUU.  Artículos como este abundan en la bibliografía científica.

La prueba permanente de las diferencias entre sexos son los deportes: los hombres tienen más masa muscular y son mejores en determinados deportes que requieren mucho esfuerzo físico. En cambio, en algunas modalidades de gimnasia o en ejercicios ecuestres, hay cosas que las mujeres pueden hacer mejor, y los hombres no. Pero nadie ha prohibido hasta ahora los Juegos Olímpicos por sexistas.

Ellas son mejores en la comunicación y en la recopilación de información, según los neurocientíficos. Las facultades de periodismo y relaciones públicas de todo el mundo están llenas de mujeres. Más que hombres. ¿Alguien lo ve como una discriminación?

Existen tendencias naturales del hombre y la mujer, programadas por miles de años de evolución. 

Lo que pasa es que el desarrollo tecnológico y social reciente de la humanidad, nos ha igualado: ha hecho que las diferencias evolutivas sean inservibles. Una mujer puede desarrollar el trabajo de un hombre, desde empuñar un martillo neumático hasta la estiba. Las diferencias existen, pero son una cuestión probabilística, no fronteras definitivas. Los hombres suelen dedicarse más a la estiba y a la minería que las mujeres. Pero eso no debería ser razón para impedir el paso de las mujeres.

Las diferencias se reducen hasta el punto de que hay mujeres que ya baten a hombres en campos tan viriles como correr. En las ultramaratones, el récord lo tiene una mujer. Hay mujeres que han batido el récord de inmersión en apnea, en escalada y hasta el carreras de coches, como cuando Danica Patrick (en la foto) ganó el gran premio Japan Indy en 2008 y dijo: “Ha sido una larga historia hasta llegar aquí”.

Pero a pesar de esos logros, las tendencias innatas existen.

James Damore, el ingeniero despedido por Google, solo pretendía abrir un debate a la luz de los hechos, y basado en las estadísticas. “Valoro la diversidad y la inclusión, no estoy negando que el sexismo existe, y no respaldo el uso de estereotipos”, decía al inicio de su documento. “Al abordar la brecha en la representación en la población, necesitamos observar las diferencias de distribución de la población. Si no podemos tener una discusión honesta sobre esto, entonces nunca podremos realmente resolver el problema”.

El ingeniero realizó un informe bastante serio, exponiendo los prejuicios de la derecha y de la izquierda. Denuncia que Google, basada en los prejuicios, establece una política de empresa que discrimina a la gente.

En el fondo, lo que apoya el ingeniero es que los criterios de selección se establezcan en función de si una persona vale o no para ese puesto. No por prejuicios de género, raza o lo que sea, que es lo que está prevaleciendo en Google, según el documento.

El informe da mucho que pensar sobre lo que está pasando en EEUU. Y sobre todo, la falta de autocrítica de una organización que despide a una persona por abrir un debate de forma honesta y abierta.

Localizan al ideólogo que instiga los ataques contra el turismo de masas

7 Agosto 2017 - 19:37 - Autor:

De la noche a la mañana, el turismo de masas se ha convertido en noticia porque grupos radicales ya no se contentan con criticarlo sino que ahora realizan acciones violentas: pinchan ruedas de bicicletas de alquiler, tapan con silicona cerraduras de empresas turísticas y hacen pintadas que dicen: “Fuera turistas”.

No les gustan que masas de turistas invadan las calles y deterioren la vida de la ciudad. Ni cruceros, ni alquileres de bicicletas, ni apartamentos turísticos, ni airbnb… Ese turismo es el nuevo enemigo del pueblo.

Hace poco se ha podido localizar al ideólogo que está detrás de los ataques. En un panfleto, escribió esto:

Las ciudades están llenas de gente. Las casas, llenas de inquilinos. Los hoteles, llenos de huéspedes. Los trenes, llenos de viajeros. Los cafés, llenos de consumidores. Los paseos, llenos de transeúntes. Las salas de los médicos famosos, llenas de enfermos. Los espectáculos, como no sean muy extemporáneos, llenos de espectadores. Las playas, llenas de bañistas. Lo que antes no solía ser problema empieza a serlo casi de continuo: encontrar sitio.

El párrafo anterior lo he sacado de La rebelión de las masas, el libro más impactante del pensador liberal-conservador español José Ortega y Gasset. Lo escribió en 1930, es decir, hace 87 años. ¿Cómo es que no lo vimos venir? 

El filósofo analizaba la cuestión a fondo.  ¿Qué está pasando ahora que no pasaba antes?

El teatro tiene sus localidades para que se ocupen; por lo tanto, para que la sala esté llena. Y lo mismo los asientos del ferrocarril, y sus cuartos el hotel. Sí; no tiene duda. Pero el hecho es que antes ninguno de estos establecimientos y vehículos solían estar llenos, y ahora rebosan, queda fuera gente afanosa de usufructuarlos. Aunque el hecho sea lógico, natural, no puede desconocerse que antes no acontecía y ahora sí; por lo tanto, que ha habido un cambio, una innovación, la cual justifica, por lo menos en el primer momento, nuestra sorpresa. 

La sorpresa no es que la gente llegara, sino que la gente desbordaba todo. Y eso era porque habíamos entrado en la era de las masas. ¿Cómo era el hombre masa?

Masa es todo aquel que no se valora a sí mismo —en bien o en mal— por razones especiales, sino que se siente “como todo el mundo” y, sin embargo, no se angustia, al sentirse idéntico a los demás.

Las masas asediaban y desplazaban de la vida política, social y económica a la minoría selecta. Ese era el problema de nuestra época, según Ortega. El hombre-masa contra el hombre refinado e inteligente.

Lo que nunca imaginaría Ortega es que un grupo radical, de izquierdas, proletario y antielitista, sea el que ahora esté protestando contra la cultura de las masas.

Como diría Ortega con sus latinazgos: Nec nostri saeculi est. Es el espíritu de nuestros tiempos. 

¿Debe Estados Unidos imponer un embargo de petróleo al régimen de Maduro?

6 Agosto 2017 - 23:51 - Autor:

El 40% de las exportaciones de petróleo venezolano se dirigen a Estados Unidos. Paradójicamente, ‘el imperio’ es quien sostiene Venezuela, o más bien al régimen de Nicolás Maduro.

¿Qué pasaría si EEUU decidiera cortar este suministro? A medio plazo, Venezuela encontraría otro mercado para su petróleo.

Pero ese no es el problema.

A corto plazo, dañaría a la economía venezolana, pues el petróleo es casi la única fuente de divisas de Venezuela, ya que su industria nacional, en otros sectores, ha sido reducida a cenizas tras 18 años de nacionalizaciones.

Al no tener una fuente propia para abastecer al país de mercancías, ni poderlas comprar en el exterior por falta de divisas, se produciría una mayor escasez en un país que viene sufriendo una profunda escasez de casi todo.

“El problema es que tales sanciones [de EEUU] podrían herir a la gente común más que a los peces gordos, que controlan el acceso a los dólares…. Las sanciones incluso provocarían que el régimen se atrincherara”, decía la revista The Economist hace pocos días.

“[Las sanciones] empeorarían la escasez de alimentos y medicinas, provocada por la mala administración económica del régimen izquierdista, que ya ha hecho la vida de la mayoría de los venezolanos cercana a lo insoportable”, añadía la revista.

El analista venezolano afincado en EEUU Moisés Naim es de la misma tesis. En su columna dominical en El País pedía hace pocos días a Trump que no sancionase a Venezuela con embargos petroleros. “Hacen sufrir más a la población pero no afectan a los gobiernos y a las élites que lo apoyan”. Es más, Naim piensa que esas sanciones darían la coartada perfecta a Maduro para consumar su dictadura. “Trump sería presentado como el responsable del hambre de los venezolanos”.

Se miren por donde se miren, las alternativas son bastante catastróficas para el país caribeño. Ni siquiera con las exportaciones actuales del petróleo es capaz de alimentar a una población de más de 30 millones de habitantes. 

Y si se produce el embargo, que muchos venezolanos opositores ven con buenos ojos, la situación sería peor. 

Para muchos de ellos, esta alternativa de ‘cuanto mejor, peor’ daría pie a más rebeliones callejeras contra Maduro. Puede ser. Pero mientras tenga controladas a las fuerzas armadas, Maduro podrá resistir.

Los recientes alzamientos de militares podrían significar que Maduro no cuenta con todas las fuerzas armadas a su lado. Como siempre, los rebeldes son mandos medios. Hasta ahora parece que son focos muy aislados. Solo una acción coordinada podría producir un levantamiento militar más extenso, pero eso puede desembocar en una guerra civil.

Y las guerras civiles se saben cómo empiezan pero no cómo ni cuándo acaban.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas