Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Carta de un joven catalán a sus padres independentistas en el año 2030

27 Septiembre 2017 - 21:07 - Autor:

Queridos papá y mamá:

Hace tiempo que quería escribir esta carta. Han pasado muchos años desde aquel 1 de octubre en que empezó todo. Me acuerdo que me llevábais con mis ocho añitos a la calle a gritar contra la invasión española. Me acuerdo de cómo llegué a odiar la bandera española, el idioma español, la cultura española y a los españoles, desde Cádiz hasta Huesca. 

Me acuerdo todo lo que aprendí en clase de Historia en el instituto, cuando me enseñaron cómo eso que los españoles llaman “la Guerra Civil” fue en realidad una guerra de España contra Cataluña.

Sobre todo, no puedo olvidar cómo de furiosos os poníais cuando alguien hablaba de impuestos, porque a lo largo de muchos años España nos había robado sin piedad a fuerza de impuestos.

Han pasado muchos años y os quiero contar una cosa. He estado de viaje por España y he conocido mucha gente. Mi primera sorpresa es que me costaba entenderles porque ellos hablaban español y yo hablaba solo catalán. He estado toda mi vida en la inmersión lingüística y acabo de descubrir que no solo no puedo hablar con los españoles, sino que no puedo hacerme entender con los sudamericanos. 

En España, he conocido colombianos, mexicanos, hondureños, guatemaltecos, bolivianos, peruanos, argentinos, paraguayos y en fin, a gentes de todos los países hispanoamericanos. No entendían una sola palabra de catalán, y yo tampoco entendía bien sus acentos porque en casa solo se hablaba catalán, en el colegio solo se hablaba catalán,  en la tele solo se veían programas en catalán y mis libros solo estaban escritos en catalán. Así que hablábamos en inglés, que es el segundo idioma que me enseñaron en el cole.

Hice muchos amigos y les pregunté cómo estudiaban la Historia de España, donde los catalanes éramos los enemigos. Todos me dijeron que no recordaban que en sus clases se hablase del enemigo catalán ni que se fomentara el odio a Cataluña. La historia de España era bastante tortuosa como para encima crearse más enemigos.

Desconocían que la Guerra Civil hubiera sido una guerra contra Cataluña, y me sorprendió que desde Cádiz hasta Pontevedra, todos insistían en que fue una guerra con dos bandos: izquierdas contra derechas.

Muchos de ellos me comentaban con nostalgia cuando compraban y consumían productos catalanes, desde fuet hasta el cava de Navidad. Pero tras el 1-O, al levantarse las nuevas fronteras, todos esos productos padecen de tarifas aduaneras y ahora son muy caros para ellos. Hasta los coches que fabricamos en Martorell se venden menos porque son más caros que los hechos en Eslovaquia.

Como sabéis, después de visitar España, me fui con unos amigos a visitar Francia, Italia, Alemania… Cada vez que aterrizaba en un aeropuerto, yo tenía que hacer una larga cola como “non EU citizen” que significa que no soy de la Unión Europea; y tenía que hacer cola junto con los procedentes de África, por ejemplo.

También he tenido que cambiar nuestros catdiners, la moneda que nació en la independencia, por euros, con un cambio bastante desfavorable para mí. Mis amigos iban gastando sus euros por Europa como si estuvieran en cualquier sitio de España. 

Siempre he creído que queríais lo mejor para mí, y os quiero mucho por todo vuestro esfuerzo. Vosotros me habéis dicho una y otra vez que desde el 1-O vivimos mejor. Pero el abuelo no pudo cobrar su pensión, nuestro banco quebró por falta de fondos, muchos trabajadores como el tío Carles fueron despedidos, las empresas catalanas venden menos productos, hay tarifas aduaneras, el govern ha aumentado los impuestos, la prensa sigue destapando casos de corrupción entre nuestros políticos, nadie compra deuda pública catalana en catdiners, y los agricultores han dejado de percibir ayudas de la UE.

Después de reflexionar sobre lo que pasó en nuestra amada patria a partir de aquel 1-O, os pregunto: ¿estáis seguros de que con la independencia somos más libres y más ricos?

Os quiere mucho a pesar de todo, Jordi.

(Por cierto, si no he llamado mucho en estos meses es porque no hay roaming gratuito con Cataluña. Desde 2017, todos los países de la UE disfrutan de roaming sin coste adicional, pero como nosotros estamos fuera de la UE, tenemos que pagar a las operadoras telefónicas cada vez que salimos de nuestra amada tierra).

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas