Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Ocho cosas que hemos aprendido en estas elecciones tan raras

29 junio 2016 - 7:11 - Autor:

 

Resultados inesperados, encuestas desatinadas, declaraciones victoriosas… Estas lecciones nos han descolocado un poco. Pero se pueden aprender por lo menos ocho cosas.

1. Pablo Iglesias no era el rey del mambo. Si tienes una buena campaña de marketing, pero un mal producto, los clientes no te compran. Iglesias no era el mejor valorado en las encuestas. Y al final sí: era el coco.

2. Los debates televisados no son decisivos. Iglesias siguió ganando los debates, pero la victoria en TV se la llevo Mariano Rajoy con otra entrevista ‘humana’ en Antena 3. Por mucho que le odien, la gente acabó pensando: “Hombre, tan malo no debe ser”.

3. Los madrileños pueden conquistar País Vasco y Cataluña. El partido más votado en el País Vasco fue uno tan castizo como Unidos Podemos. Sus líderes principales son madrileños. Y en Cataluña, la coalición En Común Podemos, formada por el movimiento de Ada Colau y Podemos, también fue la más votado.

4. Alberto Garzón era el más valorado y… Tiene cara de ser buen chico y muy formal. Pero al final muchos lo han visto como un comunista con sonrisa.

5. Los principios no se aparcan. Las encuestas ahora empiezan a revelar que mucha gente de Izquierda Unida no votó porque Podemos les había robado la ideología y la bandera.

6. El bipartidismo no está muerto. El PP y el PSOE siguen siendo los partidos más votados. Entre ambos coparían más de la mitad del Parlamento: 222 diputados nada menos. El 63% de la cámara.

7. La economía sí cuenta. Ni corrupción, ni escuchas, ni micrófonos, ni informes amañados… Al final, el miedo a un parón económico movilizó al voto indeciso. Su lema fue: Virgencita, que me quede como estoy. Fue el efecto Brexit.

8. La gente miente en las encuestas. Las empresas que realizan encuestas siguen pensando que la gente no miente. Pues no es así: mienten.

Pedro Sánchez ahora es el político que todos quieren cortejar

28 junio 2016 - 6:56 - Autor:

Pedro Sánchez ha obtenido el peor resultado en la historia del PSOE en esta democracia. ¿Al paredón? Ni mucho menos.

Ahora es el hombre clave. El PP no puede conseguir nada sin Sánchez. También la izquierda habla de una gran coalición, y el hombre clave es Sánchez.

De modo que, de estar hundido, a ser el político que todos quieren cortejar.

Además, Sanchez puede apuntarse varias victorias: dejar en ridículo el sorpasso de Unidos Podemos; chafar la vanidad de Pablo Iglesias, que ya se veía presidente de Gobierno; callar las voces del PSOE que ya le veían como un Walking Dead, un muerto viviente; y por último, dejar a Susana Díaz sin argumentos para criticarle.

Porque resulta que Susana Díaz ha tenido unos malos resultados en su comunidad, el fortín andaluz. El PP ha tenido más representación parlamentaria que el PSOE en las provincias andaluzas.  ¿Qué le puede echar en cara Susana a Pedro?

Pero también se le presenta un enorme desafío. Si el PSOE no permite que Rajoy sea investido, o que pueda formar gobierno, ¿qué pensarán los electores si nos vemos abocados a repetir las elecciones? Pueden acabar culpando a Sánchez. Pero si apoya a Rajoy, entonces Unidos Podemos le machacará por permitir que siga gobernando un partido acusado de corrupción.

Entonces, ¿formar una gran coalición de izquierdas? Iglesias sigue seduciendo a Sánchez diciendo que “es una posibilidad”. Pero tampoco tienen la mayoría. Y en cualquier caso, Unidos Podemos propondía realizar un referéndum en Cataluña, cosa a la que se niega una buena parte de los socialistas.

De modo que Sánchez está por un lado disfrutando de la derrota moral de Unidos Podemos, y de su liderazgo en el PSOE. Pero por otro, cualquier decisión que tome le pone sobre una cuerda floja. Dentro del partido, muchos barones están esperando que tropiece para eliminarlo. En el fondo, ha dejado al partido con la peor representación parlamentaria de la historia.

No es un papel fácil ser la novia que todos quieren cortejar.

 

A Podemos no le funcionó su brillante maquinaria electoral porque mentían

26 junio 2016 - 23:58 - Autor:

“Tío, no lo entiendo: estos son los que han usado a la oficina antifraude para echar porquería sobre otros partidos; son los que han montado la Gúrtel, son los que se han llevado comisiones en Valencia; los corruptos… Y encima les votan aún más”.

Eran un grupo de jóvenes reunidos por la noche en la plaza del Reina Sofía de Madrid, el sitio escogido por Unidos Podemos para estas elecciones. Todos comentaban lo mismo.

Yo estaba a su lado y la verdad, tampoco lo entendía. Es más, habría añadido que estos tíos del PP son los que han hecho la peor campaña política, los que tienen menos carisma, los más muermos, los… Eso y más.

Había allí reunidos varios miles de jóvenes y todos estaban callados. Parecía un funeral. Ha sido un palo para Unidos Podemos.

Las encuestas y los analistas se equivocaron. Yo también pensaba que iba a haber sorpasso. Pensaba que incluso Pablo Iglesias tendría posibilidades de ser presidente de Gobierno, pensaba que el PSOE se iba a dividir y trocear, y pensaba que Pedro Sánchez se tendría que dedicar a cualquier cosa menos a la política y al teatro.

Nos equivocamos.

¿Qué es lo que le funcionó al PP? ¿Las entrevistas ‘humanas’ que tres días antes de las elecciones le hicieron en Antena 3 (dos días seguidos)? ¿El miedo a una coalición de extrema izquierda? ¿Venezuela? ¿Los dos millones de empleos prometidos para esta legislatura?  ¿El Brexit?

La verdad es que lo que ha habido es un trasvase de votos de Ciudadanos y del PSOE al PP. Más de 600.000 personas nuevas han votado al PP entre diciembre de 2015 y junio de 2016.

En cambio a Podemos no le funcionó gran cosa la estrategia de aliarse con Izquierda Unida. Les votaron a ambos partidos incluso menos que en 2015. Un millón menos.

No le funcionó una maquinaria electoral que, a mi juicio, era la más original y brillante. No le funcionó que Pablo Iglesias ganase los debates, según las encuestas. No le funcionó ni el efecto halo, es decir, ese aura que tiene Podemos por su juventud sin mácula, que convierte en ‘bonito’ todo lo que toca, desde el catálogo de IKEA hasta los vídeos de sillones.

La creatividad ha estado del lado de Podemos.

Pero al final, no han rascado nuevos electores sino que la alianza con IU ha perdido más de un millón de electores respecto de lo que ambos partidos sumaban en las elecciones 2015. La gente no se fiaba. ¿Socialdemócrata ahora? ¿Y por qué no demócrata cristiano? Incluso los comunistas de IU se estarían diciendo: ¿es que ahora no somos comunistas?

Pablo Iglesias ha mentido demasiado. Mentía con Venezuela, mentía con la financiación (lo cual está siendo investigado), y mentía cuando decía que era socialdemócrata.

No convenció ni a los indecisos porque ese 30% de electores, al final ha dicho: este tipo miente.

Los británicos nos han enviado un mensaje en una botella: ¿lo hemos entendido?

12:21 - Autor:

Los reporteros que se han desplazado a Reino Unido para informar sobre el referéndum han escrito muchos reportajes entrevistando ‘gente del lugar’. La mayor parte de las personas que votaron salir de la UE decían lo mismo: porque no queremos más inmigración, porque no tenemos trabajo, porque cierran nuestras fábricas,  porque damos dinero a Bruselas y se lo quedan los funcionarios…

A los británicos les ha sucedido lo que a muchas parejas: cuando falta el amor y dinero, sale a relucir ‘aquello que nos callamos durante mucho tiempo’.

Por ejemplo, ellos ahora temen a la inmigración.

La convivencia de razas y culturas diferentes en el Reino Unido no ha sido un problema relevante cuando la economía ha ido sobre ruedas. Pero ahora, los británicos confiesan sin rubor a los periodistas que están rodeados de demasiados extranjeros y no quieren más: califican de extranjeros a búlgaros, polacos, rumanos… Imaginen a los que vienen de Paquistán.

Los británicos más viejos echan de menos el pasado, cuando salían de casa y sus vecinos hablaban inglés. Ahora, salen, y escuchan un idioma extraño.

En el terreno económico, los británicos echan de menos cuando las fábricas estaban a pleno rendimiento y daban trabajo a todos. Acerías, minas de carbón, fábricas de automóviles, televisores. Eran tan felices…

Con el referéndum, los británicos han escrito un mensaje en un papelito, lo han metido en una botella y lo han enviado a través del canal: “A vosotros os puede pasar lo mismo”.

Las fuerzas que se han desatado sobre Reino Unido se pueden desatar sobre el resto de Europa. De hecho, son las mismas: movimientos migratorios intensos y en grandes masas. Cierre de fábricas obsoletas. Falta de empleo.

Hablemos de empleo. La revolución tecnológica actual no crea tantos empleos como las revoluciones industriales. Por ejemplo, Volkswagen tiene 610.000 empleados en todo el mundo que producen 42.000 vehículos al día. Su valor de mercado es de 61.000 millones de euros.

Facebook vale 300.000 millones de euros en bolsa, y tiene 13.000 empleados. ¿Lo van entendiendo? Con el 2,1% de los empleados de Volkswagen, Facebook vale casi cuatro veces más que Volskwagen.

Hablemos de inmigración.

La falta de empleo, sumada al empobrecimiento de las clases medias, han desembocado en un instinto de autodefensa que impulsa a los europeos a votar a los partidos nacionalistas, antibruselas, y  anti-inmigración… Los votantes se dicen: si Europa significa más inmigración, no quiero esa Europa porque compiten conmigo o con mis hijos.

Las olas migratorias sucesivas han creado grandes bolsas étnicas dentro de los países europeos. De turcos en Alemania, de magrebíes en Francia y en Bélgica, de asiáticos y europeos del este en Reino Unido… ¿Integración? La verdad: menor de la deseada.

La prueba es que –debido a la crisis económica–, los votantes en Francia, en Alemania, en Grecia, en Finlandia, en Dinamarca y en otros países, han hecho lo mismo que los británicos. Votar cada vez más a partidos que defienden una Europa con pocos inmigrantes o una Europa que se parezca más a la Vieja Europa. ¿Qué Europa? No sé cómo decirlo: a una Europa que ya no existe y que probablemente no exista nunca más.

Las señales que enviaron los británicos deben ser bien interpretadas. No han dado la espalda a Europa. Solo han dado un aviso a Europa.

David Cameron entra en Wikipedia como el primer ministro que hundió a su país

25 junio 2016 - 12:53 - Autor:

Un veterano periodista de The Guardian y The Economist llamado John Hooper decía en su muro de Facebook que David Cameron entraría en la historia como el primer ministro más desastroso de Reino Unido desde Lord North, quien perdió América. “Una cosa es perder una colonia: pero otra cosa es poner en marcha el proceso que conducirá a la desintegración del país que te ha elegido para gobernarlo”.

Eso es lo que ha hecho David Cameron: cargarse a su propio país. Es como si alguien nombrado capitán, y, teniendo un trasatlántico, se busca un iceberg a propósito, choca y hunde el barco. Cameron no tenía necesidad de convocar ese referéndum. Lo hizo como estrategia política para reforzar su liderazgo frente al nacionalismo provocador del partido UKIP.

Lo peor no es que el Reino Unido se salga de la UE. Lo peor es que quizá en unos años no exista ni el Reino Unido. Pues Escocia ya ha dicho que quiere celebrar un referéndum para independizarse de Gran Bretaña y unirse a la UE. Lo mismo ha dicho el Sinn Fein, el partido que co-gobierna Irlanda del Norte.

Esta provincia británica celebraría un referéndum para salirse de Reino Unido y unirse a la República de Irlanda.

Como decía un periodista en Twitter. “Reino Unido se sale de la UE. Cameron dimite. Escocia quiere separarse de Reino Unido. El Sinn Fein pide un referéndum para unirse a Irlanda del Norte. Son las 9.30 de la mañana”.

En pocas horas, Cameron desató una hecatombe en su país cuyas consecuencias seguiremos viendo en los próximos días. Las bolsas mundiales cayeron, la libra se depreció y millones de británicos se preguntan ahora qué pasará con sus pensiones y sus ahorros. Incluso con su nacionalidad.

Algunos analistas pronostican que lo peor está por venir. En el blog de analistas ‘zerohedge’, uno de ellos decía que las cosas van a empeorar el lunes por la mañana, cuando los mercados hayan reflexionado de verdad sobre lo que acaba de ocurrir en Reino Unido.

Es una lástima porque Cameron había logrado cosas insólitas. Ser reelegido a pesar de haber realizado duros recortes sociales y meter a su país en la senda del crecimiento económico, en medio de una Europa desfondada. “Quiso pasar a la historia como el jefe de gobierno que pilotó las finanzas con éxito y zanjó el debate europeo”, decía el corresponsal de El País.

Cuando anunció su renuncia, Cameron dijo que ya no era el capitán que se necesitaba para pilotar el barco. Se le olvidó decir que él fue el capitán que hundió el barco. Así entrará el Wikipedia.

Si esto sigue deteriorándose, David Cameron acabará siendo odiado por haber metido a su país en un problema que no tenía. Como decía Hooper, “se fue, pero muy tarde”.

El impacto inmediato de la salida de Reino Unido de la Unión Europea

24 junio 2016 - 13:41 - Autor:

En el mundo de la economía, los giros bruscos suelen tener consecuencias bastante extrañas. Surgen cosas buenas y malas a la vez.  Eso es lo que está pasando con la libra. Se ha devaluado un 8% en las primeras horas frente al dólar y un 6% frente al euro. Ya se puede hablar de consecuencias inmediatas. Pero dentro de dos años, cuando salgan definitivamente, las cosas pueden empeorar.

Por ejemplo.

Lo malo:

-Debido a la caída de la libra, exportar productos a Reino Unido va a ser más difícil. Para los británicos, se les encarecen las exportaciones de queso holandés, aceite español, o coches alemanes. Y dentro de dos años, aún peor cuando se levanten aranceles.

-A los británicos les sube el precio del petróleo porque el barril se paga el dólares, y esta moneda ahora es más cara frente a la libra. Lo peor es que en las últimas semanas, el petróleo ha subido.

-También subirá el precio de casi todos los productos en Reino Unido porque la gasolina es la base del transporte.

-La inflación devaluará los ahorros. Por eso ayer muchos británicos hacían colas para comprar euros antes del brexit.

-Los pensionistas británicos que viven fuera de su país perderán poder adquisitivo. Desde hoy, su pensión vale un 6% menos. ¿Podrán pagar los alquileres en Fuengirola?

-Los inversores británicos que querían comprar casas en el exterior, por ejemplo en Estepona, verán que la factura es más cara. Atención: se avecinan problemas inmobiliarios en la Costa del Sol.

-La prima de riesgo de España empeora porque el dinero se va a Alemania.

-Los británicos están sacando su dinero en libras para meterlos en euros en Alemania. Con ello, están empeorando la deuda británica y abaratando la alemana. Insólito.

-Gareth Bale y todos los jugadores británicos serán extracomunitarios y se someterán a las leyes que ponen límites a los extranjeros.

Ventajas:

-Importar productos desde el Reino Unido será más barato. Por ejemplo, comprar hoy por amazon.uk ya es más atractivo. Pero eso durará dos años pues cuando salgan definitivamente se impondrán aranceles.

-La balanza comercial del Reino Unido, que sufría un déficit de 170.000 millones de libras (o 150.000 millones de euros), va a mejorar temporalmente.

-Desde hoy es más barato fichar jugadores británicos porque la libra se está desplomando. Ideal para el mercado de verano.

-Las ofertas de viajes hacia el Reino Unido van a aumentar en las agencias de viajes porque el euro se ha reforzado. Vamos a ver muchos viajes ‘todo incluido’.

-Los británicos (y otros inversores) que tengan oro están disfrutando de lo lindo: de 1.258 dólares por onza, a 1.356 en pocas horas del día 24 de junio.

-A Gibraltar le conviene acercarse más a España para no quedar aislada. El ministro de Exteriores español ha insinuado una ‘cosoberanía’.

Últimas noticias: estas elecciones generales huelen cada vez peor

23 junio 2016 - 7:09 - Autor:

 

El 34% de los electores aun no sabe a quién votar, según las encuestas del CIS. Tienen que estar hechos un lío porque este es el panorama.

–Si habían pensado votar al PP, les han dado una bofetada. Resulta que se han destapado unas grabaciones al ministro del Interior donde habla con un responsable de la Oficina Antifraude de Cataluña para sacar los trapos sucios de políticos catalanes de ERC y CDC. El asunto huele mal porque la grabación se realizó en el propio despacho del ministro. ¿Es que los servicios secretos ponen micrófonos en el despacho de su jefe?

–Si el elector indeciso había pensado votar a Podemos, se encontrará con la duda existencial si Venezuela pagó o no pagó a los altos dirigentes. La Asamblea de Venezuela quiere iniciar una investigación porque sospecha que el gobierno chavista supuestamente financió a una organización llamada CEPS, antesala de Podemos. Muy sospechoso. Iglesias, Monedero y los demás siguen admirando al chavismo y han formado a sus cuadros dirigentes.

–Si había pensado votar al PSOE, tendrá que tragarse el procesamiento de dos ex presidentes de la Junta de Andalucía por su responsabilidad en el mayor caso de corrupción política de este país: los ERE. Para hacer memoria, era el cobro fraudulento de indemnizaciones por despido a cientos de personas que ni habían trabajado para las empresas de las que habían sido despedido. Gracia andaluza.  Encima, se filtra un video donde Pedro Sánchez se limpia las manos después de saludar a unos ciudadanos de origen africano. Eso es una puñalada.

–Si pensaban votar a Ciudadanos, tendrán que vivir en la zozobra hasta el último momento porque el partido de Rivera puede inclinarse a la derecha o a la izquierda. Y ya se sabe: hay indecisos que simpatizan con la izquierda e indecisos que simpatizan con la derecha. A cada uno de esa le sentaría muy mal que C’s pactase con los que no les caen bien.

–Si querían votar a Izquierda Unida porque sentían inclinación por la causa del comunismo, descubrirán que después de aliarse con Podemos para formar Unidos Podemos, ha desaparecido el comunismo del diccionario de esta alianza porque son ‘socialdemócratas’, que es lo mismo que decir comunista Zero y Sin Cafeína.

En resumen, estas elecciones huelen cada vez peor porque hay grabaciones en despachos, financiaciones sospechosas, vídeos muy feos y cambios de personalidad.

¿Han terminado las puñaladas o seguirán saliendo cosas?

Juan Carlos Monedero me recuerda a este personaje Doctor Zhivago

22 junio 2016 - 6:54 - Autor:

Cada vez que veía hablar a Juan Carlos Monedero, me recordaba un personaje de cine pero mi memoria no lograba encontrarlo. Hasta que el otro día saltó a mi mente: Pasha Antipov.

Pasha Antipov es novio de la protagonista de la película Doctor Zhivago. Poco antes de la Revolución Bolchevique, durante una manifestación en Moscú de trabajadores que piden pan y trabajo, Pasha cae herido tras la carga de la policía de cosacos. Eso le convierte en un hombre más extremista.

Cuando estalla la Revolución Rusa, se une a las filas comunistas para combatir a los rusos blancos, partidarios del antiguo régimen del zar que han declarado la guerra al régimen de terror.

Pero Pasha ya no es Pasha. Se ha cambiado el nombre por el de Strelnikov y se ha convertido en un militar sanguinario. Destruye poblaciones enteras y aplasta enemigos como si fuera un tren sin control.  Los bolcheviques ahora son los nuevos dictadores que requisan casas, como la del Doctor Zhivago, encarcelan a los escritores, y ejecutan a los disidentes. Llega un momento en que Strelnikov dice: “Ya no hay vida privada en Rusia”.

Una de las escenas más impactantes, es aquella en la que el tren de Zhivago se detiene cerca Minsk porque debe pasar otro tren. Cuando los viajeros, entre los que hay muchos reclutas, están esperando en las vías, se acerca un tren con banderas rojas que solo tiene dos vagones.

El tren pasa a toda velocidad y estremece con sus pitidos a los soldados, que gritan con el puño en alto ¡Strelnikov! Entonces, una mujer apesadumbrada, dice: “Sí, ese es Strelnikov”.

Luego se ve la cara del único pasajero del tren pintado de rojo y negro: es Pasha Antipov, con sus gafas redondas y el rostro del hombre vengativo que ha perdido los sentimientos. Es un exterminador.

La escena acaba con el tren cruzando a toda velocidad por las heladas estepas rusas. Ya es imparable.

Ese es el personaje a quien me recuerda Monedero. A Strelnikov, el hombre que transformó la toma de poder en una maquinaria de venganza personal.

Primero por los parecidos físicos: los dos usan gafas redondas y casi el mismo gesto. Y segundo, porque cuando hablan también son iguales.

Hace años, los jóvenes votaban en masa al PP y al PSOE: ¿qué ha pasado?

21 junio 2016 - 9:03 - Autor:

En las elecciones de 2000, los jóvenes, los universitarios y los parados votaron en masa al PP. Según un informe de Injuve, el Instituto de la Juventud, el PP se llevó el 38% de los votos de la gente entre 18 y 29 años. El PSOE, el 24%, Izquierda Unida, el 8%, CiU 3%  y PNV, 1%. Fue el resultado de una encuesta realizada después de las elecciones de 2000 por el Centro de Investigación Sociológicas, (CIS).

El PP era el partido de los jóvenes, sin duda, como lo fue el PSOE de 1982.

¿Cómo era el perfil del votante del PP en 2000? Sobre todo, eran mujeres. El 40% de las mujeres entre 18 y 29 años votaron al PP. Era lo nuevo, los fresco y lo incorrupto. Además, en ese rango de edad, el 39% de los universitarios votaron al PP. El partido más votado. Y sobre todo, los parados votaron al PP. Era su esperanza. El 40% de los jóvenes en paro dieron su voto al PP. El 27% al PSOE, y solo el 5% a IU.

Decir que eras de centro o de derechas era lo más moderno que había entonces.

Pero si nos remontamos a 1982, las cifras del PSOE son más apabullantes aún: casi el 60% de los jóvenes votaron al PSOE de Felipe González. Y entre los más jóvenes, los de 18 a 21 años, el porcentaje aumentaba al 66%. El Partido Socialista era el partido de los jóvenes. Si no eras socialista es que eras tonto más o menos.

EL PSOE se llevó el 46% de los jóvenes universitarios. Sus mítines parecían conciertos de Bruce Springsteen, solo que con el imponente Miguel Ríos, y su himno a la alegría.

El 60% de los parados jóvenes metió la papeleta roja de los socialistas. Decir que eras de izquierdas era lo natural.

Ahora, el 44% de los jóvenes entre 18 y 34 años (según Metroscopia), quieren votar a Unidos Podemos. Dicen que son de izquierdas. Es lo que suena más fresco.

¿Qué ha pasado? Cambio de ciclo. O sencillamente cambio.

Los que cambian la sociedad son los jóvenes. El estudio del Injuve muestra que el PSOE comenzó a perder el voto de los jóvenes a partir de las elecciones de 1986. Se acentuó esa pérdida en las siguientes convocatorias. Fue un goteo. Hasta que perdió el apoyo juvenil en las elecciones de 1996, donde la mayor parte de la gente joven se inclinó por el PP de Aznar. Y ganó Aznar.

En las de 2000, hubo incluso más jóvenes que votaron al PP.

Lo que ha pasado es que los partidos tradicionales están perdiendo gancho entre la juventud. Se les asocia a la crisis que no pudieron parar, o al empleo que no han podido dar. Más del 40% de los jóvenes entre 18 y 24 años no tienen empleo, según el INE.

Ahora, ese votante quiere cambiar el ciclo. Lo mismo que querían los votantes de 1982 y de 1996. Lo mismo.

(El informe del Injuve se puede leer aquí)

Lo que sabemos, lo que sospechamos y lo que tememos para el 26J

20 junio 2016 - 11:53 - Autor:

¿Qué va a pasar el domingo? Algunas cosas ya las sabemos. Otras las sospechamos. Y algunas las tememos.

Sabemos que no va a haber ningún partido que obtenga más de 175 diputados. Ninguno.

Y sabemos que tendrán que hacer coaliciones para llegar a esa mayoría.

Lo demás son hipótesis.

Sospechamos que el PP y Ciudadanos se pueden aliar para la investidura o para formar gobierno. Pero es una sospecha débil porque no llegarán a los 175 diputados. ¿Se aliarán con otros partidos? Les podrían ayudar son los nacionalistas, pero eso sería para ellos como pactar con el diablo. Además, si se cumplen las amenazas de Albert Rivera, no habría un presidente de gobierno llamado Mariano Rajoy. Entonces. ¿quién?

Otra hipótesis es un pacto entre el PP y el PSOE. Hoy lunes, la secretaria general del PP Dolores de Cospedal volvió a ofrecer ese pacto durante una entrevista al diario asturiano La Nueva España. Esta alianza sí obtendría la mayoría, según las encuestas. La duda es: ¿cuánto durará ese gobierno? ¿Aprobarán leyes? ¿Se pelearán a cada rato?

Una hipótesis más es que el PSOE se alíe con Unidos Podemos. Pero, según las encuestas, no tendrían mayoría. Supongamos que la tengan. Supongamos que formen gobierno y comiencen una era de más gasto social y más inversiones públicas. ¿Qué margen de maniobra tienen? ¿Les dejará Bruselas que se engorde el déficit público? ¿Estarán de acuerdo en todo? Por cierto, el presidente de Gobierno sería Pablo Iglesias, según las encuestas.

Si no tienen mayoría, la lograrían pactando con partidos nacionalistas. Eso significa que, a cambio, tendrán que permitir que se celebren referéndums de independencia. ¿Es lo que desean los votantes socialistas? ¿Cuánto duraría ese gobierno o esa alianza? No mucho.

De modo que, pase lo que pase el 26J, el panorama no es muy estable. Sin un gobierno estable para los próximos cuatro años, los inversores no tendrán mucha gana de apostar por este país.

Incluso, el temor es la posibilidad de que se convoquen otras elecciones en pocos meses. Muchos se alegran porque dicen que hemos estado sin gobierno y las cosas han seguido funcionando. Lo que no saben que un montón de leyes, proyectos, inversiones y planes se han paralizado porque nadie quiere firmar nada. Eso en el sector público.

La economía se está ralentizando.

En el privado, muchas inversiones y contrataciones se han detenido porque están esperando al nuevo gobierno. ¿De izquierdas o de derechas? Hagan sus apuestas.

La fecha importante no será el domingo 26J día de las elecciones sino el lunes. Entonces veremos cómo reaccionan la bolsa y los mercados.

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas