Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Cada vez me preocupa más la frase: “Tranquilos, se trata de un hecho aislado”

10 diciembre 2016 - 11:46 - Autor:

Cuando pillan a un político en un caso de corrupción, siempre sale una nota pública del partido diciendo más o menos: “Se trata de un hecho aislado”.

Cuando una pareja de padres estafa a medio país haciéndonos creer que necesitan dinero para operar a su hija enferma en Houston, siempre dice alguien: “Por favor, se trata de un hecho aislado. No lo extendamos a toda la sociedad”.

Cuando en una cadena de panaderías aparecen una ratas en el mostrador, la cadena emite un comunicado: “Tranquilos, se trata de un hecho aislado”.

Y cuando se descubre que los deportistas de alta gama hace manejos de dinero en paraísos fiscales para no pagar a Hacienda, siempre dice algún fanático: “Son hechos aislados, no condenemos a todo el fútbol”.

El problema es que cada vez hay ‘más hechos aislados’ que se extienden “por todos los sectores de la sociedad”, y ya es muy difícil quedarse “tranquilos”.

El síntoma de que en nuestra sociedad está fallando algo muy profundo es que la cantidad de veces que se dice “tranquilos, es un hecho aislado”. Al final, ‘”el hecho aislado”, nos va a definir a todos como sociedad. Y vendrá el informe de Transparencia Internacional colocándonos en nuestro sitio mundial.

No será un hecho aislado.

 

El negocio de la compasión: por qué es tan difícil pillar a los embaucadores

9 diciembre 2016 - 22:33 - Autor:

A todo el mundo le ha pasado la siguiente escena: se acerca una persona y nos pide dinero. No tiene empleo, o le han desahuciado, o tiene enferma a su hija… Uno saca unas monedas y se las da.

Y en el mismo momento en que esa persona nos da las gracias y se aleja, nos preguntamos: ¿será verdad? Pero como han sido solo unas monedas, pensamos que hemos hecho la buena labor del día y tema concluido.

Ahora multipliquemos esto por decenas o centenas de personas. Imaginemos que esa persona miente, que está abusando de nuestra compasión. ¿Cuánto dinero se lleva al día? Pensemos ahora en casos mayores como los padres de Nadia, que recaudaron casi un millón de euros diciendo que necesitaban dinero para tratar la extra enfermedad de su hija. La gente respondió: pero la mayor parte del dinero se la gastaron los padres en relojes de lujo, tabletas, móviles de alta gama y otras cosas. En Nadia, no, desde luego.

La compasión es dos cosas a la vez: una forma de ayudar a los desesperados, y un negocio para los que abusan de nuestra buena fe. El caso de Nadia saltó por los aires cuando las mentiras del padre llegaron a tener visos de novela barata: que si se la había llevado a una cueva en Afganistán para que la viera un curandero, que si científicos de la NASA…. No pegaba la NASA con las cuevas afganas. Y por eso le pillaron.

En estos momentos, ¿a cuántos no han pillado? ¿Cómo comprobar si nos estafan?

Es imposible investigar a los que nos piden en la calle unos céntimos. Tampoco es fácil investigar a aquellas personas que convierten su dolor en un crowfunding nacional con la única meta de explotarnos. La policía no puede estar investigando cada caso porque es una inversión muy grande en tiempo y dinero. Solo se poner en marcha cuando hay una denuncia.

Además, ¿quién se va a poner a vigilar a los que montan estas campañas? Es un tema tan delicado…

¿Y los periodistas? A veces picamos con empresas que nos venden productos fabulosos, y otras con personajes que nos venden su triste vida de mentira.

Como siempre trato de ver las lecciones prácticas de los errores, pienso que el caso de Nadia servirá para que los periodistas no nos dejemos llevar por las lágrimas, y que investiguemos a fondo a estas personas que solicitan ayuda a la sociedad.

Pero, aún con esas advertencias, el daño que han hecho los padres de Nadia es enorme, porque cuando uno da dinero para estas causas está ejerciendo el mayor gesto solidario: ayudar a los demás sin esperar nada a cambio, incluso de ayudar a desconocidos. Las religiones se basan en ese gesto.

De modo que, lo mejor que se puede hacer con estas personas que nos defraudan, es tratarles como estafadores y castigarles duramente. Pero animar a la sociedad a que no deje de donar dinero para las causas humanas, porque hay sitios a donde no llega el estado: solo la solidaridad humana.

(Por cierto, niña Nadia sí sufre una enfermedad especial. Ahora tendrá que convivir con otra enfermedad: la de tener unos padres estafadores sociales).

(La foto de arriba es de José Luis Sandoval).

Hace 25 años, se firmó el fin de la Unión Soviética: que no descanse en paz

8 diciembre 2016 - 16:28 - Autor:

Hace 25 años, un 8 de diciembre de 1991, se firmó el fin de la Unión Soviética. Fue sustituida por la Comunidad de Estados Independientes, que agrupa a Rusia, Ucrania y Bielorusia (arriba, la firma del Tratado de Belovezh). Y luego, el 25 de diciembre de aquel año, la enseña de la hoz y el martillo fue sustituida por la nueva bandera de tres colores, los colores de la Rusia zarista.

Desde la caída del Muro de Berlín en 1989, la URSS y todo su imperio de países satélites comenzó a desmoronarse: primero Alemania del Este; luego, Checoslovaquia; a continuación Rumanía, que liquidó a Ceacucescu, el dictador comunista. En 1990 pidieron la independencia las repúblicas bálticas. Le siguieron Arzerbaiyán, Ucrania, Armenia, Tayikistán y Turkmenistán.

En agosto de 1991, los militares rusos intentaron dar un golpe de estado disparando cañonazos al edificio del Parlamento de Moscú.
Perdieron.

Poco después se liquidó al PCUS. Los militares de la vieja era se suicidaban. Uno de los regímenes más tenebrosos de la historia estaba desapareciendo.

Creo que la historia ha sido muy benévola con el comunismo ruso. Asesinaron a la familia real, colectivizaron las tierras, empobrecieron a los campesinos, convirtieron a los rusos en esclavos laborales, provocaron enormes hambrunas, persiguieron hasta la muerte a los disidentes, exterminaron a millones de compatriotas en los gulags, impidieron las libertades más naturales como viajar, tener una propiedad o expresar tu pensamiento… Todo eso en los años veinte.

Las historias que publicaba la prensa centroeuropea de los rusos que habían logrado huir eran tan aterradoras como las que hoy leemos de mujeres y hombres que huyen del ISIS en Siria o en Irak.

Los comunistas eran unos exterminadores. Además, invadieron media Europa, y parte de Asia, fomentaron la penetración de guerrillas en muchos países, financiaron sublevaciones, impidieron elecciones libres, crearon una brutal censura, y al final, no fueron capaces de levantar la economía rusa. Rusia estaba económicamente hundida antes de la caída del Muro de Berlín. Desde que murió en 1991, muchos como yo desean que no descanse en paz. Enloqueció a media humanidad.

Hay un libro llamado El libro negro del comunismo (de Stéphane Courtois, Planeta) que reúne gran parte de esas barbaridades. Me parece poco. Creo que falta el gran libro sobre los crímenes cometidos por la ingeniería social soviética, una ideología que había deshumanizado todo lo que tocaba, y que convirtió al ser humano en un simple tornillo.

El año que viene se cumplirán 100 años de la llegada del comunismo a Rusia. Fue en 1917

¿Qué van a decir los miembros del PC español? ¿Y de Podemos? ¿Lo echarán de menos?

Será la hora de retratarse. A lo mejor nos encontramos con que Pablo Iglesias habla de Lenin como un ‘referente’, y Alberto Garzón echa de menos la URSS diciendo que “un trozo de nuestra historia, de la historia de nuestro mundo, se ha apagado”. Es lo que dijeron cuando murió Fidel Castro.

La serie de Telecinco se queda corta: los ‘años del plomo’ fueron peores

7 diciembre 2016 - 15:00 - Autor:

Como se suele decir, ayer las redes sociales ‘se incendiaron’ con la miniserie de Telecinco titulada ‘El padre de Cain’. Trata de los años del plomo, cuando ETA llegó a matar casi 100 personas al año.

La serie se centra en un protagonista recién casado, un guardia civil, que se va a vivir en solitario al cuartel de Intxaurrondo en pleno San Sebastián.

Ese cuartel era como Fort Apache. Quizá peor porque se supone que estaba en una ciudad hermosa como San Sebastián, pero los guardia civiles y sus familias vivían presionados constantemente por el terror de ETA: cuando salían de allí, los podían matar. Los niños no podían decir en qué trabajaba su padre, porque sus amigos podrían delatarlos a otros padres entre los que habría simpatizantes de ETA.

Las mujeres perdían a sus esposos o podían morir ellas también en un atentado. Todas las mañanas había que mirar los bajos del coche para comprobar que no hubiese una bomba lapa. Muchos se confiaron. Otros murieron. Hubo quienes no aguantaron.

Aquello era una guerra de baja intensidad, por ponerle un nombre eufónico.

De modo que Intxaurrondo se convirtió no solo en un cuartel sino en un centro de torturas. Cuando caían prisioneros, los etarras eran torturados.

Todo lo que se cuenta en la serie es verdad. Pero cualquier persona que haya vivido allí sabe que fue muchísimo peor. ETA había aterrorizado hasta tal punto a la sociedad vasca, que la hizo ponerse de rodillas y besar sus zapatos. La sociedad vasca trató a los guardia civiles como apestados. La mayoría de los vascos lo hizo por defender a sus propias familias, porque estaban asustados.

Otros sencillamente porque simpatizaban con ETA.

La prueba de que era una sociedad aterrorizada, es que esta película jamás se hubiera podido rodar en aquellos años. El director, los actores y todo el equipo, habrían tenido que mirar los bajos de sus coches todos los días. Hoy es posible… más o menos. Porque tuvo que se rodada en Asturias. Hay cosas que aún no se han superado.

No sé cómo acabará a serie ni lo que mostrará. Creo que se va a quedar corta porque los ‘años del plomo’ fueron mucho peor de lo que sale en la miniserie. Pero me alegro de que se haya emitido porque así sabrán los españoles menores de 30 años, cómo se vivía entonces.

Muchos de ellos están votando hoy a partidos que se han aliado con los herederos de los etarras de aquellos años, con Sortu. Hablo de Podemos. Ideológicamente son iguales: marxistas-leninistas. Una ideología que significaba la conquista del poder por cualquier medio. Por el terror.

Para enterrar a Castro, el régimen cubano imita una ceremonia religiosa

6 diciembre 2016 - 20:59 - Autor:

Me han sorprendido las ceremonias del entierro a Fidel Castro. Han paseado sus cenizas por todo Cuba. Han elegido un lugar especial para inhumarlo. Le dirigieron discursos muy profundos. Las ceremonias religiosas no tienen nada que envidiarles. Solo faltaba canonizarle.

Sea en la Cuba castrista o en la China post Mao, los gobiernos que han combatido la religión la han sustituido por la religión del estado.

Siempre me ha hecho gracia las personas que se han burlado de la religión y luego se quieren ir a Cuba a llorar entre banderas la muerte de Castro.

Más gracia me hacen los que se burlan de las religiones y sus ritos, y luego corren a un concierto de Bruce Springsteen, donde un cantante con una guitarra hace lo mismo que un sacerdote en su púlpito. La gente lo escucha y sigue sus movimientos. Unos encienden velas. Otros mecheros. Cantan, llegan al éxtasis y se van.

Hace pocos días, el ex presidente de Uruguay afirmó que los pueblos necesitan la religión. No lo decía porque él fuera muy creyente, sino porque al final se daba cuenta de que es algo innato a los seres humanos.

Cualquier persona que haya leído un par de libros de antropología se habrá dado cuenta de que hay algo muy poderoso: la tendencia de los seres humanos a crear significados a partir de realidades materiales. No sabemos si el mundo tiene sentido, pero se lo damos porque así nos parece mejor.

Damos sentido a las cosas, aunque no lo tengan. Cuando el carro fúnebre que llevaba las cenizas del dictador Castro se quedó parado en la calle, los soldados que los custodiaban tuvieron que empujarlo. Quizá solo fuera un error técnico, pero todos lo interpretamos como la imagen de ese régimen: está estropeado, no sirve y solo subsiste porque lo empujan unos cuantos locos.

Italia no ha cambiado: tan inestable y grandiosa como siempre

5 diciembre 2016 - 14:23 - Autor:

¿Por qué los italianos han votado No al referéndum?

Para empezar, ¿entendían la pregunta del referéndum? Más bien la tesis doctoral porque era una pregunta que contenía muchos temas. Los expertos en referéndums creen que las preguntas deben ser claras y cortas. En el caso de Renzi, había puesto muchas preguntas en una (ver imagen de arriba). Se trataba de preguntar a los italianos si querían suprimir el Senado,  si querían reducir los parlamentarios, si querían reducir los costes de las instituciones políticas, y si querían suprimir el CNEL, que es el Consejo Nacional de Economía y Trabajo.

Renzi pedía el Sí. ¿Por qué? Porque para poner en marcha una ley en Italia, había que pasar por tantos procesos burocráticos, que al final no salía, o salía torcida. En España fuimos más prácticos: el Senado no sirve para casi nada. Hagan lo que hagan, el Parlamento les puede tirar abajo a los senadores cualquier cambio en las leyes.

Como el primer ministro Renzi había metido en el referéndum tantas cuestiones, al final los italianos no sabían lo que votaban. Y suprimir el Senado era muy peliagudo. La palabra Senado es casi un sinónimo de Italia. Todos recordamos a las legiones romanas desfilando con portaestandartes que decían SPQR, Senatus Populusque Romanum. El Pueblo y el Senado de Roma. Suena egregio.

Al final dijeron No. De modo que volvemos a la primera casilla, la Italia inestable de siempre: el primer ministro ha dimitido. Les esperan nuevas elecciones y quién sabe qué más. ¿Caos en la Unión Europea?

Italia es así. No se rompe la Unión Europea con ello. Solo es una escena más de los actores políticos italianos. La Commedia dell’Arte nació en Italia. Es su esencia.

El referendum de Italia ha servido para que los españoles sepan una cosa sorprendente: desde la Segunda Guerra Mundial, han pasado 76 años, pero Italia ha tenido 63 gobiernos. Casi a uno por año. Es como si nos dijeran que desde que llegó la democracia a España, hace 40 años, hubiéramos tenido 40 presidentes, con sus gobiernos respectivos. Pero solo hemos tenido cinco.

Eso quiere decir que España, a pesar de todo, es un país estable.

Pero también quiere decir que Italia, a pesar de parecer inestable, es un gran país porque ‘a pesar de’ esa inestabilidad es la tercera potencia de Europa, es una de las mayores del mundo y su imagen turística, empresarial y artística es de primera categoría.

 

 

 

La arriesgada práctica con el combustible de las líneas aéreas de bajo coste

4 diciembre 2016 - 21:12 - Autor:

Imaginen que tienen que hacer un viaje en coche de Barcelona a Valencia y echan gasolina para 350 kilómetros. Esa es la distancia entre las dos ciudades.

Pero imaginen que a mitad de trayecto, ha habido unas inundaciones que les obligan a desviarse de la autopista con lo cual tienen que recorrer 25 kilómetros más. Como ustedes son tozudos, creen que el depósito puede aguantar a pesar del desvío pero cuando están cerca de Valencia se quedan varados en el arcén sin gasolina.

Lo máximo que recibirán es una multa.

Pero imaginen ahora que eso pasa a más de 10.000 metros de altura. Ustedes viajan en avión y van de Barcelona a Londres. Para ahorrar combustible, echan queroseno para 1.500 kilómetros, que es la distancia entre las dos ciudades. ¿Por qué tan justitos? Porque si echan queroseno para 2.000 kilometros, el avión pesa mucho más, con lo cual se gasta más potencia en desplazarlo.

Es como viajar de Barcelona a Madrid con el coche lleno de personas y equipaje. Gasta más gasolina que cuando uno va solo y sin equipaje.

Esa práctica tan peligrosa es la propia de las líneas aéreas de bajo coste. Por eso se llaman de bajo coste. Para que los billetes salgan baratos, algunas de esas compañías llenan el tanque solo lo necesario, arriesgando la vida de sus pasajeros.

¿Cuándo se pone en peligro a los pasajeros? A veces ocurre que varios aviones piden permiso para aterrizar en el mismo momento. Tienen que entrar en orden, pero los aviones que estén con menos combustible, piden prioridad. Y se les concede, claro. De modo que aterrizan antes que nadie, y los pilotos de los otros aviones se enfadan si sospechan que es ‘la aerolínea de siempre’. Muchos acusan a RyanAir.

Las normas de seguridad de la IATA obligan a las aerolíneas a tener mucho más combustible que el necesario. Pero las aerolíneas de bajo coste se saltan las normas.

Como revelaba una información de confidencialcolombia.com, el avión de Lamia que se estrelló cerca de  Medellín, tenía poco combustible. Cuando sucede esta situación, el piloto pide ‘prioridad’ para aterrizar. Cuando le queda muy poco combustible, entonces eleva el rango a ‘emergencia’. El problema de pedir ‘emergencia’ es que el avión va a ser investigado y puede sufrir una potente multa si se demuestra que cargó poco combustible antes de despegar. Por eso, el piloto intentó aguantar todo lo que pudo dando vueltas antes de gritar ‘mayday’.

El diario digital colombiano revelaba que esa era una de las principales hipótesis. De hecho, el piloto revela en las grabaciones que se está quedando sin combustible.

Lo que precipitó la emergencia era que otro avión había hecho lo mismo: había declarado emergencia, con lo cual tenía el permiso para aterrizar antes en pista. El de Lamia, como revelan los mapas de vuelo, tuvo que dar una vuelta, pero luego no pudo soportar más y pidió emergencia.

Todo ahora son hipótesis. Pero si se prueba que esa era la práctica natural de Lamia, habrá que endurecer las medidas contra estas líneas de bajo coste. Nos hemos acostumbrado todos, sobre todo en Europa, a los bajos costes pensando que es normal. Pero para ofrecer billetes baratos, a veces se rozan los limites del riesgo.

Como decía un piloto al diario digital colombiano, “estas trampas se cometen demasiado en espacio aéreo sudamericano: lo raro es que no hayan sucedido más accidentes”.

(Hace varios años, Ryanair puso una demanda contra lainformacion.com por escribir que ponía en marcha estas prácticas. La perdieron, por supuesto).

Si Cristiano Ronaldo no puede ocultar su dinero negro, usted mucho menos

3 diciembre 2016 - 21:35 - Autor:

 

En menos de 24 horas han sucedido dos cosas importantes: el gobierno aprobó en consejo de ministros una medida que penaliza todo pago en efectivo superior a los mil euros.

Y varios diarios europeos (entre ellos El Mundo) han publicado una filtración según la cual Cristiano Ronaldo y otros jugadores europeos defraudan supuestamente al fisco al no declarar sus ingresos extraordinarios.

¿Qué relación tienen estos dos asuntos? La conexión digital.

Por ejemplo, la medida del gobierno nos obligará a pagar cualquier operación superior a mil euros mediante cheque bancario, transferencia u otra operación que pueda ser registrada digitalmente. El dinero, cuando pasa por una cuenta, se retrata, y Hacienda puede conocerlo. El dinero en efectivo no dejaba rastros.

Los que defraudan a Hacienda lo tendrán más difícil porque en cualquier momento Hacienda, con sus arañas digitales, puede cruzar los datos, detectar un comportamiento sospechoso y enviarnos un requerimiento.

Lo que le resultaba más difícil a Hacienda era espiar cuentas en el extranjero, situadas en paraísos fiscales. Pero los hackers sí puesto que es dinero que tiene un rastro digital. Entraron en un despacho de abogados llamado Senn Ferrero que opera en las Islas Vírgenes con, al parecer, otro llamado Icaza, Gonzalez Ruiz & Aleman, y sacaron información de Cristiano Ronaldo y muchos otros jugadores como Mesut Ozil.

Los hackers filtaron los papeles del bufete a una web llamada Footballeaks, y esta web los compartió con varios medios como Der Spiegel o El Mundo. Los archivos que ocupaban una memoria de 1,9 terabytes. Para establecer un ejemplo, la mayor filtración de documentos confidenciales hasta ahora se realizó este año con los ‘Papeles de Panamá’ y fueron 2,6 terabytes (11,5 millones de archivos).

En el caso de Ronaldo, a través de tres sociedades y a lo largo de los últimos ocho años, ha recibido supuestamente 150 millones de euros. Las firmas le pagaban esa cantidad por sus derechos de imagen. Pero Cristiano, en lugar de declararlo, mantuvo oculta esa cantidad oculta.

Si Cristiano Ronaldo, a pesar de su dinero, sus asesores, sus abogados y sus paraísos fiscales no puede evitar que alguien entre y revele sus cuentas y su dinero negro, menos aún usted que no tiene ni paraíso fiscal y cuya cuenta corriente está a un clic de Hacienda a partir de mil euros. Repito: mil euros.

La era digital nos ha traído muchas ventajas. Pero una pequeña desventaja. Estamos en un campo de concentración fiscal. No hay escape.

[La investigación fue realizada por el consorcio European Investigative Collaborations, formado por Der Spiegel (Alemania), L'Espresso (Italia), The Sunday Times (Reino Unido), Mediapart (Francia), Le Soir (Bélgica), Expresso (Portugal), Politiken (Dinamarca), NRC Handelsblad (Países Bajos), Falter (Austria), Newsweek (Serbia) y el RCIJ/The Black Sea (Rumanía)]

 

No tengan miedo a las ruedas de prensa: los periodistas no mordemos (mucho)

2 diciembre 2016 - 20:41 - Autor:

Los periodistas de información económica concedemos todos los años premios a los que nos informan bien y a los que ni siquiera nos informan. Se llaman premios Tintero y Secante.

Le damos el Tintero a ejecutivos, empresarios o políticos que han sido transparentes, han convocado ruedas de prensa, han concedido entrevistas y han respondido nuestras preguntas. Este año se lo ha ganado el presidente de Iberia, Luis Gallego. Y se llevaron un accésit el presidente de Airef, José Luis Escrivá, que es la Autoridad Independientes de Responsabilidad Fiscal, y el presidente de Vodafone, Francisco Román.

El Secante en cambio, lo recogió la ministra de Empleo Fátima Báñez, porque nos tiene secos de noticias. Ni entrevistas ni ruedas de prensa. Le acompañaron en este premio nada elegante, el presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, y la presidenta de Coca Cola, Sol Daurellá.

A pesar de que ir a actos donde hay periodistas es algo que da miedo, todos asistieron a recoger sus premios o enviaron a representantes, como Airef o Coca Cola.

Cuando le tocó hablar a la ministra de Empleo, dijo que solo le habían dado antes un premio en su vida que fue uno de poesía con 14 años y que se lo entregó Gloria Fuertes. “Pero aquel premio era tan inmerecido como este”, dijo con sentido del humor. La ministra y su sentido del humor se metieron a los periodistas en el bolsillo.

Me sorprendió porque la imagen que yo tengo de la ministra, al menos la que uno ve en TV, no es esa. Lo comenté con varios colegas y uno me dijo: “Ella es así de simpática lo que pasa es que cuando vino a Madrid tuvo una mala experiencia con un periodista y desde entonces no concede entrevistas ni nada”.

No sé hasta qué punto es verdad, porque abordé a la ministra pero no me respondió. Pero me hizo pensar que la historia del periodismo está llena de víctimas colaterales caídas en el primer cuerpo a cuerpo.

Es una experiencia tan ingrata que la víctima –empresario, directivo o político–, no lo olvida nunca y se distancia de la prensa. Pero esa actitud a la larga puede hacerle más daño, porque otras personas hablarán de él, y no habrá forma de contrarrestarlo.

“La rueda de prensa es el género informativo más sencillo, más abierto y más igualitario porque todos los periodistas tienen la palabra”, me comentaba esa noche el presidente de nuestra asociación de periodistas económicos, Iñigo de Barrón. Para los informantes, es un buen momento para ganarse la confianza de los periodistas. Por ejemplo, le hemos dado un accésit Tintero al presidente de Airef porque nos informa a cada rato con sus ruedas de prensa, informes y documentos. Y allí no mordemos. Preguntamos y escuchamos.

Otro ejemplo: en una crisis, como las que sufre periódicamente Iberia con las huelgas de controladores o pilotos españoles o extranjeros, retrasos por culpa de la meteorología, o fusiones y despidos, ser transparente con la prensa ayuda a que los procesos no empeoren. No es que una rueda de prensa vaya a evitar retrasos de aviones, pero una información clara a tiempo, puede evitar el descalabro de la imagen.

Hay cosas que todavía quedan por hacer. Amancio Ortega, el empresario de más éxito de este país, no ha dado una sola rueda de prensa desde que Inditex salió a Bolsa en 1999. Al año siguiente le dimos un accésit del Secante pero se merecía el Secante de oro porque nos dejó in albis.

Hay empresas que contratan los servicios de consultoras de comunicación para que les saquen notas de prensa bonitas sobre sus ‘increíbles productos’, pero cuando les toca hablar de la caída de beneficios, no quieren saber nada de nosotros.

Como autocrítica, es verdad que la mala praxis o la ignorancia económica de muchos periodistas provoca cabreos en el mundo de la empresa o en los ministerios. Para eso, la Asociación de Periodistas de Información Económica tiene un master gratuito que dura nueve meses y que imparte clases de economía y de periodismo económico. Lo hacemos para evitar los errores o disminuir la ignorancia. Yo soy uno de los profesores y me siento orgulloso. Ya me habría gustado tener algo así cuando empecé.

La economía no es fácil de entender. Tiene términos muy complejos y está llena de variables. Un periodista con una sólida formación económica evita que se engañe a los lectores. A veces, parece que mordemos porque hay gente que nos quiere utilizar como plataforma de marketing y nos defendemos haciendo preguntas incómodas.

Pero quien entienda nuestro papel, en lugar de huir de nosotros, debería acercarse más porque al final, quien sale beneficiado es el país en general.

(En la foto de arriba está el presidente de Iberia, Luis Gallego, con la ministra de Empleo, Fátima Báñez).

 

 

 

Se acerca la última amenaza a Venezuela: la temible ‘estanflación’

9:31 - Autor:

Entre las muchas amenazas que sufre la economía, una de las peores es la inflación. Otra es el estancamiento. La primera se produce cuando los precios suben sin descanso, de modo que los empresarios tienen que subir los salarios, pero a su vez, suben el precio de los productos que fabrican ya que ahora son más caros. Los trabajadores, piden más subidas salariales porque no les alcanza. Esa rueda no tiene fin.

Luego está el estancamiento. Estamos hablando de decrecimiento económico, lo cual significa que la economía crece menos que el año anterior. La actividad económica tiende a ralentizarse: se compra menos, se vende menos, se produce menos, se cobra menos…

Cuando se junta el estancamiento con la inflación, el cóctel es mortal para la economía. Se llama estanflación. “Ese es  el peor cáncer que puede sufrir una economía”, decía a principios de año el economista venezolano José Toro Hardy.

En estos momentos, según afirman varios economistas, Venezuela está en estanflación. Conocíamos la voluminosa inflación que había superado, según el FMI, el 700% anual. Los precios subían de mes en mes, luego de semana en semana. Ahora de día en día. Y las subidas salariales decretadas por el gobierno son de risa comparadas con la subida de los precios.

La economía se estaba encogiendo poco a poco pero los venezolanos consumían todo lo que encontraban porque sabían que si no lo hacían ahora, su dinero iba a valer menos en una semana.

Ahora empiezan a aparecer los signos de que la gente está dejando de comprar. Primero, porque el billete de mayor denominación es de 100 bolívares, y un café cuesta más que eso. Y segundo, porque los precios ya están muy por encima de lo que pueden comprar.

Uno de los termómetros de este descalabro es el cambio del dólar. Se mantuvo en 1000 bolívares duante casi todo el año, pero en las últimas semanas ha llegado a 3000 bolívares por dólar. Eso ha supuesto incrementar de golpe los precios de los productos (casi todo se importa) como nunca se recordaba.

El problema de la estanflación es que el gobierno no sabe qué hacer. Si sube los tipos de interés para controlar la inflación, la economía se paraliza más. Si baja los tipos e introduce más dinero, la inflación se dispara.

Una persona que llevaba una tienda de ropa en Venezuela me escribía desconsolada que ahora ya ni entra la gente a comprar. Las navidades quizá sean una pequeña pausa, pero a principios del año entrante, en paisaje puede ser de película de terror. El FMI prevé una inflación de más del 2000%.

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas