Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El video que revela el drama de los jóvenes abducidos por las FARC colombianas

18 enero 2017 - 0:32 - Autor:

Cuando un país está a 10.000 kilómetros de distancia de España, es difícil hacerse una idea de lo que está pasando allí. Sobre todo si ese país es Colombia, y si ha estado sufriendo una guerrilla terrorista durante más de 50 años.

¿Por qué combatían? ¿Cómo están viviendo el proceso de paz? ¿Es complicado?

Una historia exclusiva revelada por el diario digital confidencialcolombia puede servirnos para llegar hasta el fondo de ese drama. Hace unas semanas, el director de ese diario, el periodista español Marcial Muñoz, fue a la selva del Guaviare para hacer un videoreportaje sobre cómo se están preparando las FARC para abandonar las armas e integrarse en la vida civil.

Durante el reportaje, aparecían varios miembros de las FARC en su campamento provisional. Salían comandantes, guerrilleras, soldados… Uno de ellos era un joven de unos 16 años. Su familia lo había dado por desaparecido hacía dos años. Cuando tenía 14 años, fue abducido por la guerrilla. Al verlo en el reportaje, la madre entró en contacto con el periodista.

Y entonces, se organizó un equipo para volver a la selva y procurar un encuentro entre madre e hijo. El video de 5 minutos muestra ese encuentro. Primero llega el chico de acompañante en una moto, y apenas se miran. La madre está deshecha en lágrimas. Y luego se abrazan.

La madre lo ha estado buscando desde hace dos años.

En la entrevista, el chico, llamado Yúlmer Gómez, revela que se enroló en las FARC. De familia sin recursos y lanzado al campo, de dejó engatusar por alguna persona, y se internó en la selva para ser parte de la guerrilla. Tiene una mirada muy fría. Confiesa que ha disparado y asesinado.

Intentó escapar de las FARC pero, ¿adónde ir? Aquello se había convertido en su familia. Le daban ropa y comida. Y tenía una misión.

Ahora, una vez con la madre, el chico confiesa que quiere volver a casa, lo cual hará cuando las tropas se vayan desmilitarizando e integrando en lo que sea.

Confieso que, a pesar de haber estado varias veces en Colombia, este reportaje me ha hecho ver otra realidad: la de jóvenes a los que le han lavado el cerebro. Me parecía estar viendo los niños soldados de Sierra Leona o Ruanda. Los pobres jóvenes colombianos son adoctrinados. Crees que luchan por el pueblo. A esa edad no tienes casi ni uso de razón. Pero has cometido tropelías y crímenes.

Tras ver este video, uno acaba convencido de que el proceso de paz será complicado, largo y tortuoso. Integrar a 7.000 soldados en la vida civil, o en labores agrícolas, no va a ser fácil. Por un lado, habrá que hacer cumplir la ley, y castigar a los criminales. Pero por otro no habrá más remedio que facilitar las condiciones a los que se arrepientan. Los colombianos están muy cansados de la guerra.

Para ver el reportaje y el video, pinchar aquí.

Cada vez más alemanes piensan como Trump: la integración no funciona

17 enero 2017 - 8:51 - Autor:

Dos diarios europeos, el Bild alemán, y The Times, británico han entrevistado a Donald Trump. Dijo que Merkel cometió “un error catastrófico al haber dejado entrar en el país a todos esos ilegales” (refiriéndose a los refugiados). Sus declaraciones han atraído la atención de los demás medios europeos, y la Deutsche Welle tituló: “La entrevista a Trump desconcierta a Alemania”. ¿Cómo?

Lo que ha dicho Trump es lo que piensa una buena parte de los alemanes. Hace menos de un mes, la firma Ipsos publicó una encuesta según la cual el 44% de los alemanes tienen serias dudas sobre el éxito de la política de integración. Temen que aumente la violencia y el racismo, según informaba Die Welt. Un año antes, solo pensaba así un 21% de los alemanes.

Los alemanes del este, incluso superan esa media porque el 61% confesaba estar muy preocupado por la integración. Creen que no funciona.

Ya a finales de 2015, los alemanes quedaron boquiabiertos cuando estalló una ola de ataques sexuales a mujeres en los días de Navidad. Un millar de hombres, apostados cerca de la estación central de trenes de Colonia, acosaron, robaron y agredieron sexualmente a mujeres. Los atacantes provenían de países del norte de Africa, dijo la policía.

Todos los meses hay noticias de este tipo. Incluso peores como asesinatos. Fue lo que sucedió a principios de diciembre pasado, cuando una joven alemana fue violada y asesinada por un refugiado afgano.

Solo en 2015 entraron en Alemania un millón de refugiados. No hay duda de que ha sido el país que ha asumido la carga más pesada, que ha intentado resolver una crisis en Siria, y esa decisión ha sido de gran calado.

Pero el asunto se le ha escapado de las manos, y ahora la palabra ‘refugiados’ (Flüchtlingen) solo causa temor entre la población alemana, como demuestran las encuestas. Lo peor para los refugiados es que ese sentimiento de temor va en alza, lo cual a su vez catapulta la imagen de un partido nacionalista alemán, AfD (Alternative für Deutschland), que se opone a la inmigración y denuncia los excesos.

¿Cómo se va a arreglar esto? ¿Devolviendo a los regulados a sus países de origen? ¿Devolviéndolos a la guerra, al hambre o a la persecución?

Algunos expertos afirman que Alemania necesita esa gente porque el país envejece y alguien tiene que pagar las pensiones, y mantener la maquinaria productiva.

Pero integrar a millones de personas de otra religión, otra nacionalidad, otras creencias y otros valores se va a convertir en uno de los experimentos sociales más notorios de la historia, lo cual va a tener consecuencias sobre la política alemana y sobre toda Europa.

En septiembre se celebrarán las elecciones. Merkel tiene a su favor que la economía alemana sigue a pleno rendimiento, sin casi paro y con una riqueza que crece y crece. Pero lo mismo le pasaba a EEUU, donde Obama redujo el paro y apuntaló el crecimiento.

Hace dos meses, Obama perdió las elecciones.

(Una duda: si Trump dice lo que los alemanes piensan, pero la prensa alemana no dice lo mismo, ¿de qué lado está la posverdad?)

La posverdad ya estaba entre nosotros pero no queríamos verla

15 enero 2017 - 16:24 - Autor:

Una de las primeras clases que recibí en la Facultad fue la de un profesor que entró y dijo. “Chicos, la verdad no existe”. Yo no lo olvidaré nunca porque provocó un enorme debate en cada uno de nosotros.

Se refería a que cada persona tiene un punto de vista, y por ello, nos inclinamos a leer este o aquel periódico, pues encaja con nuestras opiniones.

Ahora lo llaman posverdad.

La posverdad es un término que sirve para definir un fenómeno preocupante que consiste en fabricar noticias que son mentira, pero que la gente se cree. La ola de mentiras que se han publicado especialmente en EEUU en las elecciones presidenciales han dado un empujón al término posverdad. Hasta el diccionario Oxford le ha dedicado unas líneas: “Los hechos objetivos tienen menos influencia en definir la opinión pública que los que apelan a la emoción y a las creencias personales”.

Muchos norteamericanos se creyeron noticias falsas sobre Trump porque querían creérselas como por ejemplo, que los amish o el Papa Francisco le apoyaban. Estas noticias parten muchas veces de webs que sacan dinero de las mentiras, pues atraen lectores incautos que al pinchar en esas noticias, les hacen ganar dinero con la publicidad.

El buscador Google y la red Facebook han dicho que van a crear mecanismos para evitar que esas noticias inunden la red. Y ya hay medios que han creado equipos para detectar y chequear noticias, y evitar que les cuelen una mentira.

Va a ser una tarea difícil porque la gente lee ‘su’ periódico’ porque le dice las ‘verdades’ que le gustan (o sea, le pinta un universo a su medida). Y eso se practica aquí y en Calcuta.

La gente de izquierdas lee periódicos de izquierdas donde los malos son de derechas, y los buenos son de izquierdas (ellos). Y la gente de derechas, lo hace lo mismo pero con los papeles cambiados. Es lo mismo que ver un partido de fútbol de tu equipo. Nunca hacen piscinazos tus jugadores. Siempre son faltas del otro equipo.

Para prevenir esos sesgos en la prensa, hay medios que asumen como lema ‘nosotros, a los hechos’. Solo publican lo que puede apoyarse en datos o informes, lo cual también es una falacia. The New York Times se basó en un informe ‘confidencial y de máxima credibilidad’ procedente de los servicios de inteligencia del Pentágono para afirmar que Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva.

Le colaron una mentira. De nada sirvió su gran departamento de ‘fact checking’ o comprobación de datos. EEUU fue a la guerra.

Luego, los medios afirmamos que debemos ser objetivos entrevistando a una fuente de un lado, y otra con el punto de vista contrario. Eso da lugar a lo siguiente: si alguien afirma que la Tierra es redonda, los periodistas se van a su opositor, quien dice que es plana. De modo que los medios dan tanta credibilidad al estúpido que al listo.

Y ahora viene lo mejor: resulta que esas estupideces pueden hacer cambiar el voto, y poner de presidente a un señor. Pero, ¿quién es el culpable? ¿Él o sus electores? ¿Él o los lectores que consumen mentiras o exageraciones?

Eso es la posverdad, según los analistas de hoy. Lloran porque ha sucedido algo insólito: un señor raro y poco preparado es ahora presidente del país más poderoso del mundo. Como buenos analistas, tenían que inventar un término y han acuñado el de posverdad.

Para ser sinceros, eso es más antiguo que el lenguaje.

Decía Platón en el Gorgias, que uno de los objetivos de la retórica no es expresar la verdad, sino ejercer el arte de la persuasión.

Quizá he ido demasiado lejos, y los lectores vayan a creer que defiendo la mentira y la persuasión. No. Para nada. Solo quería hacer una reflexión más profunda sobre una palabra, y explicar que el problema de la posverdad no es algo que está afuera, sino que procede de adentro, de lo más profundo de nuestra alma.

Vemos el mundo como queremos. La realidad duele a los ojos.

 

 

Gabriel Rufián se dejó seducir por el ‘efecto cámara’ y fue pillado por Risto Mejide

14 enero 2017 - 20:41 - Autor:

 

Risto Mejide estaba entrevistando al diputado de ERC Gabriel Rufián, y en un momento le recordó que había criticado a Amancio Ortega, dueño de Zara, insinuando que era un explotador. Rufián lo había criticado tiempo atrás en Twitter.

Pero en un momento de la entrevista, Risto Mejide se acercó al diputado catalán y le abrió la chaqueta. ¡Es de Zara!

Toda una metáfora de lo que les pasa a muchos jóvenes protestones. En realidad, hay mucha pose. Gritan, mueven las manos, echan manos de comparaciones, componen versos, cabrean a los veteranos…. pero al final, entre ellos hay muchos niños que piensan que la Historia empezó cuando ellos hicieron la Primera Comunión.

A Rufián le encanta salir en los papeles y en los medios. Lo hace muy bien. Pero uno de los riesgos de exponerse públicamente es que todo lo que dices será usado en tu contra y el otro es que puedes caer seducido por el ‘efecto cámara’.

El ‘efecto cámara’ está muy inventado. Es lo que sufrió Ulises a su regreso a Itaca, cuando sabia que iba a pasar por un mar lleno de sirenas seductoras. Para resistir esa seducción, pero a la vez conocerla, Ulises tuvo la idea de que sus marinos le ataran al palo mayor, de modo que podía escuchar a las sirenas (de ahí viene la frase, ‘dejarse seducir por el canto de las sirenas’), y al mismo tiempo, no caer en sus lazos, lo cual te le hubiera llevado directamente al fondo del mar.

Rufián no hizo la primera parte de modo que se dejó seducir por las sirenas de los medios. ¡Es tan seductor salir en la radio, en la TV, en la prensa…! Todo el mundo se acerca a ti al día siguiente, quieren tocarte, se enorgullecen de tener un amigo ‘que ha salido en la tele’, y encima una persona que ha salido a escala nacional ‘dando caña’.

Pero no se ató a ningún poste. Y al no prever la segunda parte, bajó la guardia. Risto Mejide le puso en ridículo.

Rufián descubrió entonces el lado perverso del ‘efecto cámara’. La parte bonita le sedujo. Pues ahora, tiene que apechugar con la parte fea.

Todos a los que ridiculizó, ahora se están tronchando de risa.

En el fondo, ha aparecido ante la opinión pública como un novato, tonto y bastante incauto. Si Risto llega a ser un timador de esos que están a la salida de los bancos, le aplica el tocomocho y cae.

 

 

¿Qué pasó con todas las catástrofes que nos iba a traer la ley antitabaco?

11:12 - Autor:

Hace más de diez años se aprobó la ley antitabaco que prohibía fumar en algunos espacios como empresas y centros culturales. También obligaba a los restaurantes a crear un espacio de fumadores.

Esa ley se amplió en 2010 de modo que ya no se podía fumar en ningún lugar público, salvo que estuviera al aire libre.

Todos nos acordamos de las quejas que surgieron en el sector de la restaurantes y de los hoteles. Unos se quejaban de que tenían que hacer inversiones para habilitar nuevos espacios; otros, que eso obligaba a los clientes de los hoteles a salir a la calle a fumar. También hubo gente que decía que esto iba a fomentar el contrabando, y que era un atentado contra las libertades individuales.

¿Qué ha pasado? Varias cosas.

Primero, que los restaurantes y bares de este país obtuvieron más ingresos porque crearon espacios al aire libre con mesas y sillas. Allí se sientan fumadores y no fumadores, en verano y en invierno.

Muchos no se acuerdan de que las mesas en la calle eran cosa del verano. Llegaba el otoño y nadie se ponía a tomar un vino aunque hiciera un día de sol magnífico, como hacían habitantes de otros países europeos en invierno que no tienen ni sol.

Desde las leyes antitabaco, tomarse una caña en invierno en un chiringuito al aire libre y hasta con frío y lluvia invernal, es normal. Ni se hundieron los ingresos de los bares, y tampoco hubo una revolución de los clientes en los hoteles,

Lo mejor de todo es lo que nos hemos ahorrado en este país en temas sanitarios. Hay 1,5 millones de fumadores menos que en 2006. Y los que siguen fumando, fuman menos que antes. Según el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), cada año había 30.000 muertes por culpa del tabaco. Ahora, muchas menos, gracias a Dios.

Bueno, en realidad gracias al gobierno que aprobó esas medidas. Fueron gobiernos socialistas. En primer lugar, Elena Salgado, que fue ministra de Sanidad en 2005, y que sacó adelante esta ley. Y también Trinidad Jiménez y Leire Pajín, que fueron las responsables de la elaboración de la ley de 2010, que endurecía las medidas contra los fumadores.  Todas del gobierno de Rodríguez Zapatero, un presidente al que yo he criticado mucho en estas páginas por no haber previsto la crisis, ni haber reaccionado a tiempo ante ella.

Pero hay que reconocer que gracias a estas leyes, este país es mucho más sano.

Según el mencionado Comité, los infartos de miocardio y el asma infantil se han reducido en más de un 15%, decía una información de El Español.  Más importante: la salud de los trabajadores de hostelería ha mejorado mucho. ¿Se imaginan lo que es estar 10 horas en un bar aspirando el humo de los clientes sin ser fumador?

El mismo informe indica que ha disminuido en un 60% la exposición al humo en esos locales. Las cosas serían mucho mejores si todos los locales cumplieran la norma, pero muchos aún se resisten, sobre todo el Andalucía.

Creo que lo único que no se ha resuelto es el problema de los empleados que salen a echarse un pitillo en horario laboral. Y los que no fuman, ¿qué? ¿No tienen esos minutos?

Pero, en fin, hay reconocer lo que desde hace más de 10 años hizo un gobierno socialista por la salud de los españoles.

En esta esquina, Donald Trump, y en la otra, lo que queda de la prensa

12 enero 2017 - 23:30 - Autor:

Pocas veces he visto una rueda de prensa como la que dio Donald Trump el miércoles, a pocos días de jurar su cargo como presidente de los Estados Unidos. Un periodista de la CNN trató de hacerle varias preguntas pero Trump le ignoró, le mandó callar y le acusó a él y a su organización de dar noticias falsas.

Como periodista, me he quedado de piedra. ¿Cómo es posible que el inminente presidente del país más poderoso del mundo sea capaz de callar a la prensa antes de llegar al poder? Es un caso insólito. Diría que un récord Guinness.

Pero ¿saben una cosa? Creo que muchos políticos estaban disfrutando. No porque estuviera metiendo la pata Donald Trump sino porque estaba haciendo algo que muchos políticos hubieran querido hacer hace tiempo.

Y creo que también estaban disfrutando los seguidores de Trump, que ven a la prensa como una fábrica de falsedades contra su ídolo: Trump.

La relación de los políticos con la prensa siempre debe ser tensa. Periodista que no haga preguntas comprometedoras es que está haciendo la pelota. Pero esto es diferente. Ya no es un político que sonríe forzadamente y trata de responder a ese periodista inoportuno. Es el mayor poder de EEUU mandando a callar a un periodista y diciéndole en la cara y ante las cámaras que los transmiten a todo el mundo: “Usted es un maleducado y dice mentiras. Cállese”.

¡Y aún no ha tomado el poder!

Eso quiere decir que las relaciones de Trump con la prensa van a ser una de las noticias del año. Quiero decir, aparte de las amenazas de Trump de construir un muro, castigar a las empresas que se vayan de EEUU, combatir a los yihadidtas o llegar a acuerdos con Putin, el tema de conversación de muchos días va a ser: “¿Viste como Trump mandaba callar a The New York Times o The Washington Post?”.

Hay que tener los h… bien puestos para hacer eso ante la prensa más poderosa del mundo. Muy bien puestos.

Si los periodistas no sabemos hacer nuestro papel, en esa lucha vamos a perder mucha credibilidad. No sé si lo poco que nos quedaba, pero sí creo que es un desafío a nuestra credibilidad.

¿Por qué Trump mandó callar al periodista? La prensa norteamericana y mundial se había hecho eco de un informe de un antiguo espía del M-16, el servicio secreto británico, donde decía que Trump, en una visita a Rusia, organizó una orgía con prostitutas en la misma habitación del hotel donde antes se había alojado Obama. El informe decía que las prostitutas habían orinado incluso en la cama, la llamada lluvia amarilla. Y que Trump lo había celebrado.

El espía ha huido. Pero el informe ha sido rebotado por los servicios de inteligencia de EEUU, y nadie sabe quién estaba detrás. Nadie sabe si eso es verdad. Hasta The New York Times se burlaba de la poca solidez del informe. Todos tenemos la impresión de que parece un guion de una película de Hollywood donde no falta nada: sexo, espías y rock & roll.

Lo que nos espera este año va a agotar nuestra capacidad de sorprendernos ante cosas inimaginables. Y la pelea de Trump contra los medios va a ser una de las grandes atracciones periodísticas del año.

¿Adónde diablos fueron a parar los 60.000 millones del rescate bancario?

11 enero 2017 - 23:24 - Autor:

Nada menos que 60.718 millones de euros fueron a parar al rescate de la banca española por culpa de la crisis. En muchos foros de internet, esa fue la excusa para arremeter contra el sistema bancario, pues “con nuestro dinero”, se salvó a los banqueros malos.

Bueno, no es exactamente así.

Ese dinero no fue a parar a los bolsillos de los banqueros. Ese dinero tampoco fue para salvar a los bancos. Ese dinero fue para salvar a las millones de personas que tienen ahorros y cuentas en los bancos, a los pensionistas, a los trabajadores, a los depositantes…

Pues resulta que muchos de ellos, no pudiendo pagar sus hipotecas o sus préstamos, dejaron de pagar al banco y por eso el banco se quedó con sus propiedades: pisos, oficinas, chalets, naves, solares, terrenos…

Los bancos no podían revender esas propiedades pues, debido a la propia crisis, nadie quería comprarlas o no tenía dinero para comprarlas. Se quedaron con un marrón.

Ya que los bancos viven de tomar dinero de los depositantes, y habida cuenta de que ese dinero lo habían prestado a miles de personas que no pudieron devolverlo, ¿de dónde iban a sacar los recursos para garantizar el dinero a millones de ahorradores? Seamos realistas: no tenían dinero. Por lo tanto iban a la quiebra, como esas escenas de Grecia donde los bancos cerraron las puertas porque se quedaron sin dinero.

¿Se imaginan el caos?

El gobierno ya había inyectado dinero pero era insuficiente. Tuvo que pedir más dinero prestado a la UE. Al final, se inyectaron entre una cosa u otra, más de 60.000 millones para evitar que quebraran los bancos. Se evitó un colapso de nuestro sistema bancario.

Un momento, ¿y los banqueros? Tenían un enorme grado de responsabilidad en ese agujero por conceder préstamos a todo el mundo, sin tener las garantías necesarias. Aquello fue la era de la alegría financiera. Te daban hasta el 120% del valor del piso para que te compraras un coche o te hicieras un viaje. ¿Lo recuerdan? Y encima, muchos de ellos se concedieron jugosas indemnizaciones tras el colapso de sus mismas cajas y bancos.

¿Cuántos fueron juzgados y cuántos a la cárcel? Se ha abierto investigación a 247 banqueros, pero menos de 15 han recibido condenas y  no han pasado de dos años, según informaba Cinco Días.

Pero también hay que reconocer que todo esto procede de la Edad de la Codicia, cuando todo el mundo quería dar un pelotazo inmobiliario, cuando todo el mundo pedía créditos era comprar un cochazo, y todo el mundo pedía dinero para una segunda vivienda o viajar a Bora Bora.

Es decir, todo el mundo contribuyó con su granito de codicia a esta gran crisis finaciera. Solo resta decir que nos podemos consolar con algo: pudo ser peor. Estuvimos a punto de quebrar como país, al igual que Argentina en 2000. Pero nos salvamos por los pelos. Aunque nos costó 60.000 millones de euros.

¿Por qué me cae tan bien Arturo Pérez-Reverte? Porque da en el clavo

8:34 - Autor:

 

Me cae bien Arturo Pérez-Reverte desde que en 1993 leí su libro Territorio Comanche. Me gustaba su estilo gritón y desgarrado para explicar la vida de los corresponsales de guerra. Nada de heroísmo. Solo una misión: contar lo que pasa y tratar de que no te peguen un tiro.

Leí también algunos de sus primeros libros y los más tardíos. Uno de los más impresionantes es Corsarios de Levante, cuya información utilicé para ilustrar un capítulo de mi libro sobre Cervantes, en concreto, el de los galeotes y los corsarios.

Pero lo que más me gusta es lo que dice porque estoy de acuerdo en casi todo.

Dice que los yihadistas están ganando esta guerra porque nos hemos convertido en una sociedad de débiles. “Van a triunfar, porque son jóvenes, tienen hambre, un rencor histórico acumulado y absolutamente comprensible, cuentas que ajustar, desesperación, cojones, fuerza demográfica… Occidente y Europa en cambio son viejos, cobardes, caducos y no se atreven a defenderse”, dice en una reciente entrevista en la revista Papel de El Mundo.

Pérez-Reverte no es políticamente correcto. ¿Por qué? Porque creo que vivimos en una época en que ya no se pueden llamar a las cosas por su nombre. Tenemos miedo de herir la sensibilidad de algún grupo de población, y solo los que son económicamente independientes como Pérez-Reverte, pueden decir lo que les da la gana. “Yo no tengo esas limitaciones, no he de plegarme, mi libertad me la dan mis lectores”, dijo en esa entrevista.

Critica la superficialidad de los análisis políticos. “Los americanos tienen a Trump porque quieren tenerlo, igual que nuestra clase política es el resultado de nosotros mismos. No han venido unos marcianos en un platillo para adueñarse del poder. Han salido de nuestras casas, de nuestros dormitorios. Somos tan culpables de lo que hace un político español como el propio político”.

A veces, Pérez Reverte es un poco amargo. Cuando habla de España, pone a parir a los políticos y a los partidos. Yo no soy tan radical.

Pero cuando habla de la Guerra Civil, por ejemplo, dice cosas que yo pienso. Hubo mucho malvado en esa contienda en los dos bandos. Salió a relucir lo peor de los españoles. “Cuidado con los abuelos, porque muchos estuvieron matando gente, porque no todos fueron héroes”. Pues sí. Alguno debe andar suelto todavía.

Critica el infantilismo de hoy, sobre todo, la soberbia de muchos jóvenes que piensan que la historia comenzó cuando hicieron la primera comunión.  ”Tanta importancia tiene lo que diga un historiador serio que un niñato sin conocimiento”. Cuando uno es joven es soberbio y engreído, pero de ahí a creerse que puede dar lecciones a los veteranos, es como si un pinche de cocina pudiera dar lecciones a Ferra Adriá. Patético.

Pérez Reverte me recuerda esos actores como Clint Eatswood y Charles Bronson, que encarnaban personajes duros que se tomaban la justicia por su mano cuando las leyes empiezan a ser políticamente correctas. Muy bonita la convivencia, pero cuando hay abusos, alguien tiene que poner orden y llamar a las cosas por su nombre.

Pero sobre todo admiro su capacidad de contar historias. Creo que en España hay muchos novelistas que tienen un estilo enorme y cuidado, pero no saben contar historias. Pérez-Reverte quizá no tenga ese estilo (aunque ha mejorado mucho), pero como los buenos guionistas de Hollywood, es un magnífico contador de historias.

 

 

 

 

Los trucos de la mejor presentación de la historia: Jobs y el iPhone en 2007

9 enero 2017 - 20:00 - Autor:

Hace diez años, Steve Jobs presentó su primer iPhone.

La presentación tuvo lugar en la MacWorld de San Francisco, un evento fascinante donde la empresa de tecnología presentaba a sus bebés.

La presentación de Jobs no solo fue un acontecimiento inolvidable por el hecho de que una empresa de ordenadores se dedicara a hacer teléfonos ahora, sino porque esa presentación de Jobs de 50 minutos, ha quedado para la historia como una de las mejores del mundo.

Es decir, tiene todos los elementos que se enseñan en las escuelas de oratoria modernas, en las clases de comunicación y en los cursos de Power Point.

¿Cuáles era esos elementos?

1. Intriga. En los primeros momentos Jobs hace su entrada en silencio. No dice: ‘Hola soy Jobs y vengo a hablar de mi teléfono’. Todo lo contrario, su silencio crea un enorme tensión.

2. Adelanto de algo grande. Su primeras palabras crean más ansiedad: “He estado esperando esto desde hace dos años y medio”.

3. Insistencia de que es algo muy muy grande. “Una compañía tiene suerte si da con un producto grande en su existencia y nosotros ya hemos presentado dos que cambiaron la industria” (O sea que hoy será el tercero, piensa la audiencia).

4. Error inadvertido. Jobs tiene un traspié pues se adelanta diciendo “Apple ha logrado… Bueno, primero que todo, tienes suerte si lanzas uno en toda tu vida”. Es decir, no pide perdón y la gente no lo nota.

5. Lenguaje del cuerpo. Mientras dice que el Macintosh cambió toooooda la industria, lo dice moviendo el brazo de un lado para otro.

6. El desconcierto. “Hoy vamos a presentar tres productos revolucionarios”. (Ah, ¿pero no era solo uno?, piensa la audiencia)

7. Sigue el desconcierto. “No son tres, sino tres en uno”. (Nos ha engañado, qué genial).

8. La broma. “Y esta es la imagen” (un iPod con un dial de teléfono antiguo, risas)

9. La ansiedad. “Pero antes de presentarlo, dejadme presentar otros móviles”.

10. Los malos de la peli.  En la pantalla, los móviles de los competidores. “El problema de los otros teléfonos es que no son ni inteligentes ni fáciles de usar”.

11. Las imágenes evidentes. Muestra los teclados de los otros móviles llenos de botones con una pantalla pequeña.

12. La sorpresa 1. El iPhone tiene una sola pantalla.

13 La sorpresa 2. No tiene puntero.

14. La sorpresa 3. Tiene su propio sistema operativo.

15. La frase inteligente.”La gente que se preocupa del software debe hacerlo ella su propio software”, de Alan Kay.

16. Palabras que se repiten. Revolucionario, mágico, precioso, maravilloso, estupendo…

17. Los records del iPhone. Más fino, más pixels, más conectividad, un solo botón, sensor de proximidad al oído para que se apague la pantalla, sensor de luz, acelerómetro, arrastre inercial, calidad de sonido…

18. La caja mágica. Jobs usa su iPhone para hacer llamadas e ir descubriendo  sorpresas y utilidades a la audiencia, como si estuviera sacando cosas de una caja mágica de un prestidigitador. En vivo y en directo.

19. Inserción de videos y de fotos de gran calidad. Muestra series de televisión y hasta trozos de película como Piratas del Caribe. ¡Y música!

20. Terminar con una sorpresa. Anuncia la presencia del presidente de Google, con quien trabaja codo a codo para hacer aplicaciones para el iPhone.

La charla sigue exhibiendo en las escuelas de negocio como un ejemplo de cómo romper con las charlas y presentaciones aburridas. Hasta los silencios de Jobs dicen mucho.

Dato importante: Jobs la ensayó muchas veces la presentación y, como muestra en un momento, estaba todo anotado. Improvisación, nada de nada.

 

 

Lo que nos enseña una noticia de hace 100 años: el negocio de cosechar hielo

0:20 - Autor:

La revista Scientific American tiene una sección que rememora las noticias científicas más destacadas hace 100 años. Ahora que ya estamos en 2017, la revista recuerda una noticia de 1917 sobre algo tan curioso como ‘la cosecha de hielo’.

Cosechar hielo consistía en cortar bloques de hielo en invierno, y transportarlos a las ciudades para que empresas y hogares pudieran mantener las cosas frescas. No se había implantado el refrigerador.

En España se recogía hielo y nieve en invierno,  y se mantenía sobre haces de paja en las zonas más oscuras y frías de casa a modo de refrigerador. Yo vi este invento en el Monasterio de Piedra en Zaragoza.

Comprar y manejar hielo era más barato, porque la naturaleza lo producía gratis en las zonas más frías. “Una gran porción del hielo que se consume anualmente en este país”, decía la noticia de la revista americana de 1917, “se origina a cientos de kilómetros, en la superficie de un tranquilo lago. Durante el invierno, la cosecha de hielo da empleo a un enorme ejército de hombres… y es muy cierto que ofrece un lucrativo negocio a todos los que quieren trabajar”.

Los primeros refrigeradores caseros se inventaron en 1913 pero no se extendieron en masa hasta los años 20 y 30, cuando se introdujo el uso del gas freón.

Las neveras nos ahorraron mucho tiempo porque en aquellos tiempos había que hacer la compra cada día. Los productos se pudrían rápido, sobre todo en los países cálidos como España.

Nos miramos el ombligo con la tecnología, y pensamos que internet es la pera limonera, pero en realidad internet se basa en una comunicación telefónica, y ese tipo de comunicaciones se inventaron a finales del siglo XIX.

No tenemos una idea real de la evolución de la tecnología. La verdadera revolución tecnológica tuvo lugar en los 40 años que van desde finales del XIX hasta principios del XX. El coche, el avión, la radio, el teléfono… La implantación de la energía eléctrica, sin la cual no funcionan ni refrigeradores ni internet, es algo de aquellos años. Muchas personas mayores de 80 años en España saben que su infancia transcurrió entre velas.

Por eso es bueno recordar artículos como el de Scientific American. Nos ponen en nuestro sitio. Lo que ahora tomamos por regalado –desde la TV hasta el coche o la lavadora–, es algo que no ha existido en los 300.000 años del homo sapiens. No existía ni en el 99% de la historia de la civilización occidental desde que se inventó la democracia en Atenas.

Somos unos privilegiados, pero tenemos la mala costumbre de quejarnos y no recordar.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas